martes, junio 30, 2009

Fiesta Pasos Largos Fin de Temporada 2008/9

Por tercer año consecutivo disfrutamos como niños y con nuestros niños en el idílico enclave del Camping Virgen del Moclón de Júzcar, coincidiendo durante la mañana y la tarde del sábado con la romería de la virgen que le da nombre a este camping situado a la sombra de una magnífica chopera en uno de los enclaves mas bonitos del río
Genal, con gran poza y posterior cascada incluida, cuyo espectacular caudal presidía el silencio de la noche, con un sonido parecido al de una lluvia torrencial que mezclado con el croar de las ranas y el canto de los grillos, te hacía caer en un profundo sueño nada mas meterte en el saco de dormir, a pesar de los ecos de “La Flor de Utrera” que este año fueron menos ruidosos.

Viernes 26 de junio de 2009:
En esta ocasión tuve el privilegio de poder participar en compañía de mi hijo Nacho desde la noche del viernes encontrándome a la llegada con Juan AntonioMena-El Elfo de la Malagueta, Vicky-La Botánica, José Antonio Luque-El Vigilante de la Playa con toda su familia y otros amigos y Salvador Vega-Abierto hasta el Amanecer ó El Jardinero Fiel, nuestro anfitrión de tienda, gran amigo y al igual que los anteriormente mencionados magnífico compañero de aventuras para las grandes emociones que nos esperaban al día siguiente por la Sima del Diablo.

Sábado 27 de junio:
Aquella mañana nos despertábamos con el canto de los pájaros, pavo real incluido, el hipnótico sonido de la cascada y el agradable frescor de la chopera, mientras que poco a poco comenzaban a hacer acto de aparición los primeros compañeros en incorporarse aquella mañana de sábado: El Grana Rafa Flowers con Rafita, Rafa Lamb con su primogénito, Rafa Rivers, el Gran Pepecuén con unos amigos de Batolitos, Los Duques de Juanar, Rosa de Casarabonela, La Venus de Botticceli, Guille La Astrónoma, mariana-La Chica del Central Park, El Doctor Leal, acompañado por Auro-El Tulipán del Coto, Darío El Magnífico-Oh Fabuloso, etc… Todos ellos preparando las tiendas en las que iban a pasar aquella noche afanosamente tras los efusivos saludos. Entre los compañeros que llegaron durante la mañana Don Fernando el Notario de Granada, protagonizaba la anécdota del gran despiste del fin de semana, dejándose dentro de su flamante BMW, las llaves y sus gafas, sin las cuales no ve un carajo. Menos mal que al menos, tenía el móvil para poder llamar a su hijo, que ese día acababa de llamar a Marbella, teniendo que regresar a Granada para coger las llaves en su casa y venir a buscar al padre al camping del Moclón de Juzcar, que desde Granada tiene que ser algo así como irte hasta el fin del mundo, ¡cuñaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaao!. Al día siguiente Panoramix que el hijo puta tiene soluciones para todos nos explicaba dos métodos que no caimos en llevar a cabo en ese momento: 1ª) El truco de la pelota de tenis haciéndole un taladro con la punta incandescente de un destornillador y pegándole un golpe seco a modo de punzón en la cerradura, por lo visto no falla. Y si no, atento a la jugada, 2º) Si hubiera habido cobertura, cosa que en el camping es casi imposible: hubiera bastado con que se pusieran en contacto vía móvil y ¡ojo al dato!, desde Granada (por no decir Cancún), el hijo de Fernando presionando las llaves del BMW en dirección a su móvil, le hubiera mandado la señal a través del móvil del padre que apuntando hacia la cerradura del coche se hubiera abierto. Que conste que yo todavía no lo he intentado, pero si esto es así, yo propondría a nuestro amigo Miguel Becerra Parra para el Nóbel de Telecomunicaciones o por lo menos Príncipe de Asturias, y es que la pericia y destreza de los Pasos Largos no tiene fin.
Como era de esperar la llegada de los romeros con su bonita Virgen (modelo Barbie-Juzcar), presidiendo el tractorcillo motorizado, ralentizó casi 45 minutos la preparación y salida del grupo de compañeros que íbamos a realizar el descenso de la Sima del Diablo. Lo cual no fue impedimento para que el Gran Maestro Gandalf, comenzara la ruta acuática que a modo de Plan B, se había previsto para remontar el río, por parte de aquellos que no iban a participar en el Descenso de la Sima del Diablo, despidiéndonos por unas horas de los que ya partían en esta primera salida, con el sonido de fondo de los romeros y verdiales que comenzaban a adueñarse de la zona de veladores del campamento y especialmente de la barra del bar, donde ya era necesario saltar con pértiga para que te pudieran atender, si tenías la paciencia suficiente…

Mientras tanto el grupo de estudiantes que tenía previsto hacer el descenso de la Sima del Diablo, al venir desde Juzcar, sin tener la necesidad de descender hasta el camping, ya se habían puesto en marcha, tomándonos la delantera por aquello de que el orden de los factores no altera el producto. Tras la charla de Cuco, embutidos en los neoprenos nos montamos en los polvorientos 4x4 cual safari africano, para remontar el carril hasta mas allá de la mediación, haciendo la aproximación hasta el punto de partida con una Júzcar y sus riscos en lontanaza, atravesando intermitentes tramos de espectaculares castaños que nos fueron flanqueando hasta acceder al punto del barranco desde donde iniciamos el descenso tras los últimos consejos de Cuco. Mientras mas estrechito es un arroyo, mas dificultoso resulta descenderlo y especialmente uno como este, que atraviesa un valle muy encajonado, que habiendo creado un microclima de gran humedad alrededor, posee una exuberante vegetación selvática, incluyendo un tramo de increíbles troncos de bambú, que no llegué a fotografiar por no pararme a abrir el tubo estanco, volverlo a cerrar, etc…Hasta que ya no pude aguantar mas la tentación y agenciado un rudimentario garrote a modo de bastón para tener mas estabilidad y El Elfo y yo decidimos jugarnos la integridad de nuestras cámaras con tal de inmortalizar la belleza del paisaje que nos envolvía por todas partes. Si bien tengo que aclarar, que no sepulta fácil conseguir unos resultados medianamente nítidos en este entorno donde hay unos tremendos contrastes de luces y sombras amén de que quedarte parado un instante supone obligar a parar a todos los que vienen detrás tuya en fila india. Aún así creo que en gran medida conseguimos nuestro objetivo.

Pero primero había que llegar al salto de La Batidora, donde un chaval que integraba el grupo de 35 estudiantes que nos precedían fue presa de un ataque de pánico, que aunque finalmente pudo superar con la ayuda e infinita paciencia de los monitores y compañeros hizo que estuviéramos casi 40 minutos haciendo cola en dicho salto. Llegado nuestro turno la Legión de Pasos Largos dejó tan alto el pabellón que no se sabía quienes eran monitores y quienes no, especial mención merece: La Venus de Botticcelli con su doble mortal invertido a la hora de saltar al agua liberándose de la cuerda en el tramo final, la pericia de todos los debutantes como Guillermina la Astrónoma y en categoría infantil Nacho-El Diablo de Timanfaya, que una vez mas dio la talla con ayuda del Gran Javi Bazán-La Araña del Tajo Ronda. Superada la Batidora, con el correspondiente subidón de adrenalina, el descenso por la Lavadora y posteriores cascadas resulta una auténtica delicia, además de todo una fiesta de ese otro parque temático del agua, que también es este modesto barranco de la Sima del Diablo, pequeño en tamaño, pero inmenso en sensaciones, ideal para iniciarse en el arte del Barranquismo, donde este año ha destacado sobremanera como “Barranquista Revelación 2009” nuestra amiga Mercedes de Ronda-La Ninfa de la Batidora, una criatura encantadora que se desenvuelve como pez en el agua en cualquier tipo de descenso.

Bien avanzada la tarde, hacíamos nuestra entrada en el campamento, volviéndonos a encontrar con los compañeros que habían llegado por la mañana, mas aquellos que se había ido incorporando a lo largo del día como Elenita “La Sirenita del , Francis “El James Bond de la Serranía”, antiguo Rey de la Montaña mas conocido en la actualidad como “El Risitas”, Manuel Becerra Parra “El Talibán de la Senda”, Hector-El Caimán de Puente Genil, Mª Luisa-El Duendecillo de Sierra Horconera con sus princesas y otros amigos, los Carlitos Tapia, Jose Manuel Doraimon, Carlos Guerrero “El Mariscal de la Translíbica”ó Manu Guerrero” que nos recordaba que los deseos de su mujer había hecho realidad el colmo de un bombero es decir: “tener una hija que se llame Candela, hermana meyisa de Alba” que también venían acompañadas por su mujer. Tras la marcha de los romeros a cenar y ayudar a instalar el cine y la proyección que en los días previos habían montado laboriosamente, un año mas: El Gran José Luis Badillo, también conocido como el “Gollum de Sima GESM ó el Spielberg de la Serranía”, Rafa Rivers-El Hombre que balizaba los caminos y como no, Rafa Flowers-El Gran Maestro Gandalf de la Serranía. Magnífico trabajo con el que un año mas volvimos a disfrutar enormemente todos los allí presentes. Como tendréis oportunidad de ver, el capítulo dedicado al rescate de nuestro compañero de la Sección Espeleológica, que recogería su premio correspondiente a la mañana siguiente, te pone los vellos de punta y encima con el impresionante temazo de Stairway to Heaven de los Led Zeppelin, que junto con el Bohemian Rapsody de Queen, están consideradas dos de los mejores temas de todos los tiempos. Tras la proyección con poesía de Carlitos a modo de introducción y algunas secciones novedosas, tuvo lugar la entrega de un premio sorpresa que consistió en un elaborado bastón a modo de premio simbólico en agradecimiento a la labor que viene haciendo Rafa Flores como Presidente desde los comienzos de Pasos Largos. Obviamente se merece muchísimo mas, pero el tema está en que tras haber reiterado por activa y por pasiva que hasta que no deje la presidencia, no quiere que le entreguemos ningún premio, ni mucho menos incluirlo en un acto oficial como el que iba a tener lugar al día siguiente, decidimos que menos que hacerle entrega de ese simbólico premio con todo nuestro cariño, aunque tras un día cargado de fuertes emociones, reencuentros e inmediatamente posterior ante la anhelada visualización del documental Final de Temporada 2008-9, la cosa se quedara en un acto mucho mas sencillo de lo que nos hubiera gustado.

Al igual que en años anteriores, tras la proyección, reunión de campamento frente a la tienda presidencial, con presentaciones de los nuevos, anécdotas, chistes, efemérides y chascarrillos, donde cada cual aportó lo suyo, con gran éxito de los Mostachones y la Flor de Utrera traídos por el Gran Pepecuén- el Coloso de Zaframagón desde su ciudad adoptiva.

Domingo 28 de junio
La corneta del Presidente nos recuerda que ya son horas de levantarse y poco a poco el campamento comienza a desperezarse. Poco a poco nos van sirviendo el desayuno con las tostadas que del bar a los veladores se van quedando congeladas y petrificadas por el camino, menos mal que el aceite y el tomate están muy buenos.
Un año mas se levanta el tenderete de Camisetas de Pasos Largos, este año con la crisis hemos optado por no encargar nuevas camisetas hasta que no se venda el stock existente”.
Mientras tanto, iban haciendo su acto de aparición el Gran Rafa Márquez (socio Nº1 de Pasos Largos), mas conocido como el “Aristóteles de la Senda”, acompañado de Don Fernando el Diácono y su benjamín, Curro Rojas, nuestro nuevo Webmaster, Miguel Becerra mas conocido como “Panoramix” acompañado de Nieves su mujer, la Dulce Celia “La Hechicera du Sao Paulo o Sirenita du Iguazú” y estola en ristre “El Padre Carras” que llegaba eufórico tras haber conseguido pulverizar el mejor tiempo en el tramo cronometrado a la terrorífica pista de acceso al camping del Moclón, donde el padre Carras entraba derrapando con su "Brown", trompo incluido en la última curva.
Con relativa puntualidad se llevaron a cabo los actos correspondientes a la entrega "Senderista Destacado 2009" que dado el incremento de socios en los últimos tiempos, a partir de este año y al igual que en los ocars, se ha optado por otorgarla a la dos modalidades, recayendo la categoría femenina en la siempre adorable Celia Regina y la msculina en el Doctor Paco Leal, un auténtico lujo para los que tenemos la suerte de conocerlos y con quienes iríamos al fin del Mundo. No menos magnífico es el Ave Fenix de Cueva Exéntrica, cuyo nombre no recuerdo en este momento, pero que a la postre ha sido galardonado como Espeleólogo Destacado 2009, quedando su proeza magistralmente plasmada por nuestro compañero José Luis Badillo en el reportaje Final de Temporada, que pronto podréis ver en la web. Y siendo otorgado el premio Bastón Senderista del año a La Mancomunidad Sierra de las Nieves, por su magnífica labor en el mantenimiento y protección de la red de caminos y senderos de todo el parque y los términos municipales de los pueblos que lo rodean, siendo Istán un ejemplo perfecto de apuesta por el turismo rural, preservando los valores arquitectónicos, gastronómicos y culturales en general, además de una impecable dedicación al cuidado del Medio Ambiente, con una red de senderos comparables al mas cuidado pueblo pirenáico o de Picos de Euopa.
Este año el acto de premios se cerró con un colofón muy especial, el nuevo himno de Pasos Largos, que como no podía ser de otra manera ha sido escrito por Don Fernando el Diácono, himno muy emotivo y entrañable que cantamos todos los allí presente, previo reparto de las octavillas coorespondientes. Y por último la anunciada paella y bebidas gratuitas para todos los socios, amigos y familiares, posterior tertulia de sobremesa y tradicional sesión de saltos ala magnífica poza que existe frente al camping. Mientras íbamos poco a poco comenzábamos a abandonar el camping, según las distancias que nos faltaban por cubrir hasta casa o los compromisos que nos aguardaban a cada uno. Una vez mas con la satisfacción compartida de un magnífico fin de semana, que además de convertirse en nuestra fiesta fin de temporada, se ha convertido en nuestra paticular fiesta de Bienvenida al Verano, amén de la Noche de San Juan.

miércoles, junio 24, 2009

En mi 40 cumpleaños:


Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla donde madura el limonero. En aquel patio había sitio para todos: desde pequeños jardines que algunos vecinos mayores que vivían en los bajos, cuidaban con esmero en lo que creían les pertenecía cual ley no escrita. Y en el centro, lo que en aquellos tiempos nos parecía una amplia extensión para jugar inolvidables paridos de fútbol donde si te ponías de portero como el Pedrito que en paz descanse, eras Super Paco o Esnaola, según fueras sevillista o bético. Porque en Sevilla los niños aprenden a hablar pidiéndoles que repitan aquello de: ¡Sevillista seré hasta la muerte! ó ¡Viva el Betis manquepierda!. De aquellos partidos de fútbol de mi infancia jamás olvidaré los que jugábamos en pleno verano con 40º a la sombra sin mas piscina que la manguera con la tía Rita (del Indomable Jaime ) regaba su jardincito ó la abuela Rosario (de Antonio Carlos y Mari Tere) baldeaba el callejón de Margarita 1. Aquel Mundial de Argentina´78, en que por cada gol que marcabas jugando a los cornes, que lanzábamos, desde debajo de la terraza del besugo, te ganabas el derecho a que aquella mañana te llamaran: Resenbrink, Krankell, Paolo Rossi, Platiní, Mario Kempes, Rene o Willy Van de Kerkof. Y si hacías un paradón escogías llamarte: Dino Zoff, Mayer, Fillol o Jon Bloe. El día que había desafío contra los de la calle Gladiolo en el Campillo, era un día grande. Con que estuvieran en nuestro equipo algunos nombres como el Paco Javi, el “Deivid” (que en paz descanse), el Nono, el Mamé, los dos Jesús, el Jaime, Fidel, Miguele, manolito (el hermano de Virginia), el Juan Antonio (primo de Antonio Carlos (que además era cinturón negro de karate), el Franki y el Carlos Javier con su enorme calabaza (¡quillo, quillo, ¿por qué no jugamos un partidito…?), la victoria era segura. Si a los enanos no nos dejaban jugar, dada la trascendencia del partido, las guerras de hormigas cabezonas contra la marabunta de hormigas rojas cual improvisado circo romano en las ardientes aceras eran un gran entretenimiento. Escarabajos y algún saltamontes o “zapatero” incauto también aportaban gran espectáculo al insaciable festín de las siempre ganadoras hormigas rojas de las que nunca mas volvimos a saber. Había también juegos inolvidables como los pocholitos, que consistían en una especie de “Subbuteo” para los niños pobres que éramos todos, donde cada jugador era un platillo (o chapa) sobre el que pegábamos los jugadores de los distintos equipos de la liga, que ya hacía muchos años que existían los coleccionables de cada temporada futbolera. Las carreras de “platillos” (chapas) sobre las que dibujábamos los colores y logotipos de nuestros equipos ciclistas favoritos por aquellos entonces: “El Reynolds”, “El Huesitos”, “ZOR”, “Renault”, etc… Por no hablar de las temporadas de las bolas (canicas), los trompos con el temido Pepe Luis y sus puas carniceras, la lima en los meses de lluvia, los yoyos con la publicidad de Fanta o Coca Cola y por supuesto: Poli y Ladrón, La Lata, Los Impresionantes partidos de béisbol que al igual que el fútbol jugábamos bajo la amenaza permanente del Gitano, el Berruga, el Besugo, La Maruja y la Montaña Andante

Aquello si que fue una infancia de película y el mejor día de la semana los viernes en los que veíamos en familia Felix Rodríguez de la Fuente, mientras yo soñaba con ser biólogo como él y descubrir algún día alucinantes paisajes y conocer la Naturaleza tan bien como él hacía. Y después Un, dos, tres responda otra vez (con la “Calabaza del Carls Javier”).

El momento mas angustioso de cada año era el día previo a recoger las notas finales de curso donde siempre me esperaba el suspenso en Matemáticas, que siempre me terminaba perdonando la encantadora “Señorita Reyes” que al final me terminaba aprobando todas: Matemáticas y Lengua: Suficiente. Naturaleza y Sociales: Notable. Plástica y Gimnasia: Sobresaliente, que finalmente serbían a mi padre (que en paz descanse) como excusa perfecta para hacerme un magnífico regalo por mi cumpleaños en los días posteriores: 24 de junio, San Juan Santo y Cumpleaños, aquel día yo era el Rey y contaba los pocos días que nos faltaban para irnos de vacaciones todo el mes de Julio a los apartamentos Bonanza de Benalmádena o la los apartamentos de la Señorita Pepa en La Carihuela, en aquella época Torremolinos era lo máximo y pasar por la Avenbida Carlota Alessandri con todos los rotulos luminosos de las discotecas te hacía sentir como en Holliwod o en Las Vegas, por no hablar del Tivoli y lo bien que me lo pasaba con mis amiguillos de la playa, hacían que me sintiera el niño mas feliz de la tierra. Cuando regresaba a Sevilla y comenzaba un nuevo curso, pasaba muchos ratos soñando y deseando con todas mis fuerzas regresar a Málaga cuanto antes porque Málaga para mí, era sinónimo de Paraiso. Jamás pensé hasta que punto la fuerza del pensamiento puede influir para convertir tus sueños en realidad. He aquí la esencia del famoso libro: “El Secreto”. Atrás quedaron series como Mazinguer Z, Heidi, la angustiosa serie Marco, permanentemente en busca de su madre, Orzo Wei, Banner y Flapi, el Club de los 5, y por supuesto películas de karate como “El Mono Borracho a la sombra del Tigre” ó Nueva York bajo el terror de los zombies, que veíamos en el Cine de Verano Pio XII o Cruz Rosa, donde podías escoger entre la general para los pobres y la preferente para los mas pudientes del barrio, que veían la película en un velador comiendo cartuchos de pesaco frito y cervecitas que vendían en el mismo cine. Nada de palomitas recién hechas de hecho las dos únicas máquinas de hacer palomitas que yo recuerdo haber visto en Sevilla por aquellos entonces eran tres: La de la calle Puente y Pellón, la de Las Vegas al lado de la calle Sierpes y la de calle Sagasta esquina plaza del Salvador. Las palomitas que vendían en el cine eran unos paquetes rancios, de sabe Dios cuando, que te dejaban la lengua seca y la garganta rasposa hasta el día siguiente. Por lo que eran preferibles los helados caseros de a 3 pesetas y si ese día había paga hasta te podías comprar un “Fla Golosina” de a 6 pesetas, porque los “Fresi-nata” eran inalcanzables para un niño de Pio XII, en todo caso para los pijos de Los Remedios.

Con los 80 la generación de enanos de los 70, crecimos y nos hicimos dueños del patio a golpe de petardos y cohetes en época de Navidad, siguiendo fielmente la rica y variada tradición de juegos que habíamos heredado de nuestros mayores, que ya a penas aparecían por el patio inmersos en sus complicados exámenes de últimos años de instituto o primeros de Universidad. A principios de los 80s se desbordó la pasión por el fútbol con motivo del Mundial de España´82, con aquel inolvidable álbum de estampitas que te daban comprando los yoghoures DANONE, hasta en el colegio hacíamos dibujos de Naranjito. ¡Qué frustación haber sido la peor anfitriona a nivel de selección en un Mundial!. Antes incluso de Naranjito llegó la creaión del equipo del patio “El Ibérico” con aquellos destartalados números de cuero que nuestras madres o abuelas nos casían a la espalda, cada uno a una altura diferente y que se te pegaban a la espalda con el sudor, como su puta madre. En aquel equipo figuraban estrellas de renombre como El Pavón, Antonio Carlos, el Silva, Emili como destacadísimo delantero centro (pretendido por el Manchester en aquellos entonces), la inexpugnable defensa del Kakaque, Davis y Dani (nombrada mejor defensa de la decada por la UEFA, años mas tarde), y Juani de portero, que al tercer gol ya se cabreaba y terminaba jugando de delantero, mientras que el Kakaqué o el Emili se ponían a regañadientes de portero, advirtiéndoles al contrario aquello de “¡Quillo, que crují no vale!”.. Años mas tarde llegaría el Dream Team de “La Naranja Mecánica” con las incorporaciones del Jaime, el Canijo y el Buzón, mas algunas aportaciones especiales de los dos Jesús, con mi hermano Alberto dirigiéndonos en la banda, con los que estuvimos a punto de llegar a la final en el prestigioso torneo del CANDIL. En los partidos que solíamos jugar cada sábado por la mañana en el barrio de Los carteros, siempre machacábamos al equipo del Capu, el Guille, el Franki, el Ritoré, el Guti y compañía. Del golpe de estado solo recuerdo a toda la gente mayor hablando del tema y los cuatro pringaos que fuimos a clase al día siguiente. Jamás olvidaré mis primeras escapadas al cine con mis amigos, al igual que nuestras primeras incursiones de Semana Santa con Antonio Carlos, Kakaque y el Canijo, a los que años mas tarde se nos uniría el Payán. En aquella época, no siendo Domingo de Ramos o la Madreugá, antes de las 8 de la tarde las veías todas en primera fila y algunas veces antes de las once ya la habíamos visto todas, de manera que podíamos ver por segunda vez cualquier cofradía que no estuviera demasiado lejos. Tras haberme criado escuchando los grandes éxitos de los 60 y 70 con los Beatles, Bee Gees, Electric Light Orchestra, Supertramp, Pink Floyd, Queen, etc…la mayoría de los amigos seguimos ampliando el repertorio con la novedosa música de Alan Parsons Project, Dire Strais, Génesis, Police, Duran Duran, Spandau Ballet, The Cars, WHAM (George Michael), U2, Bon Jovi, Comunards, Pretenders y una lista interminable que le fue poniendo su banda sonora a aquellos inolvidable años. A través de un curso de Socorrismo Acuático por la Federación Andaluza de Natación, que me paga mi hermano Alberto en el Otoño de 1986, consigo el título que me iba a dar la llave para trabajar el verano siguiente como Monitor Deportivo en Cogollos Vega, GRANADA, en Agosto de 1987, donde nada mas llegar conozco a Elena en la Discoteca Mery Lady de Cogollos Vega. Jamás imaginé que aquel pueblecito, que no venía en la mayoría de los mapas de carretera de aquella época, terminaría convirtiéndose en el telón de fondo de una peculiar e irrepetible historia de amor que jamás olvidaré. Al año siguiente 1988, todo cambió, siendo por primera vez profeta en mi tierra con Alicia. En 1989 y 1990 la gran protagonista fue Trini de Frankfurt.

Los 90s fueron unos años cruciales para encauzar, el que iba a ser el destino de todos los amigos que formábamos el Comando Ronda Norte donde estábamos: Antonio Carlos-El Maestro, Floyd-Karpinen, Payán-El Topo, Jordi-El Bimba, Victor-El Compresa, Antonio-El Canijo, Juan Antonio-El Cabeza, Alfonso Pilero-El Ballenato, Juan-El Number One, Javier-Buzón y Juani-El Melenas. Además de nuestros poderosos aliados “Los Pucheritos” con personajes tan peculiares como: “El Carmona”, “El Waldo”, “El Cani”, “El Negro”, “El Carmona”, “El Kiko”, “El Zorro”, “El Duque”, “Javi Agarrado”, “Payán-El Topo”, etc… Los últimos 80s y hasta mediados de los 90s, la mayoría estuvimos inmersos en nuestros inolvidables años universitarios, con aquellas inolvidables fiestas pucherísticas en los respectivos chalets, o las fiestas comandísticas en el chalet de Antonio Carlos de Sanlucar La Mayor, donde nos disputábamos a ver quien llevaba mas tías a su fiesta y mientras mas guarrillas mejor…Las fiestas con las americanas también supusieron una nota exótica para aquellos años en los que mas de uno todavía seguía siendo virgen, mientras otros ya habíamos jugado algún que otro “Mundialito o Eurocopa”. Sin duda alguna, un hito de aquellos primeros 90s que jamás olvidaremos será nuestra EXPO´92 de Sevilla, en la que sinceramente creo que nadie vivió con mayor pasión e intensidad que un servidor gracias al pase completo de temporada que me sacó mi padre que en paz descanse, al que tantas cosas tengo que agradecerle en esta vida.

La vida nunca deja de sorprenderte. Al igual que en senderismo donde muchas veces te crees estar llegando a la cima y resulta que cuando llegas no es mas que un collado y todavía queda mucho mas que seguir, o llegas a un determinado punto y de repente cambia el paisaje completamente. Estudié TURISMO estando completamente convencido de que terminaría como Guía Turístico en mi querida Sevilla y resulta que harto de ver lo difícil que resulta entrar en la mafia del gremio de los guías, me presento a una entrevista para trabajar una temporada con Sol Meliá y tras la entrevista con Pablo Petidier en el hotel Los Lebreros, aquella mañana de 20 de enero del 96. Me aceptan para entrar en el alucinante curso de animación en un hotel escuela de Mallorca con mas de 250 chavales de toda Europa de entre 18 y 28 años, que resultó ser una de las experiencias mas alucinantes de toda mi vida, sin imaginarme en ningún momento hasta que punto iba a influir en mi futura trayectoria laboral, viviendo fuera de mi Sevilla natal a partir de aquel año. Si de los años que estudié TURISMO guardo un recuerdo inolvidable de compañeros y compañeras que durante aquellos años fueron como mi familia y algo mas. En el posterior curso de ANIMACIÓN con Sol Melia haría unas amistades increíbles, no sólo con amigos de toda Espàña, sino de media Europa, por no hablar de la interminable y variadísima lista de amores pasajeros, vividos con gran pasión e intensidad.

Si mi primer destino en 1996 fue el hotel Sol Elite Antillas de Magalluf en Mallorca, mi segundo destino en 1997 es el Gran Meliá Salinas de Costa Teguise en Lanzarote. Donde nada mas llegar conozco a mi nuevo compañero de Animación John De Boer, animador novato de la presente temporada, que al que ya han dado destino antes de finalizar el curso por considerarlo apto para empezar a trabajar. A los pocos días ya somos compañeros no solo de trabajo, sino de apartamento, juntos hasta en la sopa, descubrimos hasta que punto nuestros destinos están unidos habiendo compartido la misma novia en distintas épocas. Semanas después el había conocido a una chavalita gallega, por aquel entonces una muñequita, y me dice: Juani, éste sábado por la noche vamos a salir los dos juntos cuando salgamos del hotel que te voy a presentar a la hermana de la chavala con la que estoy saliendo que es muy buena gente, aunque te advierto que está como una puta cabra. ¡Coño!, efectivamente, no se equivocó, aquella chavala con la que tuve un flechazo nada mas verla además de muy buena gente y super alegre, por aquel entonces era guapísima y parecía una top model, aunque estuviera como una puta cabra. Al año siguiente en 1998, me caso con ella, en 1999 nace nuestro hijo en Lanzarote y desde finales de aquel año hasta hoy todavía no nos hemos divorciado y seguimos viviendo juntos en Fuengirola. Si de su deslumbrante belleza por aquellos entonces el paso del tiempo va haciendo huella, de la que yo tenía entonces ya no queda nada. Curiosamente el que ahora trabaja como modelo es nuestro hijo Nacho, cuya belleza interior es todavía mucho mayor. Una cosa no ha cambiado desde el primer día en que María y yo nos conocimos, aunque con filosofías muy distintas. Desde el punto de vista de lo políticamente correcto, se podría decir que los dos estamos como cabras, pero afortunadamente la vida nos ha sonreído y sin renunciar a mejorar siempre nuestra situación, siempre hemos intentado ser felices sabiendo valorar lo que nuestras circunstancias nos permitían en cada momento.

El Milenio marca un cambio de destino tras mis tres años en Lanzarote, soy destinado a la Costa del Sol, donde nada mas llegar aterrizamos en el apartamento de mis padres en el Lance del Sol de Los Boliches, desde donde en pocos meses pasamos a vivir en nuestro propio apartamento mas próximo al centro de Fuengirola, que afortunadamente compramos en noviembre del 99 por aquellos entonces por 11 millones de pesetas, antes de que los precios se pusieran por las nubes. A finales de verano de 2002, estando como jefe de Animación en el Aloha Playa de Benalmádena Costa, sufro una fuerte lumbociática que me deja bastante tocado, aunque a los pocos días ya vuelvo al trabajo. Antes del cierre de aquel de temporada a finales de octubre, la decisión ya estaba tomada, ante la imposibilidad por aquel entonces de promocionar desde aquel hotel de la cadena sol a otro de la zona, procedo a solicitar una excedencia de un año a Sol Meliá, empezando a trabajar ahora en la Inmobiliaria Fuenplaza de Fuengirola como captador de propiedades, por aquel entonces uno de los sectores mas prósperos del país. Donde muchos constructores y los directores de muchas inmobiliarias robaban a manos llenas y se forraban en un tiempo record a consta de inflar los precios, con el argumento de que en poco tiempo el valor de las viviendas valdría el doble, hasta provocar el inevitable estallido de la burbuja inmobiliaria, que ha arrastrado a la economía del país en una crisis como en la que estamos actualmente tan solo comparable al crack de la bolsa del 29. Por fortuna, antes de que estallara la burbuja en marzo de 2007, llego a un acuerdo con la inmobiliaria para que me finiquiten y me paguen, aunque sea de forma prorrateada el dinero que me deben y que afortunadamente cumplieron. Realizando posteriormente varios trabajos, desde guía en una empresa de Multi Aventuras hasta regresar al mundo de la Animación donde sigo trabajando desde mayo de 2008 en el Hotel Las Arenas de Benalmadena Costa.

La fuerte lumbociática que padecí a finales de aquel verano de 2002, no sólo provocó mi salida de Animación con Sol Melia, sino que desencadenó una serie de lesiones de rodilla (desgaste de ligamento interno) y desgaste de vértebras lumbares, que terminaron por imposibilitarme correr, como había hecho de forma continua desde 1984 participando en un gran número de carreras populares y alguna que otra maratón y en infinidad de partidos de fútbol y futrito. Cuando en 2002 los especialistas del Hospital Costa del Sol de Marbella me diagnosticaron principio de hernia discal, aconsejándome que no me operara mientras pudiera evitarlo y prohibiéndome correr para los restos, se me vino el mundo al suelo. Aquello suponía casi entrar ya en la vejez, adiós a mis partidos de fútbol, a mis carreras y a la manera natural que hasta entonces sin apenas esfuerzo había tenido para quemar casi todo lo que comía. De momento sólo me recomendaban hacer natación o bicicleta muy suave. Y si me gustaba caminar dedicarme al senderismo, que era una idea que ya me rondaba desde el primer día que comencé a vivir de forma prolongada en la costa del sol. Eso que llamaban hacer senderismo, además en Málaga había montañas por todas partes y además me permitía reencontrarme con el viejo sueño de mi infancia de conocer parajes tan alucinantes como los que veíamos en “El Hombre y la Tierra” y posteriormente en muchos documentales de la 2.O descubrir paisajes grandiosos dignos de la recién estrenada saga del Señor de los Anillos. Desde el 2000 mis primeras incursiones habían consistido en llevar a los familiares y amigos que venían a visitarme a Fuengirola a descubrir a que descubrieran el encanto del Torcal de Antequera y el impresionante Caminito del Rey, por aquel entonces todavía transitable. Tras algún intento frustrado en solitario para remontar la Cañada de las Carnicerías ó coronar el pico de La Concha, comienzo a explorar el río Chillar, los Reales de Sierra Bermeja, la sierra de Mijas, las Angosturas del Guadalmina y el Cerro de Montemayor (Benahavis), comienzo a sacar información de Internet, donde mi padre me enseña a navegar, mientras no dejo de maravillarme de la facilidad con la que consigo hacerme con un gran dossier sobre rutas donde encuentro un auténtico filón en la simpática página: www.pasoslargos.com, contactando días mas tarde con Rafa Flores, que cual Mago Gandalf me atiende con gran amabilidad aclarándome en pocos minutos una cantidad de dudas para las que no había encontrado respuesta en Internet. Él mismo me propone en pocos días que le envíe un par de descripciones para la sección de rutas, haciéndole llegar la del río Chillar y la Sierra de En medio y al poco tiempo, me llega a proponer que me haga socio de Pasos largos y cree una sección con esos amigos de Sevilla con los que salgo de vez en cuando, que a raiz de una anécdota que nace de un pantalón militar de segunda mano, bautizan al grupo como “COMANDO PRESTON”. Curiosamente el senderismo que surge en mi vida como un plan B, para paliar mi frustración por tener que dejar de jugar al fútbol y cualquier actividad que implique correr, se ha convertido en mi gran pasión y vocación, hasta el punto de vivir de ello, durante casi todo el primer semestre de 2008 en Ruta Cero, donde me termino especializando en el Torcal de Antequera y un sector de Los Montes de Málaga. Además de innumerables rutas y magníficas experiencias montañeras no sólo por la provincia de Málaga, sino por toda Andalucía y en veranos anteriores por Galicia y Asturias, lo mejor de todo ha sido compartir esas aventuras con una larga lista de amigos, que teniendo en cuenta lo mucho que une este deporte, de un tiempo a esta parte son como mi otra familia. Habiéndose compartido para la mayoría de nosotros no ya sólo en la práctica de un bello y completísimo deporte, sino en una terapia ara el cuerpo, la mente y el alma.

He tenido la gran suerte de haber nacido en una familia maravillosa con grandes principios (de los que cada vez escasean mas en esta nueva sociedad): Mi padre, entre otras cosas, me inculcó su alto concepto de la justicia, la disciplina en el trabajo, la puntualidad, la lealtad a los tuyos, el honor de la palabra dada, su insuperable sentido de la orientación, un a pequeña parte de su gran don de oratoria, junto con su pasión por viajar, la lectura y el cine. Mi madre su entrega por ayudar a los mas necesitados, cual niña educada por “Las Hermanitas de la Cruz” y su extrema sevillanía por los cuatro costaos. Mi hermana Lourdes,11 años mayor que yo, me inculcó además de su impresionante entrega a los mas necesitados, sus Grandes conocimientos de Grecia y Roma, además de despertar en mí la pasión por la Geografía y la Historia, donde era el número uno de la clase, junto con las preguntas relacionadas con estos temas en el Trivial. De mi hermano Alberto, 13 años mayor que yo, mi segundo padre la lista sería interminable: la música, la pasión por el deporte, sevillismo puro por los cuatro costaos, la pasión por nuestra Semana Santa, saber callejear por todo el casco antiguo de Sevilla desde los 8 años, una pequeña parte de su gran don de oratoria, la pasión por el Turismo ó el haberme dado el empujoncito definitivo para haberme sacado distintas titulaciones a lo largo de mi vida que han resultado cruciales en mi existencias. Pero lo mas importante tener la referencia de cuatro personas dignmas de hacerles un monumento como fue mi padre Alberto y como son mi madre: Carmela, mi hermana Lourdes y mi hermano Alberto, que entre los dos me han dado 9 sobrinos, que apuntan tan buenas maneras como sus padres y a los que quiero con locura y me hacen sentir super orgullosos.

Además de una familia maravillosa, Dios me ha dado en esta vida una larga lista de amigos tan variada y rica, como las maravillas que uno podría encontrar en el British Museum, solo que mucho mas valioso pues su riqueza y variedad no tiene fin y junto con mi familia directa me han hecho sentirme en muchas ocasiones la persona mas feliz del mundo, como anoche mismo en el Chiringuito Gali Gali, de Fuengirola, donde me daban la gran sorpresa de rodearme entre un montón de gente para cantarme un cumpleaños feliz, tarta incluida bajo los estruendosos fuegos artificiales de una noche de San Juan que jamás olvidaré. En el capítulo de amistades al igual que en de mi familia, si empezara a hablar de cada uno acabaría fundiendo el programa “WORD” y no tendría espacio suficiente.

A mis 40 años lo que mi gran frustración ha sido que María no haya querido que tengamos un segundo hijo, argumentando la precariedad e inestabilidad de nuestros respectivos contratos laborales en los últimos años. Algo que para mí no debería servir de excusas, pero en estos menesteres si uno no quiere, el otro poco tiene que hacer, por mucho que uno ya haya intentando desplegar por activa y por pasivas todos los métodos imaginables de persuasión sistemáticamente frustrados y a estas alturas asimilados.

La otra gran frustración a mis 40 es no tener a estas alturas un trabajo mas estable con un contrato lo suficientemente serio como para disponer de un mes de vacaciones al año para disfrutarlo con mi familia, que creo que no es ningún lujo sino una necesidad y no un contrato como el que tengo en la actualidad: temporal y rezando para que te renueven cada vez que llega la fecha de vencimiento, sin un día de vacaciones al año y gracias por estar trabajando en los tiempos que corren, aunque me esté perdiendo la mejor época de la vida de mi hijo sin un puto día de vacaciones al año. Todo ello conlleva además de a una gran impotencia a otra de mis grandes frustraciones: lo poco que he viajado en mi vida. Paradójicamente estudié TURISMO con vocación de guía turístico y para tener la oportunidad de disfrutar de un buen viaje cada año si acababa trabajando en el mundo de los tour operadores. Y resulta que de todos los amigos y familiares que conozco, soy con diferencia el que menos ha viajado de todos. Si dejamos a un lado mis años con Sol Meliá en Mallorca y Lanzarote, fuera de nuestras fronteras todo queda reducido a un tour de dos semanas por Inglaterra, un fin de semana en Suecia y nuestra luna de miel a bordo de un crucero de una semana por Venecia, Bari, Olimpia, Éfesos, Estambul y la caótica Atenas con el tiempo justo de unas fotos frente al Partenón.

Echando la vista atrás estas son unas breves pinceladas de algunos de los momentos que me vienen a la memoria para dejar escritas unas cuantas letras en el buzón de esta nueva cumbre a la que llego con mis recién cumplidos 40. No pretendo vivir otros 40, pero al menos si vivir lo suficiente para seguir viendo a mi hijo y a mis sobrinos abrirse paso con éxito por los senderos de la vida, salvando lo mejor posible las muchas trampas del camino y las malas influencias que por suerte supimos esquivar los tres hermanos. Cuando me llegue el momento de reunirme con mi padre, mis abuelos y los amigos que se han ido marchando, espero hacerlo rápido y en silencio. Donad lo poco que se pueda aprovechar y echad mis cenizas según os pille mas cerca: en la cumbre del Lucero de Sierra Almijara, la Glorieta de Bequer en el Parque de maría Luisa o en el Gol Norte del Sánchez Pizjuan.

El Mayor tesoro en esta vida mi hijo Nacho.

¡He dicho!

sábado, junio 13, 2009

Un paseo por el río Padrón (Estepona, MÁLAGA)

Conforme se va acercando el verano las elevadas temperaturas nos obligan a cambiar las rutas de montaña por rutas acuáticas o bien rutas nocturnas que resultan ser experiencias muy interesantes. De todos los municipios litorales de la provincia de Málaga, Estepona es uno de los que alberga mayor número de espacios protegidos como son: Los Reales de Sierra Bermeja que se encuentran actualmente está catalogado por la Junta de Andalucía como "Paraje Natural"con la posibilidad de convertir en “Parque nacional” dada sus peculiares características como estar formado por el mayor afloramiento de peridotita conocido en todo el mundo y por contar con el bosque de pinsapos mas próxima al litoral mediterráneo. Además, gran parte del municipio es considerado como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) por la normativa de la Unión Europea conocida como "Directiva Hábitat 2000". Actualmente están propuestos como LIC's los siguientes espacios del término municipal: Arroyo de La Cala, Río Padrón, Río del Castor, Río Guadalmansa, Río Guadalmina y Fondos marinos de la Rada de Estepona. Su término municipal limita con otros tan interesantes desde el punto de vista paisajístico como Benahavis, Manilva, Casares, Jubrique ó Genalguacil, además de San Pedro de Alcántara.

Para ese día teníamos previsto haber hecho el interesante descenso del arroyo del Algarrobo, pero compromisos familiares condicionaban bastante regresar a casa a una hora temprana por lo que el e-mail de la propuesta que nos enviaba Manolo Manzanares-El Tritón de las Chorreras, se ajustaba como anillo al dedo para el tiempo del que disponíamos aquel sábado.
Un agradable paseo por el todavía para muchos desconocido río Padrón en el término municipal de Estepona, donde aclaraba el bajo desnivel de tan asequible ruta y una detallada descripción del cómo llegar al punto de encuentro y los posteriores 6 km hasta el punto de inicio. Tomando como punto de referencia la salida en el km 160 de la A-7, antigua N-340, situado a la altura de "Viveros Estepona", justo antes de atravesar el puente sobre el mismo río Padrón, desde donde tomamos una carretera paralela al cauce del río que nos lleva hasta la entrada de la urbanización Forest Hill, a partir de aquí nos encontramos dos cruces que en ambos casos tomamos a la derecha, llevando siempre el río a nuestra izquierda hasta que se acaba el tramo asfaltado y tras unos 100 m por una pista terriza aparcamos los coches en una amplia explanada donde se dejan los vehículos para iniciar la caminata.

Tal y como nos adelanto el Tritón de las Chorreras, la ruta consistió en un agradable paseo, disfrutando de las pozas mas bonitas que nos íbamos encontrando conforme íbamos remontando el cauce del río. Siendo especialmente grande la mas cercana al comienzo y la mas espectacular la que se encuentra en una especie de cahorro al que accedimos descendiendo desde la pista, que volvimos a retomar hasta dejar atrás la angarilla que nos encontramos a la altura del puente de los once ojos, desde donde el sendero dejaba de ser de tierra para convertirse en sendero de agua y rocas que por suerte son muy redondas y cómodas para caminar. No estando exentas de dificultad para los no acostumbrados pues el lodo que se acumula en algunas rocas suele provocar resbalones muy fácilmente. En este sentido, salvo algún resbalón sin importancia, todos disfrutamos tremendamente de esta agradable y bonita caminata disfrutando al igual que los cinco niños que nos acompañaban de reponedores baños en las pozas, y de los bonitos parajes que rodeaban a cada una con el telón de fondo de Sierra Bermeja.

Una vez realizada la ruta tan sólo me queda felicitar a Manolo por tan interesante propuesta, que aunque aparentemente fué una cosa muy sencillita para lo que habitualmente estamos acostumbrados. Fué magnífica en relación a la cantidad de rincones con encanto que fuimos descubriendo cada pocos pasos, rodeado de un precioso paisaje de rivera, doblemente bello compartiéndolo en tan grata compañía, con tiempo para charlar con todos y cada uno de los compañeros entre baño y baño, entre foto y foto. Y de camino homenajear de alguna manera a nuestro amigo Valentín a quien manolo tuvo a bien dedicar la ruta, por su actual estado convaleciente por unas dolencias que viene arrastrando en algunos dedos del pié de un tiempo a esta parte. ¡Sin duda Valentín, lo que estás haciendo en esta vida tendrá su eco en la eternidad, FUERZA Y HONOR!.

viernes, junio 12, 2009

Arroyo del Algarrobo (cara norte de Sierra Bermeja, t.m. Genalguacil)

Aunque vivimos en una época en la que se suele decir mucho aquello de que ya está todo inventado o que ya no quedan lugares por descubrir, en ocasiones. Todavía quedan parajes naturales prácticamente desconocidos y casi vírgenes, que ni siquiera han sido recorrido por los mayores amantes de las rutas del senderismo ó la montaña en general. Uno de ellos es el recóndito arroyo del Algarrobo, cuya cabecera está situada a muy poca distancia de la cumbre de los reales de Sierra Bermeja, que pasando muy cerquita de la Plazoleta de los pinsapos, sigue cayendo en empinada torrentera a lo largo de su cara norte, donde poco a poco se va asentando en tramos escalonados por donde se le van uniendo distintos arroyos, hasta forma el río Almarchar, a partir de su unión con el arroyo del Estercal.

Para los que venimos desde la costa debemos dirigirnos al puerto de Peñas Blancas o lo que es lo mismo como si fuésemos a Los Reales de Sierra Bermeja, para lo cual, incomprensiblemente, en pleno siglo XXI, en vez de haber una salida directa desde la N-340, dirección Peñas Blancas-Jubrique-Genalguacil, te tienes que meter por cojones en el casco urbano de Estepona, casi constantemente controlado por radares, que junto con badenes, rotondas, cruces, cemáforos y calles en cuesta, te lleva un mínimo de 15 minutos en el mejor de los casos y a poco que te despistes dando vueltas por Estepona cerca de media hora. Una vez superada la jinkana en la que se convierte la salida de la siempre laberíntica y mal señalizada Estepona, por fin salimos de Estepona, por la ya popular calle del Mercadona, cuesta arriba para coger la carretera que nos lleva al puerto Peñas Blancas, donde nos encontramos con tres opciones: 1º) derecha, dirección Jubrique, 2º) izquierda, dirección Reales de Sierra Bermeja y 3º) dirección Genalguacil, que es nuestra referencia para la ruta del arroyo del Algarrobo. Poniendo a cero el cuentakilómetros en el puerto de Peñas Blancas, tomamos hacia Genalguacil, a poco menos de un kilómetro, nos encontramos a mano izquierda una pista, por la que en menos de 100 m. alcanzamos el cauce del arroyo del Algarrobo para iniciar la ruta, pero como Carlitos y yo íbamos solos en mi coche teníamos que seguir adelante para dejar el coche en el final previsto del itinerario, que aproximadamente coincide con el kilómetro nueve de esta recóndita carretera, justo a la altura de una curva muy cerrada en orquilla, que reconoceremos fácilmente, pues de ella sale una pista a la izquierda que baja al arroyo del Algarrobo, por donde precisamente finalizaríamos la ruta. Ahora se presentaba el dilema de recorrer esos 9 km de asfalta cuesta arriba para empezar la ruta, pero antes de dar un paso, decidimos tener paciencia y rezar para que algún lugareño pasara dirección Peñas Blancas por aquella solitaria carretera. A los pocos minutos nuestras plegarias fueron escuchadas y aparecieron como caídos del cielo, una parejita que venía de hacer un porte con una furgoneta, a los que inmediatamente ofrecimos 10 € si nos llevaban al inicio de ruta, a Carlitos a Chikie y a mí. La pareja resultó ser encantadora y antes de darnos cuenta ya estábamos en el punto de inicio de ruta sin despeinarnos.

Una vez que te adentras en el cauce generalmente seco, en su zona alta, comienzas a descender un prolongado caos de bloques peridotíticos que nos van a acompañar a lo largo de todo el recorrido, con su característico tono marrón-rojizo. Haciendo zig-zags vamos avanzando mucho mas cómodos, si bien resulta mas fácil hacerlo por las empinadas márgenes del arroyo, sin separarnos mucho del mismo, esto lo vamos a poner en práctica muchas veces a lo largo del recorrido, ya que unas veces debido a los empinados saltos que describe el cauce, con tremendos bloques que hay que rodear y otras veces por los numerosos troncos caídos que nos vamos encontrando el descenso se convierte en una auténtica jinkana. A veces te llevas la alegría de encontrarte con un pequeño tramo de no mas de 30 m llanos en los que puedes caminar dócilmente por el cauce del arroyo, donde después del primer kilómetro de caminata ya te empiezas a encontrar con las primeras pozas, algún que otro pinsapo nos sorprende intercalado entre los numerosos pinos y por ambos márgenes del arroyo a veces caminamos entre un mar de helechos que nos va a acompañar en muchos tramos de este recóndito paraje, donde prácticamente no hay nada de cobertura en todo el recorrido.

Cuando todavía no llevas una hora de recorrido comienzas a ser conciente de que esta inédita ruta, trasciende a la categoría de pequeño gran desafío, pues aunque todavía no nos encontramos con ningún tramo complicado, el terreno resulta por momentos de lo mas incómodo y abrupto, intuyendo que además lo peor está por llegar. Pero al mismo tiempo disfrutas de parajes verdaderamente idílicos y prácticamente vírgenes por los que muy pocos han caminado. En esos momentos venían a mi mente los elogiosos comentarios y las espectaculares fotos que en su día nos enviaron Isi-El Ilusionista, Rafa Flores-El Maestro Gandalf o Geyperman Salvador que al día siguiente organizaba esa misma ruta a nivel oficial para Pasos Largos,a la que no podría acudir por compromisos familiares. Razón por la cual contacté con él el día antes para terminar de indicarme las últimas directrices y hacerla con su permiso. Así que con su beneplácito, sus eficaces indicaciones y las detalladas explicaciones de manolo Manzanares-El Tritón de las Chorreras, me hacia sentirme mas seguro, en medio de aquel recóndito barranco, cubierto de grandes bloques de peridotita, sin mas compañía que un vulnerable Carlitos al que le costaba Dios y ayuda avanzare mas de 100 m. en menos de 5 minutos incluso por los tramos mas fáciles y el intrépido Chuckie que a pesar de su destreza y valentía se vio obligado a volver sobre sus pasos en mas de una ocasión a volver sobre sus pasos. Aún así se permitió el lujo de perseguir a un par de jabalíes que vimos muy cerca del agua.

Ante la impotencia que da el ver que por mas que quieres no puedes avanzar rápido en ningún momento. Terminas convenciéndote que lo mejor para disfrutar de esta ruta es no mirar el reloj en mucho tiempo y recrearte con los baños que te brindan las cristalinas aguas de sus pozas. Ni que decir tiene que para las personas acostumbradas, podemos beber con razonable confianza de los lugares donde se forman pequeños saltos o cascadas, siendo un agua además buenísima, tal y como nos adelantaba Salvador en el anuncio de su ruta. En todo el recorrido no se ve ni el mas mínimo rastro de un sendero, a penas algún pequeño tramo despejado en las márgenes del arroyo, que rápidamente te obligan a regresar al mismo, pues las laderas que lo flanquean suelen ser en casi todo momento empinadísimas y muy escarpadas. De hecho si en algún caso de urgencia, hubiera que abandonar el arroyo, para intentar alcanzar la carretera de Genalguacil, que en casi todo momento llevamos a mas de 200 m. de desnivel por encima nuestra a la derecha del sentido de la marcha, las laderas son muy agrestes y cerradas de vegetación, incluso por las dos minúsculas barranqueras que nos llegan desde ese lado. Antes de darnos cuenta ya llegamos a una poza que reconocí rápidamente de las fotos que Salvador había colgado en el foro para anunciar su ruta. Allí disfrutamos de un buen baño y del almuerzo montañero a orillas de aquellas aguas cristalinas.

Al poco de reanudar la marcha una poza que prácticamente obligaba a saltar al agua, nos anunciaba que todavía quedaban unas cuantas pruebas antes de finalizar, entre otras cosas porque en los tramos aparentemente dóciles de este arroyo, su fondo rocoso de peridotita, al igual que ocurre en el río Guadalmina al que me recordaba muchísimo, era bastante resbaladizo, por lo que tienes que estar casi permanentemente en guardia, pues tienes riesgo de caída o resbalón a cada paso y así llegamos a un angosto salto, donde la forma mas fácil de salvarlo es dejándote caer por la chorrera, pues destreparlo es muy arriesgado y el fondo de la poza no es lo suficientemente profundo para saltar desde arriba, por lo que tuvimos que meter definitivamente cámaras, móviles y gps en el tubo estanco para salvaguardarlos del obligado remojón que nos esperaba mochilas en ristre. De forma casi épica salvamos un par de pasos complicados, Carlitos y yo con mas corazón que pericia, ante los ladridos de alarma de Chuckie que lo pasaba mal intuyendo las dificultades y apuros por las que estaban pasando Carlitos y su dueño. Pero con la tranquilidad que nos daba comprobar en la pantalla del GPS la poca distancia que nos faltaba para llegar al vado y por lo tanto a la pista terriza que nos llevaría de vuelta al coche, seguimos adelante sin prisas pero sin pausa, y después de atravesar la única zona de mas de 100 m. completamente llanos en un ensanche del cauce completamente cubierto de rocas llegábamos al vado provocándonos el correspondiente subidón de adrenalina ante el objetivo conseguido. Sin haber sufrido ningún accidente que no fuera mas allá de no pocas caídas resbalones y mil arañazos en las espinillas y pantorrillas de un Carlitos que salía hecho un Cristo, de esta ruta que os aseguro no olvidará jamás.

Al finalizar la ruta, de vuelta por la carretera de Genalguacil a Peñas Blancas tomamos el desvío que nos indicó el Tritón de las Chorreras para llegar a la idílica Poza Azul, que resultó ser tan bonita como nos había adelantado el día antes, pero esa ya es otra historia…

miércoles, junio 10, 2009

BICENTENARIO: Memoria e Indiferencia (Por Arturo pérez-Reverte)

"Entristece comprobar cómo transcurre en España el bicentenario de acontecimientos relacionados con la guerra de la Independencia, en el supuesto –no tengo la certeza absoluta– de que aún la llamen así los libros de texto. Si algo caracteriza el asunto es el desinterés institucional y el carácter local, casi privado, de cada acto. Un ayuntamiento, un colegio, un grupo de aficionados a la historia de su pueblo, convencen a las autoridades, consiguen una modesta financiación y, a fuerza de entusiasmo y tesón, la iniciativa sale adelante: La Albuera, Bailén, La Coruña. O no sale. A veces tropieza con muros de incomprensión o recelo. A no pocos imbéciles, recordar batallas les suena a militarismo, y recelan de una Historia que ni conocen ni les importa. Otros, los perspicaces, intuyen que esas cosas crean ambiente y dan votos. Entonces se adhieren al proyecto, a veces –seamos justos– con sincero entusiasmo. Pero esto suele ocurrir a escala local. Más arriba, las cosas cambian. Por lo común, para que haya apoyo económico e institucional, el ayuntamiento debe estar regido por el mismo partido político que gobierna la comunidad correspondiente. Si no, la respuesta suele ser la indiferencia más absoluta, se trate de la guerra de la Independencia o de la guerra de las Galaxias. Y del Estado, qué les voy a contar. Ni está ni se le espera. Sobre la comisión para el bicentenario, que con tanta pompa presentó en su momento, huelgan comentarios. A su currículum y actividades me remito.


Luego viene la mala fe y la mezquindad de cada cual. Ejemplo fresco es Gerona: escenario, con Zaragoza, de una de las más tenaces y heroicas defensas contra los franceses. Estos días se puede visitar una exposición que pasa de puntillas por la figura del general Álvarez de Castro y apenas menciona la guerra peninsular. La pasmosa lectura del asunto es que aquello fue un episodio menor de las relaciones bilaterales entre Cataluña y Francia, que la ciudad mejoró una barbaridad bajo la ocupación –casi liberación– napoleónica, y que los oprimidos –por España– payeses y ciudadanos gerundenses se vieron obligados por los militares españoles a defender la ciudad contra su voluntad y sus intereses, en una guerra tonta que ni les iba ni les venía. Poco más o menos. Con un catálogo de la exposición, además, publicado sólo en catalán, con un resumencito al final en francés, inglés y castellano. Para que no haya dudas al respecto.

Con otro asedio ha habido más suerte. En Zaragoza, donde el carácter nacional de aquella guerra no lo discute nadie, la conmemoración del primer sitio francés fue espléndida. Incluyó una recreación histórica que, al principio, el ayuntamiento veía con recelo. Sacar uniformes de época, banderas y fusiles a la calle le parecía un alarde militarista y patriotero. Ahora, en vista del éxito de público obtenido –20.000 personas, y la gente encantada–, ha decidido hacerse cargo del asunto el año que viene, sin complejos. Y es que no hay como los votos para revisar conceptos. Otro caso de respuesta popular ha sido el de Medellín, que este año se volcó en el recuerdo de una batalla que, en 1809, costó allí 8.000 muertos a los españoles. Su memoria se honró como Dios manda, gracias a la iniciativa de un humilde profesor de instituto que convenció a sus paisanos. Colaboraron el ministerio de Defensa –que siempre ayuda cuando se lo piden– y las asociaciones napoleónicas. Hoy, un monumento a la paz y a la memoria señala, al fin, ese campo de batalla.

Como ven, pese a todo, hay gente que no se rinde, y arrastra a otros en el sueño de recobrar su memoria histórica, la de todos, borrada por siglos de estupidez e incultura. Un acicate perfecto para que los jóvenes se interesen por libros y museos. Por la huella de lo que fueron y la clave de lo que son. Hay que agradecer ahí el trabajo dignísimo, entusiasta, que hacen las asociaciones napoleónicas españolas; que con sus grupos de recreación histórica, en compañía de aficionados ingleses y franceses, reconstruyen los escenarios en espectáculos brillantes y emotivos. Dan así una lección de Historia viva, y rinden homenaje a los miles de compatriotas que lucharon y murieron en España hace doscientos años. Eso ocurrió en Somosierra el año pasado, gracias al tesón de la asociación de Voluntarios de Madrid; y se repetirá en Talavera dentro de dos semanas, cuando se conmemore la batalla que allí riñeron, en julio de 1809, españoles, ingleses y franceses. Un choque sangriento que acabó en tablas, con casi 15.000 bajas y un regimiento de caballería español, el del Rey, dando una carga sable en mano que los historiadores califican de ‘asombrosa’. Con motivo del bicentenario se han dado allí conferencias y publicado cuadernos didácticos para escolares, se expone una estupenda maqueta que reproduce el lugar, y el domingo 21 de junio está prevista una recreación con tropas uniformadas de época en el campo de batalla. También habrá acto institucional. Esta vez hubo suerte. Como el ayuntamiento es del Pesoe, colabora la Junta de Castilla-La Mancha."

Publicado por Arturo Pérez-Reverte en XL SEMANAL 07 de Junio de 2009