domingo, mayo 06, 2007

SPIDERMAN 3
Tengo que empezar reconociendo que no soy ningún experto en cómics como mis sobrinos y algunos amigos, pero creo que por tercera vez consecutiva nos encontramos ante otra fantástica película de Spiderman, que vuelve a rendir homenaje a este emblemático héroe de la casa “MARVEL”. Convirtiendo esta tercera entrega en otro auténtico espectáculo visual, una trepidante montaña rusa de principio a fin y sin duda, una nueva obra maestra dentro del género fantástico, donde el cine vuelve a convertirse en puro espectáculo, con unas imágenes que me hacen recordar la frase de mi hermano Alberto de: “El Cine sólo es cine en el cine”.

Cuando Spider-Man llegó al cine de la mano de Sam Raimi, fue una entrada portentosa; como pocas veces, una cinta se veía, respiraba, sentía y vibraba como un cómic. Tras este éxito abrumador y contra todo pronóstico lógico, Spider-Man 2 se consolidó tal vez, junto con Superman y “Batman Begins” como la mejor adaptación de un cómic al cine.

La tercera parte del arácnido super héroe llega ahora a la pantalla; los efectos visuales son deslumbrantes, el movimiento de las cámaras buenísimo; técnicamente es una cinta soberbia.. Sin embargo, como siempre hay quien le encuentra pegas a todo ya he empezado a escuchar por ahí que: en pos de la espectacularidad, el guión de “Alvin Sargent” no consigue el acierto de sus dos pasadas historias: un buen guión. Como he dicho anteriormente por no ser un experto en el cómic de la saga no puedo entrar a juzgar, pero desde el punto de vista de un espectador normal como yo, para mí, no sólo está a la altura de los demás, sino que muestra como nunca el lado humano del héroe y del anti héroe, con sus dramas, sus angustias, sus luchas internas y a lo largo de la película, algunas pinceladas de humor que hicieron reir a toda la sala como pocas veces recuerdo.
La cinta comienza resumiendo los episodios anteriores conforme vamos viendo los títulos de crédito, convergiendo en una situación idílica para Meter Parker, que tiene el amor de Mary Jane, el reconocimiento de la ciudad, un trabajo estable y el primer lugar de su clase. Por otro lado “Flint Marko”, conocido más tarde como Sandman (“El Hombre de Arena”) el hombre que mató al tío de Pete, es un convicto escapado de prisión, quien por azares del destino adquirirá super poderes que lo llevarán a enfrentar a Spider-Man. En otro plano, Harry Osborn, amigo de Pete e hijo del Duende Verde, está convencido de que debe tomar revancha por la muerte de su padre. Finalmente, completando la tercia, una noche de lluvia de estrellas, un simbionte a quien se le denominará Venom, cae a la Tierra buscando un huésped.

La utilización de tres villanos clásicos de la saga del Hombre Araña en una misma entrega; puede verse como un acierto ó tal vez como un exceso de querer acaparar demasiado tal y como les sucedió a la franquicia de Batman y X-Men, queriendo explotar todo al mismo tiempo. La consecuencia es que a diferencia de las dos primeras cintas, donde fue posible adentrarse en la psique del Duende Verde y el Dr. Pulpo, aquí se ve de manera demasiado rápida y superficial. A penas existe desarrollo de personajes en ese sentido, especialmente con Venom, quien sólo aparece durante la media hora final ¿Por qué no dejar a este singular ente —con hordas de fans— para realizar un cuarto título de la serie? ¿No eran suficientes ya dos villanos?. Lo que si me toca los huevos es la aparición de una super bandera de barras y estrellas que no viene a cuento. ¡Coño! ¿no es suficiente publicidad ya para Estados Unidos el que toda la trama de la saga transcurre en Nueva York?, (ya que para los americanos el resto del mundo no existe).


Otro de los aspectos que critican los especialistas de la saga es que: Gwen Stacy (novia de Peter en el cómic original) y su padre, el Capitán Stacy, son añadidos a la trama de forma superficial, ya que según dicen los fans del “Hombre- Araña” recuerdan todavía la cicatriz que les dejó la muerte del gran amor de Parker a manos del Duende Verde; un episodio cargado de drama y fatalismo que marcó un hito en las páginas de Marvel. No obstante, aquí la relación entre Peter y Gwen luce superficial y sin futuro. De hecho, Parker logra en una pequeña escena con Betty Brant, la asistente de Jameson, más fuego que en todas las secuencias con Gwen.

Del otro lado de la telaraña, la película es fastuosa en los niveles técnicos; la cámara viaja en las telarañas del héroe en un movimiento natural; sigue al planeador del nuevo Duende, se eleva en los hombros de Sandman y brinca salvajemente con Venom. En este sentido, los fans no pueden quejarse; visualmente la traducción del papel al celuloide es perfecta.


Antes de realizarse esta cinta, se había mencionado que la tercera parte de la saga sería la última; no obstante a últimas fechas, el mismo Tobey Maguire aseguró que ya se había encargado un guión para una cuarta entrega y que si éste era bueno, estaría dispuesto a ceñirse el ajustado traje una vez más. Se rumora también que lo pretendido son 6 episodios ¿aguantará la franquicia?.


Spider-Man 3 no es una mala película en absoluto; entretiene, emociona, asombra... sin embargo, después de 139 minutos es imposible no compararla con su antecesora y pensar que definitivamente, en esta ocasión, aunque impresionante, nos quedaron a deber algunos cartuchos de tela de araña.
Peter Parker ha conseguido finalmente equilibrar la balanza entre su devoción a Mary Jane y sus deberes como superhéroe. Pero una tormenta se avecina en el horizonte... Cuando su traje se transforma de repente, convirtiéndose en negro y potenciando sus poderes, también transforma a Peter, ésta es sin duda alguna la parte mas interesante de la película desde mi punto de vista “la dualidad del personaje”.
Bajo la influencia del traje, aparecen el orgullo y el exceso de confianza de Peter y empieza a dejar de lado a los que más se preocupan por él. Aunque dos de los más temidos villanos, Hombre de Arena y Venom, consiguen un poder sin parangón y sed de castigo, la mayor batalla de Peter es contra sí mismo. Spiderman tendrá que volver a descubrir la compasión que lo convierte en lo que es: un héroe.

2 comentarios :

  1. Me han entrado ganas de ir a verla...

    ResponderEliminar
  2. no dues en llevar a Dani Jr. contigo, será una tarde inolvidable para él.
    Un abrazo

    ResponderEliminar