lunes, septiembre 01, 2008

Kayak Por los Acantilados de Maro

Sáb. 30 de agosto
Kayak de la Playa de Burriana, Nerja, a la Cala de Maro:

Dicinueve “Pasos Largos” nos dábamos cita para disfrutar de una interesante y reconfortante jornada de Kayak, que tendría como punto de encuentro y salida la famosa “Playa de Burriana” y como destino la “Cala de Maro”.

Magnífico escenario la localidad de Nerja, que no sólo es uno de los pueblos costeros mas bonitos de la provincia de Málaga, sino de todo el Mediterráneo español y que al igual que otras zonas ahora se debate entre el lucrativo negocio de la gran expansión urbanística, al mas puro estilo “Torremolinos años 70”, ó al denominado desarrollo sostenido que apuesta por un turismo de calidad. Construyendo con la máxima del respeto al medio ambiente y a la arquitectura tradicional, tal y como se viene haciendo durante décadas en la famosa “Urbanización del Capistrano”.

Una vez repartidos los obligatorios chalecos salvavidas y los remos, recibimos la charla de uno de los dos monitores que nos acompañarían durante el recorrido, recordándonos unas nociones básicas de cómo colocarse, remar, girar, etc…para el buen desarrollo de la travesía. A renglón seguido, nos fuimos para la orilla donde ya nos esperaban los “kayaks”, pudiéndose escoger entre individuales, triples y dobles que finalmente fue la opción que escogimos todos. Mientras cada uno escogía su “kayak” hacían acto de presencia nuestros compañeros: Hector “El Caimán de Puente Genil” y Mª Luisa “El Duendecillo de Sierra Horconera”, que a su vez venían acompañados por sus dos hijas y una tercera niña, (en este caso “de acogida” que estaba pasando el verano con ellos). Si bien, sólo venían a pasar el día de playa en plan tranquilo.

Tras el breve saludo ya estábamos todos abandonando la playa en nuestras embarcaciones, algunos todavía pillándole el tranquillo a la técnica de remeda, otros ya remando a buen ritmo desde el principio, como pronto haría todo el mundo. Remando en dirección Maro (hacia levante), con el “guía de cabeza” por delante y el “guía de cola” cerrando el grupo. El mar estaba prácticamente en calma, las fuerzas todavía intactas y una suave brisa de poniente favorecía remar avanzando a un ritmo mas que razonable, de manera que antes de darnos cuenta ya estábamos bordeando la costa, entre Nerja y Maro, donde el fondo del mar es tan transparente como la piscina mas limpia que podáis imaginar, tal y como tuvimos la oportunidad de comprobar cada vez que pasámaos por zonas poco profunda o atravesábamos estrechos pasillos entre las rocas al pie de los acantilados, donde Paqui “La Reina del Chocolate” y Juan Carlos “El Portador del Anillo” demostraban una increíble pericia al igual que Fernando y Ana “Los Duques de Juanar” con quienes se disputaban la primera posición.

Uno de los hitos mas curiosos de este tramo de costa que se bordea a lo largo de esta bonita travesía es una imponente mole desprendida desde un acantilado, que ha caído al mar, quedando ahora a modo de islote y que me recordó por unos instantes a esas curiosas y espectaculares formaciones de la famosa “Playa das Catedrais” (en “Ribadeo”, Lugo). Delante de este bloque desprendido tras unas lluvias torrenciales en el año 2000, el guía aprovechaba para recordarnos el constante proceso de erosión y modificación que sufre esta franja de costa, teniendo en cuenta que estos acantilados están compuestos en su mayoría por la siempre frágil “arenisca”. Frente a dicho lugar se hizo una pausa de reagrupamiento donde muchos compañeros aprovecharon para darse un reconfortante baño, lanzándose a las cristalinas aguas por las que navegábamos.
Algo mas adelante se llega a una preciosa cascada que cae directamente al mar, abriéndose paso entre los abundantes cañaverales y las tobas calcáreas que podemos ver dibujadas y esculpidas sobre los acantilados de Maro. Pero que por encontrarnos a finales de agosto y acumulando ya mas de tres meses consecutivos sin una sola gota de lluvia, se encontraba seca. Y es que a pesar de ello habría que recordad, que Nerja, al igual que otros pueblos de la provincia de Málaga es muy rica en aguas subterráneas, de ahí viene precisamente el nombre original con el que los “fenicios” bautizaron a esta localidad: “Narixa”.

El punto donde se da la media vuelta es justamente frente a “La Cala de Maro” desde donde ya podíamos ver frente a nosotros la “Torre de Maro” dominando el paisaje, como punto mas elevado de la bonita ruta costera que hicimos a finales de julio. Y al fondo la imponente silueta del “Cielo” que con sus 1.501 m., se eleva como un auténtico “Titán Almijaraco”, muy próximo a la línea de mar, cual coloso a la espera de la llamada de “Poseidón” desafiándonos para esa gran ascensión que nos espera, Dios mediante, el próximo sábado 18 de octubre. Sin duda, esa gran montaña llamada "El Cielo" es preside el paisaje de Nerja, como la Cocha lo hace con Marbella o Los Reales con Estepona, estando siempre homnipresente en las típicas postales de Nerja donde aparecen el "Balcón de Europa" en primer plano y mi paraiso montañero de "Sierra Almijara" al fondo.

Nada mas cambiar de dirección para emprender el camino de regreso, notamos rápidamente en nuestros brazos el esfuerzo que supone remar contra corriente y es que el viento de poniente y la mar levemente picada, eran mas que suficientes, para obligarnos a redoblar los esfuerzos cada poco espacio que avanzábamos ahora en sentido contrario. No obstante, se hizo una parada para darnos un generoso baño en una playa, donde curiosamente cada uno estaba como “Dios lo trajo al mundo”. Aunque a decir verdad, un tío al que le llegaba “el órgano” hizo que a mas que uno se nos quitaran las ganas de quitarnos el bañador para no hacer el ridículo, obligándonos a la mayoría a permanecer dentro del agua ó “en pompa” la mayor parte del tiempo de parada…Y es que aquello no era normal, mas que un órgano era “la tercera pierna”, de manera que tal y como el tío caminaba tranquila y despreocupadamente por la orilla con aquel bicharraco entre las piernas, iba golpeando una rodilla y otra alternativamente con el “badajo”…¡cuñaaaaaaaaaaaaao…!¿lo has pillao, Jesús?.

Una vez que abandonamos la playita nudista, el resto de la travesía hasta Nerja se convirtió en una auténtica competición sin tregua, remando siempre contra el viento de poniente que venía hacia nosotros e incluso con pequeñas olas que se elevaban por la proa a cada golpe de remo, salpicando con frecuencia al compañero de delante que iba marcando el ritmo. A mas de uno el último tramo se le hizo eterno y la “Playa de Burriana” en vez de verse cada vez mas cerca, parecía cada vez mas lejana. Por el contrario en un pletórico final al mas puro estilo “David Cal”: Paco Leal “El Tejón del Pico Mijas” y señora, hicieron un final memorable e incontestable, manteniéndose de principio a fin en la primera posición, si bien la embarcación de Angus “La Dalia Negra” y Paco “El Tiburón de Maro” (que jugaba en casa) realizó una remontada espectacular terminando en tercera posición, por detrás de la embarcación donde remaban con impecable sincronización Juan Antonio “El Elfo de la Malagueta” y “Vicky la Botánica-Druida”, que con Ana “La Sirenita de Maro” haciendo de timonel, terminaron en segunda posición, consiguiendo la medalla de plata. Y a partir de ahí el resto del pelotón fue llegando como el “Rosario de la Aurora” tal y como pudo ir recogiendo Hector “El Caimán de Puente Genil” que fue fotografiando nuestra llegada tal y como iba llegando cada embarcación. Especialmente significativas fueron las lágrimas de Ana “La Venus de Boticcelli” que no pudo reprimir su rabia, tras largos años de entrenamiento para terminar en una mas que discreta última posición y es que el último tramo fue durísimo incluso para “palistas” con tanta experiencia como ella.

Tras el desembarco y posterior devolución de remos y chalecos salvavidas y reconfortante ducha de agua fría. Por sugerencia de nuestro anfitrión y organizador de tan interesante aventura, Juan Antonio Mena “El Elfo de la Malagueta”, renunciamos a nuestros bocatas, para darnos un buen homenaje de paella en el chiringuito que presidido por una pequeña pirámide, se encontraba justo al lado del local de los “kayaks”. Pudiendo repetir paella todo aquel que quisiera y saliendo bebida y ensalada incluida a unos 12 € por persona. Lo dicho una auténtica gozada de día, una vez mas difícil de olvidar para todos aquellos que tuvimos la suerte de participar.

¡Enhorabuena y muchas gracias, Juan Antonio!.

1 comentario :

  1. Que pasada de día el que disfrutasteis, nada mejor que disfrutarlo en compañía de los amigos, y si después llega una comilona, pues para rematar. Saludos a todos los participantes.

    ResponderEliminar