domingo, noviembre 30, 2008

Una amistad inolvidable

“Una amistad inolvidable” de Luc Jacquet es una película documental, tipo fábula, muy sencillita en su planteamiento, pero con una gran complejidad técnica reconocible, que tiene la gran virtud de tener enganchado al espectador los noventa y dos minutos de su metraje, con el simple y llano argumento de la peculiar relación de amistad entre una pequeña niña de diez años y una zorra, todo ello con imágenes paisajísticas de una belleza hipnótica espectacular.
La película nos cuenta la historia del encuentro y la asombrosa amistad entre una niña de diez años (Bertille Noël-Bruneau) y una zorra, y siguiendo las andanzas del precioso animal, nos muestra un viaje lleno de misterios y sorpresas que quedan al descubierto, todo ello visto desde la mirada cándida e inocente de esa niña. Si bien la niña que al principio me resultó encantadora, al final termina actuando de una forma que me hizo odiarla, pero ¡en fin!, exigencias de un guión que en el último tramo de la película se aleja muchísimo de lo que a mí me hubiera gustado. Amén de algunas incongruencias que jamás se darían en la realidad, como cuando la niña espanta a una manada de lobos explotando el cartucho de un bocadillo o cuando se escapa de un oso estando a pocos metros de él, pero bueno, al fin y al cabo debe ser entendido como una fábula.
No obstante, la calidad técnica de la cinta es indiscutible. Sus planos resultan absolutamente medidos, inverosímiles a veces, perfectamente conseguidos y logrados como si los anímales fueron grandes actores al servicio del director francés. Su paciencia y astucia está lejos de cualquier duda, ya la quisiera yo para mi, para ello estuvo más de un año junto con su equipo rodando el cambio de las estaciones y los diferentes comportamientos de zorros a partir de los cuales poder componer esta obra.
La gran protagonista de la película es la naturaleza. Impresionante y realmente grandioso tributo, con una fotografía que retrata de forma magistral e impactante los paisajes bucólicos y maravillosos ubicados en las espectaculares bosques de hayas de las montañas francesas de Ain en la región Ródano-Alpes, alrededor de la meseta de Retord y el Parque Nacional de los Abruzos, Lacio y Molise, en la cadena montañosa de los Apeninos Centrales de Italia en donde se ha rodado la película y que sitúan al espectador en un auténtico lugar de ensueño.
La música acompaña de maravilla en este fantástico viaje, invitando a la reflexión, a disfrutar de lo que nos enseña.
La mencionada sencillez de la película, con un argumento más simple que el mecanismo de un sonajero, y la lentitud del devenir de los acontecimientos hace que la obra no esté destinada para aquéllos que les guste el cine de acción, pero quizás estos calificativos por extraño que parezcan sean sus mayores virtudes. Realmente Jacquet la quería así: la línea argumental no tiene importancia, es el medio por el que el director francés enseña lo realmente importante.
De los actores y actrices del filme poco gasto se ha hecho. En este sentido la interpretación está copada casi íntegramente por la pequeña Noël-Bruneau, pero su presencia no deja vacio alguno; su sonrisa, su dulzura y sus lindos ojos lo dice todo, y llena, llenísima de expresividad, cumple plenamente con la difícil tarea encomendada.
En definitiva, poco más que contar, cine distinto de lo que llega a nuestra cartelera con muchas virtudes. Un producto recomendable para adultos y pequeños, pero por favor no se confunda, es una obra mucho más cercana a un documental narrativo que a una película propiamente dicha.

2 comentarios :

  1. Anónimo6:58 a. m.

    Hi, as you can see this is my first post here.
    Hope to receive any assistance from you if I will have some quesitons.
    Thanks in advance and good luck! :)

    ResponderEliminar