lunes, junio 18, 2007

Un destello de esplendor de la Grecia clásica impregnó de magia a la localidad de "Camas" (Sevilla).

Lourdes Amador Tobaja, catedrática de Griego, enviada de los dioses, y veterana profesora del Instituto "Tartessos" de Camas, consigue sacar adelante uno de las grandes obras clásicas de Aristófanes: Lisístrata, cuya moraleja "si quieres hacer el amor, deja de hacer la guerra" habría inspirado a los hippies de los 60-70.

Magníficamente interpretada por profesores y alumnos, en un cruce de diálogos divertidos y altamente picantes, incluso en estos tiempos harían rasgarse las vestiduras a más de un/a puritano/a. Incluso las improvisaciones, -totalmente justificadas por el poco tiempo con el que se preparó la obra, en plena época de exámenes finales-, se llevaron a cabo con total naturalidad y simpatía, uniendo aún más a público y actores, y sobre el escenario, a profesores y alumnos en perfecta armonía. Algo totalmente utópico en los tiempos que corren, y mucho más en un instituto donde a poco que te descuides te pinchan las ruedas, te arañan el coche o te arrancan cualquier adorno. Precisamente por eso y por lo mucho que gustó la obra, pensamos que "Lisistrata" debería servir como primera piedra de una institución teatral en el instituto, pero no sólo como primer plato de la fiesta de fin de curso, sino incluso como una excelente actividad extraescolar enfocada a a toda la población de Camas. De hecho, sabemos que el Ayuntamiento puso a su disposición toda la infraestructura necesaria: local, fondo del decorado, equipo de sonido,climatización....

Y una vez más, recordar, que alumnos y profesores demostraron tener buena madera de artistas. Si nos remontáramos 2000 años atrás, más de uno, seguro, habría sido un famoso personaje en la cercana Itálica.

Argumento
Lisístrata (cuyo nombre significa "la que disuelve los ejércitos"), es la esposa de un soldado ateniense, que cansada de las continuas guerras entre Atenas y Esparta ( y sus respectivos aliados), reúne a las mujeres de ambos bandos y les propone iniciar una huelga sexual. La idea no gusta en principio, pero ella logra convencer a todas las griegas para que no copulen con sus esposos hasta que éstos firmen la paz.
Al final de la obra, los hombres, faltos de sexo, abandonan las armas, deseosos de poner fin a la huelga de piernas cruzadas de sus mujeres.
Personajes
Lisístrata Irene Francescón
Cleónica : Ana Jurado
Mirrina : Sara González
Lampitó: Marta Real
(Las cuatro son alumnas de Griego, de 2º de bachillerato)

Coro de viejas:
Gema Luque (profe de Historia), Silvia Coronilla (profe de Matemáticas), Carmen López (profe de Biología) y Carmen Ponce (profe de Lengua ).
Coro de Viejos: Juanma Gutiérrez (profe de Informática) y Modesto Téllez (profe de Lengua)
Consejero: Fran Gómez (alumno de Griego, de 2º)
Cinesias. : Francisco David Rodríguez (alumno de 2º, de Ciencias de la Salud) .
Herlado Espartano : Juan Vela (alumno de 2º, de Ciencias Sociales)
Prítanis : Manuel Mérida (alumno de 2º, de Científico- Técnico).
Repercusión
Lisístrata se ha convertido en un símbolo del esfuerzo organizado y pacífico en favor de la paz. Es por ello que se usó el nombre para el Lysistrata project (Proyecto Lisístrata), un acto teatral que se efectuó el lunes 3 de marzo de 2003 de manera simultánea en más de 42 países en favor de la paz.

Ese día, miles de personas participaron en aproximadamente 700 lecturas dramatizadas de la obra, que se realizaron a beneficio de organizaciones sin fines de lucro que trabajan por la paz y que ofrecen ayuda humanitaria.

La anécdota: Una versión diferente llevada al cine recientemente:

Atenas 411 a.C. Los hombres de Atenas y Esparta están inmersos en una guerra que pare-ce no tener fin. Para acabar de una vez por todas con ella, la bella Lisístrata liderará a las mujeres de ambos bandos a una revuelta sin precedentes: una huelga de sexo con consecuencias durísimas para los violentos combatientes. Ante esta situación caótica, la tropa desfallece. Sin embargo, Hepatitos, líder de la comunidad gay, conseguirá convencer a los estamentos militares de que la única forma de satisfacer las necesidades sexuales del ejército y poder, así, ganar de una vez por todas la guerra es con la práctica de la "Homosexualidad Forzosa". A pesar de las reticencias iniciales, las ordenes serán acatadas por atenienses y espartanos de tal forma que acabarán, incluso, besuqueándose en el campo de batalla. Pero todo ha sido una ilusión pasajera. Cuando las mujeres descubran que sus maridos disfrutan de su sexualidad con compañeros y amigos, abandonarán la huelga para volver a casa y poner las cosas en su sitio.

1 comentario :

  1. Anónimo5:53 p. m.

    Cool blog, i just randomly surfed in, but it sure was worth my time, will be back

    Biby Cletus

    ResponderEliminar