jueves, mayo 22, 2008

1ª Incursión del Canadiense Errante en Ordesa

1ª Incursión del Canadiense Errante en Ordesa
sábado 17 y domingo 18 de mayo de 2008
Hola familia!

Gente, no veas lo bonito que es Huesca. Bueno, la parte que he visto yo, por lo menos. Hemos estado en l’Ainsa como campo base para luego hacer nuestras incursiones al Parque Nacional Ordesa y Monte Perdido. Precioso, todo aquello. Y tengo muchas ganas de volver a ver más. Me ha sabido a mucho y poco a la vez. Nos ha cundido muchísimo con una ruta el sábado por el parque y rafting el domingo con las correspondientes comidas y bebidas que hacen falta para indagar en la cultura local! Lo curioso es que me ha recordado muchísimo a mi parte favorita de Canadá (pero sin los osos y demás bichones) – el Parque Nacional de Banff, al noroeste de Calgary, en el lado oriental de las Rocosas. Está todo lleno de color y agua, muchísima agua. Da gusto ver tanta agua correr libremente por los ríos y ver los lagos rebosantes hasta ahogar los árboles que antes estaban en la orilla. Y cuidan mucho el aspecto de la zona con arquitectura bastante cuidada y un estilo fiel a las tradiciones, muros de piedra muy gruesos, contraventanas y puertas de madera, etc. En fin, es lo más bonito que he visto en mucho tiempo y desbanca a la zona de Sanabria como mi sitio preferido de España para estar de vacaciones. Hay un sin fin de rutas y actividades y no es caro – ni en comida ni en las actividades. Hemos visto sitios donde cuesta 10 euros ‘alquilar’ un caballo por hora. Y no eran de estos que tienen 80 años y la espalda rota de tanto cargar!

Cañón de Añisclo
La ruta que hicimos fue en este cañón, pero he de confesar que no llegamos muy lejos. Quisimos llegar hasta la Fuensanta por lo menos, pero entre que hemos perdido tiempo con la compañía que organiza el rafting y no se puede correr nada en las carreteras de la zona (están las del parque machacadas - calzada, quitamiedos… - por caida de pedruscos!!), empezamos algo tarde y tuvimos que abandonar a la hora de la comida. Se nos interpuso una lluvia con pinta de empeorar que nos quitó las ganas de seguir subiendo. Parece mentira, pero estoy oxidado, hermanos! En serío, nos encontramos con gente que se había visto obligada a dar la vuelta ya que se habían caido unos arboles por el camino y la senda estaba como un río. Empezaba a ser realmente peligroso, no solo incomodo y ya habíamos sido testigos incluso más abajo de lo mismo – la senda corría como si fuera el Chillar, os lo juro. Y para colmo hubo algo de truenos y granizado. Emocionante a tope! Menos mal que llevaba encima, el chubasquero que nos dieron en Alfarnate al final de la prueba del “Arco Calizo Central”! Je je (ver foto del senderista llorando por tener que abandonar sin hacer ninguna foto de cumbre).

Y en cuanto a lo del rafting, las fotos hablan por sí misma. No me lo había pasado así de bien haciendo rafting en Canadá. Fue la hostia. Una experiencia muy memorable con adrenalina de sobra. Repetiría este fin de semana sin dudarlo. Según nuestro guía ha sido el mejor momento – con un poquito más de agua, habría que suspender la actividad por peligro. :-o Genial.

En fin, ante mi familia pasoslargos, me siento algo traidor por hacer esto sin vosotros, pero había que volver a la montaña con ganas. Mucha falta me hacía y mucho mejor me siento ya! Y más visitas a la zona que habrá…

Pero antes nos vemos en el Río Higuerón el 7 de junio para la ruta acuática!!

Un abrazo muy fuerte desde el noreste,
Sean – el canadiense errante

No hay comentarios :

Publicar un comentario