lunes, octubre 08, 2007

La "Reportera de Chef Chauen" y "El Hombre que sabía demasiado" comienzan la temporada conquistando "El Castaño Santo" (Istán), uno de los objetivos que habían quedado pendiente la temporada pasada.

El sábado 6 de octubre Miguel, Víctor y Patri hicimos una ruta en bici desde La Quinta de Golf (San Pedro de Alcántara) hasta el puerto de la Refriega. Una ruta muy esperada por nosotros, que desde luego no defraudó. Pudimos ver unas magníficas vistas del Torrecilla por su parte suroeste en la parte final de la ruta. El principio de la subida fue muy dura por lo pedregoso del camino y el desnivel a superar, pero fue recompensado por las increíbles vistas que ese día pudimos disfrutar del Peñón y de la cordillera del Rift marroquí. La subida es preciosa, con bastante vegetación, aunque tenemos que decir que a pesar de estar prohibido, campan por allí numerosos individuos haciendo el payaso con quads y todoterrenos, que rompen la paz de la zona. Una verdadera pena, con lo deseosos que andan los miembros de la autoridad por recaudar algo de dinero no comprendemos como no tenían por allí a ningún agente.

Tras superar el primer tercio de subida llegamos a una bifurcación que confundimos con la pista que va hacia Istán, pues no venia en nuestra guía y el verdadero desvío a evitar estaba sólo 200 metros más adelante. La incursión en este terreno fue una experiencia única, un camino estrechito con toboganes que nos hizo sufrir de lo lindo y deleitar con las sensaciones desde la bici, cuando llegamos a ver el error ya llevábamos casi 4 kilómetros. Esto añadió unos metros de desnivel extra a la ya de por si dura ruta.

Continuamos subiendo hasta el próximo hito que era la desviación al Castaño, la subida seguía siendo dura. Agravada por el sol y los numerosas moscas y tábanos que traban de picar y estorbar a cada pedaleo. Una vez en el desvío del Castaño, volvimos a equivocarnos, puesto que descendimos por el camino sin percatarnos del cartel que indicaba la bajada por unas ‘trialeras’ a la derecha del camino. Con lo que acabamos alargando aún un poco más la ruta.
El castaño santo de Istán nos recibió con todo su esplendor en plena época de castañas, fue realmente impresionante. Las dimensiones de su tronco nos dejaron pasmados. Tal y como habíamos podido leer, campaban algunos cerditos por allí, pero se escondieron enseguida que nos vieron llegar. Desde allí aún nos quedaba subir al puerto de la Refriega desde donde había unas estupendas vistas de la Sierra de las Nieves, en primer plano el Torrecilla y el Alcazaba. A poco de coronar había una refréscate fuente que manaba un agua fresca que aplacó un poco el cansancio de todos los que íbamos.

La ruta que hicimos coincide con esta del enlace:
http://usuarios.lycos.es/bikerones/rutas/castanosantorefriega/castanosantorefriega.htm

aunque nosotros no la hicimos circular y bajamos por el mismo camino que habíamos subido, ya que la bajada nos pareció bestial, muy pedregosa y peligrosa.

Patricia López y Miguel.

2 comentarios :

  1. Fernando4:56 p. m.

    Una gran ruta. Yo creo que es bastante dura, aunque eso depende del estado de forma de cada uno. Animo con las bicis. Para mi es un vicio que ya no dejo más.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9:56 a. m.

    Vaya con la Patri y er Migue, como pedalean los chiquillos. Sigo vuestras aventuras, espero poder salir con vosotros en alguna ruta sencillita y fácil, para probar mi flamante montanbike, regalo de Desnivel y el Cortes Inglés.

    Rafaflo

    ResponderEliminar