sábado, junio 06, 2009

El Ejército perdido


Querido amigo Carmona:

Cada vez que me regalas un libro de Don Valerio aparco o acabo de leer lo antes posible lo que esté leyendo y me sumerjo en esa apasionante aventura que es la historia, de la mano del Gran Maestro Valerio Massimo Manfredi y a disfrutar.

Con “El Ejercito perdido” he disfrutado como un enano, gracias al fantástico ritmo narrativo de la historia, el realismo, la descripción de los paisajes, las tribus y la cantidad de situaciones imprevistas que se presentan en el largo camino del regreso a su patria atravesando grandes cordilleras nevadas y desiertos inexplorados. A lo largo de sus páginas he sentido físicamente mi presencia entre los 10.000 de Jenofonte. De hecho el propio Manfredi dice que la novela está basada en todo lo que cuenta Jenofonte en la Anábasis, que él utiliza como herramienta dentro y fuera de la novela, donde en cada capítulo se hace referencia a los apuntes de Jenofonte sobre la campaña (lo que luego sería la Anábasis en sí), y Manfredi habla de ella como un aséptico diario de campaña donde sólo se relatan distancias, enfrentamientos y bajas.

Los personajes están magistralmente descritos. Incluso Abira, la amante persa de Jenofonte y voz narradora, que al principio no me caía bien, terminó por parecerme un personaje muy interesante. Al contrario que la mayoría de las mujeres que aparece en este tipo de novelas no es un mero elemento de relleno, sino que tiene su aquel. Manfredi hace también mucho hincapié en eso, en el valor de las mujeres que acompañaron a los 10.000.

RESUMEN DE ESTE APASIONANTE EPISODIO DE LA HISTORIA, INJUSTAMENTE OLVIDADO A PESAR DE LA IMPORTANCIA QUE TUVO PARA GLORIA DE ALEJANDRO MAGNO:

Corre el año 401 a.C. La guerra entre Atenas y Esparta ha terminado después de treinta años de hostilidades, pero una guerra civil está a punto de estallar en el Imperio persa entre Artajerjes y su hermano Ciro el joven. Éste último contrata a un ejército de mercenarios griegos desmovilizados que, tras la muerte de Ciro en la batalla de Cunaxa, se ven obligados a regresar a su patria a través de un país hostil, entre el acoso de las poblaciones y los recelos de los gobernantes. Una aventura que ha pasado a la historia como la retirada de los diez mil.
Esta novela es la crónica de ese asombrosa aventura. Narrada de forma muy amena por Abira, una joven que dejó todo para seguir a Jenofonte, el jefe de la expedición, tras la muerte de sus superiores, mantiene, junto al rigor de los hechos, el pulso de los sentimientos -amor y miedo, valor y desesperación- que hacen de las personas los protagonistas de la historia.

No hay comentarios :

Publicar un comentario