lunes, septiembre 07, 2009

Hoy viendo este video de Brasil´82, he vuelto a recordar que la magia existe

Hoy estaba haciendo una búsqueda en Youtube y me he encontrado con el video que podéis ver al final de este texto. Unas pinceladas de aquel Brasil del Mundial´82 que enamoró al Mundo entero. Aunque por aquellos entonces aún faltaban días para que cumpliera los 13 años, aún recuerdo las calles de Sevilla, repletas de banderas de Brasil y todo tuipo de camisetas y gorras verde y amarilla, pués tuvimos la suerte de ser la sede del mejor equipo del Mundo durante la 1ª Fase. Jamás olvidaré aquel partido contra la antigua U.R.S.S., los gritos del padre de Kaque cantando los goles de Brasil contra Escocia retumbando en todo el patio, pués los goles al igual que la elaboración de las jugadas eran auténticas obras de arte. ¡Que manera de tocar el balón, que manera de acariciarlo, que sutileza, que visión de juego, que pases al hueco, que coordinación entre todos, cuanta calidad a raudales, que elegancia, que manera de hacer poesía con un balón de fútbol...!.
Sin embargo, nada es perfecto y aquel Brasil de 1982 tenía un punto débil y era su portero Valdir Pérez, jamás me explicaré cómo podía haber una diferencia de calidad tan grande entre aquellos jugadores de la mejor sekección que he conocido en mi vida y aquel portero, sin duda alguna el peor que he visto en un mundial. Tres cuartos de lo mismo le pasó con el portero Jon Bloe a la Holanda de Cruyff en Alemania-74 y Argentina-78. En este caso la maldición se repitió con el Brasil de Sócrates en España-82 y México-86. Tanto marcaron mi infancia y adolescencia quel Brasil de los 80 que a partir de los 12 años cada vez que pegaba un cañonazo a portería me imaginaba que era Eder y cuando tenía me disponía a tirar un penalti casi siempre lo hacía de tacón pensando que era Sócrates al que tenía tan idolatrado que durante muchos años tuve el convencimiento de que si alguna vez tenía un hijo lo llamaría "Sócrates" (aunque muy a pesar de mi madre no viniera en el santoral, pero yo lo colocaría el 14 de junio, el día que Sócrates marcó aquel golazo en el gol norte de mi Sánchez Pizjuán.
Como me comentaba un amigo brasileño años mas tarde en Lanzarote, el Brasil del 86, fué el último Brasil que jugó a ritmo de samba con aquella magia que jamás volvimos a ver. Pués tras el Mundial de México-86, los grandes equipos europeos se hicieron con los servicios de todos los jugadores titulares de la selección brasileña y al igual que pasó en Argentina a partir de entonces comenzó a prevalecer en estas selecciones un estilo mucho mas conservador con defensas mucho mas rocosas, donde se le daba mas importancia a la fortaleza física del futbolista que a la calidad de los artistas y los magos de los que hasta entonces se había nutrido Brasil. Pero hoy viendo este video de Brasil´82 se me han puesto los vellos de punta y hasta se me han saltado las lágrimas con mil recuerdos de mi infancia, cómo éramos y cómo estamos hoy, los que en aquella época estaban en su plenitud y ya se han ido, ó no son ni la sombra de lo que fuimos. Hoy viendo este video de Brasil´82, he vuelto a creer en la magia.

3 comentarios :

  1. Si es que eres un forofo. Mira que no me gusta el fútbol y me ha encantado el vídeo

    ResponderEliminar
  2. Magia...eso es lo que me gusta del fútbol...que suceden cosas que no se pueden creer, incluso hasta el último minuto...Eternos rivales de mi Argentina, parece que nos estamos jugando el futuro de los millones de compatriotas cada vez que se enfrentan...Sí, es pasión, y quien estuvo en un estadio, junto con tanta gente gritando lo mismo, lo entiende...aunque a veces cueste levantar la cabeza luego de un 3-1 (jeje)

    ResponderEliminar
  3. Magia pura, sí señor. ¿Cómo se le pudo escapar el Mundial a Brasil?

    ResponderEliminar