domingo, octubre 21, 2007

Ascensión al Simancón y al Reloj

Sábado, 20 de octubre de 2007
Ascensión al Simancón y al Reloj
-versión circular-

(Parque Nat. Sierra de Grazalema, Cádiz)
Una vez reunidos en el parking del Camping Tajo del Rodillo (900 m. aprox.), donde se nos unieron dos paisanos de Sevilla: Jose Carlos “El Triatleta” y Nieves “La Chica de las zapatillas Niké” iniciamos la marcha el grupo de 15 compañeros, la mayoría de Sevilla, que nos dimos cita para disfrutar de esta preciosa ruta circular con paisajes majestuosos. Ya en el mismo parking, nos encontramos con una pequeña angarilla por la que iniciamos la ascensión por una empinada senda paralela al “Peñón Grande” de Grazalema que tenemos a nuestra derecha, donde estaban practicando escalada, mientras la vereda comienza a ganar altura rápidamente por “La Cañada de las Presillas”, llegando a un primer collado que hasta que tras unos zig-zags, nos situa en un pequeño llanito, todavía muy cercano a las paredes del “Peñón Grande” donde hicimos la primera parada de reagrupamiento, mientras llegaban Celia “du Sao Paulo”, que comenzaba a resentirse por la falta de forma tras el largo Verano y Magda “La Pimentonera de Águila” que se iba retrasando sospechosamente escoltada en todo momento por su fiel “Caballero” Arturo. Recreándonos mientras tanto en las vistas sobre el Cerro Malaver, por encima del curioso cerro Gaidovar (que flanquea Grazalema por el norte) y hacia al sur, en el sentido de la marcha: un majestuoso paisaje montañoso por donde teníamos que subir, y por donde ya asomaban las cumbres del “Reloj” a la izquierda y el “Simancón” a la derecha.

Tras una suave bajada disfrutando de tan majestuoso paisaje de montaña llegamos al “Llano del Endrinal” (1.200 m.), que según dicen: en los meses de mayo y junio está completamente engalanado de “amapolas de Grazalema”, este tramo llano favorece la recuperación tras el desgaste inicial para reanudar la ascensión bajo la sombra de un bosque de pinos, donde nos encontramos un pequeño grupo de excursionistas capitaneado por el “Profesor Don Miguel Martín”, que con gran profesionalidad y maestría nos dio una mini conferencia sobre los distintos tipos de setas mas frecuentes del P. Nat. Sierra de Grazalema y cómo distinguir las buenas de las venenosas, mientras descansábamos, para mas tarde reanudar la suave ascensión ganando altura suavemente hasta que llegamos al Puerto de las Presillas (1.340 m), a partir de aquí los pinos dejan paso al reino del matorral almohadillado que comienza a intercalarse con las rocas cada vez mas abundantes.

Pronto nos encontramos a nuestra izquierda con los primeros lienzos rocosos correspondientes a la ladera noroeste del Simancón, mientras que nosotros avanzamos en paralela a la misma, ganando altura suavemente a lo largo de una meseta, que bautizamos como “Las Llanuras del Tránsito”, (+/- 1.400 m) cubiertas en gran parte por matorral almohadillado, mientras seguimos la senda perfectamente marcada en todo momento e incluso señalada con numerosos hitos de piedra y algunas pinturas de flechas amarillas indicando direcciones en los dos sentidos (versión ruta lineal). Hasta que llega un momento en que describe un giro de 90º hacia la izquierda (este), orientándose definitivamente hacia la cumbre del Simancón (1.569 m.) a la que se llega por un terreno muy rocoso y accidentado, donde ya no existe senda, sino algunos hitos aislados y flechas amarillas que nos indican los pasos mas cómodos para ganar altura, si bien ya sólo nos queda superar poco mas de 100 m. de desnivel por el redondeado perfil que nos ofrece su cara oeste, accediendo a su cumbre, huérfana de punto geodésico con bastante mas facilidad de lo que podría parecer en un principio, llevando el calzado adecuado (naturalmente). Coronando en primera posición: Chucky “El Perro Diabólico” y Darío “El Magnífico”, seguidos muy de cerca por Paca “La Gacela de Villamartín” y el trío formado por Ildefonso “El Vendaval del Moncayo”,Ignacio “El Madrile” y Pepe “El Maki”.

Una vez en la cumbre del Simancón las vistas son magníficas: Al este: Los Llanos del republicano, el Macizo de Líbar e incluso Ronda sobre su Tajo ó la Sierra de las Nieves. Al nore, el pueblecito de Montecorto que no supimos reconocer en un principio, El Cerro Malaver, la Sierra de Algámitas, El Lagarín y Las Grajas. Al oeste la impresionante crestería del Pinar desde el San Cristóbal al Torreón (techo de Cádiz con 1.654 m.), que tenían prevista realizar Magda y Arturo al día siguiente. Al sur el Albarracín, La Sierra de la Silla, Villamartín, Prado del Rey, Bornos, Espera, Arcos de la Frontera, El Embalse de Los Hurones, La Sierra del Aljibe ya en “Los Alcornocales” y el campo de Gibraltar mas allá que a penas pudimos distinguir por la calima que teníamos en la distancia, ya que en días claros incluso se pueden distinguir sin problemas las costas de África.

Desde la misma cumbre del Simancón, accedimos a la cumbre del Reloj (1.535 m.), por el pedregoso cordal que las une, de unos 700 m. de accidentado terreno kárstico, recordándonos a un paisaje lunar, que nos desafía a dar cada paso esquivando: grietas, bloques, piedras afiladas como cuchillos y algunos tramos con algo de vuelo, donde los anteriormente mencionados volvieron a exhibir sus grandes dotes montañeras, esta vez acompañados por “El Indomable Jaime”, Sean “El Canadiense Errante”, Pepe “El Capitán de Fragata” y “Mariluz Pies de gato”, mientras los demás íbamos haciendo la goma y Jose carlos “El Triatleta” llevaba a Nieves “prácticamente en brazos” por aquel paisaje mas propio de Marte que de la Tierra. Hasta que ¡por fín!, una vez superado el cordal, llegamos al punto geodésico, del Reloj pintado a modo de bandera de Andalucía. Juanto al que disfrutamos del almuerzo, unos 20 minutos después de abandonar la cumbre del Simancón. Disfrutando de magníficos paisajes casi idénticos al del Simancón a excepción de lo que este nos tapaba y con mucho mejores vistas sobre los “Llanos del Republicano” en medio de una paz tremenda, casi mística bajo el vuelo de un solitario buitre, que aceleró precipitadamente el vuelo tras escuchar los estruendosos ronquidos de Paca “La Gacela de Villamartín” que con la tranquilidad de quien conoce bien el terreno se echó una señora siesta al pié del punto geodésico. Desde el que iniciamos el descenso en dirección sur tras el almuerzo y la siesta.

La bajada en dirección sur, hacia “La Charca Verde” la iniciamos desandando los últimos 50 m. por los que habíamos llegado hasta la cumbre, desviándonos poco después ligeramente a la izquierda caminando sobre grandes bloques, con la ayuda de algunas repisas que de forma escalonada fueron haciéndonos cada vez mas llevadera la bajada, ya que conforma vamos descendiendo entre bloques y canchales, el terreno se va suavizando hasta convertirse en una zona de pequeños prados salpicados de encinas como el lugar donde se encuentra la famosa charca verde, donde “Chucky” se quedó con las ganas de darse un baño, ya que nos la encontramos totalmente seca, a diferencia del curioso pozo de piedra que se encuentra justo al lado. Donde hicimos una última paradita de reagrupamiento, mientras nuestro amigo Arturo, que tarabaja para “Medio Ambiente” en Sierra Morena, nos confirmaba que el “Ministerio M. A.” se está planteando cobrar 5 € por persona y día, para todos aquellos que practiquemos el senderismo dentro de cualquier parque natural.
Esperemos que ese proyecto de ley no salga adelante.

Abandonamos “La Charca Verde”, por una vereda bien marcada que sale en dirección sureste, hasta que a unos 400 m. describe un giro de 90º, dirección norte, que al contrario que a la ida, va a ser nuestra dirección predominante hasta el final del recorrido, llevando ahora la mole caliza del “Reloj” a nuestra izquierda, pasando junto a un precioso lapiaz, que queda justo a la izquierda de la vereda, donde la falda de la montaña se une al bosque de pinos y encinas que ya nos van a ir acompañando hasta el camping Tajo Rodillo. Poco antes de tres kilómetros mas allá de la “Charca Verde”, llegamos a un “cruce de sendas”, de tal manera que, si giramos a la izquierda regresamos a “Los Llanos del Endrinal” y a partir de allí volver por el primer tramo que hicimos a la ida, o bien, cogemos la senda que sigue recta haciendo el recorrido 100% circular, ya que de esta manera, regresando al camping por una zona distinta al camino de ida. No obstante, volvimos a encontrarnos mas adelante con un segundo cruce similar al anterior, con otro desvío que salía hacia la izquierda y que en esta ocasión si deberíamos haber seguido por ser el que nos devolvía al camping según lo que habíamos previsto, pero continuamos rectos dirección sur, hasta que sobrepasado un tupido bosque de pinos, salimos a un claro que nos dejó situados justo de frente al impresionante piramidón del Peñón Grande con unas vistas espectaculares, para descender poco después por una serpenteante senda con vistas al pueblo de Grazalema, al que se llega rápidamente una vez que la senda te deja en la misma carretera, 100 m. a la derecha del camping, donde ya nos esperaban todos los compañeros para la tradicional cerveza (y cafés) de fin de ruta que nos tomamos en la pintoresca Plaza de Grazalema donde nos despedimos hasta la próxima ruta.

Referncias principales:“P. Nat. Sierra de Grazalema, guía delExcursionista” (Edit. La Serranía,
de Manuel Becerra Parra), imagen inferior.
Alternativa de regreso circular sugerida por Rafa Flores, FernandoY Ana (“Los Duques de Juanar”), mapa incluido, imagen derecha.

5 comentarios :

  1. Anónimo11:26 p. m.

    Juani. Yo hace ya mucho tiempo que hice esta ruta e igual en breve la repito. ¿que tiempo echasteis en recorrerla?

    Salud.

    Mo.

    ResponderEliminar
  2. Sin contar las paradas caminando tranquilo se hace perfectamente en menos de 5 horas.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo5:10 p. m.

    ok. gracias.

    Mo.

    ResponderEliminar
  4. El nuevo formato es muy bonito, las crónicas, como siempren, insuperables... Hagan juego señores

    Rafafló

    ResponderEliminar
  5. Afortunadamente tengo al mejor de los Maestros como referencia, algo que no se puede comprar con dinero, tan sólo con el eterno agradecimiento y la admiración que siempre sentirá por él, el mas humilde de sus discipulos.
    Un abrazo
    Juani

    ResponderEliminar