lunes, febrero 02, 2009

Mongol

Esta película nominada a los Óscar de este año como Mejor Película Extranjera en representación de la República de Kazajstán. Hablada casi íntegramente en mongol, (en su versión original), cuenta la historia del joven Temudjin, el hijo del Khan, que tras el envenenamiento de su padre será repudiado y esclavizado, y deberá sobrevivir a una constante persecución hasta que, ya adulto, derrote a sus enemigos y se erija como el mayor soberano de los mongoles bajo el nombre de Genghis Khan.Pero que nadie se lleve a engaño a pesar d que mas de la primera media hora de la película se centre en la infancia del personaje y con todo lo que su historia dio de sí, no es una espectacular película épica tipo “Braveheart”.A diferencia de buena parte de las grandes producciones hollywoodienses o incluso de las asiáticas, Mongol centra buena parte de sus esfuerzos en mitificar a la figura de su personaje central humanizándolo, principalmente, concediéndole un gran amor, Börte, detonante de la historia y fuerza interior de Temudjin en los momentos de flaqueza. De este modo, Mongol no se centra ni en la política ni en las batallas, sino en los propios personajes, gracias sobretodo a un ritmo sosegado que a veces resulta demasiado lento y a una escasez de diálogos en favor de las miradas, los gestos y las secuencias contemplativas, potenciadas por una fotografía paisajística simplemente espectacular, tal y como nos tiene acostumbrado el cine asiático en los últimos años. Su director ruso, Sergei Bodrov no escatima recursos en las bellas y brutales secuencias de acción, recordándonos en algún momento a algún cuerpo a cuerpo tipo “300”, a excepción quizá de una decepcionante batalla final que se antoja más esbozada que retratada.

De hecho, a medida que la película avanza, la épica y los efectos especiales tratando de emular a una superproducción al uso cobran cada vez más fuerza, desmereciendo buena parte de la labor intimista que predomina durante la mayor parte de su metraje. Eso, y un tramo central quizá en demasía alegórico que ralentiza bastante el ritmo de una película ya de por sí pausada. En fin, desde el punto de vista íntimo y personal de este histórico personaje puede resultar muy interesante, pero para quien espere encontrarse una película épica, repleta de acción trepidante, porque de hecho la hubo en su vida real quedará bastante decepcionado ya que es una película casi intimista sobre el lado mas humano del Gran Genghis Khan.

No hay comentarios :

Publicar un comentario