martes, octubre 12, 2010

Origen (Inception)

Por circunstancias diversas y compromisos varios en mis días libres han ido pasando las semanas y en todo este tiempo he ido escuchando todo tipo de comentarios de mis amigos sobre esta película que en muchos casos tachaban de paranoia muy difícil de entender, comecocos difícil de entender y después de verla, no sólo me ha encantado, sino que a poco de estar medianamente atento en la primera hora de película donde de alguna manera se explican las reglas del juego con varios ejemplos, no lo veo tampoco como esa especie de rompecabezas o laberinto del que lo califica alguna gente.

No por casualidad Christopher Nolan tardó diez años para rodar esta película que aborda un tema muy poco tocado en el mundo del cine como es la capacidad de las personas para introducirse al mundo de los sueños. El objetivo del protagonista Leonardo Di Caprio, es más valioso que el dinero, pero los caminos para lograrlo son tan complejos como los sueños de donde el trata de obtener información.

En la primera hora de duración se establecen las reglas del juego con el uso de efectos especiales capaces de mantener la boca abierta, todo en función de la trama que lo demanda y no como simple relleno, una especia de Matrix del S. XXI. Puede parecer excesivo el tiempo que Dom Cob (Leonardo Di Caprio) reúne a un grupo especializado de personajes que habíamos visto en la saga de Batman, además de otros nombres reconocidos: Ariadne (Ellen Page), la pequeña arquitecta que se encarga de construir el diseño visual y a la que le explica Cob (y a nosotros también) la ciencia de la manipulación de los sueños; Arthur (Joseph Gordon-Levitt), quien viene siendo el asistente y el protagonista de la mejor escena de acción que yo recuerde desde la memorable escena de persecución en matrix Reload (la de los hermanos gemelos); Eames (Tom Hardy), capaz de alterar su aspecto, perseguido constantemente en la tundra; y Yusuf (Dileep Rao), quien es especialista en químicos pero que se la pasa la mayor parte del tiempo manejando una camioneta.

Nolan en su guión juega mucho con conceptos visuales del subconsciente, es una especie de escenificación del proceso del sueño en donde puedes ser participe en la creación de un mundo limitado por tu propia capacidad. Es sorprendente tener la capacidad de un dios. El tiempo que debió de haber pasado en pulir esta obra merece reconocimiento. Nolan se lo ha currado hasta el mas mínimo detalle.

Los efectos visuales sobrepasan los límites de lo fantasioso porque son reflejo de ideas construidas sobre la realidad. El último acto donde Cob y Ariadne caminan sobre una gran ciudad construida de la nada, es un placer admirar. No me puedo olvidar de de la dirección del también guionista Nolan, que sigue el estilo de Dark Night con grandes tomas majestuosas filmadas en locación, siempre con suficiente luz para no perder detalles, en verdad que no existen trucos ni dinero que escatimar en esta producción, los 200 millones de dólares se ven reflejados en pantalla.

Hacía mucho tiempo que no salía de “Plaza Mayor” tan satisfecho de ver una auténtica obra de arte del género acción/ciencia ficción y con la necesidad de ver de nuevo una película por los muchos detalles que se nos pueden escapar. Yo recomendaría a todos los amigos que aún no la hayáis visto que os deis la oportunidad de ser guiados de la mano de Christopher Nolan porque este es una aventura que no olvidareis, aunque no entendáis algunas partes solo por la montaña rusa de sensaciones y efectos visuales merece la pena, además de un fantástico guión, interpretación, puesta en escena, banda sonora del gran Hans Zimmer, etc…
Si bien es cierto que la satisfacción de ver está película dependerá de la capacidad que tengáis para comprender lo que sucede en la pantalla, ya que la estructura narrativa es a base de niveles donde la acción se lleva a cabo en forma simultanea con desfases en la velocidad con la que transcurre el tiempo real. Pero lo dicho a poco que estéis atento en la primera parte de la película no sólo la entendereis perfectamente sino que vais a flipar. ¡Eso sí, como diría mi hermano Alberto, esta es de las películas que hacen muy cierta la frase de que el cine, solo es cine en el cine”!.

No hay comentarios :

Publicar un comentario