viernes, octubre 31, 2008

La Selva de Irati (Pirineo Navarro)

Parque natural de la “impresionante” Selva de Iratí (Pirineo Navarro) Nuestro compañero de Pasos Largos, el prestigioso Dr. Leal (socio nº130), mas conocido en el entorno montañero como el "Tejón del Pico Mijas" nos da testimonio en este reportaje del auténtico paraiso otoñal que visitó hace unas semanas en el Pirineo navarro, sin duda, uno de esos lugares que hay que visitar antes de morir.

La Selva de Irati, cuyo nombre tiene connotaciones mágicas que nos retrotare a un pasado druida en el que convivían el fos y magos, se encuentra en la cabecera del río Irati, en el valle navarro de Salazar, entre la frontera francesa, las Aezkoas y el valle de Roncal. Este bosque de 17.175 hectáreas es una de las manchas de hayedo-abetal más extensas y mejor conservadas de Europa, en la que se encuentran grandes áreas intactas del ecosistema forestal primitivo. Está muy bien conservado y es todo un espectáculo por estas fechas, cuando las hojas de las hayas amarillean y su cromatismo convierte la Selva en el paradigma del otoño. Es el paraíso de las hojas y del cambio de color, debido a la creciente presencia de abetos blancos.
Cómo llegar: Desde Pamplona, tomar dirección Lumbier y después la comarcal NA-178 hasta Otxagabia. Desde Salzar accedemos al bosque desde Ochagavía. Una carretera nos conduce a la Virgen de las Nieves, después de atravesar la sierra de Abodi. Desde Aezkoa llegamos al bosque por Orbaizeta, siguiendo el curso del río Irati. Una pista atraviesa el corazón del bosque, bordeando embalse de Irabia, poniendo en comunicación ambos valles y atravesando zonas de bosque virgen.

Entre el bosque destaca el embalse de Irabia, un lago que se puede bordear a través de una pista entre el impresionante hayedo-abetal de la Selva de Irati. Está situada entre los valles de Aezkoa y Salazar, en Navarra, y Zuberoa en Francia. Se parte de Pamplona cogiendo la N-240 en dirección Yesa. Antes de llegar al pantano en el desvío de Lumbier se coge la comarcal 178 en dirección Ochagavía. Una vez allí se cogerá una pista de tierra que conducirá a la ermita de la Virgen de las Nieves, entrada del parque. La masa forestal está conformada por abetos, pinos negros y silvestres que mezclan sus sombras con hayas centenarias convirtiéndose en una de las masas boscosas más importantes de la geografía española. El paseo bajo los altos troncos de las hayas y abetos constituyen una experiencia exultante y sobrecogedora.Desde el siglo XVII, las aguas del río Irati llevaban en volandas a los almadieros, una profesión casi extinguida. Estos "equilibristas" bajaban el cauce fluvial sobre grandes balsas transportando toneladas de madera. Así, de rápido en rápido, las frágiles barcas alcanzaban las corrientes más tranquilas del Ebro, donde se vendía la madera cortada cauce arriba, en lo más espeso de esta fantástica selva.

LUGARES DE INTERÉ:1.Ermita de Las Nieves. El viajero en coche debe salir de Otxagabia, capital del valle, en dirección a la ermita de Las Nieves, punto donde muere la carretera. Fue levantada en 1954 y tiene pinturas de Lozano-Bartolozzi. Es mirador de excepción del embalse de Irabia. Cuenta con un centro de información, paneles señalizadores de los senderos de pequeño recorrido que recorren el hayedo, y un merendero, con mesas y fogones.Los caminos que cruzan el bosque son ocho y no presentan ninguna dificultad. El más corto se llama 'Casa de los Sentidos'. Sale del paraje denominado Casas de Irati, y tras dos kilómetros y un desnivel de 70 metros, termina en el mismo punto, después de pasar por la ermita de Las Nieves.

2. El Embalse de Irabia, regula las aguas del río Irati. Es un presa pequeña que se construyó en 1921 para regular el agua, producir energía y permitir la flotación de la madera, que por aquel entonces se bajaban en forma de almadías hacia el Ebro. Se puede dar la vuelta completa al embalse, pero es un paseo muy largo. El río Irati, formado por la confluencia de los arroyos Urtxuria y Urbeltza, tiene aguas muy puras. Lo atestiguan la presencia de especies casi extinguidas como el desmán del Pirineo, el tritón alpino, el visón europeo y la nutria. Abundan los jabalíes y los corzos.

3. La virgen de Muskilda. De vuelta al valle debemos parar en Otxagabia, capital del valle de Salazar. Está a 775 metros de altura. El conjunto se centra alrededor del río. Destaca la iglesia parroquial, de aspecto fortificado debido a la proximidad de Francia. Bar Iratxo T.948 890552. Sobre un montículo se encuentra la ermita románica de La Virgen de Muskilda, patrona del valle. El lugar es muy visitado, cuenta con una fuente, asadores y aparcamiento. La vista cubre el boscoso y pequeño valle de Anduña y el Pirineo, que se eleva sobre nosotros.
4. Alturas de Jaurrieta. Tras haber dejado atrás Otxagabia podemos optar por visitar Jaurrieta, con 990 metros el pueblo más alto de Navarra. Ayto. T.948 890124 y Fonda Sario T.948 890187.Aunque no lo parezca, un incendio destruyó en 1880 todas las casas y las ermitas de San Pedro y La Virgen Blanca. Fue reconstruído con muchísimo gusto.Otros pueblos del valle son Izalzu en la carretera al Orhy. Destaca la iglesia gótica del S. XVI. Fonda Besaro T.948 890350, con comida tradicional. Ezcaroz es sede de la Junta General T.948 890529. Casa Esparz T.948 890146 y Casa Jauregui T.948 890093. Oronz está en el centro del valle. Cuenta con una iglesia gótica del S. XIII. Hotel restaurante Salazar T.948 948 890370.

5. Otras zonas de gran interés cercanas: Naturaleza en las Foces de Lumbier y Arbayún

Muy cerca de Lumbier, capital del valle del Romanzado y que merece la visita del viajero, la naturaleza se da cita en dos parajes incomparables. Se trata de las foces de Lumbier y Arbayún. Son dos desfiladeros con paredes que en el caso de Arbayún llegan a los 385 metros de altura.
Son dos reservas naturales pobladas por carrascas, sabinas, higueras y bojes donde se refugia un gran número de buitres, rapaces. Destacan las águilas, tanto la real como la perdicera, que son fáciles de contemplar, los halcones y una inmensa y ruidosa colonia de cuervos y grajos.La más corta (1.5 kilómetros) y fácil de visitar es la de Lumbier. Se accede a ella por un camino que sale del pueblo (hay señal). Se recorre por una pista ancha que fue el trazado del ferrocarril de Irati, ya desaparecido. Se emplea una hora en la ida y vuelta. Arbayún (6.5 kilómetros) es más duro y salvaje. Salvo para los senderistas, lo más sencillo y cómodo es contemplar la garganta desde alto de Iso, en la entrada al valle de Salazar.


Consejos: Visitar preferentemente en otoño sin olvidar llevar ropa de abrigo.
Naturaleza: El hayedo más extenso de todo el Pirineo y quizá de Europa.Si os queréis dar un buen homenaje, comer en:Reinosa: Vejo T.942 751700.Tres Mares: T.942 750017. Peñas T.942 754126. En Corconte Conchita T.942 778351. Parditx T.948 766001. Azpiltz T.948 766030. DormirEn Otxagabia: Auñamendi T.948 890189 y Sirón T.948 890490. En Orbaizeta; Jakue T948 766094 y Mendilatz T.948 766030. InformaciónOficina deTurismo: Otxagabia T.948 890641. Ayto. de Otxagabia T.948 890034. Oficina de Larrau T.0033559286129.










EL PICO ORI: El primer 'dosmil' del Pirineo. Sobre la selva de Irati se eleva la cima del Orhy o Ori. Mide 2.021 metros y es el primer pico que supera los 2.000 metros del Pirineo. Es muy fácil. Se alcanza en 45 minutos desde el puerto de Larrau o Larrañe. HISTORIALa ruinas de la villa romana de LiédenaEntre el cruce de Lumbier con Sangüesa y Liédena se encuentran las ruinas de una villa romana. La excavación no vale mucho. La panorámica sobre la salida de la Foz es espectacular. FAUNA MAS REPRESENTATIVAJabalís y corzos son aquí los reyes del bosque Mientras que las truchas dan testimonio de las cristalinas aguas de sus ríos.

Y de regalo este impresionante video de Navarra, que una vez mas nos confirma que ESPAÑA es una auténtica maravilla. Otra cosa muy distinta es que tanto en el gobireno como en la oposición tengamos a los peores políticos del mundo.

martes, octubre 28, 2008

Quemar después de leer

Desde mi punto de vista: “Quemar después de leer” es una interesante y original película acerca del espionaje en versión humorística. Resulta que Ozzie Cox (John Malkovich), sin duda uno de mis actores favoritos, que vuelve a bordar su papel en esta película, es un agente de la CIA que está escribiendo sus memorias, con toda su experiencia en la Agencia, en un CD. El problema surge cuando su mujer (Tilda Swinton) le roba el CD, que llega a parar a unos empleados de un gimnasio (Brad Pitt y Frances McDormand), no muy listos, que intentan chantajear a Cox. A raiz de esto, la CIA intenta seguir la pista del entuerto que se está desarrollando, y que se complica cuando uno de los empleados del gimnasio (Pitt) se encuentra con el amante (George Clooney) de la mujer de Cox.

Pienso que llevaban razón en el discurso de apertura del último festival de cine de San Sebastián cuando dijeron aquello de: “¿Sabéis que es lo mejor que le ha pasado al cine Americano en los últimos 25 años?, LosHermanos Coen". Una de las cosas que mas me gustan de los Coen es que con ellos no sirve la frase de que “en el cine ya está todo inventado”

”Quemar después de leer” está muy en la línea de la magistral "El gran Lebowski", (aquella rondaba en torno a una alfombra y en esta a un CD), y en la que no me reía tanto en una película desde precisamente esta.
Un guión genial, que va pasando de personaje en personaje conforme van cogiendo más protagonismo a lo largo de la cinta, secuencias para ver detalle a detalle, plano a plano. Frases para recordar, todos los actores geniales, en especial Brad Pitt en un papel muy distinto al que nos tiene acostumbrado y Frances McDormand.

En definitiva una magnífica película, llena de humor negro y desde luego 100% Coen. La cinta es, sencillamente, una deliciosa y original comedia de enredo. Además de las siempre magistrales interpretaciones de John Malkovich, cabe destacar la gesticulación y la dicción (imprescindible versión original) de Brad Pitt, candidato al título de cómico revelación de la temporada.

viernes, octubre 24, 2008

Amy McDonald: This is the life

Fecha Lanzamiento: 30/10/2007

Estilo: Pop-Rock

Descripcion:
Amy McDonald es la nueva apuesta de Universal. La artista de 20 años compone, canta y toca la guitarra consiguiendo una mezcla perfecta entre pop con toque alternativo y actitud rockera. La joven escocesa entró directamente en el nº 2 de las listas británicas donde ya es disco de oro con más de 200.000 copias vendidas.

Desde Glasgow, influenciada por Pete Doherty (de quién Amy dice haber "perdido la cuenta de las veces que le ha visto en concierto con Libertines o Babyshambles"), por Travis (protagonistas del primer Cd que compró en su vida) y por Gary Jules, la nueva sensación británica es un compendio de melodías rockeras, pinceladas celtas y pop, mucho pop.

Su disco debut 'This is the life' se ha convertido en la gran sorpresa del año tras su increíble entrada en el puesto 2 de la lista oficial de Reino Unido.

Canciones:
1. Mr Rock & Roll
2. This Is the Life
3. Poison Prince
4. Youth of Today
5. Run
6. Let's Start a Band
7. Barrowland Ballroom
8. L.A.
9. Wish for Something More
10. Footballer's Wife
11. Road to Home

miércoles, octubre 22, 2008

Pico del Cielo

Sábado, 18 de octubre de 2008
Ascensión al pico del Cielo (Parque Natural Sierra Almijara)
Punto Partida:
Cuevas de Nerja 150 m.
Cumbre del Cielo: 1.506 m.
Punto finalización: Maro 115 m.
Desnivel: 1.426 m.
Distancia aproximada: 22 km.
Dificultad: Alta.

Emotiva jornada montañera donde nos juntamos 20 compañeros de aventura que en algunos casos, no coincidíamos desde mucho antes del verano. Y es que la ocasión bien merecía la pena, por tratarse de todo un clásico de Sierra Almijara, como es la ascensión al pico del Cielo que tan sólo unos cuantos habían realizado anteriormente. Iniciando la caminata desde el mismo aparcamiento de las famosas cuevas de Nerja, donde nos hacíamos la protocolaria foto de inicio de ruta, mientras las ardillas correteaban por los troncos de los pinos a escasos metros de nosotros.
Este recorrido puede iniciarse a pie desde distintos puntos partiendo: desde el mismo núcleo urbano de Nerja, desde el área recreativa de la Fuente del Esparto a través de la cuesta de la Luna, desde el Camping de Maro a través del arroyo de los Colmenarejos , desde Maro a través del arroyo Romero, tomando como referencia el lugar conocido como el Nacimiento donde existe una generosa fuente a la que acuden muchos vecinos a llenar sus garrafas, desde el arroyo Sanguino que sería nuestro camino de regreso, desde la cumbre del Navachica como tenemos previsto realizar en 2009 en una gran ruta circular nocturna, a través de la crestaría que la une al Cielo, ó desde el parking de las Cuevas de Nerja a través de la pista que fue por donde iniciamos la marcha, si bien hubiéramos preferido ir por la senda del barranco de la Coladilla que discurre paralela a la pista por la que íbamos y que hubiera sido una buena alternativa pasando a través de un estrecho desfiladero de paredes verticales no muy altas, donde son frecuentes las cuevas y oquedades en la piedra, que en otros tiempos sirvieron de vivienda a pastores y familias de recursos limitados. Existiendo además, una vegetación que nada tiene que ver con las agrestes laderas de las zonas altas. Y es que dada la mayor frescura que se mantiene entre estas paredes, abundan los enebros, durillos, madreselvas, bojes, aladiernos, encinas, cantuesos y otras especies más difíciles de encontrar en plena sierra. Pero dado que el acceso al barranco se encontraba mas abajo del punto de partida, resultando muy escarpada la bajada al mismo durante los tres primeros kilómetros de pista, decidimos no complicarnos la vida y ganar tiempo por esta, cubriendo en pocos minutos esos tres kilómetros que nos llevaron hasta el cruce donde se puede leer: Área recreativa el Pinarillo 2 km a la izquierda y sendero a la derecha, que en realidad se trata de la pista que viene a morir junto a las ruinas del cortijo de la Civila por donde continuamos la ascensión.

Pero antes de reanudar la marcha, durante la primera parada de reagrupamiento en dicho cruce, el zoologo Manolo Manzanares, mas conocido como el Tritón de la Chorrera, que una vez mas ejercía como guía de lujo para el grupo, nos daba una breve charla para recordarnos que en este cruce había acabado la primera parte de la ruta: Cuevas de Nerja 150 m – Cruce pistas, aprox. 300 m. Comenzando aquí la 2ª parte del camino de otros 3 km que nos llevaría hasta los 750 m de altitud, donde muere la pista junto a las ruinas del cortijo de la Civila, a la que llegamos de forma compacta y a un ritmo buenísimo, a pesar de alguna breve pausa para asomarnos a los balcones naturales que nos íbamos encontrando junto al canino. Haciendo uso de las empinadas sendas que acortan las pronunciadas curvas de la pista donde supuestamente estaban trabajando numerosos operarios de medio ambiente entre escaqueo y escaqueo, para limpiar el monte y de camino, alguno que otro haciendo el agosto, apilando troncos de pino en su coche particular para la chimenea de su casa.Cabe destacar que el mítico cortijo de La Civila que queda a unos 100 m. a la izquierda del lugar donde muere la pista, debió ser casi una pequeña aldea a juzgar por su tamaño, si bien la alineación de viviendas y corralones aparece hoy semi derruida. Sin embargo, justo donde acaba la pista están construyendo actualmente una especie de barracón que amén de anti estético, no sabemos si utilizarán como casa para guardias forestales, agentes del medio ambiente ó un albergue de montaña explotado por los responsables del parque. Quien venga en plan safari con un 4x4 puede llegar hasta el mismo Cortijo de la Civila, aunque eso sería una mariconada ya que lo bonito es hacerlo desde abajo, como mínimo desde el cruce de pistas anteriormente mencionado, siendo abundantes en este 2º tramo de ascensión: la coscoja, el cantueso rizado, losenebros, las genistas los aladiernos y el romero macho que fue el gran protagonista de la jornada con luciendo sus flores violetas en su máximo apogeo. El día había amanecido completamente cubierto, de hecho aquella jornada llovió copiosamente en numerosos puntos de Andalucía, sin embargo, conforme nos acercábamos al mediodía parecía que las nubes se podrían llegar a disipar, conforme íbamos ganando altura bajo las luces cambiantes del sol que nos permitía divisar la línea de costa con bastante calima en la distancia y las sombras a merced de las nubes que avanzaban por encima y por debajo nuestra.

Al final de la pista forestal, en las inmediaciones del cortijo de la Civila, km. 6 de ruta, a 750 m de altitud, tuvo lugar la 2ª pausa de reagrupamiento, donde se volvió a dar otra charla sobre este último tramo que estábamos a punto de comenzar y que nos llevaría desde el cartel que teníamos junto a nosotros: sendero pico del Cielo hasta la cumbre, recomendando dosificar esfuerzos, bebidas y no perder el contacto visual en ningún momento con los compañeros que vinieran detrás nuestra. Nada mas reemprender la marcha comenzaron a formarse pequeños grupos donde cada uno escogió el que mejor le venía según su ritmo habitual y su manera de subir. Caminando a partir de aquí por un sendero perfectamente marcado por pinturas verdes, azules y no pocos hitos de piedra aquí y allá, que nos llevan en dirección N a través de altos matorrales hasta la cuesta de El Cielo donde el camino toma dirección NE, justo en una curva donde a pocos metros, a nuestra derecha podemos asomarnos a un espectacular mirador que da vistas a la playa de la Herradura ya en territorio granadino y al llamativo cerro de la Cabeza del Caballo que podemos ver ante nosotros en dirección E. Ni que decir tiene que las vistas que tenemos a partir de aquí con Nerja allí abajo, Frigiliana al pie del cerro del Fuerte, el Almendrón, el Almendrillo, Pandera Garzón ó Alto de la Garza, cerro Cisne y otros colosos de sierra Almijara son cada vez mas espectaculares conforme vamos ganando mas y mas altura. La primera parte de este último tramo discurre por un terreno arcilloso, donde han proliferado el tomillo, el romero, la aulaga y el esparto. Según dicen, en primavera la vegetación suele estar tan alta que a veces llega a cerrar el camino, pero nosotros pasamos sin problemas incluidos los que íbamos en pantalón corto. Con la cumbre parcialmente cubierta por una nube nos acercábamos a un saliente de la misma cuerda del Cielo que rodeamos por la izquierda O, pasando junto a algunos ejemplares de pino carrasco retorcidos y de porte singular. Mientras que las magníficas panorámicas que teníamos sobre el mar, comenzaban a perderse bajo el frente de nubes que a modo de tsunami entraba desde la costa, cubriendo los profundos barrancos de sierra Almijara que ahora veíamos desde arriba. Todo un espectáculo visual, tan solo superado por los mares de nubes que se pueden observar desde el Roque de los Muchachos en la isla de La Palma, otras zonas de Las Canarias y lugares muy puntuales de la península ibérica.
Conforme nos aproximábamos hacia la cumbre la pendiente se iba haciendo mas dura. A pesar de lo cual Chuky no dudo en poner a prueba la punta de velocidad de un grupo de cabras montesas que segundos antes pastaban tranquilamente por la ladera de enfrente, ante la atenta mira de su jefe Chiki. Entrábamos en el terreno de los grandes escaladores donde los grandes favoritos daban una auténtica exhibición, haciendo cumbre en primer lugar, con un tiempo de 3 horas, 25 minutos: El Tritón de la Chorrera, acompañado por José Antonio Montenegro, mas conocido como Mr. Fantástico, seguidos muy de cerca por Valentín, también conocido como Séneca, que a sus 74 años, realizó una ascensión y posterior descenso espectacular como muy pocos chavales de 18 años serían capaces de hacer y por supuesto el resto de compañeros que íbamos detrás y eso que se paraba de vez en cuando a animar a los pocos que fueron capaces de aguantar su ritmo, en este caso y por este orden: Juan Carlos el Portador del Anillo, Paqui, la Reina del Chocolate, que coronaba en compañía de Ilde el Vendaval del Moncayo, seguidos a duras penas por Encarni, la Corresponsal de la Bota Viajera, que a pesar de ser una magnífica andarina, se encontraba en bajo estado de forma, según quienes la conocieron en otros tiempos y segundos mas tarde Miguel, el Hombre que sabía demasiado. A partir del cual el resto del grupo fue llegando como el rosario de la aurora, si bien manteniendo el contacto visual en todo momento entre los compañeros de adelante y atrás, aún así el resto de compañeros superaron su mejor marca personal. A excepción de Guille, la Astrónoma, que habiendo hecho ya esta cumbre anteriormente nos anunció en la última parada que se tomaría la ascensión con mucha calma, disfrutando de las vistas y del camino, pero sin centrarse especialmente en coronar la cumbre.

Así que poniendo a prueba los gemelo fuimos llegando a la cumbre rodeando la misma por una corta pedrera de unos 100 m. que queda a la izquierda (oeste), evitando así el farallón rocoso que nos encontramos de frente y que da al sur, pero por el cual se puede acceder en una cómoda y fácil trepada si se llega bien de fuerza. A pesar de la abundancia de piedras sueltas en la pedrera, el tramo se realiza con relativa comodidad por ser corto y poder caminar de forma intermitente sobre rocas grandes bien asentadas o poniendo en práctica el viejo truco de ir haciendo zigzags con los pies de lado, cosa fundamental para descender sin ningún resbalón. No obstante, en ningún momento existe algún paso peligroso ni vertiginoso con peligro de caída mortal ya que la cumbre del pico Cielo, aunque no demasiado grande es mas bien redondeada y muy dócil. Por cierto, que esta cumbre de 1.506 m es de la mas peculiares de la provincia por estar coronada por una gran cruz de espejos, alrededor de la cual disfrutamos de un reconfortante almuerzo montañero. Parece ser que la cruz fue colocada por un marinero alemán hace unos 350 años, como agradecimiento por haber sobrevivido a un terrible naufragio, gracias a esta cumbre que le sirvió como referencia para divisar la costa. Y es que otra de sus peculiaridades es que con sus 1.506 m de altitud el pico del Cielo es la montaña mas alta de toda la franja litoral que rodea a la península ibérica, no existiendo ninguna mas alta a menos de 6 km de la orilla del mar como es el caso de esta bonita montaña que dada su situación y altitud es un mirador impresionante sobre el Mediterráneo.
En un día claro hubiésemos disfrutado con las vistas del litoral malagueño desde la punta de Calaburra, Mijas Costa, hasta la granadina playa de La Herradura, Almuñecar, la Hoya del Guadalfeo que desemboca en Motril, e incluso tramos de costa del poniente almeriense, así como una magnífica panorámica de todo el eje montañoso de Tejeda, Almijara y Alhama, con los picos anteriormente mencionados además del Lucero en Cómpeta, Albucaz en Canillas de Albaida y la Maroma, donde convergen Alhama de Granada, Canillas de Aceituno y Sedella ó la redondeada cumbre del Navachica y la cuerda que la une al Cielo. Sin embargo, el mar de nubes que como un tsunami llegaba desde la costa, ya había invadido definitivamente los intrincados barrancos e incluso de forma intermitente la línea de cumbres de Sierra Almijara, sin permitirnos en ningún momento disfrutar de todo el conjunto en su totalidad. Lo que mejor pudimos contemplar fue la Loma de la Encina a nuestros pies, por donde habíamos realizado la ascensión y el Barranco del Pino, donde aún se conservan un magnífico encinar y un espectacular pinar donde son frecuentes ejemplares naturales de pino carrasco y pino negral con más de cien años. Así como del llamativo cerro de la Cabeza del Caballo hacia el sureste por cuyos pies discurre el río de la Miel, abriéndose paso hacia el Mediterráneo.
Justo antes de abandonar la cumbre, tras la foto de rigor y para no perder la costumbre, Carlitos, el poeta matemático, con el que no coincidíamos desde la ruta de hermandad sendérica con Batolitos en el peñón de Zaframagón a principios de mayo, recitaba sobre el mismo punto geodésico el poema Ama Tu Ritm,o de Rubén Darío, siendo inmortalizado el momento gracias al video que grabó Miguel, El Hombre que sabía demasiado:

Ama tu ritmo y ritma tus accionesbajo su ley, así como tus versos;eres un universo de universosy tu alma una fuente de canciones.

La celeste unidad que presuponeshará brotar en ti mundos diversos,y al resonar tus números dispersospitagoriza en tus constelaciones.

Escucha la retórica divinadel pájaro, del aire y la nocturnairradiación geométrica adivina;
mata la indiferencia taciturnay engarza perla y perla cristalinaen donde la verdad vuelca su urna.
El descenso lo iniciamos con preciosos jirones de nube, que en constante movimiento flotaban a escasos metros de nosotros, formando curiosas figuras, pero el inestable tramo de la pedrera nos impedía recrearnos demasiado, teniendo que estar atentos a elegir bien el lugar que íbamos pisando por cada paso dado, realizándose de forma lenta para evitar posibles accidentes. Afortunadamente nos volvimos a reagrupar todos sin ningún incidente, una vez alcanzados los primeros metros de senda, ya en terreno estable y bien asentado, pero curiosamente cuando parecía que lo mas difícil había quedado atrás y que el descenso sería coser y cantar. A Carlitos se le sobrecargaron los cuádriceps y gemelos por el sobre esfuerzo acumulado en la subida y a penas era capaz de caminar, diciendo aquello de: ¡Dios mío, no me siento las piernas!. El grupo fue bastante solidario, esperando pacientemente a que se recuperara recibiendo unos masajes que acompañados de la milagrosa pomada deep heat, lo reanimaron rápidamente, reanudando la marcha aunque a un ritmo algo mas lento. Llegando al cortijo de la Civila, con una hora de retraso respecto al Tritón que a nuestra llegada se encontraba durmiendo la siesta oculto tras unos matorrales.

Tal vez fue por la proliferación de nubes o por casualidad, que ni en la subida, ni en la bajada pudimos contemplar el majestuoso vuelo de la gran águila real, ó hermanas menores como la perdicera, culebrera o la calzada que habitan en sierra Almijara. Lo que sí nos encontramos bajando por las inmediaciones del camino fueron numerosas marcas y huellas de jabalí, especialmente activos en otoño e invierno tal vez a la espera de encontrar algunos restos de comida tras nuestro paso en la ascensión hacia la cumbre.Si bien desde el inicio ó según se mire, desde el final de la pista junto a las ruinas de la Civila existe una pequeña senda que desciende hasta el arroyo Colmenarejos, dirección SE, llevándonos a través de un sinuoso recorrido que acaba en el camping de Maro. Continuamos según el plan previsto unos 800 m. pista abajo, hasta llegar a una caseta, desde donde tomamos la senda que debería llevarnos hasta el arroyo Sanguino. Nada mas reiniciar la marcha por esta senda, nos vimos inmersos en un mar de nubes y quedamos un tanto desconcertados cuando comenzábamos a subir de nuevo, teniendo en cuenta que en teoría todo lo que quedaba era en descenso. Pero ya se sabe que en todo recorrido que se precie, siempre aparecen algunos toboganes, llegando a un collado desde el que bajamos hasta el arroyo Sanguino, que tan sólo atravesamos para continuar ascendiendo por una ladera entre tupidos bosques de pinos, que nos llevaron a un collado donde nos encontramos con un cruce de sendas. Siendo el camino correcto el de la izquierda que fue el que tomamos, cada vez mas inmersos en aquel mar de nubes que a penas nos permitía ver mas allá de 10 m. alrededor. Llegando en escasos minutos a un segundo cruce, marcado por tres colores, que en teoría señalaban tres rutas diferentes. El que seguía de frente nos hubiera llevado por un cómodo y bien marcado sendero a través del arroyo Romero hasta el Nacimiento, donde habíamos dejado los coches. Sin embargo, tomamos el de la derecha, que era el que descendía por un escuálido sendero zigzagueante entre abundante matorral hasta el arroyo Sanguino, por ser este arroyo el que teníamos previsto desde un principio hacer de camino de regreso, en la creencia de haber dejado estacionados los coches en sus proximidades a la altura de la carretera de Maro.
En el descenso hasta el arroyo Sanguino, Carlitos a años luz de aquel compañero que siempre solía ir en cabeza de grupo, comenzó a quedarse otra vez bloqueado sin que le respondieran las piernas. Una vez mas los compañeros que iban con él, en este caso Celia, mas conocida como la Hechicera du Sao Paulo y Maribel, también conocida como Selene o la Sirenita del río Cebollón uno de los fichajes mas caros del verano 2008 en Pasos Largos, le ayudaron a bajar hasta el arroyo donde volvió a ponerse la milagrosa crema deep heat. Ya sólo quedaba cubrir los dos últimos kilómetros de ruta a través de su seco y arenoso cauce, que a pesar de la ausencia de agua, rezumaba frescor en cada uno de los meandros donde íbamos pasando entre encajonadas paredes de roca, con la presencia de algunas covachas que sistemáticamente fueron utilizadas en sierra Almijara durante siglos para el pastoreo, hasta que estos tiempos modernos y las nuevas formas de vida han provocado el abandono masivo de la vida en el campo, formando parte del pasado, aquellos tiempos mas civilizados donde el hombre rural convivía en perfecta armonía con la naturaleza.

La tarde languidecía en aquel paisaje de por sí oscuro y sombrío que caracteriza a la mayoría de barrancos de sierra Almijara, encajonados entre rocas y abundante vegetación, regalándonos rincones de gran belleza. Pero con las nubes cada vez mas oscuras y las fuerzas cada vez mas mermadas por el largísimo descenso, de unos 1.400 m de desnivel, hicieron que con el cansancio acumulado y el pesado caminar sobre este terreno arenoso, a mas de un compañero/a que iba justo de fuerzas se le hiciera eterno el final de la ruta. De hecho en el descenso se tardó bastante mas que en la subida. Provocando cierta desesperación entre los compañeros que sobrados de fuerza podrían haber finalizado muchísimo, pero esta es una situación que resulta prácticamente inevitable en todas las rutas de montaña con gran desnivel. Siendo una posible solución, una vez conquistada la cumbre la creación de dos grupos para realizar el descenso: el mas rápido y el menos rápido. Divididos en varios subgrupos, pero esperando siempre a los compañeros que venían por detrás en cada cruce o lugar susceptible de confusión, finalizamos la ruta directamente en la localidad de Maro, a unos 400 m. de donde habíamos dejado los coches. Disfrutando de la copa de despedida en el hotel Playa de Maro.
Otros compañeros que participaron en esta ruta fueron: mi paisano y vecino de barrio Pepe Makis de Sevilla e Ignacio, El Montaraz del Aneto, inseparables compeñeros de Ilde, el Vendaval del Moncayo, que acudían con la indumentaria de gala, a pesar de estar convalecientes de su última ascensión al cerro Almanzor, techo de Ávila, en su programa de los techos provinciales de España, haciendo una ascensión y posterior descenso dignos de elogio dadas las circunstancias. Darío el Magnífico, al igual que Ana, la Venus de Boticelli, también realizaron una magnífica ascensión, si bien a ambos, todavía desentrenados tras el verano, el regreso se le hizo eterno. Un caso distinto es el de Vicky la Botánica, que como toda Princesa Druida, se demora en su caminar aún yendo sobrada de fuerzas por recrearse en sus queridas plantas y las pequeñas maravillas del camino, estando acompañada en casi todo momento por Juan Antonio, mas conocido por el Elfo de la Malagueta, que aún siendo uno de los mejores montañeros de la costa, prefiere caminar tranquilo junto a su dulce princesa de la boca de fresa. Patri, la Chica que miraba a las estrellas estuvo en su línea, sabiendo dosificarse a la perfección y amoldándose perfectamente al ritmo del grupo en cada momento. Y un servidor que mas pendiente de las fotos y animar a quienes van quedando rezagados rara vez apareció por los puestos de cabeza.

jueves, octubre 16, 2008

Caminito del Rey

El Caminito del Rey se someterá a una rehabilitación para reabrir sus tres kilómetros de recorrido
La Diputación licita la adjudicación de las obras y espera que sea transitable en cinco años desde la aprobación del proyecto. Lleva cerrado desde 2001 tras la muerte de varios excursionistas


«Me jacto de conocer prácticamente todo el mundo, pero éste es uno de los paisajes más impresionantes que he visto en mi vida». Éstas fueron las palabras del arquitecto José Antonio Fernández Ordóñez cuando atravesó el Caminito del Rey a mediados de los años noventa y que ayer recordó el presidente de la Diputación, Salvador Pendón. Más de una década después de que este arquitecto realizara el primer proyecto para la rehabilitación de la pasarela sobre el pantano del Chorro -que quedó olvidado en un cajón durante años-, su reforma vuelve a ser actualidad.

La Diputación hizo público ayer el proceso de licitación del proyecto de restauración del Caminito del Rey. La licitación será financiada íntegramente por el ente supramunicipal por un importe de 300.000 euros. Tras la adjudicación, la empresa elegida presentará un proyecto en el plazo de diez meses, en el que se determinará el importe de los trabajos. Para ello, la Diputación ya ha iniciado una ronda de contactos con todas las administraciones para que la financiación de la reconstrucción sea común.

Pendón indicó que las obras podrían durar unos cinco años aproximadamente, aunque la difícil orografía del terreno impide conocer a ciencia cierta cuándo podrá volver a transitarse el Caminito del Rey.

El enclave lleva cerrado desde 2001, cuando la muerte de varios excursionistas hizo que la Junta decidiese eliminar los accesos al Caminito. Sin embargo, los excursionistas siguen accediendo a la pasarela, que tiene una longitud de tres kilómetros y tiene una altitud de más de cien metros en algunas zonas y muestra un grave deterioro en algunas zonas, donde incluso se ha perdido el suelo.

Un hito

Una presentación que Salvador Pendón consideró todo un hito, después de casi veinte años de lucha para la recuperación del enclave. «Alguna vez debe ser la definitiva», indicó Pendón, quien recordó que el proyecto de Fernández Ordóñez se echó atrás por las críticas de los grupos conservacionistas respaldados por la Universidad de Málaga (UMA), que aducían que las obras afectarían a las aves rapaces que anidaban en la zona. Precisamente por eso, el aspecto medioambiental es uno de los más importantes a la hora de dar la licitación. Las empresas interesadas tendrán 30 días naturales para presentar sus ideas.

martes, octubre 14, 2008

Por las sierras de Aguas y Blanquilla de Baños, Carratraca

Sáb. 11 de octubre de 2008
Por las sierras de Aguas y Blanquilla de Baños, Carratraca

No eran las 8.30 de aquella mañana amenazante de lluvia con las calles encharcadas, cuando los primeros compañeros ya estábamos desayunado en el bar “El Punto” de Carratraca. Nombre apropiado para el punto de encuentro, donde fueron llegando puntualmente los 16 compañeros (incluyendo 4 que venían de Sevilla capital), para dejar allí algunos coches, trasladándonos todos con el resto de vehículos a un determinado punto de la carretera que une Carratraca con Álora, que discurre por un paisaje de montes peridotíticos y bosques de pinos de gran belleza paisajística, que en muchos momentos me recordaba a la carretera que va de San Pedro a Ronda. Entre el entusiasmo contenido previo a la ruta, la alegría de volver a coincidir con tan entrañables amigos y la grata sorpresa de encontrarnos inmersos en tan bonito paisaje, 8 km mas allá de Carratraca llegábamos al lugar donde enlaza con esta carretera el comienzo de la pista que hay que tomar para realizar la “Ruta de la Sierra de Aguas” tal y como reza el cartel que nos encontramos en su cabecera.

Dada la charla de introducción sobre la ruta que había realizado dos días antes y en solitario Manolo, El Tritón de la Chorrera a quien volvemos a dar las gracias desde estas líneas y recordadas las normas básicas de protocolo en caso de tener que abandonar la ruta u optar por un camino alternativo de regreso ó final alternativo. Comenzamos la caminata por dicha pista, dejando a nuestra derecha un bonito chalet, piscina incluida, perteneciente a unos holandeses. Minutos mas tarde, nos adelantaban dos grupos de 4x4 y coches varios, advirtiéndonos de que iban a estar de montería por la sierra, afortunadamente estuvieron muy lejos de nosotros y a penas escuchamos un solo disparo en toda la mañana. Instantes después, todavía con el último coche a la vista, llegaba corriendo a lo “Forrest Gump”, Miguel que reside en el Puerto de Santa María y que venía de empalmar toda la noche de marcha en Ronda, sin haber pegado ojo.

Poco después del primer kilómetro de ruta, abandonábamos la pista en un precioso recodo que queda a la izquierda del camino, por donde atravesamos una pequeña cañada, donde el Tritón de la Chorrera, haciendo honor a su nombre nos mostraba una recóndita poza, sobre la cual caían pequeñas chorreras, procedentes a su vez de otras pozas superiores, que a buen seguro, han colaborado para la denominación de esta sierra de las Aguas. Al otro lado de la cañada, una sucesión de zig-zags a través de una senda perdida nos situaba en las ruinas de lo que en su día fueron las instalaciones de la Mina del Sapo, a simple vista un cortijo en ruinas. Tras la pausa de reagrupamiento emprendimos la marcha dirección norte a través de la senda que parte del muro este y faldeando la sierra llegamos a una segunda cañada tomando unos eucaliptos como referencia, desde los cuales ya giramos a nuestra izquierda, dirección oeste, iniciando en este así, el tramo, con diferencia, mas duro del recorrido, consistente en una empinada ladera campo través y sálvese quien pueda. Viviéndose situaciones prácticamente épicas como la rotura de la bota derecha de Manolo, que en su debut con Pasos Largos no tuvo otra cosa mejor que hacer que desempolvar del armario las botas Gorila, que le compraron sus padres hace 30 años, porque traían de regalo una pelota de goma. El nudo que le hizo, su hermano Juan Enrique, mas conocido como el Profeta de Nervión, rompiendo cordones de chubasqueros, mochilas, etc. fue de auténtico manual de supervivencia. ¡Vamos!, que por mas que intenté reprimirme no pude evitar un: ¡Esto es Esparta!, para animar a todos los compañeros, que apretaban los dientes por cada paso dado, por cada metro ascendido, hasta que por fin llegamos a la pista, habiéndonos ahorrado de esta manera mas de 4 km de pista.

Tras una larga espera, por fin llegaban hasta nosotros con la carita descompuesta y el corazón que se les salía por la boca, dos señoras de Málaga que entre gritos de ánimo y una mano amiga en los empinadísimos metros finales daban gracias a Dios por pisar tierra firme. Evidentemente habían escogido la ruta equivocada para debutar con Pasos Largos. Mea culpa por interpretar en el e-mail que me enviaron que eran personas con buen fondo físico y experiencia acumulada en rutas de montaña. Y es que aunque la ruta estaba calificada de nivel medio, el término es de lo mas relativo, según de que persona se trate. No obstante, tras reanudar la marcha después de un kilómetro de pista, ya sin a penas desnivel y comprobando que se volvían a quedar muy descolgadas tuvieron a bien seguir nuestras sugerencias para que regresaran a los coches por la pista, siguiendo perfectamente nuestras explicaciones al llegar a los dos cruces con los que se iban a encontrar como felizmente nos confirmarían horas mas tarde. Y realizando de esta manera un bonito recorrido circular alternativo por la sierra de Aguas, adaptado a sus posibilidades tal y como habíamos recomendado en la charla de introducción al comienzo de la ruta.

Recuperado el ritmo normal de travesía y rodeando ahora por la cara norte el tramo mas alto de la sierra de Aguas, asaeteadas por sus grandes molinos generadores de energía eólica, nos situábamos en su crestería de forma rápida y directa por un pequeño cortafuego que a pesar de su corta longitud puso a prueba la capacidad pulmonar de mas de uno, si bien el Indomable Jaime y el Elfo de la Malagueta volvieron a deleitarnos con sus magníficas cualidades de grandes escaladores, en el caso del Elfo, incluso se permitió el lujo de llevar en volandas a su princesa Druida, Vicky la Botánica, llegando así a los pies de los gigantescos molinos, desde los cuales continuamos por la crestería dirección este, hasta llegar a su punto geodésico, situado a 949 m. sobre el nivel del mar y totalmente huérfano de señalización, ni siquiera con el clásico montoncito de piedras que nos hubiera gustado formar entre todos. Pero tal era la fuerza del viento que azotaba la cumbre en aquellos momentos, que a penas pudimos hacernos unas fotos que hablan por si sola de la ventisca que nos azotaba. De hecho las gafas que llevaba nuestro amigo Ruben al mas puro estilo del villano Pierre Nadoyuna en los dibujitos de Penélope Glamour, era de lo mas apropiado que uno podía llevar en ese momento. De no haber sido porque las abundantes nubes de aquella jornada nos impedían disfrutar de lejanos horizontes hubiéramos podido contemplar: al norte, la sierra del Huma, Capilla, Tajo de la Pedera, Mesa de Villaverde, esta última fue la única que por su proximidad pudimos identificar claramente. Hacia el sureste el hacho de Álora y hacia el suroeste una espectacular perspectiva de la Sierra Alcaparaín de la que tan sólo pudimos disfrutar en el último tramo de ruta llegando ya a Carratraca.


El descenso lo realizamos muy suavemente por la misma crestería, regresando sobre nuestros pasos y continuando por la pista que comunica la línea de generadores para sus revisiones periódicas y mantenimiento. Por cierto, que la mayoría estaban parados, una pena para una jornada de tanto viento, eso sí, cuando pasabas por debajo de algunos que estaban girando el sonido impresionaba. Abandonada ya la cresta de la sierra y girando a nuestra izquierda dirección sur llegábamos a una curva cerrada donde nos encontrábamos con un cruce de pistas. La prolongación de la que llevábamos nos llevaría a completar la denominada ruta de la sierra de Aguas, viniendo a desembocar en la carretera que une Álora con Carratraca, mas o menos a mitad de camino entre Carratraca y nuestro punto de inicio. Obligándote de esa manera a caminar unos 4 km. por asfalto, si bien se trata de una bonita carretera paisajística muy poco transitada. Sin embargo, nosotros tomamos la que sale a la derecha describiendo una cerrada curva, a partir de la cual nos adentrábamos en una zona de transición entre la sierra de Aguas que ya comenzaba a quedar atrás y la sierra Blanquilla hacia la que ahora nos aproximábamos pasando junto a farallones rocosos con llamativas betas de pirita y encontrándonos con un simpático ejemplar de ciempiés que tuvo a bien coger en sus manos el Tritón para enseñárnoslos de cerca, provocando el histriónico grito de Inma, también conocida como Nefertitis ó La Amenaza Fantasma.

Con Carratraca ya a la vista destacando allí abajo a nuestra izquierda, al pie de las laderas tapizadas por del verde intenso de los pinos, nuestro guía nos identificaba la peculiar plaza de toros donde se realizan muchos de los actos que tienen lugar durante la famosa noche de la Luna Mora cada 9 de septiembre. Llegando en pocos minutos al Puerto Romero, donde nos encontramos con un segundo cruce de pistas, siendo el de la izquierda, sur, el mas directo para ir a Carratraca, opción que escogieron nuestros compañeros Rocío y Juan, para darse un merecido homenaje en Casa Pepa despidiéndose del grupo tras dejarnos una grata impresión como compañeros de ruta y buenos caminantes. Sin embargo, el resto del grupo escogimos la opción de la derecha, oeste, noroeste para adentrarnos de lleno en la sierra Blanquilla de Baños.

El viento volvía a arreciar con fuerza, la caminata por pista comenzaba a hacerse larga y monótona, porque la abundancia de nubes bajas nos impedía disfrutar de los horizontes que nos rodeaban. Miguel que había comenzado la ruta en plan Mr. Fantástico, comenzaba a mostrar los primeros síntomas de transformación en zombi tras una larga noche de insomnio y Manolo desde aquel día apodado el Bota de Oro, ya empezaba a perder la fe con la maldita frase de “si lo llego a saber no vengo”. Con la moral de los debutantes un tanto mermada y el estómago pidiendo a gritos tiempo muerto para el almuerzo, hicimos una pausa, al amparo de un pequeño prado, entre retama y retama, degustando con muchas ganas las viandas que cada uno había estimado oportuno echar en la mochila. Destacando de entre todos los menús, el dietético de mi Wendy, que aquel día lucía sus nuevos atuendos al mas puro estilo tirolés pantalones cortos y calcetines largos.

Finalizado el almuerzo, nada mas ponernos en pie, para reanudar la marcha, una liebre nos sorprendía con su fugaz carrera a pocos metros de nosotros, por suerte para ella, Chuky, ya se había adelantado al grupo reemprendiendo el camino por la pista en dirección nordeste, hacia Ardales, que era hacia donde ahora dirigíamos nuestros pasos, hasta que en un determinado punto, que nadie hubiese adivinado, el Tritón, condujo al grupo hacia una pequeña cañada paralela a una alambra, que quedaba a nuestra derecha. Cruzando rápidamente la cañada para remontar una corta pero fortísima pendiente entre almendros que por fin nos situaba en uno de los accesos mas bellos y recónditos de la cara norte de la sierra Blanquilla de Baños en la que nos adentramos tras pasar por una pequeña cornisa que bordeaba de forma un tanto vertiginosa la cañada que acabábamos de atravesar, correspondiente al arroyo de la Zahúrda, que ahora quedaba a nuestra izquierda. Mientras el Bota de Oro, volvía a pasarla canutas, Maribel también conocida como La Sirenita del río Cebollón ó Selene (Diosa de la luna), dejaba sus uñas marcadas sobre el brazo del Indomable Jaime, aferrándose a él con todas sus fuerzas para escapar del abismo de la cornisa.

Llegando a continuación a un llano donde una alambrada delimitaba el perímetro del bosque de pinos que teníamos enfrente. Pero dicha alambrada tiene dos accesos permanentemente abiertos que nos llevan a Carratraca, el primero, situado a unos 50 m. a la derecha, sigue el cauce del arroyo del Cementerio, con algunas zonas precarias de cierto vuelo y peligrosidad. Y el de la izquierda, que fue el que finalmente tomamos, encontrándose a unos 100 m de distancia, nos llevó por un precioso bosque de pinos, asentados sobre arenas blancas como si de playas del caribe se tratase en contraste con el agreste terreno montañoso que nos rodeaba. Por cierto, que según el número 10, del coleccionable que editó Diario SUR en 1998, titulado escapadas al Aire Libre, titulado “Por la Sierra Blanquilla de Carratraca”: esta sierra constituye un importante acuífero de mármoles dolomíticos fragmentados, azotados por los esfuerzos tectónicos de la orogenia alpina, factor que propició la creación de sus arenales.

Una vez en el bosque de pinos, comenzamos a ascender suavemente por un precioso sendero sobre las arenas blancas de donde toma su nombre esta sierra, con curvas recoletas que tanto nos recordó a Sierra Almijara, llegando mas tarde al famoso Llano de los Arenales, donde por desgracia en una tarde oscura no vimos brillar como habitualmente lo hacen en el suelo las laminas de mica y pirita donde se refleja el sol. Iniciado el descenso hacia Carratraca se pasa junto a la pequeña, pero impecable ermita de la Virgen de la Salud, patrona del pueblo, que celebra su fiesta grande el 15 de agosto. Entre las copas de los pinos que pueblan estas laderas, ya comenzábamos a vislumbrar allí abajo, las primeras casa del casco urbano, hacia donde íbamos descendiendo a través de los apretados zig-zags que describe esta preciosa senda que viene a desembocar muy cerca del emblemático ayuntamiento color albero, que fue construido en el año 1855 a expensas de Doña Trinidad Grund por el arquitecto Guerrero Estrachan, como casa de verano para la familia Heredia Grund, pionera del turismo burgués malagueño, atraida por los beneficios terapéuticos de las aguas termales sulfurosas del Balneario de Carratraca. De manera que la llegada a Carratraca, pasando junto al ayuntamiento y sus calles encaladas con la imponente sierra de Alcaparaín como telón de fondo, pusieron un broche de oro magnífico para rubricar una ruta tan interesante, como inédita.

Para celebrarlo finalizamos en el bar El Punto, que situado junto al mosaico con el mapa Carratraca y su sierra y a la concurrida fuente donde no dejan de llenarse garrafas durante todo el día, resultó ser el lugar ideal como punto de encuentro por la mañana y copa de despedida por la tarde. Llegando así hasta los vehículos que habíamos dejado allí estacionados por la mañana, para recuperar los que se encontraban situados en el inicio de ruta a unos 8 km. de Carratraca, dirección Álora. Los mismos que se tuvo que hacer andando Manolo, El Tritón de la Chorrera, cuando después de finalizar la misma ruta preparatoria, en solitario, dos días antes, por no encontrar a nadie en todo Carratraca que se ofreciera para llevarlo hasta allí, ni siquiera pagando. Y es que existe una leyenda negra y gran superstición alrededor de esa vieja carretera Álora-Carratraca, sin embargo, nosotros nos la encontramos en muy buen estado, salvo por alguna piedra desprendida de las paredes junto a las que discurre esta solitaria carretera.

¿Sabía que Carratraca es un municipio fronterizo entre la Serranía de Ronda y la comarca de Antequera. Por otra parte se ha considerado desde antiguo como una puerta del valle del Guadalhorce. Se encuentra enclavada en la falda sur de la Sierra Blanquilla de Baños, de la que emana su famoso manantial. Normalmente, Carratraca se abre al visitante; destacando el carácter afable de sus gentes curtidas por las montañas, los rincones surgidos en torno a sus fuentes y al balneario de aguas sulfurosas, el entrañable y siempre recomendable restaurante “Casa Pepa” al que siempre volveréis, las espectaculares vistas hacia la abrupta sierra Alcaparaín, ó su bosque de pinos en la zona alta del pueblo, animando al viajero a perderse por sus sendas ó caminos de herradura.
De origen árabe, Carratraca creció sobre todo en el siglo XIX debido a la existencia de aguas sulfurosas de cuyas propiedades curativas ya dieron noticia los romanos Tito Pulo y Lucio Voreno. A mediados de ese siglo se construyó un precioso balneario, de estilo neoclásico, frecuentado por muchas personas para el tratamiento de diversas dolencias.
Fernando VII ordenó la construcción de una gran fonda junto al balneario para alojarse allí con su séquito y poder tomar las aguas; así fue como nació el hostal del Príncipe. Una compleja edificación que sigue siendo el hospedaje utilizado por los agüistas. En el casco urbano destaca poderosamente el conjunto arquitectónico formado por la antigua casa de Doña Trinidad Grund, convertida en Ayuntamiento. La iglesia de Ntra. Sra. de la Salud es otro de los edificios de interés arquitectónico. Otros lugares de interés fuera del casco urbano son las cuevas del Duende, el abrigo de Alcaparaín, así como las simas Gorda y la de los Murciélagos.
Sus vecinos han sabido mantener sus tradiciones artesanas, podrá contemplar bellas piezas que se realizan con esparto, tallas de madera y obras pictóricas. Son platos autóctonos el jarrete a la campera, los callos y el chivo a la pastoril... Finalmente, hay que destacar la fiesta del embrujo de la Luna Mora cada 9 de septiembre, que bajo la luz de 12.000 velas, iluminan el pueblo esa noche con actuaciones que tienen lugar en la plaza de toros.