jueves, agosto 25, 2011

Trilogía de Publio Cornelio Escipión, "Africanus" (por Santiago Posterguillo)

Desde que leí “Los Pilares de la Tierra” (Ken Follet) a mediados de los 90 y la impresionante trilogía de “ALEXANDROS” de Alejandro Máximo Manfredi en 1999, no sólo me convertí en un apasionado de la novela histórica sino que hasta la fecha, siempre mencionaba estas obras en primer lugar entre mis libros favoritos, con la pena de que ninguno de estos dos autores fueran españoles, sin embargo, hace unos días que he terminado la tercera parte de la trilogía de “Escipión el Africano” (Ediciones B, de Santiago Posterguillo)y todavía sigo inmerso en la magia de sus páginas. Esta trilogía histórica está muy bien redactada, con un ritmo trepidante y personajes sólidos. Mezclando erudición y pasión,  historia con ficción logrando transportarnos a lejanos escenarios gracias a unas sorprendentes tramas donde predominan: la grandeza, las intrigas, el honor y el amor. Una auténtica obra maestra, que nos hace sentir en primera línea de combate de las legiones malditas contra el temible Anibal en la iracunda llanura de Zama (que también se recuerda en la película “GLADIATOR”).

Somos testigos privilegiados de mil intrigas y batallas dialécticas dignas del mejor ajedrecista en el Senado de Roma, somos víctimas de asedios, emboscadas, naufragios, traiciones, destierros y tantas otras situaciones que vivió y padeció Escipión. Pero también de la capacidad de superación ante tantas adversidades, la fe, la lealtad, la determinación, la fuerza o la intuición del que junto con Alejandro Magno, Anibal o Julio Cesar fue uno de los mejores generales de la antigüedad. Y sin duda alguna, una pieza clave para que el Imperio de Roma llegara a alcanzar tanta gloria y poder durante varios siglos. Es por ello que si os gusta el género de novela histórica, os animo a introduciros en esta impresionante obra maestra de la mano de Santiago Posterguillo.


1ª parte: “AFRICANUS, EL HIJO DEL CONSUL”
A finales del siglo III antes de Cristo, Roma se encontraba a punto de ser aniquilada por los ejércitos cartagineses al mando de Aníbal.
Ese era su inexorable destino hasta que surgió un solo hombre, un joven oficial de las legiones, que transformó lo que debía ocurrir en lo que finalmente fue: la génesis de un imperio y una civilización secular en el tiempo y en la historia del mundo.

2ª parte: “LAS LEGIONES MALDITAS”

Publio Cornelio Escipión, quien luego sería conocido por el sobrenombre de Africanus, se vio obligado por el senador todopoderoso Quinto Fabio Máximo, detractor de la familia de los Escipiones desde tiempo atrás, a aceptar la demencial tarea de liderar las legiones V y VI que permanecían desde hacía tiempo olvidadas en Sicilia. Éstas eran unas legiones malditas que habían perdido el sentido del deber, la disciplina y toda esperanza de regreso a su patria. Con esta maniobra, Quinto Fabio Máximo creía abocar al último Escipión de la estirpe a una muerte segura. Lo que Fabio Máximo no podía prever es que el joven Escipión y sus legiones malditas estaban llamados a cambiar el curso de la historia.


3ª parte: “LA TRAICIÓN DE ROMA”
Con La traición de Roma se cierra la trilogía sobre Escipión y se nos muestra el ocaso de los diferentes personajes conocidos durante las dos novelas anteriores (tanto amigos como enemigos del Africano): Aníbal, Marco Porcio Catón y su aliado Graco, la esclava Netikerty, la prostituta Areté, el fiel Cayo Lelio, su familia, el dramaturgo Plauto. El ocaso de unos personajes en una Roma que resurge finalmente victoriosa pero que no duda en arrasar para ello incluso a sus héroes más destacados.
Comienzo de esta tercera y última parte:
Memorias de Publio Cornelio Escipión, “Africanus”

He sido el hombre más poderoso del mundo pero también el más traicionado.
Hubo un momento en el que pensé que mi caída era imposible. El orgullo y los halagos con frecuencia nublan nuestra razón. Luego empecé a temer por mi familia. Entonces aún creía que si yo caía, mi caída arrastraría a toda Roma. Luego comprendí que mis enemigos me habían dejado solo. Al fin llegó la humillación más absoluta. Lo que ningún extranjero consiguió en el campo de batalla, lo alcanzaron desde la propia Roma mis enemigos en el Senado: ellos me derribaron, sólo ellos fueron capaces de abatirme para siempre. Sé que están contentos y sé que Roma me olvidará durante largo tiempo, ellos creen que para siempre, pero llegará un día, quizá no ahora, sino dentro de quinientos o mil años, llegará un día en que un general de Roma, en las lindes de nuestros dominios, sintiendo las tropas del enemigo avanzar sin freno arrasándolo todo a su paso, se acordará de mí y me eche de menos. Entonces me buscarán, entonces querrán mi consejo. Pero ya todo se habrá perdido y será demasiado tarde. Mi espíritu vagará entonces en el reino de los muertos y contemplaré la caída de Roma con la indiferencia del exiliado. Pero todo relato debe empezar con orden o de lo contrario no se entenderá nada y es crucial que se sepa lo que ocurrió tras la batalla de Zama, que se tenga conocimiento preciso de los acontecimientos que se sucedieron desde aquella victoria hasta el final de mis días.
Mi nombre es Publio Cornelio Escipión. He sido edil, dos veces cónsul, censor y princeps senatus de Roma. Siempre he servido a mi patria con orgullo y lealtad. Debo admitir que nunca pensé en escribir unas memorias. Creo que en mi vida ha habido sucesos sobresalientes, algunos de ellos referidos por poetas y que quedarán en los anales de la historia, pero las circunstancias actuales han llegado a tal extremo que he considerado necesario que yo mismo deje por escrito mis pensamientos sobre todo lo ocurrido en estos últimos años en Roma, un tiempo en el que nuestra ciudad ha pasado de ser un centro importante en Italia a convertirse en la capital de un inmenso imperio, un imperio al que yo no veo límites claros aún. Todo esto no habría sido posible sin mi contribución al Estado. Mis trabajos han sido notables, mi esfuerzo ímprobo, el precio que he pagado desolador. He perdido a mi padre y a mi tío, las dos personas que más me enseñaron en esta vida, en aras de una larguísima guerra a la que yo mismo puse fin. Y he sufrido en mi propia descendencia el pavor que provoca la guerra. Y, después, he terminado enfrentándome con todos los que me quieren y a todos he hecho daño. Esto, sin duda, es lo que más me duele.
Comentarios
“El autor sabe aprovechar la ventaja del novelista frente a la del historiador: la de mover su cámara de una escena a otra representando espectaculares batallas y vibrantes sesiones del senado unas veces, y cuadros de la vida cotidiana otras”
National Geographic
“Se trata de una admirable combinación de precisión histórica y ritmo narrativo que apasionará a los amantes de la novela histórica .”
Carlos García Gual
Habrá que estar muy atento a la llegada a las librerías de la última obra de Santiago Posterguillo: "Los asesinos del Emperador" este próximo mes de septiembre 2011. Aprovecho la ocasión para finalizar este artículo con un ranking de las 15 mejores novelas históricas que me he encontrado en un foro sobre este género. Y aunque cada uno tengamos nuestros gustos y preferencias, y raro sería que incluyéramos los mismos libros por el mismo orden, cuanto menos, me parece muy interesante para tomar nota de las obras que aún no hayamos leído:

1 Africanus el hijo del Consul - Santiago Posteguillo -
2 Las Legiones Malditas - Santiago Posteguillo -
3 Alexandros- trilogía de Valerio Máximo manfredi-
4 Puertas de Fuego - Steven Pressfield -
5 Los Pilares de la Tierra-Ken Follet
6 El ejercito perdido - Valerio Maximo Manfredi –
7 La Traición de Roma - Santiago Posteguillo –
8 Hellenikon - Luis Villalon -
9 Los Leones de Al Rassan - Guy Gavriel Kay -
10 La voz dormida - Dulce Chacon -
11 Yo Claudio - Robert Graves -
12 El primer hombre de Roma - Colleen McCullough -
13 El último Soldurio-Lorenzo Javier
14 El Cid - Jose Luis Corral
15 Un Mundo sin fin-Ken Follet

No hay comentarios :

Publicar un comentario