lunes, julio 07, 2008

El privilegio de volver a ser un niño

A la vuelta de Galicia, tras la comunión de su prima Uxía y el bautizo de Xiana (¡todo sea por los 500 € que da hoy en día, la aconfesional “Xunta de Galicia”!), comenzamos con la temporada de playa, piscina y parque acuático “Mijas Costa”. Que digo yo, que ya que este año nos quedamos sin vacaciones de verano. Convirtamos los que podría ser un gran inconveniente en el privilegio de vivir donde vivimos.
Varios fueron los llamados, pero finalmente, una vez mas fue nuestra vecina búlgara “Radostina” (de 8 años), quien aprovechó la oportunidad de venir al parque acuático y disfrutar de un auténtico día de vacaciones de verano. Yo disfruté tanto o mas que ellos, tirándonos de todos los toboganes habidos y por haber. Volviendo a sentirme como un niño, en compañía de mi hijo Nacho, toda una terapia para la mente, el cuerpo y el alma.

¡En fin el privilegio de volver a sentirse como un niño!. Como dejó escrito el Gran Pepecuén, en su dedicatoria, cuando me regaló el maravilloso libro de “El Bosque Animado”:

Para mi gran amigo Juani, el “niño grande”.
Aún con la discrepancia no cambies nunca.

J unto al camino y la cima
U n hispalense en islote
A migo de mil senderos
N arrador de gran estima
I mán de todos…¡Quijote!.

Pepecuén…éste que lo es.

No hay comentarios :

Publicar un comentario