martes, diciembre 11, 2007

Lo que me sigue pasando con JAZZTEL

LO QUE ME SIGUE PASANDO CON JAZZTEL:

Estimado Sr. Director:
Desde que me pasé a Jazztel el pasado verano he venido sufriendo cortes intermitentes en mi línea “ADSL” (que anuncian de forma engañosa a 20 MG, cuando eso que yo sepa en España, al menos a nivel usuario no existe a fecha de hoy), pero hasta hace pocas semanas llamando desde mi teléfono fijo al 1565 (gratis) me solventaban las incidencias y seguía navegando.
Sin embargo, desde mediados de noviembre, me quedo definitivamente sin línea de teléfono fijo, aunque curiosamente, me sigue funcionando la de Internet. Llamo a Jazztel para informarles de la incidencia, a partir de aquel momento ya sólo pudiéndolo hacer desde mi móvil al “902.946.946”, (que sale muy caro), donde un operador de JAZZTEL me argumenta que: desgraciadamente a los teléfonos “DOMO” de telefónica le suele ocurrir que como la energía que consumen la cogen en su totalidad de la red del teléfono, llega un momento que la agotan y por eso, ya el teléfono no da tono.
Respuesta del operador de JAZZTEL: ¡Mire usted señor, en confianza!, mejor cómprese uno por su cuenta porque “entre usted y yo” los que tenemos nosotros son muy malos. A ver si con un poco de suerte, le funciona con otro teléfono, porque si usted sigue teniendo línea de Internet, pero no de teléfono seguramente será por culpa del “DOMO”. Dándome a entender que es una especie de sabotaje que telefónica hace a algunos clientes que se pasan a la competencia.
Pero definitivamente el martes 27 de noviembre, me quedo sin conexión de Internet, ni de “jazztel televisión” y por supuesto continúo sin teléfono fijo, incidencia que comunico el mismo martes 27-Nov. Tan pronto como me percato de la incidencia, aquí empieza un rosario de llamadas desde mi móvil al 902.946.946, porque cada día que llamaba me decían que no me preocupara que en las próximas 24 horas todo iba a estar solucionado. Aún así les pido que por favor sean ellos los que me llamen a mi móvil para mantenerme informado del estado de mi incidencia: Nº 570434, pero ante la pasividad absoluta por su parte y mi sensación de abandono y desamparo, sin ni siquiera molestarse en llamarme para decirme que día y sobre qué hora me enviaran un técnico a mi domicilio.

Ya me tienen desesperado, el único teléfono de contacto al que puedo llamar dadas las circunstancias es al 902.946.946 y sistemáticamente la respuesta que recibo es siempre la misma, sin que ni siquiera sean capaces de pasarme con su soporte técnico, para que me puedan decir que día vendrán y en que margen horario. Como por ejemplo hoy lunes 10 de diciembre de 2007 a las 8,15 am. de la mañana atendiéndome el “Sr. Diego Daubroski” de incidencias, que tras un rato pidiéndome tranquilidad y mostrándose muy comprensivo con mi queja reconoce que no puede hacer absolutamente nada pero está seguro que me podrán ayudar en “Atención al cliente” a donde me desvía la llamada para comenzar a contarle otra vez toda la historia a la “Srta. Eva Barros”, que me vuelve a decir que ella no puede hacer absolutamente nada, ni siquiera confirmarme cuándo me enviarán un técnico y me pasa con el “Sr. Cristian Cabrera” de Asistencia Técnica que con infinita amabilidad y muy buenas palabras con respuestas para todos, al igual que sus anteriores compañeros termina reconociendo que no me puede solucionar absolutamente nada. Al final unos 15 minutos de llamada, con cantidad de interrupciones de “espere un momento Don Juan Ignacio” y música de fondo, la factura del móvil sigue subiendo casi tanto como mi indignación y mi impotencia con las estériles llamadas al 902.946.946.

Mucho me temo que de poco van a servir las dos reclamaciones que ya llevo tramitadas en la oficina de consumo del Ayuntamiento de Fuengirola, donde vivo. Y sabe Dios, que día, que mes ó que año me enviará un técnico Jazztel. Pero al menos tengo la esperanza de que me publiquen esta carta para que España entera sepa del peligro que corre cualquier persona que tenga pensado darse de alta con Jazztel y hasta que punto puede padecer la mas infinita sensación de abandono y desamparo por parte de esta compañía, que por lo visto se ha gastado todo el dinero en publicidad y nada en personal de soporte técnico. Lo único grande de esta empresa es la ineficacia, la desidia, el pasotismo y el abandono al que condenan a sus clientes en caso de tener cualquier incidencia que requiera de enviarle un técnico a su domicilio.

Sin duda, por cada día que Jazztel me tiene relegado al olvido y total abandono, tengo mas claro que darme de alta con ellos ha sido de las peores decisiones que he tomado en toda mi vida. Mientras tanto, sigo esperando con mi móvil siempre encendido y a mano, que algún día me llamen desde su soporte técnico para que me digan que mes ó que año, me enviarán un técnico a mi domicilio.

Juan Ignacio Amador Tobaja
C/ Uruguay 3, 4ºC
29640 Fuengirola (MÁLAGA)
Situación actual: en paro

FACUA denuncia a Jazztel, Ya.com y Wanadoo por anunciar de forma engañosa servicios de ADSL de 20 Megas
La Federación advierte que las velocidades reales de navegación para los usuarios son desproporcionadamente inferiores, pudiendo llegar no ya a la mitad, sino a la décima parte de los 20 Megas ofertados.
La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) ha denunciado a Jazztel, Wanadoo y Ya.com por anunciar de forma engañosa servicios de acceso a Internet de 20 Megas cuya velocidad real para los usuarios es desproporciondamente interior a la ofertada.
"Por 20 euros más rapidez con 20 Megas". Este es el reclamo que actualmente utiliza Jazztel, la compañía con la publicidad más agresiva, tras el anterior "Que son 20 Megas, a ver si te enteras". Junto a ella, Wanadoo y Ya.com también destacan en su publicidad supuestas velocidades de 20 Megas, pretendiendo escudarse en que incluyen la palabra hasta, eso sí, en una tipografía mucho más pequeña.
FACUA advierte que las tres compañías inducen a error a los usuarios sobre las características reales de sus servicios, basados en la tecnología ADSL 2+, incurriendo, por tanto, en publicidad engañosa y competencia desleal. Por ello, ha reclamado la intervención de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones, la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones y el Instituto Nacional del Consumo, organismos del Gobierno a los que ha remitido las denuncias, junto a la Consejería de Sanidad y Consumo de la Comunidad de Madrid, competente en materia de publicidad por estar allí la sede de las empresas.
La Federación advierte que hay usuarios que no pueden navegar ni a la décima parte de los 20 Megas publicitados. En primer lugar, porque la velocidad baja proporcionalmente a la distancia que hay entre el domicilio del cliente y la central telefónica desde la que se le presta el servicio, debido a que aumenta la atenuación o ruido propia de la naturaleza del soporte físico, el cobre. La velocidad puede así disminuir no ya a la mitad, sino incluso a la décima parte de los 20 Megas ofertados.
Y a ello hay que añadir otros muchos factores. Así, las conexiones utilizan protocolos de transmisión de datos (PPP y TCP/IP) que ocupan un ancho de banda que absorbe entre un 2 y un 20% de la velocidad. En tercer lugar, la longitud del cableado interno en el domicilio del usuario desde el router a las rosetas telefónicas también influye en la pérdida de velocidad.
Las compañías tampoco indican en su publicidad que cuando hablan de velocidad se refieren únicamente a la de descarga de datos y no a la de envío. Y es que la tecnología ADSL 2+ permite en condiciones óptimas (prácticamente utópicas para la mayoría de usuarios) velocidades máximas de transmisión de 24 Megabits en bajada pero sólo de 1,2 en subida, veinte veces menos.
El pasado febrero, el presidente de la CMT, Reinaldo Rodríguez Illera, reconoció que los 20 Megas sólo se alcanzan en condiciones óptimas, "por lo que el usuario quizá disfrute de él una vez en la vida".
En la denuncia, FACUA advierte que "la inclusión de la palabra 'hasta', de forma destacada y no disimulada, como ocurre, a distintos niveles, en la publicidad de los operadores, pudiera ser un elemento que eludiría la inducción a error a los usuarios, en el caso de que la velocidad real de navegación fuese algo inferior a la máxima publicitada (quizás 19, 18, 17, incluso 16 Megas...). Pero en el caso que nos ocupa, en el que los usuarios pueden estar utilizando un servicio con una velocidad de la mitad o incluso la décima parte inferior, consideramos que la introducción de dicho matiz no elimina la 'inducción a error'".

2 comentarios :

  1. fernando6:42 p. m.

    estamos atrapados, pero esto es sólo el principio. Pronto, muy pronto las máquinas. Se revelaran. Nos queda poco tiempo...

    ResponderEliminar
  2. Mi experiencia e smuy buena, y de hecho cada vez que tuve que comunicarme con Atencion cliente jazztel, me han atendido muy bien ysolucionado mis problemas al instante

    ResponderEliminar