lunes, abril 21, 2008

Las Aventuras de "Darío el Magnífico" y "La Hechicera de Iguazú" en la última gran nevada camino del Mulhacén desde el Refugio de Poqueira:
Mi comandante,
¡Que pena que no vas a venir a la travesia este sábado! Hace mucho que no coincidimos ¿verdad?
Dario esta invitado este sábado así que no podrá venir tampoco, así que por favor borramelo de la lista. Yo si voy, aunque no estoy segura si cumpliré todos los km del recorrido.

Aqui te envio una fotos de la blanca y espetacular ruta que hicimos desde la Hoya del Potillo (Capileira) hasta el Refugio Poqueira (PL tiene previsto para hacer el 5 d julio) y desde ahí al Vivac de la Caldera donde estubimos el pasado junio.
Infelizmente no hemos podido asceder al Muhacén por el mal tiempo que hacia, viento muy fuerte y niebla.

Como las previsiones meteorologicas aqui en la Costa eran de tormenta y allí arriba de nieve acima de los 1900 mts, no pensé dos veces; propuse al Dario de ir, por lo menos a intentar, subir al Mulhacén con nieve que era (y sigue siendo) nuestra asignatura pendiente.

Empaquetamos todo y a las 1hr de la tarde del viernes recogí al Dario en la escuela y nos fuimos a camino de Capileira pasando por Malaga para alquilar los crampones.
Despues de 3,30 hrs conduciendo hasta La hoya del Portillo empezamos a caminar con las mochilas en la espalda, bien abrigados y contra los fuertes vientos. A las 9hrs de la tarde llegabamos en el Refugio. Apesar del viento fuerte no hizo mucho frio durante la caminata, pero mientras cenabamos, ya abrigados casi tengo una hipotemia del frio que hacia dentro del comedor. Solo habia dos ingleses y nosotros, hacia falta el calor humano.
La mañana seguiente tiramos en direccion del Vivac porque al Mulhacén ni la Virgen subia aquella mañana. Habia nubes y claros que nos permitia ver para onde íbamos, pero hasta un cierta altura. Poco antes de llegar a la meta las nubes se cerraron de verdad y no se veía un carajo. El tiempo empeoró y tubimos que dar la vuelta y bajar.
Recojemos nuestras cosas y empezamos a bajar de vuelta a la Hoya del Portillo donde dejamos el coche, ENTONCES tubimos nuestro merecido premio; las 3 horas que ha durado esta caminata nevó sobre nosotros copiosamente. Todo el camino era una gran alfombra blanca, inmaculada, tendida solo para nosotros (no habia nadie mas al rededor) todo las arboles los arbustos, los montes, todo lo que se veía era blanco. ¡Ha sido cojonudo, emocionante, maravilloso! ¡Si pudiera lo haria todas las veces que nevara!
Cuando estabamos a 200 mts del coche nos alcansaron tres chicos que nos hicieron un par de fotos.
Cojimos el coche que estaba cubiero de nieve y iniciamos la vuelta......pero esa ya es otra historia.
Mañana te cuento el resto.
Abrazo fuerte
La bruja de Iguazú

No hay comentarios :

Publicar un comentario