lunes, enero 28, 2008

Sábado, 26 de enero de 2008
El día que mis compañeros me hicieron sentir como James Stewart en "Que bello es vivir"
“Vereda de La Estrella, versión circular”
(Parque Nacional Sierra Nevada)

Si bien esta ruta se puede iniciar desde el mismo núcleo urbano de Güejar-Sierra, nosotros llegaremos en coche hasta “El Barranco de San Juan” por una carreterilla que baja hasta la cola del pantano de Canales y continua paralela al cauce del Genil, sirviéndose en parte del trazado por donde estaba prevista que discurriera la red ferroviaria que se ideó en los años 20 (del siglo anterior) para unir los pueblos de este lado de Sierra nevada con la capital Granadina, pasando por una serie de túneles excavados en roca viva que de por sí ya convierten en un espectáculo visual la llegada al “Barranco de San Juan”, improvisado aparcamiento sobre la antigua estación Terminal del ferrocarril-tranvía que dista 5 km. de Güejar Sierra.

No podría continuar esta crónica sin antes mencionar, que cuando los mas de 60 senderistas que nos dimos cita aquella inolvidable jornada, ya estábamos a punto de echar a andar, cruzando el puente sobre el río Genil, me llevé una de las mayores sorpresas de mi vida, cuando el compañero Ángel “El Guía del Desfiladero” y “El Mago Gandalf”, se subieron a un improvisado púlpito dirigiéndose a todo el grupo, con sus voces amortiguada por la corriente del Genil. Y en un improvisado y emotivo discurso, me hicieron entrega de un “GPS” con todos sus complementos en nombre de todos los compañeros que habían sido partícipes de convertir el que durante mucho tiempo había sido un sueño en una realidad. Desde estas líneas escritas al día siguiente, todavía no encuentro palabras de agradecimiento para expresaros lo feliz que me habéis hecho, si bien quiero dejar constancia, que no cambiaría el GPS mas sofisticado por la amistad de ninguno de ustedes, mis queridos hermanos de Pasos Largos, que os habéis convertido en mi segunda familia. Como hermano y maestro es mi gran amigo Rafa Márquez, que quiso sumarse a la fiesta haciéndome entrega de una magnífica guía del excursionista del Parque Nacional del Teide con mas de 50 rutas descritas y un mapa espectacular con toda la red de senderos, homologado por el "Ministerio de Fomento y Medio Ambiente", aprovechando su reciente viaje a Tenerife, en una de sus conferencias como catedrático de “Filosofía” por distintas universidades de nuestra geografía.

Una vez finalizada esta emotiva ceremonia de entrega en el “Barranco de San Juan”, encontrándonos a 1.180 m. sobre el nivel del mar. Comenzamos la caminata, incluido el pequeño Dani de 3 añitos, con sus papás,”Los Dues de Juanar”, una extraordinaria representación de personajes míticos de Pasos Largos y fichajes multmillonarios del Mercado de Invierno, que recién llegados Pasos Largos, habían escogido esta ruta para debutar como nuevos socios, atravesando en fila india, el puente sobre el río Genil, que durante todo el primer tramo de la ruta nos va a acompañar quedando a nuestra izquierda, mientras que nosotros dejamos a nuestra derecha la “Vereda del barranco de San Juan” y tomamos la famosa “Vereda de la Estrella” por la que rápidamente comenzamos a entrar en calor subiendo una serie de zig-zags que en unos minutos nos ponen a casi 100 m. por encima del nivel del río. Mientras que a la derecha comenzamos a ver en paralelo a nosotros unas lomas peladas que habían sido coronadas dos meses antes por los “Senescales de la Bahía” en otra de sus famosas escapadas a “El Calar de Güejar y Miguelejos” como podemos ver en: http://www.telefonica.net/web2/picobarro/2008/18a%20Calar-Miguelejos.htm

Poco después de superar esos primeros zig-zags, la senda comienza a discurrir por un falso llano, que por otra parte caracteriza la mayor parte de su trazado y en unos 40 minutos del comienzo, a un ritmo muy vivo, llegamos con el pelotón muy estirado al “Abuelo” (1.360 m.) , cariñoso apodo con el que se conoce al enorme castaño centenario que nos encontramos a la derecha de la senda, donde se hicieron numerosas fotos, mientras aprovechábamos para hacer la primera parada de reagrupamiento.

El siguiente hito es el “Desvío del Vadillo” a 1.410 m. (a 1 h. 15 min. del comienzo), si bien recientemente se ha cambiado su denominación añadiéndose ahora el de “Peña Partida ó Quebrada”. En cualquier caso es el único desvío señalizado que nos vamos a encontrar en todo el recorrido que desciende al río Genil. Una vez aquí tenemos la opción de continuar por la senda que llevamos que es “La Vereda de la Estrella” propiamente dicha, ó bien la opción circular, que lógicamente fue la que escogimos, no ya sólo por ser siempre la mas entretenida, recomendable y completa, sino porque además en este caso, al discurrir por la vertiente derecha del río Genil, nos proporciona panorámicas mas amplias sobre los grandes colosos de Sierra Nevada, de los que sólo se puede disfrutar de forma parcial e intermitente en la versión lineal-clásica.

Eso sí, una vez escogida la opción circular, lo mas recomendable es hacer la ida bajando por el “Desvío del Vadillo”, llegando en unos instantes al “Refugio del Vadillo” que queda a la izquierda de la senda justo antes cruzar el río, por “El Puente del Burro” (1.342 m.), y comenzar a subir desde el cauce del Genil, por la temida “Cuesta de Los Presidiarios”, este es el único tramo duro del recorrido ya que nos espera una prolongada sesión de zig-zags que conviene tomarse con calma mientras vamos subiendo entre enormes cipreses y pinos, por los que cada uno fue superando los mas de 400 m. de desnivel sin tregua como mejor pudo, a excepción de La Rosa de Casarbonela, La Hechicera du Sao Pailo, Mari Luz Pies de Gato, La Hormiga Atómica, La Gacela de Villamartín, La Dalia Negra, La Reina del Chocolate, La Chica de la Cruz Roja, La niña que miraba a las Estrellas, La Ninfa del Pisuerga y La Princesa de La Patagonia que subieron a un ritmo espectacular en una sana pugna mantenida contra “Las Super Nenas”, como bien quedó recogido en la video cámara de Rafa Ríos “El hombre que balizaba los caminos”. Hasta que por fin llegamos a una sucesión de collados del que a veces partían dos ramales, siendo siempre nuestra opción, la de la derecha, que continua dirección sureste, faldeando la ladera siempre en paralelo al valle, que cada vez va quedando mas abajo, mientras que al otro lado vemos “La Vereda de la Estrella” con algunos senderistas caminando como hormiguitas y así seguimos en una sucesión de toboganes con el sol de frente dificultándonos la labor de conseguir hacer la foto soñada de los grandes colosos de Sierra Nevada que ya tenemos en frente, hasta llegar al “Refugio del Calvario” popularmente conocido como “La Cucaracha”, (por su forma alargada y de color oscuro), situado a unos 1.800 m. y unas 2h. 45 minutos del comienzo. Donde se llegó a superar el margen de una hora de espera entre la llegada de los primeros compañeros y el grupo de rezagados formado por un matrimonio que debutaba ese día con Pasos Largos y que a pesar de estar escoltados por un compañero que les llevaba las mochilas y José Manuel Dorado (nuestro “Webmaster”) con el que teníamos permanente contacto con los “walkies” nos vimos pedir al grupo que reanudara el largo camino que aún quedaba, quedándonos un pequeño grupo a la espera de los rezagados que una vez llegados al refugio, entre jadeos, con la cara como un tomate y con la respiración entre cortada, decidieron prudentemente quedarse allí a comer tranquilamente y regresar por donde habían venido.

No obstante, aprovechamos para recordarles que estábamos justo a la altura de la confluencia del río Guarnón cuyo caudal baja en alegres saltos desde la cara norte del Veleta entre las lomas de “San Juan” y “El Lanchar” para unirse al río Real y formar oficialmente el “Nacimiento del río Genil”.
Y que sin duda la ubicación del “Refugio del Calvario ó de la Cucaracha” se encuentra en uno de los miradores mas privilegiados de Sierra Nevada por la espectacular panorámica de la que se puede disfrutar sobre los grandes colosos, entre los que destacan de izquierda a derecha: “Puntal de Vacares” (3.136 m.) al que podemos llegar directamente por la senda que sale desde el mismo refugio en permanente ascensión por la Loma del Calvario, Puntal del Goterón (3.064 m.), Alcazaba (3.371 m.), Mulhacén (3.482 m.), Juego Bolos (3.019 m.), “Cerro de Los Machos” (3.329 m.) y “Veleta” (3. 394 m.) con su inconfundible silueta picuda, eterno logotipo de la botella de “agua Lanjarón”.

Con estas impresionantes vistas frente a nosotros y nada mas abandonar el “Refugio de La Cucaracha” pasando junto a unos toros, continuaremos faldeando por suaves toboganes, atravesando poco después una valla metálica por una angarilla que nos conducirá hasta el “Refugio del Aceral” (1.810 m. y unas 3 horas 20 minutos desde el comienzo), situado junto al barranco del mismo nombre, que nada mas atravesar nos obliga a ascender por la senda que nos lleva a través de un bosque de pinos, hasta llegar a un collado tras el que continúa una sesión de prolongados toboganes por donde las piernas ya se empiezan a resentir, parando de vez en cuando para fotografiar la impresionante panorámica que tenemos ante nosotros y que tan bien captó con su cámara Carlos Tapia “El retratista de atardeceres y amaneceres”. Hasta que tras dejar atrás algunos tramos de senda muy aéreos, iniciamos un prolongado y a veces pronunciadísimo descenso por el “Barranco de Lucía” hasta la confluencia de los arroyos “Valdecasillas y Valdeinfiernos” que forman el río Real, donde ya veíamos desde arriba a los primera mitad del grupo que ya estaba congregada en tan idílico lugar, también conocido como “Majada del Palo” aprovechando los últimos rayos de sol encontrándonos a unos 1.680 m. y a unas tres horas y media de iniciada la ruta.

Una vez que atravesada la confluencia de los arroyos por el puentecillo que allí se encuentra, la mayoría de los compañeros que querían acercarse a visitar “Cueva Secreta” dejamos allí las mochilas y remontamos un `pequeño trecho del arroyo Valdeinfierno, del que todavía se puede beber sin ningún problema y en poco mas de 15 minutos llegamos al lugar popularmente conocido como “Cueva Secreta” (1.730 m. aprox.), si bien el auténtico “Refugio Natural de Cueva Secreta” se encuentra a 1.830 m. a poco mas de cinco minutos de empinada senda a la que llegaron un puñado de compañeros del cuerpo de élite entre los que se encontraban: “El Alférez Don Jesús”, “El Indomable Jaime”, “El Vendabal del Moncayo”, “Ignacio el Madrile” ó “El Elfo de La Malagueta”, encontrándose cerca de esa loma dos árboles solitarios que al sol del medio día parecen estar brillando como “la llama de Moisés”. Normalmente aquí ó en alguna zona cercana del arroyo Valdeinfierno es donde solemos hacer la comida al calorcito del sol del mediodía. Si bien con la larga espera tras “La Cuesta de Los Presidiarios” la mayoría de los compañeros terminamos almorzando en “El Refugio de La Cucaracha”.

El CAMINO DE VUELTA:
Una vez reagrupados en la confluencia de los tres arroyos tras la visita a “Cueva Secreta”, siempre en suave y casi permanente descenso llegamos sin dificultad en poco mas de una hora y cuarto al Puente sobre el río Guarnón, otra de las fotos clásicas de “La Vereda de La Estrella” como bien plasmaron “Andrés CSI” y “Geyperman Salvador” no siendo difícil encontrarnos con el mirlo acuático, la lavandera amarilla ó el acendor alpino posándose tranquilamente a pocos metros del senderista, si bien aquel día éramos tantos los compañeros reunidos que ni siquiera vimos las típicas cabras montesas que suelen frecuentar la confluencia de los tres arroyos al igual que los jabalíes, muy frecuentes por aquella zona.
Inmediatamente después, pasamos junto a las ruinas de la “Mina de la Estrella” de donde en su día se extraía la “pirita de cobre” y la “serpentina”. Ni que decir tiene que el nombre de esta famosísima vereda le viene por la mina, por cuya entrada principal hicimos una pequeña incursión acompañados por “La Pimentonera de Águila” y su prometido “El Lince de Rocigalgo”, lástima que no disponíamos de mucho tiempo y a penas estuvimos mas de 5 minutos llegando a entrar hasta unos 40 m mas allá de la entrada con nuestros frontales.
A unos 15 minutos llegamos a las ruinas de la “Mina de La Probadora” que queda a la izquierda de la vereda (en el camino de vuelta) de donde se extraía el mismo tipo de mineral y cuyo nombre se debe a una de las primeras máquinas que se utilizaron para su explotación. Dos horas después de iniciado el camino de regreso llegamos al “Desvío del Vadillo” por donde iniciamos el recorrido circular y a partir de aquí ya sólo nos queda desandar el primer tramo que realizamos esa mañana volviendo a pasar junto al castaño centenario conocido como “El Abuelo” donde los del grupo de cola aprovechamos para hacer las últimas fotos antes del atardecer destacando el aparato de “Don Fernando el Diácono” y la osadía del “Aristóteles de La Senda” asomándose a un vertiginoso espolón al filo de lo imposible en el último tramo del camino, poco antes de iniciar el descenso final al “Barranco de San Juan” donde ya nos esperaban todos los compañeros dando cuenta de unas impresionantes jarras de cervezas, acompañadas de abundantes raciones de chacina de la sierra ó cola-cao en el caso de los mas precavidos, unas tres horas y media después de haber comenzado el regreso desde “Cueva Secreta”.

Finalizando así esta versión circular de “La Vereda de La Estrella” de 25 km. correspondientes a la suma de los 13 km. del trazado circular y a los 6 km. x 2 (del trazado líneal entre “El Barranco de San Juan y el desvío del Vadillo), con un desnivel acumulado, superior a os 800 m. No habiendo encontrado ni un solo tramo de nieve en todo el recorrido, salvo alguna pequeña placa de hielo en zonas de umbría, estando la cota de nieve por encima de los 2.400 m. Por otra parte comentar que la mítica “Vereda de la Estrella” es una meritoria obra de ingeniería diseñada con los mas rudimentarios métodos, hace ya mas de un siglo, encontrándonos a lo largo de su recorrido con terrazas, diques de piedra para la sujeción de las laderas, puentes artesanos, refugios forestales, etc… y como bien señalaron en su día el “Capitán de Fragata” ó el “Serpa Carmona” ofreciéndonos sensaciones similares a las que se experimentan al realizar las rutas de aproximación de los míticos caminos de Alta Montaña repartidos por las mas espectaculares cordilleras del Planeta. No obstante, el desolador aspecto del “Pantano de Canales” y las erosionadas laderas que circundan el paisaje, con tan poca agua en esta época del año, es todo un llamamiento a la reflexión sobre el cambio climático que ya se deja sentir incluso en los lugares donde nunca ha faltado el agua y mucho menos en esta época del año.

El día anterior aparecía esta noticia en el “20 minutos”:
Fallece un montañero en Sierra Nevada al resbalar con una placa de hielo y despeñarse http://www.20minutos.es/noticia/200701/0/montanero/muerto/mulhacen/ RAQUEL RUIZ. 11.02.2007 El accidente se produjo cuando iban por la Vereda de la Estrella, en el paraje conocido como el Collado del Ciervo. La Guardia Civil trabaja en la zona para rescatar el cadáver. Un montañero ha fallecido tras despeñarse cuando se encontraba ascendiendo al Mulhacén. Un compañero de la víctima que iba con él fue el que alertó al servicio de emergencias del 112 sobre las 14.30 horas. El accidente se produjo cuando iban por la Vereda de la Estrella, en el paraje conocido como el Collado del Ciervo, junto al pico del Mulhacén. Se desconoce cuando se podrá rescatar su cadáver. Según un portavoz del 112, el amigo del montañero muerto relató que éste había resbalado con una placa de hielo y se había despeñado. El 112 dio aviso al servicio de rescate de la Guardia Civil, que desde entonces trabaja en la zona para rescatar el cadáver, aunque aún no se sabe cuando podrán hacerlo ya que se trata de un terreno bastante complicado. De momento se desconoce la edad de la víctima que presumiblemente, podría tratarse de un varón.

martes, enero 22, 2008

Fin de semana romántico en Granada
Cómo decir que no cuando tu empresa te regala un fin de semana en Granada y eso fue lo que le regalaron a María, para que pudiésemos disfrutar de lo que fue un inolvidable fin de semana en la siempre mágica ciudad de Granada, que aún lo es mas cuando Sierra Nevada está engalanada con su invernal manto blanco.
Cuánta cultura se respira en las calles de esta ciudad célebre hasta la mitificación, resultado de las civilizaciones occidental y oriental, que tuvieron en ella un punto de encuentro en un lugar privilegiado. Capital del antiguo reino nazarí, al pie de Sierra Nevada, en el límite con "la Vega de Granada", atravesada por el río Genil y el río Darro, que la recorre por su centro separando las colinas de la Alhambra y del Albayzín y se unen al sur.
Entre desniveles de 650 y 800 m, estuvimos paseando y tapeando por sus calles recoletas, desde el Camino de Ronda hasta el Mirador de San Nicolás en la zona alta del Albayzín donde un grupo de músicos gitanos aportaban el toque genuino en el preciso instante en el que disfrutábamos de las insuperable vistas hacia La Alambra y el Palacio de Carlos V con el majestuoso telón de fondo de Sierra Nevada.
Altamente recomendables nos parecieron para tapear el bar “El Rodri” en C. Músico Vicente Zarzo ó “El Reca” en la Plaza de La Trinidad, las terracitas de la Plaza de La Romanilla junto a la catedral y La Madraza, así como las teterías típicas de calle Calderería Nueva, toda una experiencia visual y aromática con ese ambiente de callejuelas con reminiscencias arabescas tan típicas del Albayzín.

El Tapeo en Granada es algo más que una tradición, es una forma de vida.
La ciudad, el ambiente y sus gentes, todo anima a disfrutar de la gastronomía de Granada. Ir de Tapeo es un placer ante el que todos los que visitan la ciudad acaban por sucumbir.
Tapear, es el "arte" de acompañar una conversación con un buen vino, cervecita fresca, o refresco, de una muestra gratuita elaborada de la gastronomía granadina o andaluza.
El Origen de Granada se pierde en la noche de los tiempos. El legado cultural y artístico heredado tras siglos de ocupación por civilizaciones y culturas tan distintas como la islámica y la cristiana imprimen carácter a la Granada de hoy.
Granada es música; la ciudad donde Manuel de Falla escribió la mayor parte de su obra, donde Andrés Segovia adquirió su mágico toque de guitarra y donde los gitanos del Sacromonte viven sus inimitables zambras en las cuevas que se asoman a la omnipresente Alhambra. El compositor y poeta mexicano Agustín Lara se inspiró en la musicalidad de Granada para crear la mas famosa de sus composiciones, la canción Granada, himno oficioso de la ciudad, traducida y cantada en todos los idiomas y en todos los grandes acontecimientos por los mejores intérpretes y, como fiel reflejo de todo ello, Granada es cita, desde hace ya un largo periodo de tiempo, del Festival Internacional de Música y Danza, que ofrece cada temporada un amplio y selecto programa de conciertos y espectáculos, del que tuvimos la oportunidad de disfrutar con una magnífica sesión de jazz en lo que fué uno de esos fines de semana inolvidables, que una vez mas nos confirman que a veces el paraiso lo tenemos a la vuelta de la esquina.
Granada, tierra soñada por mí,
mi cantar se vuelve gitano cuando es para ti...
mi cantar...hecho de fantasía
mi cantar...flor de melancolíaque yo te vengo a dar...
Granada, tierra ensangrentada en tardes de toros...Mujer que conserva el embrujode los ojos moros
De sueño rebelde y gitana cubierta de flores...
y beso tu boca de grana jugosa manzanaque me habla de amores
Granada Manola, cantada en coplas preciosas...
no tengo otra cosa que darte que un ramo de rosas...
De rosas de suave frangancia que le dieran marco a la Virgen Morena
Granada, tu tierra está llena de lindas mujeres, de sangre y de sol.

lunes, enero 21, 2008

Ojén-Juanar

Viernes, 18 de enero de 2008
Ruta circular Ojén-Refugio de Juanar por el cortijo del Cerezal (variante del P.R.A-167 Ojén-Istán)
Preciosa ruta, si bien el regreso que viene descrito en el libro de la editado en 2002 por Arguval: “Disfrutar caminando por Las Sieras Blanca y Canucha” (autor: Victor Fernández Martín), correspondiente al tramo comprendido entre “El Puerto de Puzla” y “El Castañar del Cerezal” hay que hacerlo prácticamente campo-través por lo abandonada de la senda y la imposibilidad de seguir el cauce seco del arroyo en muchos puntos.

La ruta comienza en el parking que nos encontramos nada mas pasar la gasolinera a la entrada del mismo pueblo de Ojén, donde podemos dejar el coche perfectamente aparcado. Desde allí se sube por unas escaleras por las que rápidamente comenzamos a ganar altura saliendo del pueblo entre paisajes de huerta a través de un camino perfectamente balizado que nos lleva hasta el famoso “Cortijo del Cerezal” que hoy se encuentra abierto en estado de semi abandono, sirviendo de improvisada área recreativa a tenor de las barbacoas dispuestas en la zona y la barra tipo bar que nos encontramos en su interior.

Una vez allí, continuamos por un túnel de unos 150 m. cuya entrada se encuentra a unos 50 m. del cortijo dirección suroeste, el túnel es ancho y se limpió de piedras recientemente por lo que no es necesario, de momento el uso de linterna. Una vez sobrepasado el túnel que pasa bajo la carretera Marbella-Ojén-Monda, comenzamos a ascender por una bonita senda que discurre paralela a un pequeño arroyo que nos va a acompañar durante un trecho hasta que poco a poco nos vamos aproximando a la picuda silueta del “Cerro Nicolás” que va a ir quedando a nuestra derecha conforme seguimos ganando altura entre los pinos que nos acompañan hasta el mismo “Refugio de Juanar” al que llegamos después de haber enlazado sin ninguna dificultad con el camino del “Olivar de Juanar”.

Una vez en el “Refugio de Juanar” hay que caminar unos 500 m. por la carretera del refugio hasta situarnos en el comienzo de la “Senda de José Lima” que tomaremos como punto de referencia para localizar la senda que asciende justo al otro lado de la carretera, donde podemos ver los restos de una placa rota donde antes se podía leer: “Senda de Miguel Márquez”, aunque algo abandonada, todavía se transita perfectamente por ella con preciosas vistas sobre “Sierra Canucha” mientras vamos subiendo por el “Cerro de la Perdiz” hasta llegar a un collado desde el que comenzamos a faldear por la cara nordeste de las estribaciones del “Cerro Nicolás” y con las apocalípticas vistas a nuestra izquierda de las canteras existentes entre Ojén y Monda, junto con “Los Llanos de Puzla” llegamos hasta el “Puerto de Puzla” desde donde ya vemos el precioso pueblo de Ojén hacia el sureste con el sol del mediodía a nuestra derecha.




Una vez en el “Puerto de Puzla” la referencia que hay que tomar es el cauce del arroyo que nace allí mismo y baja en línea recta hacia Ojén, sin embargo la senda que venía descrita en la guía transitando en paralelo a la izquierda del arroyo, se encuentra totalmente abandonada e invadida de maleza en la actualidad gracias a la dejadez del ayuntamiento de Ojén, cuya desidia jamás olvidaremos, tras habernos visto obligados a realizar un infernal descenso campo-través lo mas cerca posible al cauce seco del arroyo por el que en muchas ocasiones era imposible transitar. Cada 50 m. que avanzábamos era toda una conquista y entre arañazos, caídas y resbalones, peleándonos con cien mil matorrales conseguimos llegar al alcornocal y al pequeño castañar que se encuentran próximos al “Cortijo del Cerezal” al que accedemos por un segundo túnel sin dificultad, siendo el camino de regreso a partir de aquí el mismo del comienzo de ruta.



































miércoles, enero 16, 2008

Es cierto que los animales se comportan en muchas ocasiones como seres humanos. Este león fue rescatado moribundo en la selva por una mujer que lo cuidó en su casa hasta que fue trasladado a un zoológico. Los años pasaron y a pesar de que no volvieron a verse, el felino no se olvidó de quien le salvó la vida a juzgar por su entrañable reacción en el momento del reencuentro.

martes, enero 15, 2008

Lagarin y Las Grajas

sábado, 12 de enero de 2008
Está claro que cada ruta tiene su encanto, pero dificilmente encontraremos muchas en la que en poco menos de 7 km. tengamos la oportunidad de conocer dos cumbres tan diferentes, panorámicas tan espectaculares, monumentos megalíticos y el encanto de un pueblo tan bonito y andaluz como "El Gastor".

Entorno: límite septentrional del parque natural de la sierra de Grazalema. Al sur del pueblo del Gastor y orilla norte del embalse de Zahara de la Sierra
Pueblos de referencia: El Gastor
Punto de encuentro recomendado: área recreativa La Ladera en El Gastor.
Cómo llegar al punto de encuentro: Si venimos desde Ronda, dirección Sevilla, por la N-374, poco antes de llegar a Algodonales e inmediatamente después de dejar los imponentes tajos de Las Grajas a nuestra derecha, nos encontraremos con el desvío hacia la localidad de El Gastor e la derecha. Si venimos desde jerez-Cádiz o Sevilla por la misma carretera, el desvío nos lo encontraremos hacia la izquierda, poco después de dejar atrás el desvío hacia Algodonales y justo antes de entrar en la localidad de El gastor, ya veremos a la derecha las indicaciones hacia el área recreativa La Ladera.
Distancia aprox. 7 km
Desnivel aprox.  subida 600 m
Punto de partida: área recreativa La Ladera (635 msnm), muy próximo a la entrada de la localidad de El Gastor.
Punto mas elevado: Lagarín o Algarín (1.065 msnm)
Tiempo aprox. entre 4 y 6 horas según paradas, reportajes, etc…
Nivel dificultad: medio fácil. No obstante, hay tramos muy rocosos de lapiaz especialmente sobre la plataforma de Las Grajas, que hacen recomendable el uso de unas botas de trecking con buena suela.
Tipo suelo: sendero terizo, y zonas de lapiaz muy desarrollado, con algunas que otras grietas.

Vistas desde Zahara de la Sierra "El Lagarín y Las Grajas" se nos presentan como una de las ascensiones mas atractivas del entorno.

Ascensión al Lagarín y Las Grajas
La ruta se puede iniciar desde la misma entrada del Gastor, donde a la derecha podemos ver un cartel que nos indica a "Los Algarrobales", siguiendo este carril, se llega al área recreativa de La Ladera, donde nos encontramos con el “Grupo Extremo” prácticamente al completo, incluyendo los flamantes fichajes de las “Super Nenas” encabezdas por nuestra compañera teutona “Saskia Walschburger” ó “Tianna la californiana”, formando finalmente un grupo de 43 homo sendericus, con algunas caras nuevas de entre las que ahora me vienen a la memoria Maribel “la geóloga”, Antonio “el repoblador”, Vicky “La bióloga del cuaderno de campo” ó el mismísimo “Jeff Lyne” de la Electric Light Orchestra (mi ídolo musical que sigue con el mismo look de los 70). 

Desde el área recreativa comenzamos la ascensión por un carril que al pasar junto a una casa-depósito de aguas que queda a nuestra derecha, se convierte en senda, dividiéndose pronto en dos, tomando la de la izquierda, para pasar entre unas vallitas de madera, donde comenzaremos a ver las marcas de pintura roja que nos acompañarían durante toda la ruta. Ascendiendo por un precioso pinar que nos acompañaró hasta la antecumbre del Lagarín, llegamos en pocos minutos a una zona llana donde nos encontramos con una antigua era. Desde aquí, ya podemos ver nuestra primera cumbre: “el Lagarín”. Pero antes de continuar nos acercamos al mirador de El Tajillo, orientado al norte, con vistas del Gastor a nuestros pies, desde allí se realizó el primer teste de “toponimia” localizando al norte Olvera y justo en la misma trayectoria Pruna, con la Sierra del Terril al fondo y el escarpado peñón de Algámitas asomándose por su izquierda, y hacia el noroeste, el imponente Peñón de Zaframagón, como caído del cielo, presidiendo la parte central de la famosa “Vía Verde de La Sierra”.
Regresando sobre nuestros pasos a la era, tomamos como referencia visual la cumbre del Lagarín para continuar ascendiendo por la senda que nos lleva entre los pinos, en prolongados y a veces empinados zig-zags hasta la antecumbre, donde ya acaban los pinos para situarnos pocos metros por debajo de las pequeñas, pero escarpadas paredes que flanquean su cara norte. Por lo que nos vimos obligados a rodearlas, caminando por un pedregal en dirección este, bajo las paredes de la pequeña crestería que llevamos a nuestro costado derecho hasta alcanzar un collado en la divisoria de aguas desde donde ya comenzamos a disfrutar de unas vistas espectaculares del pantano de Zahara de la Sierra, mientras volvíamos a reagruparnos dado lo mucho que se había estirado el grupo, para ecceder desde aquí sin mayor dificultad por un terreno algo pedregoso hasta el cercano punto geodésico del “Lagarín” (1.067 m.) por una desdibujada senda que discurre paralela a la crestería por la que también se puede llegar directamente en el caso de los mas osados, como fueron: “El Indomable Jaime”, “Mariluz Pies de gato”, Celia “La Hechicera du Sao Paulo”, “Darío el Magnífico”, Rafa Ríos “El Hombre que balizaba los caminos”, Rafa Flores “El Mago Gandalf”, Paca “La Gacela de Villamartín”, Mónica “La Princesa de La Patagonia”, Guille “La Chica de la Cruz Roja” ó mi hermana Mª del Mar “Wendy” que iban sibradísimas.
Desde la cumbre del “Lagarín” (ó “Algarín”) tenemos unas vistas impresionantes sobre el Embalse de Zahara, con el pueblo que le da su nombre en la orilla contraria, la Sierra del Pinar, el San Cristóbal, el Torreón, máxima altura de Cádiz con sus 1654 m.; la Sierra del Endrinal con el Simancón y El Reloj, que iba dibujando atentamente nuestra compañera Vicky “La bióloga” en su cuaderno de bitácoras, conforme los maestros de la toponimia iban enumerando las cumbres mas significativas y los pueblos que desde allí se contemplan y que además de los mencionados en el “Mirador del Tajillo” son: Algodonles al noroeste, Villamartín y Espera al oeste y al sureste Montecorto y Ronda parcialmente oculta por la cercano “Cerro Malaver”.
Tras recrearnos un buen rato con las vistas y realizadas las fotos de rigor, descendimos sobre nuestros pasos hasta el anterior collado, prolongando la bajada hasta el “Puerto de Los Retamales” donde nos encontramos con una pequeña pradera por donde pasa el límite interprovincial Málaga-Cádiz, que separa a la cumbre de Las Grajas, hacia la que ya vamos caminando dirección surdeste, dentro del t.m. de Ronda (Málaga) y detrás de nosotros ya fue quedando la cumbre del “Lagarín”, dentro del t.m.de El Gastor (Cádiz), mientras nos íbamos recreando con las imponentes paredes de su cara sur al tiempo que los buitres comenzaban a darnos la bienvenida con su majestuoso vuelo sobre la altiplanicie de “Las Grajas” (1.042 m.), pasando junto a las ruinas del “Cortijo de la Sierra”, hasta llegar a la pedregosa cumbre, que al contrario que “el Lagarín” es muy plana y extensa.

















Como suele ocurrir en estos lugares, la gran exposición a las inclemencias meteorológicas de la lluvia, la nieve, el viento, las tormentas y en general las temperaturas extremas han dado lugar a un paisaje karstico, donde abundan las rocas afiladas. En los tajos que flanquean las caras sur, este y oeste de Las Grajas se refugian una de las mayores comunidades de buitre en Andalucía. De hecho mientras disfrutábamos del almuerzo sobre el mismo filo de los tajos, recreándonos con tan espectacular paisaje, nos sorprendió la tranquilidad con la que algún que otro buitre seguía volando lenta y majestuosamente a muy pocos metros de nosotros, mientras “Chucky” no les quitaba la vista de encima.
Y cuando éstos se fueron ya con tres cubatas encima, comenzó el concurso de cánticos futbolísticos destacando magníficas estrofas del himno del Atletico de Madrid por nuestro ínclito amigo “Carlitos” que reaparecía tras seis meses de ausencia a duo con el “Alferez Don Jesús” que se encontraba pletórico tras su espectacular ascensión por la crestería, al igual que Ilde “el Vendaval del Moncayo” que nos deleitó con una jota dedicada al “Real Zaragoza” y por supuesto el “Himo del Centenario del Sevilla F.C.” cantado a trío por mi hermana Mª del Mar “Wendy” mi cuñao Juan Enrique “El Profeta de Nervión” y un humilde servidor.





















Para completar el recorrido circular aprovechamos la suavidad de la ladera nordeste, en dirección al Cortijo del Charcón, ubicado junto a una pequeña chopera, a la que llegamos tras una dócil bajada por una senda bien marcada rodeada de abundante matorral. Tal y como llegamos al cortijo, actualmente abandonado, nos desviamos unos 200 m. a la derecha (dirección este), hacia las dos encinas solitarias, donde se encuentra el “Domen de Los Gigantes o del Charcón”, en muy buen estado de conservación, a pesar de encontrarse sorprendentemente expuesto, teniendo en cuenta su alto valor arqueológico, un aliciente mas para esta interesante ruta, donde mas de uno aprovecho para hacer sus exploraciones gastando alguna que otra broma en este hito funerario.
 

El camino de vuelta hacia EL GASTOR, a poco mas de un kilómetros se realiza desde allí mismo por un caminito que se encuentra actualmente flanqueado por dos hileras de piedras pintadas de blanco que nos llevan hasta la misma chopera junto al cortijo y otra antigua era, donde comienza (ó termina) la pista que nos comunica con el pinar que se encuentra justo por encima de la parte alta del pueblo y que nos lleva de vuelta al área recreativa de “La Ladera” ó bien al pueblo por un ramal de la pista que desciende a la derecha para llevarnos inmediatamente a su genuino casco urbano que fue la opción que escogimos todos, excepto los compañeros que tuvieron que marcharse inmediatamente antes, para tomarnos la merecida cervecita en la plaza del pueblo, justo delante del ayuntamiento con la satisfacción de haber disfrutado de una preciosa ruta de montaña con vistas impresionantes, la contemplación del cercano vuelo de los buitres, “La Tumba del Gigante” ó las antiguas eras y cortijos, de este precioso itinerario, además del encanto que tiene este pueblo de “El Gastor”, todavía hoy, uno de los grandes desconocidos de la provincia de Cádiz. 
Sobre "El Gastor":
Enclavado en un magnífico entorno natural, El Gastor es conocido como “Balcón de los Pueblos Blancos” debido no sólo a la blancura de sus calles, sino porque desde el punto más alto de su t. m. “El Lagarín” (1.067 m.) se pueden contemplar vistas increíbles de los municipios colindantes: Olvera y Pruna al norte, Agodonales al noroeste, Zahara, Villamartín y Espera al oeste, la crestería del Pinar al sur, Montecorto, Ronda y la sierra de Las Nieves al sureste y Setenil, el cerro Malaver al nordeste.
Destaca su arquitectura urbana con casas repletas de flores y calles empinadas, la Iglesia de San José del s.XVIII, el Museo de Artes y Costumbres Populares dedicado al famoso bandolero José Mª “El Tempranillo” e importantes restos prehistóricos como el dolmen de “El Charcón”, también conocido como la Tumba del Gigante (Ruta Prehistórica de los Pueblos Blancos).
En la mesa podemos disfrutar de gastronomía tradicional como las chacinas y también de gran tradición es su “gaita gastoreña”, instrumento musical de viento, autóctono y fabricado artesanalmente a partir de un cuerno de vaca y madera.


Declarada de Interés Turístico Nacional, la Fiesta del Corpus Christi engalana las fachadas del El Gastor con ramas y juncias, también destacan la fiestas de la Virgen del Rosario, cada 7 de octubre.
De la época Romana existen indicios de la existencia de "Irippo", incluso se han encontrado monedas acuñadas por el Emperador Augusto. En algunos documentos sobre la Serranía nos dicen que El Gastor era una plaza militar de Zahara ya en 1369 con el rey Alfonso XI de Castilla.

Durante los siglos XIV y XV estos pueblos pasan de manos cristianas a manos musulmanas y viceversa sucesivamente. En 1484 fueron tomados por Don Rodrigo Ponce de León, marqués de Cádiz. Una vez finalizada la reconquista, en el siglo XVI se formaron los núcleos derivados de otros como es el caso de El Gastor. En principio se crea como núcleo agrario y comercial, las principales actividades eran la ganadería y el cultivo. Empezando la construcción de las primeras casas y el laboreo de las primeras tierras. La primera calle que se construye se llama "La Fuente", por la existencia de una fuente, que era el suministro del agua para la mayoría de las viviendas y centro de reunión de las mujeres para el cotilleo durante el lavado de las ropas. En 1834 se independiza de Zahara de la Sierra y se constituye como pueblo. Durante la invasión Francesa fue cuna de bandoleros como José María "El Tempranillo", cuya novia era de El Gastor. En la Guerra Civil, El Gastor aún carecía de carreteras y solo se comunicaba con los demás pueblos por caminos de herradura. La única carretera de la Sierra solo llegaba hasta Algodonales.





El "Indomable Jaime" desafiando el vértigo.
Apuntes de campo de Vicky "La Botánica" en su debut con "Pasos largos".