viernes, enero 19, 2007

EL CAMINO SENCILLO
Chu’i el delineante trazaba circunferencias
más perfectas a pulso que con la ayuda de un compás.
Sus dedos creaban formas espontáneas salidas de la nada.
Mientras tanto, su mente permanecía libre y
despreocupada por lo que hacía.
No necesitaba aplicarse,
su mente era perfectamente simple y no conocía obstáculos.
Por ello, cuando el calzado es cómodo, se olvida uno del pie;
cuando el cinturón es cómodo, se olvida uno de la cintura;
y cuando el corazón está apaciguado, se olvida uno
de “a favor” y “en contra”.
Si no hay impulsos, compulsiones, necesidades ni atracciones,
entonces tus asuntos están bajo control.
Entonces eres un hombre libre.
Lo sencillo es lo adecuado.
Empieza bien y será fácil.
Continúa con sencillez y lo estarás haciendo bien.
El camino adecuado para ir de una manera sencilla
es olvidar que el camino es adecuado
y olvidar que se hace con facilidad.
CHUANG TZU

7 comentarios :

  1. Anónimo9:24 p. m.

    Muy buena foto, muy buen texto.

    Hv

    ResponderEliminar
  2. Joder, Juani... Muy bonito. Pero parece un texto inspirado en nuestro amigo, El Último Samurái. Un saludo Zen.

    ResponderEliminar
  3. Mira he encontrado algo que igual te interesa, viendo los derroteros que estás tomando:

    El Credo del Samurai

    No tengo parientes
    Yo hago que la Tierra y el Cielo lo sean.
    No tengo hogar
    Yo hago que el Tan T'ien lo sea.
    No tengo poder divino
    Yo hago de la honestidad mi poder divino.
    No tengo medios
    Yo hago mis medios de la docilidad.
    No tengo poder magico
    Yo hago de mi personalidad mi poder magico.
    No tengo cuerpo
    Yo hago del estoicismo mi cuerpo.
    No tengo ojos
    Yo hago del relampago mis ojos.
    No tengo oidos
    Yo hago de mi sensibilidad mis oidos.
    No tengo extremidades
    Yo hago de la rapidez mis extremidades.
    No tengo leyes
    Yo hago de mi auto-defensa mis leyes.
    No tengo estrategia
    Yo hago de lo correcto para matar y de lo correcto para restituir la vida mi estrategia.
    No tengo ideas
    Yo hago de tomar la oportunidad de antemano mis ideas.
    No tengo milagros
    Yo hago de las leyes correctas mis milagros.
    No tengo principios
    Yo hago de la adaptabilidad a todas las circunstancias mis principios.
    No tengo tacticas
    Yo hago del vacio y la plenitud mis tacticas.
    No tengo talento
    Yo hago que mi astucia sea mi talento.
    No tengo amigos
    Yo hago de mi mente mi amiga.
    No tengo enemigos
    Yo hago del descuido mi enemigo.
    No tengo armadura
    Yo hago de la benevolencia mi armadura.
    No tengo castillo
    Yo hago de mi mente inamovible mi castillo.
    No tengo espada
    Yo hago de mi No mente mi espada.

    ResponderEliminar
  4. Mira, hay más aquí... http://www.magiayamor.com/indexs/index23.html Te paso la dirección y así te ahorro llenarte esto de oraciones y filosofía oriental...

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias Dani. Lo de este último árticulo no es ninguna influencia de "la rata" sino de un amigo que me envía cosas muy variadas y éste particularmente, me gusto.
    Esta bien, un poquito de variedad.
    Un saludo como tú ya sabes (nada de Zen)

    ResponderEliminar
  6. Ja, ja, ja... Suponía que no estaba inspirado en él... No sabía de dónde lo habrías sacado, pero seguro que no de "tu amigo"...

    Ah,otra cosa... ¿Qué pasa con el barco? Terminará por hundirse y el Capitán de Fragata que no llega. El polizón sólo no puede hacer gran cosa por evitar el hundimiento. Je je je

    ResponderEliminar