martes, octubre 31, 2006


Un proyecto finandiado por Europa pretende recuperar el sistema de regadío tradicional en el entorno de Sierra Tejeda y Almijara
Su introducción entre los siglos VIII y X, supuso un auténtica revolución agricola, inédita hasta la fecha en el resto de Europa. Permitiendo cultivar en las tierras de la Axarquía, productos procedentes de Oriente, hasta entonces desconocidos en toda Europa, posibilitando la proliferación de una diversidad de árboles y verduras espectacular para la época, que gracias al clima subtropical de la Costa del Sol, siguen formando parte del paisaje malagueño, que posteriormente se extendió por muchas zonas de Andalucía y de toda la franja costera peínsular, hoy en día continúan proliferando las plantaciones de granados, naranjos, limoneros, melocotoneros, nisperos, nisperos ó palmeras datileras. Así como verduras y hortalizas hoy consideradas tan nuestras como: la berenjena, pepino, calabaza, espinaca, zanahoria, coliflor, la lechuga o cultivos como el arroz, el cáñamo, el lino, el azafran ó el anís. Dicho lo cual, la pregunta sería ¿qué verduras comíamos antes de que todo esto llegara?.
Con lo cual, en muy poco tiempo, podremos volver a disfrutar de ese magnífico sistema de regadío tradicional a través de la recuperación de azudes, canales, norias, acequias y aljibes. No hay que olvidar que las sierras Tejeda y Almijara son ricas en barrancos y manantiales, que en las últimas decadas han caido en el abandono o la explotación indiscriminada, como por ejemplo: el cauce bajo del Chillar, un auténtico crimen ecológico.
Como dato curioso, Almijara, proviene del árabe "al-maxar", apareciendo en el dicionario en alusión a una vasija, escurridero o vertiente.
(Diario SUR, domingo 29 de octubre de 2006)

La cuenca del Guadalmedina, una reforestación olvidada
En los años treinta del siglo XX, tras decenas de inundaciones en la ciudad de Málaga debido a las crecidas repentinas del río Guadalmedina, el Gobierno decidió emprender la reforestación de los montes que rodean este cauce, que coincide con el límite mas occidental del Parque natural de Los Montes de Málaga.
En aquel entonces se planteó la necesidad de repoblar 12.000 hectáreas, pero aún hoy quedan mas de 5.000 hectáreas por repoblar. Además de la recuperación de un ecosistema bastante deteriorado, la reforestación es el mejor sistema para evitar la erosión y los aludes de tierra (como los últimos acaecidos en Galicia tras los incendios). Los árboles y las raices abrazan las entrañas del suelo.
Desgraciadamente hace ya muchos años que desde el tramo de la A-45 que discurre paralelo al cauce del Guadalmedina entre Casabermeja y Málaga capital, podemos comprobar el tremendo deterioro y el abandono al que se encuentra sometido el cauce del Guadalmedina, otro crimen ecológico para llevarse las manos a la cabeza.
(20 Minutos, lunes 30 de octubre de 2006)

1 comentario :

  1. Estimado Juan, una buena por su pagina blog y todo el esfuerzo y dedicacion hacia el senderismo y las rutas organizadas de cuales ya sabemos que investigas y planeas anteriormente y el informacion que repartes durante las mismas salidas, aunque no puedo atender cada salida te apoyo el cien por cien y espero que sigues el buen camino.

    ResponderEliminar