domingo, junio 01, 2008

Antes que el diablo sepa que has muerto

Antes que el diablo sepa que has muerto:
Impresionante obra maestra del Cine Negro, dirigida magistralmente por un veteranísimo director como Sidney Lumet, que a sus 80 y pico años nos ha regalado una impresionante película de suspense, con actuaciones memorables que sin duda serán estudiadas a partir de ahora en todas las escuelas de arte dramático. Esta película pasará a la historia como uno de los mejores “thriller” de estos comienzos de siglo XXI. La película toca temas muy complejos de la propia naturaleza humana.

La cinta cuenta la historia de Andy (Philip Seymour Hoffmann) y Hank (Ethan Hawke) que si bien son dos grandes actores, aquí alcanzan la perfección (y me quedo corto). Interpretando a dos hermanos aparentemente tan normales, como cualquiera con quien te cruces por la calle, que por distintos motivos se encuentran en tremendas dificultades económicas y viéndose con el agua al cuello, decidirán asaltar una joyería. A partir de ahí todo sale mal y comienza a ponerse en marcha la gran “bola de nieve”. Todo ello acompañado con una magistral banda sonora que te deja clavado a la butaca con su himnóticos acordes de órgano.

Todo ello mostrado con impecables “flash back” que a veces nos muestra la misma escena desde ángulos diferentes para que vivamos cada situación desde el punto de vista del ladrón, la víctima, el chantajista ó el asesino.


La propuesta del director es simple: mostrar con toda claridad y sin tapujos, hasta que punto puede llegar la maldad y la avaricia del ser humano en su desesperación. Y hasta dónde sería capaz de llegar una persona aparentemente normal, que a cualquiera nos parecería serena, pacífica o demasiado común y corriente.

“Antes que el diablo sepa que has muerto”, desde sus primeras dos escenas, muy gráficas y tremendamente realistas y naturales como la vida misma, invita al espectador a un viaje lleno de tensión que culminará de manera excepcional.
Se trata de una película memorable con un ritmo trepidante. Además de ser digna de estudio en las escuelas de arte dramático, por sus grandes actuaciones, es digna de estudio por su gran dirección. Quien quiera experimentar de primera mano lo que es la intensidad del thriller, la complejidad humana en sus aspectos más cotidianamente sórdidos o el virtuosismo narrativo sin estridencias, que corra a ver este nuevo trabajo de Lumet. Desde mi punto de vista la mejor película con diferencia de 2008 y de las mejores en los últimos 10 años.

No hay comentarios :

Publicar un comentario