sábado, octubre 22, 2011

Sierra del Conjuro (Archidona)

Entorno: Vega de Antequera, Pueblo de referencia: Archidona Cómo llegar al punto de encuentro:
Si venimos desde la costa al llegar al puerto de Las Pedrizas tomamos dirección Granada y posteriormente nos desviamos a Archidona, por la A-7202, nada mas entrar en el casco urbano de Archidona, nos encontraremos varias señalizaciones, una de ellas nos indicará Santuario de la Virgen de Gracia a la derecha. Y nos desviamos por la A7200 en dirección al polígono industrial de Archidona, donde a escasos 300 m del cruce a la derecha, ya nos encontramos a la izquierda de la carretera con el cartel indicativo que nos señalka la ascensión hacia el Santuario de la Virgen de Gracia, patrona de Archidona.

Si venimos por la A-92, pasando de largo el gran cruce de caminos de Antequera dirección Granada que pasa al norte del peñón de los Enamorados y tomamos la salida del km. 163 por el que llegamos rápidamente a Archidona que rodeando por la A-7200 nos lleva directamente al punto de encuentro e inicio de ruta.

Distancia aprox. 12 km
Desnivel aprox.  600 m
Punto de partida: inicio del camino de ascensión hacia el Santuario de la Virgen de Gracia. (La ascensión comienza junto a uno de los semáforos que hay en la Av. Llano de pablo Picasso, 300 m antes de llegar a un MERCADONA)
Puntos mas elevados: zona alta de la crestería entre el Puerto del Rey y Las Grajas (1.024 m), además del vértice geodésico del Conjuro (1.014 m)
Tiempo aprox. Entre 5 y 6 horas por las constantes subidas y bajadas a lo largo del recorrido por un terreno muy acanchalado y en ocasiones con lapiaces afilados.
Nivel dificultad: Por esfuerzo físico se puede considerar medio. Pero si se decide subir al cerro de Las Grajas el nivel de dificultad técnico es muy alto e incluso no apto para personas con problemas de vértigo.
Tipo suelo: pista asfaltada, terriza, sendero y sobre todo mucho canchal, aunque casi siempre resulta fácil encontrar restos de sendas de cabras.
Tipo de recorrido: circular.
Mapa: I.G.N. Archidona 1.024-I
Fecha de realización: sábado 22 de octubre, cielos muy nubosos la mayor parte del día con ligeras lloviznas intermitentes, especialmente a partir del mediodía, coincidiendo con el último tramo de ruta.

 
21 Participantes: 
Desde Sevilla vinieron: Mati “La Musa de las nieves” (y nueva Reina de la Montaña) y Juan José.  Desde Ronda Rafa Márquez “El Aristóteles de la Senda”, Paco Domínguez “El Reportero de las Cumbres”, Salvador, Mari Carmen, Mª José, Eva, una amiga rubia que era himalayista y un chaval que se defendía muy bien en los canchales. Y desde distintos puntos de la Costa del Sol: Ilse “La gacela de la Selva Negra”, Vicky “La Botánica”, Juan Antonio Mena “El Elfo de la Malagueta”, Valentín “El Rey de la Montaña”, Carlos, Jacobo, Eduardo “El Profe”, Mª José, Rafa,  Pedro y un servidor Juan Ignacio Amador.
 
Resumen de la ruta:
Empezamos a caminar por las calles del pueblo, hacia el santuario de la Virgen de Gracia, que se encuentra en lo alto de la sierra custodiada por antiguas murallas, que en su día formaron parte de un castillo y que anteriormente había sido mezquita. A media subida habremos pasado junto a la ermita del santo Cristo que queda a la izquierda del camino.

Igual que su bonito mirador que nos encontramos justo antes de llegar a la ermita.

Una vez en el santuario de la Virgen de Gracia, merece la pena visitar su interior con el respeto que merece un lugar sagrado y ya puestos, merece la pena subir hasta la parte alta del tajo que queda justo por encima, donde llegamos a través de un cómodo sendero, que nos permite observasr todos los cerros por donde discurrirá nuestra ruta, con especial protagonismo de “Las Grajas” a la izquierda 
y “El Conjuro” a la derecha, (que vemos sobre estas líneas) y que es hacia donde ahora encaminaremos nuestros pasos.

Descendemos nuestros pasos un poco mas abajo del santuario y abandonamos la pista asfaltada por el la segunda curva, adentrándonos por el interior de un torreón cuadrangular, que nos introduce en un sendero que en principio desciende, hasta llegar a un collado, a partir del cual comienza a ganar altura, primero con tramos rectos y después con cómodos zig-zags que alivian la fuerte pendiente de los tramos previos a la cumbre,
donde nos encontramos con el vértice geodésico del Conjuro (1.014 m) presidiendo un pequeño pradito cimero, donde quedan restos de una vieja era. 
Aunque el cielo estaba cubierto y nos habían informado que llovía intensamente en la costa y en la Serranía de Ronda, las vistas a nuestros alrededor, aunque algo mermadas en la distancia nos permitrían distinguir: la Vega de Antequera al oeste custodiada por la Peña de los Enamorados y recortando el horizonte las sierras de la Huma, Valle de Abdalajís, Chimenea y el Torca con el casco urbano de Archidona a nuestros pies dibujando cuadrículas de tejados rojos. Hacia el sur la Sierra de Camarolos, cuyas cumbres estaban cubiertas por nubes de lluvia, al este la Sierra de Loja y hacia el norte las Subbéticas Cordobesas, que son los principales hitos visuales 360º a nuestros alrededor durante la ruta.

Abandonamos el Conjuro por su cara norte (la opuesta por donde hemos llegado) y rápidamente nos desviamos hacia el este, a la derecha, para suavizar el descenso en busca de las dos siguientes cumbres, bastante modestas, pero por un sendero de cabras muy entretenido, empezando percibir el ondulante perfil de esta ruta con sus constantes subidas y bajadas. Superadas estas dos tachuelas llegamos a las ruinas de una antigua cortijada que por su tamaño debió ser de gran importancia en su día.

Una vez que dejamos atrás las ruinas del cortijo vamos faldeando a media ladera, en busca de la siguiente cumbre, que no atacaremos frontalmente, sino que la iremos dejando momentáneamente a nuestra derecha y una vez rebasada, empezamos a zigzaguear hacia ella, intentando buscar los pasos de cabras mas cómodos entre un lapiaz que por esta zona de la sierra comienza a estar muy desarrollado. Desde luego no es un lugar para correr, pero con tranquilidad de corona sin ningún problema. Aquí fue donde hicimos la primera parada técnica de avituallamiento.

Poco después de abandonar esta cumbre secundaria (929 m), sobre nuestros pasos, cambiamos el rumbo que hemos venido siguiendo hasta ahora predominantemente norte, noreste, para girar a la izquierda, oeste, llegando en pocos minutos al Puerto del Rey (902 m), que en realidad no es mas que el punto mas bajo entre el cerro que hemos abandonado y el siguiente que tenemos en dirección oeste, al que nos aproximamos, pero que no es necesario subir, porque justo a su altura, volvemos a girar a la izquierda, tomando ahora ya de forma definitiva hasta el final de la ruta la dirección sur, suroeste. Y a partir de ahora sí es cuando de verdad la ruta se convierte en una auténtica montaña rusa, haciendo cumbre en los tres cerros que tenemos por delante hasta alcanzar la base de “Las Grajas”.

El primero y el segundo que encaramos presentan un lapiaz muy desarrollado por su cara norte, que es por donde subimos, pero las huellas de las cabras nos ayudan a elegir la opción mas cómoda, no obstante, el descenso por su cara sur es mucho mas suave, con mas tierra y menos roca. Al llegar al tercer cerro, punto mas alto de la sierra (1.024 m), comenzamos a ser conscientes de la espectacularidad de la ruta, que hasta ahora podría parecer modesta, pero es que el tramo de crestería que tenemos a continuación a través de un cómodo sendero, es sencillamente preciosa, al final de la misma frente a nosotros, ya tenemos el cónico cerro de “Las Grajas”, hacia el cual nos acercamos cada vez mas.

Justo antes de llegar a la base del cerro de Las Grajas, se interpone en nuestro camino de crestería un cerro de modesta altura, pero demasiado agreste para crestear, siendo mucho mas cómodo y asequible faldearlo por su ladera izquierda, de roca en roca, hasta llegar al pradito, donde comienza la trepada al cerro de “Las Grajas” que tan sólo es factible por su misma arista norte, tomando como referencia un majuelo, que desafía la gravedad cerca de lo que parece el inicio de un veredón por su cara noroeste, pero que una vez superado, te coloca sobre su misma arista, que es el único camino a seguir.

Llegados a este punto, para quien desee intentarlo, la ruta trasciende a un grado épico, convirtiéndose en un desafío personal, donde cada cual debe valorar muy bien sus posibilidades, sin olvidar que cada uno somos responsables de nuestros actos. De los 21 integrantes del grupo: iniciaron la temible ascensión: Valentín “El Rey de la Montaña”, mati “La Musa de las nieves”, Carlos (debutante),  Jacono “El Biólogo”, Paco Domínguez “El Reportero de las Cumbres” y Juan Antonio Mena “El Elfo de la Malagueta”, quienes no tardaron en comprobar que el único paso posible para progresar era la afilada y cada vez mas resbaladiza arista por donde ascendían, pues lo que hasta ahora solo había sido llovizna, comenzaba a ser lluvia. 
Desde abajo los veíamos apareciendo y desapareciendo entre las rocas llevando el pecho bien pegado a la piedra y una pierna en cada lado de la arista, cual jinetes montando a sus caballos en el “Grand National”. Tras el descenso de los supervivientes nos comentaron que en algunos tramos les recuerdó al mítico paso de Mahona (Aneto) lo malo es que aquí no hay cadenas para asegurarse, y es que a pesar de sus modestos 971 m, nos encontramos ante un cerro cuya ascensión supera en dificultad al mismísimo tajo Gómer, la cercana peña de Los Enamorados y tal vez al cerro Tavizna, pues aquí no existen veredones.

Desde lejos, no parece tener dificultad, en la creencia de que tal vez encontremos algún paso o veredón, pero cuando estas allí abajo, la cosa se complica. Antes de la ascensión se les avisó de que debían ir libres de mano, pues aquí estorba hasta la mochila. Superada la media ascensión, cerca ya de la antecumbre, se encontraron con una piedra en mitad de la crestería que les cortaba el paso, donde para esquivarla te tienes que quedar con mas de medio cuerpo sobre el precipicio y fue en este preciso punto, donde el Paco Domínguez y el debutante Carlos, que llegó abajo con una rodilla temblando que a penas le respondía, por una antigua lesión de ligamentos cruzados. 
Nuestra proximidad a la base de los tajos, nos impedía ver la progresión del resto de compañeros, por lo que decidimos ascender por el rocoso cerro anterior para ganar perspectiva sobre lka cumbre de “Las Grajas” donde milagrosamente, habían llegado Valentín “El Rey de la Montaña”, Mati “La Musa de las nieves”, Jacobo “El Biólogo” y Juan Antonio Mena “El Elfo de la Malagueta”, que banderas en ristre posaban en la cumbre, siendo fotografiados con el zoom a tope desde la distancia, en una ascensión verdaderamente épica y memorable. Tan sólo superable en dificultad a la bajada, durante la cual, la lluvia les concedió una tregua salvadora que fue fundamental para que llegaran sanos y salvo a la base donde fueron recibidos como héroes, convirtiéndose Mati en la nueva “Reina de la Montaña” por su destreza y valentía.

Desde la base norte del cerro de Las Grajas, decidimos regresar a Archidona, faldeando hacia el olivar que se encuentra al este, es decir as la izquierda del cerro tal y como los miramos de frente, dirigiendo nuestros pasos hacia la pista terriza que se adentra por el centro del olivar que protege el interior de la sierra, abandonado la sierra, flanqueados por nuevas y grandiosas perspectivas del cerro de Las Grajas a nuestra derecha y el cerro sobre el que se asienta el Santuario de la Virgen de Gracia por donde habíamos iniciado nuestra ruta. 
Regresando al punto de encuentro, rodeando la base del mismo por la pista que se mantiene mas cerca de su base o bien abriendo un poco mas el círculo, completando el tramo final de ruta, por el interior del mismo casco urbano de Archidona, tal y como hicimos, homenaje incluido en un bar cercano al lugar donde habíamos aparcado nuestros coches.

7 comentarios :

  1. Eduardo Campos11:14 a. m.

    Me mojé más en Mijas y vi menos: la travesía tuvo que acortarse. Al menos me tocó una nevaja multiusos. La crestita esa parece interesante

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6:30 p. m.

    Hola soy un enamorado de estos parajes,os voy a mostrar fotos de muchas cosas que han pasado desapercibidas hasta ahora, y que creo podrían reescribir la historia de la España de los IBEROS

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9:18 p. m.

    No os disteis cuenta de que caminasteis por encima de una antigua fortaleza? mira la 18 foto, y lo podras comprobar, posiblemente fuese la ciudad mas grande e importante, del sur de España, la hoya de Archidona esta rodeada por mas de 7 kilometros de muralla derruida, mas de 3000000 de m3º de materiar utilizado. quiere decir mas que las piramides de Egipto, y lo gracioso es que no esta catalogado de nada, si estuviese en Antequera seria lo mas importante del mundo, no os quepa duda. Una pena, esperemos que pronto lo empiecen a mover y lo pongan en valor. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo9:37 p. m.

      Eso quisieran los antequeranos, tener la historia de Archidona y sus murallas, pero claro esta aqui intervienen muchos intereses, y una gran rivalidad durante años. Por eso no se fomenta nuestro patrimonio. Me considero un archidones muy orgulloso de lo suyo sin menospreciar lo ajeno.

      Eliminar
  4. Preciosa ruta , teneis el track ,si es asi y no os importa darmelo lo agradeceria .Muchas gracias

    ResponderEliminar
  5. Anónimo8:54 p. m.

    preciosa ruta la de mi pueblo, gracias por visitarnos

    ResponderEliminar
  6. Anónimo9:32 p. m.

    los habitantes de Archidona sabemos lo que tenemos, son una vistas maravillosas, unos parajes únicos y una gran historia. Teníamos que fomentarlos más. los recomiendo a todos la zona de Pilatos,un paraje natural sin comparación, visitarlo si tenéis ocasión, os gustará. gracias.

    ResponderEliminar