domingo, octubre 10, 2010

Viaje a Kenia del Canadiense Errante

Nuestro amigo Sean Brown, miembro de Comando Preston mas conocido como “El Canadiense Errante” estuvo este fin de semana por nuestra zona para visitar a viejos amigos de la costa y de Córdoba. Tras la cena con los excompañeros de Fuenplaza el viernes 8 en Estepona, al día siguiente teníamos previsto haber hecho junto la ruta de Sierra Crestellina y el cerro de Las Chapas en Casares, pero este sábado 9 que fue bastante lluvioso nos obligó a cancelar la ruta y tras el desayuno que tomamos juntos nos estuvo mostrando con la sencillez y la naturalidad de quien ha ido a pasar un fin de semana ahí al lado un reportaje del viaje que hizo a Kenia el pasado mes de febrero. Con anécdotas y curiosidades de todo tipo como que en algunos sitios la coca cola cuesta mas barata que el agua. El Sol parece que rebota hacia arriba cuando va a ponerse por el horizonte, por un curioso del paralelo del Ecuador donde se encuentra de manera que parece que cada día atardece dos veces. Una especie del día de la marmota, pero en una pequeña franja temporal en los minutos previos al atardecer. Exceptuando el aeropuerto de Nairobi, el resto de aeropuertos son tipo películas antiguas de Tarzan y los vuelos interiores son todos con aviones de hélices. Los Parque Nacionales suelen tener una especie de guardería-hospital que forma parte del programa de visitas donde se encargan de cuidar a cachorros de todas las especies, que han sido abandonados por sus padres o bien cuyos padres han sido “merendados” por predadores, o simplemente han muerto por cualquier enfermedad o han sido cazados de forma furtiva. A poco que te sales de cualquier pueblo o ciudad ya estás en la sabana y lo mismo te encuentras un mono en la ventana del cuarto de baño descojonándose de ti mientras estás cagando, que la trompa de un elefante entrando por la ventana para coger un manojo de plátanos del fruero. Prueba de ello es que nuestro amigo Sean, que nunca ha sido un gran aficionado a la fotografía y llevaba una compacta de lo mas normal con un pequeño zoom 3X tiene gran variedad de fotos de animales como las que podéis ver en este reportaje, con lo que llevando una buena cámara allí podríamos hacer el reportaje de nuestra vida. Y por supuesto también nos contó otros datos de Kenia, como por ejemplo:

Situado en África oriental, Kenia ocupa una extensión de 582.646 kilómetros cuadrados. El país, que está atravesado por la línea del Ecuador, destaca por sus paisajes variados, con cimas nevadas como el monte Kenia, sabanas interminables, enormes lagos como el Turkana, desiertos, selvas tropicales y 400 kilómetros de playas regadas por el Índico. El 8% de su territorio se halla protegido en más de cincuenta parques nacionales y reservas, algunas de ellas marinas. Nairobi es la capital keniana.

Cómo llegar
Desde España no existen vuelos directos hasta el aeropuerto Jomo Kenyatta de Nairobi. Lo habitual es llegar con compañías europeas como British Airways (Tel. 902 111 333), KLM (Tel. 902 222 747) o Air France (Tel. 901 112 266) que, vía Londres, Amsterdam o París, realizan este trayecto.

Cuándo ir
La mejor época para la visita es entre los meses de septiembre y febrero. Es la estación seca, muy adecuada para visitar los parques, ya que no existen problemas de acceso por las inundaciones y se controlan mejor los movimientos de los animales, que acuden a beber a las charcas y lagunas. La estación lluviosa abarca los meses de abril a junio.

Documentación
Para viajar a Kenia se precisa tener el pasaporte en regla y un visado que se puede tramitar en el Consulado Honorario de Kenia en Madrid (Tel. 914 585 171) o en el aeropuerto de Nairobi; hay que llevar una fotografía carnet. Este visado turístico cuesta 50 euros.

Moneda
La moneda utilizada en Kenia es el chelín keniano; 1 euro equivale a 95,19 chelines. Los euros se pueden cambiar en bancos –los del aeropuerto abren 24 horas–, en las oficinas de cambio y en hoteles de grandes cadenas.

Diferencia horaria
En invierno, Kenia tiene dos horas de adelanto respecto la Península. Una, en verano.

A tener en cuenta
La población de Kenia asciende a 30 millones de personas de las que 1.500.000 viven en Nairobi. La mayoría –el 73%– pertenece a etnias locales como los kikuyo, luhya, luo, akamba, kalenjin, guisi, masai y meru; del resto, el 15% procede de otros países de África y el 12% de Europa y Asia. Las lenguas de Kenia son el inglés y el suajili, aunque se hablan otros dialectos tribales. Para visitar Kenia no se requiere ninguna vacuna obligatoria, pero se recomiendan las de la fiebre amarilla, el tifus, la hepatitis, el tétanos y tomar profilaxis contra la malaria. Es bueno llevar un seguro de viaje contratado.

Cómo moverse
En Kenia hay 250 aeropuertos domésticos a los que vuelan las compañías locales Air Kenya (www.airkenya.com), Prestige Air (www.airprestige.sk) y Eagle Aviation (www.eagle-aviation.net); su oferta es tan amplia que vale la pena cubrir distancias en avión. Otra opción es el tren, que suele ofrecer servicios bastante regulares; un trayecto habitual va de Nairobi a Mombasa en tren nocturno. Otro transporte barato, aunque incómodo, es el matatus o autobús local. Para conducir un coche en Kenia hay que tener el carnet internacional; en este país se conduce por la izquierda. Dado el mal estado de los caminos, la poca señalización y la forma de conducir temeraria, es mejor contratar los servicios de un chófer. En los parques hay que conducir con prudencia y sin salirse de las pistas.

Entre los principales parques nacionales que no nos debemos perder se encuentran:
Nairobi. El Museo Nacional y la casa museo de Karen Blixen, en las afueras, son las atracciones principales de la capital de Kenia.
P.N. del Monte Kenia. La combinación de la altitud –hasta los cinco mil metros– y la cercanía al ecuador ha propiciado una vegetación única. Aunque no destaca por la variedad de fauna, es un buen lugar para explorar las «tierras altas».
P.N. Aberdares. Cascadas y vistas sorprendentes acompañan a búfalos y elefantes. Los lodges The Ark y Treetops disponen de puntos excepcionales para ver rinocerontes, antílopes y jirafas.
Lago Nakuru. Es uno de los paraísos ornitológicos del planeta. Destacan los millones de flamencos rosas de sus riberas.
Reserva Nacional Masai Mara. Es uno de los mejores sitios para ver a los «cinco grandes»: león, búfalo, leopardo, elefante y rinoceronte. Julio y noviembre son meses de migración de los ñus.
P.N. de Amboseli. Espectacular por las manadas de elefantes que se mueven bajo el Kilimanjaro.
P.N. Tsavo Occidental. Las Roaring Rocks proporcionan una de las mejores vistas. En el estanque de los manantiales Mzima pueden verse cocodrilos e hipopótamos.

Entrar en los parques
En los centros de visitantes que hay en las entradas a los parques nacionales de Kenia se paga un ticket de acceso; su coste varía en función del vehículo, el número de ocupantes y la duración de la estancia prevista. Habitualmente, el horario de apertura de los parques es de 6 a 18 horas. Muchos ofrecen la posibilidad de pernoctar en sus límites, ya sea en modestos albergues, refugios y campamentos, o en lujosos lodges; es aconsejable reservar plaza con antelación. Una web muy completa sobre los parques nacionales de Kenia es www.kws.org. Ofrece mucha información sobre cada uno de los espacios protegidos, sobre sus atractivos naturales, así como consejos para la estancia, con alojamiento, actividades, rutas y curiosidades.

Atractivos añadidos
En Kenia, además de participar en algunos de los mejores safaris que se organizan en el mundo,se puede disfrutar de otros muchos alicientes que tienen sus parques nacionales. En la Reserva Masai Mara, por ejemplo, se puede visitar un poblado masai; aunque sus habitantes están habituados a recibir turistas, hay que ser respetuosos con ellos y pedirles permiso antes de fotografiarlos (www.masai-mara.com). El P.N. de Amboseli, famoso por tener como telón de fondo al tanzano monte Kilimanjaro, propone realizar vuelos en ultraligero y en globo para captar desde el aire su majestuosidad. La riqueza selvática y la variedad botánica son los principales atractivos del P. N. de Aberdares, de 770 kilómetros de extensión; en él se puede realizar una atractiva excursión hasta la espectacular cascada de Gura, con una caída de 300 metros. El parque del lago Nakuru es un rico santuario para las aves, sobre todo flamencos. Para amantes de los trekkings, el más popular es el que sube al monte Kenia –la segunda cima más alta de África (5.199 metros) tras el Kilimanjaro; se realiza en cuatro jornadas y la subida final a la Punta Lenana (4.985 metros) requiere una preparación física alta. Desde Malindi se organizan raftings por el río Athi-Galana y buceo en las islas Lamu.

Territorio masai
Los masai son una de las tribus más sorprendentes de África. Son cerca de un millón y medio de individuos, repartidos sin fronteras entre Kenia y Tanzania, con sus propias normas administrativas y unidos sólo por su idioma, el maa, y sus costumbres. Son pastores nómadas, visten con telas de vivos colores y habitan en poblados formados por manyhattas –chozas de barro y ramas– protegidos por una empalizada de espinos. Entre sus costumbres más chocantes para ojos occidentales están la de beber leche mezclada con sangre fresca o tatuar y mutilar sus cuerpos con escaras en la piel y alargamientos increíbles en el lóbulo para lucir pesados abalorios.

Acercarse a la fauna
En Kenia se organizan diferentes tipos de safaris para ver animales. El fotográfico en todoterreno es el más habitual. Puede concretarse desde España o contactar en Nairobi con alguna agencia de viajes especializada. Los jeeps suelen estar conducidos por guías expertos, que saben encontrar y acercarse a los animales, y están preparados para que los visitantes puedan hacer fotos desde el techo o las ventanas. Otra forma de realizar un safari es volar en globo para ver desde las alturas las manadas de ñus, antílopes, elefantes... moviéndose por la sabana. También se organizan safaris en camello y caballo acompañados por guías armados; se acampa al aire libre.La mayoría de visitantes acuden a Kenia para ver sus grandes estrellas: león, leopardo, elefante, búfalo y rinoceronte. Con tiempo, las expectativas se verán cumplidas. El león caza de noche, pero durante el día puede verse dormitando cerca de los restos de su presa. En Masai Mara no es difícil verlo. El leopardo se deja ver a primera hora en Masai Mara, Samburu y el lago Nakuru. Encontraremos grandes manadas de elefantes en la mayoría de parques, sobre todo en Amboseli. Masai Mara y Aberdares son territorios para el búfalo, mientras que el rinoceronte, en peligro de extinción (de hecho, la mayoría provienen de Sudáfrica), pueden verse en Masai Mara, Nakuru y Tsavo.

Mercados artesanales
Regatear es casi obligado en los mercadillos de Kenia. Nairobi es uno de los mejores lugares para comprar artesanía. Aquí están el Mercado Central, el Kariakor, en la calle Racecourse, y el Undugu Shop, en Woodvale Grove. En ellos se encuentran figuras de madera, batiks y piezas de jabón.

Lecturas recomendadas
Kenya (Ed. Rough Guides). Guía muy completa para pensar el viaje por libre. Incluye una guía de los animales que pueden verse. En inglés.
Kenia (Ed. Blume). Con buenas fotos, la guía incide en los datos históricos y culturales del país.
Kenia (Ed. Könemann). Pequeña guía con las visitas más importantes. Incluye un mapa desplegable.

Más información
Oficina de Turismo de Kenia en España, en el Passeig de Gràcia, 120, 3º 1ª. 08008 Barcelona. Tel. 932 920 655. Consulado de Kenia en España, en la calle Alberto Alcocer, 26, 3º. 28036 Madrid. Tel. 914 585 171. Embajada de España en Nairobi, International House, 3º, en la calle Mama Ngina, City Hall Way. P.Box. 45503. 00100 Nairobi. Tel. 254 20 226568. En Internet: www.magicalkenya.com, www.kenyalogy.com y www.tourismkenya.com.

No hay comentarios :

Publicar un comentario