domingo, junio 26, 2011

Insidious, la mejor película de terror desde la década de los 80

Insidious.

Desde niño mi padre y mi hermano me metieron el gusanillo del cine y entre otros géneros del cine de terror. Tres películas me dejaron especialmente impactados en aquella época que jamás olvidaré: El Exorcista, Phantasm y El Resplandor hasta el punto que durante mucho tiempo después, a la hora ir a la cocina a media noche me imaginaba que alguno de sus protagonistas me esperaban en la cocina con una sonrisa siniestra. Pasó la gloriosa época de los 70 y primeros 80, donde el género de terror alcanzó su cenit y desde entonces no he conseguido ver ninguna película que me haya impactado ni la cuarta parte salvo alguna escena de impacto tipo: “The Ring”, “Arrastrame al Infierno” o mas recientemente una muy recomendable “Paranormal activity”. Pero “Insidious” nos ha dejado maravillados tanto a nacho como a mí. Dos horas después de haberla visto no podemos dejar de hablar de la película y aquí estoy escribiendo esta pequeña crítica antes de acostarme.

A pesar de que hoy en día todas las películas que tratan de fantasmas y casas encantadas nos ofrecen algo que ya hemos visto en un género que esta más que explotado. Sin embargo, de vez en cuando surge alguna película que innova aunque sea mínimamente. Pero Insidious me ha dejado clavado en la butaca como sólo consiguió hacerlo PHANTASM en el desaparecido cine Delicias en septiembre de 1979.

Insidious es una  magnífica película de terror. En ocasiones tenia la sensación de que estaba viendo un filme de terror clásico, y es que numerosos planos o la fotografía de algunas escenas se ven claramente inspiradas en películas como: POLTERGEIST o El Resplandor.
Lo que hace distinta a 'Insidious', es que, en plena era del terror psicológico, de los argumentos que nos muestran hechos paranormales que intentan dar miedo sin explicación y con un final precipitado que no resuelve ninguna duda, hace todo lo contrario. En todo momento sabemos que está pasando y descubrimos por qué está pasando.

Creo que James Wan es un gran director que con un mínimo presupuesto (1.5 millones de euros) consigue hacer mucho mas que otros con una millonada mas que considerable.
Y no hace la técnica económica de cámara en mano que últimamente tan bien funciona en cintas de bajo presupuesto tipo “The Blair witch Project” o “Paranormal Activity”. No. James Wan ha logrado hacer una película con sus planos, contraplanos, efectos especiales (escasos pero efectivos), y un poco de maquillaje blanco para sus fantasmas.

Excepto el demonio descaradamente inspirado en el “Dar Moul” (de “La Amenaza Fantasma” –STARWARS-),  el resto de fantasmas logran asustar y acojonar solo con su tez pálida. Es lo increíble, en esta película se ven fantasmas que son idénticos a nosotros y aún así asustan más que muchos otros (véase, por ejemplo '13 fantasmas'). Un plano de la cara de una de esas fantasmas sonriendo con la mirada perdida, me erizo la piel como no recuerdo desde… hasta el punto que casi se me cae el cubo de palomitas. Aparte de esto la historia entretiene y con el equipo de especialistas en fenómenos paranormales que contratan, encabezados por una magnífica médium perfectamente creíble, te hacen partícipes del trepidante desenlace final.

Al igual que El Exorcistaa, El Resplandor o Poltergueist, la intensidad va de menos a mas, con una primera media hora aparentemente tranquila, donde no hay demasiados sobresaltos, si bien los títulos de crédito y la banda sonora ya te dejan clavados en la butaca desde el primer fotograma.

No hay comentarios :

Publicar un comentario