lunes, marzo 19, 2007

Sin ser ni mucho menos comparable al "Silencio de los Corderos" en cuanto a calidad, supera en muchos momentos a "Hannibal" y como mínimo iguala al "Dragón Rojo". "Hannibal, el origen del mal" podría calificarse de thriller elegante, una historia de crueldad y una venganza tan comprensible como justificada, de manera que el espectador disfruta con cada una de las muertes, convirtiendo el sadismo en auténtico placer.
La película comienza cuando Hannibal es un niño y queda huérfano durante una matanza ocurrida en la Segunda Guerra Mundial, ¡por cierto! las escenas de guerra de la película están muy bien conseguidas y la ambientación es magnífifca. Tras ser acribillada su familia por la ráfaga de un "Stutgart" el pequeño "Hannibal" se refugia con su hermanita en una casa que pronto es atacada y saqueada por unos despiadados soldados. Los malos tratos que reciben ambos críos llegan a su momento mas cruel, cuando la hambruna de los soldados, ocultados del ejército ruso, les empuja a comerse a la pequeña, provocando en el joven Hannibal unos deseos de venganza que unos años mas tarde comenzarán a verse cumplidos.

"Hannibal el origen del mal" es una película que trata de manera muy sobria y elegante unos escabrosos hechos, que podrían incluso considerarse como gore. Para ello, la preciosista fotografía de Ben Davis resulta un factor fundamental. Está rodada de forma pausada y parsimoniosa, hasta el punto de que en algunos casos podría tacharse de lenta, pero su lentitud es algo intencionado por el autor, ya que la película inspecciona muy bien, las psiques de los personajes y profundiza en el germen que daría lugar al Hannibal que ya conocemos. El director ha buscado la introspección por encima de la creación de situaciones terroríficas o de secuencias de acción.
Precisamente por tratarse de una película muy psicológica, los personajes y, en consonancia, la interpretación de los actores, son clave en el resultado. El actor francés Gaspard Ulliel (‘Un largo domingo de noviazgo’, ‘El pacto de los lobos’) interpreta a Hannibal Lecter. Su trabajo es el de representar a un asesino psicópata, pero al mismo tiempo, en él tenemos que ver qué le ha llevado a tener un corazón tan inhumano, debemos comprender su evolución y ver el lado sensible y hasta enamoradizo de un joven que quiere vengar la muerte de su hermana. Ante un papel tan complicado, hay que decir que Ulliel está perfectamente a la altura y construye un personaje creíble y, en ocasiones, terrorífico, el chaval no lo hace nada mal.
El personaje interpretado por "Gong Li" como la tía que lo adopta y protege está bien representado, pero ¡coño!, las escenas de entrenamiento de artes marciales tipo "Maestro Joda", así como las de una relación que roza en el incesto están totalmente fuera de lugar y estropea bastante lo que podría ser una buena película.

No hay comentarios :

Publicar un comentario