lunes, noviembre 28, 2011

7 Pasos Largos participan en el XI Travesía Arco Calizo Central


Entorno: Sierra de San Jorge, Jibalto, extremo sur de la sierra de Loja y sierra de Enmedio.
Pueblo de referencia: Alfarnate
Distancia: 38,7 km 
Desnivel aprox.  subida 1.800 m
Punto de partida y final:  Alfarnate
Tiempo aprox. 12 horas
Nivel dificultad: Alto por la distancia y el desnivel
Tipo suelo: 60% pista y 40 % senderos por terrenos muy calizo y en ocasiones con lascas sueltas.
Tipo de recorrido: circular
Mapas IGN: 1.039-II Periana y Villanueva del Trabuco 1.024-IV
Participantes (de Pasos largos): Valentín “El Rey de la Montaña” (77 años, premio especial al mas veterano de la prueba, varios chavales de protección civil terminaron pidiéndole autógrafos y se convirtió en la estrella indiscutible de la jornada.  Paco Jaime “El Sabio de Los Boliches” y Paco Leal “El Doctor Leal” siguen los pasos de Valentín ganando año tras año en su envidiable estado de forma. Juanlukita “El Messner andaluz” que venía acompañado por su amigo Pedro (del club de espeleología de la Línea) dejando ambos el pabellón muy alto en su debut.  Patri “La Chica que miraba a las Estrellas” y Migue “El Hombre que sabía demasiado” que llevan mucho años colaborando con PRISMA a través de su web: http://www.malagacentro.com/, en esta ocasión hicieron el recorrido con el piloto automático después de llevar casi un mes ausente de nuestras montañas por motivos familiares y profesionales. Y un servidor: Juan Ignacio Amador, que tuve el privilegio de participar en esta edición con tan magníficos compañeros de aventuras.
Fecha de realización y meteorología : Sábado,  26 de noviembre de 2011, jornada soleada de cielos completamente azules y temperaturas mínimas de 6ºC al amanecer a mas de 16ºC al mediodía.
Orígenes: La Travesía al Arco Calizo Central nace en el año 2001, cuando el Grupo Senderista Prisma se plantea organizar una Travesía anual por este Paraje de la geografía malagueña, atravesando los Términos Municipales de Alfarnate, Villanueva del Rosario, Villanueva del Trabuco y Alfarnatejo. El objetivo de la misma es fundamentalmente la práctica del senderismo, dando cabida a toda aquella persona interesada por este deporte. En segundo lugar, se pretendía reivindicar y recuperar los antiguos caminos y veredas que unían la Axarquía con las Tierras de Archidona y Antequera, atravesando la Sierra de Camarolos, Sierra de Jobo y Sierra de San Jorge.
6.00 am. Con puntualidad británica se inicia el control de participantes y la entrega de dorsales identificativos que posteriormente se irán entregando en distintos puntos de control a lo largo del recorrido. El frío previo al amanecer es compensado con cafés, colacao, te y pastelitos que nos ponen a disposición de todos los participantes.
6.30 Se inicia la caminata con el inconfundible sonido de un centenar y medio de pares de botas y bastones que se ponen en movimiento atravesando la localidad de Alfarnate por recoletas callejuelas en dirección norte, viniendo a salir al callejón de La Sierrezuela por donde abandonamos definitivamente las luces del pueblo y se hacen necesarios los frontales para no tropezar o resbalar con las piedras del angosto sendero por donde vamos caminando en fila india.  Salvando un resbaladizo vado con las orillas convertidas en un resbaladizo barrizal que le da un primer toque de emoción a la caminata, caminamos en paralelo a un campo de cereal, hasta que alcanzamos la antigua nacional, actual MA-115 Alfarnate-Puerto de Los Alazores, que atravesamos para iniciar la primera gran ascensión de la jornada.
Comenzamos la ascensión por el antiguo camino Archidona-Alfarnate, un degradado carril de rampas durísimas en largos zig-zags, donde ya empieza a sobrar la primera capa de ropa, en mi caso yo me quité las dos primeras del tirón, antes de iniciar la subida, mientras veía a los compañeros de cabeza, muy avanzados, el grupo va estiradísimo y la animada charla del inicio se torna en un silencio, tan sólo interrumpido por el jadeo del compañero que tenemos mas cerca, el pisotón de las botas pateando piedras sueltas y los bastones que para muchos de nosotros se hacen imprescindibles en estas pendientes. Cada uno tiene que buscar el ritmo mas cómodo, mientras las primeras luces del día van apareciendo a nuestra espalda, al llegar al puertecillo donde existe una cantera, ya podemos ver a nuestra izquierda el omnipresente Chamizo Alto (Sierra del Jobo), reflejado en una charca cercana al camino, pero las luces aún son muy tenues para sacar una buena foto.
Realizado el obligado reagrupamiento, reniciamos la marcha abandonando este camino para adentranos de lleno en la Sierra de San Jorge, pasando por una preciosa dolina y llegando mas adelante a la laguna seca, que tras las últimas lluvias nos regaló una bonita estampa, con un cerro calizo reflejándose en su lámina de agua.
Hasta aquí hemos llevado dirección predominantemente norte, pero desde el llano de esta bonita laguna giramos a nuestra derecha, siendo ahora hacia el este hacia donde caminamos por angostos pasillos de hierba rodeados de canchal, superando alguna alambrada, 
para iniciar el descenso por una angosta y húmeda hasta la proximidades del cortijo del Navazo, donde por fin caminamos por los amplios llanos cercanos al puerto de Los Alazores, donde el paisaje nos regala una estampa parecida al boquete de Zafarraya, pero mucho mas abierto.   
En este llano y con el puerto de Los Alazores a nuestra derecha, retomamos dirección norte subiendo por un empinado camino que mas tarde se convierte en senda con algunos tramos de umbría muy resbaladizos por la roca húmeda donde no podemos bajar la guardia,  
a nuestra derecha queda el cortijo de Manga y el siguiente kilómetro es en bajada, donde vadeamos el recién nacido río Guadalhorce que por aquí es un modesto arroyo de aguas cristalinas. 
Cruzamos la solitaria carretera MA 225-Villanueva del Trabuco-puerto de Los Alazores y llegamos al primer puesto de avituallamiento donde se agradecen las bebidas, así como la fruta, los pastelitos y las barritas energéticas que son devoradas que el cuerpo recibe con alegría. 
Finalizado los 15 minutos estipulados de avituallamiento, se inicia uno de los tramos mas asfixiantes de la jornada, adentrándonos en un olivar que en principio no solemos tener asociado a un tipo de terreno especialmente difícil, pero que en este caso requiere de gran esfuerzo y concentración  para que no decaiga la moral, mientras vas ganando altura, entre jadeo y jadeo. Hasta que el incómodo suelo blando del olivar, se convierte en la dura pista denominada Realengo de los Alazores, que nos lleva a un cortijo asentado en la falda suroeste de la sierra de Gibalto, cuyos escarpados tajos ya podemos ver en su parte alta, mientras que a nuestra izquierda nos recreamos la vista con la vega sobre la que se asientan Villanueva del Trabuco, perfectamente visible y mas lejana y semi oculta Villanueva del Rosario, con el telón de fondo de la Sierra de Camarolos, su prolongación por la sierra de las Cabras hasta llegar a l Camorro Alto (Sierra Chimenea), a su derecha podemos ver los techos provinciales de Sevilla con las inconfundibles siluetas del peñón de Algámitas y cerro del Terril.
Rodeamos la desconocida sierra de Gibalto faldeando su cara sur hasta venir a salir al cortijo de Fuente de Don Pedro, atravesamos un olivar por el que llegamos al puentecillo que salva las aguas del arroyo de Las Mozas, que tributa en dirección norte hasta llegar al río Genil y venimos a salir al km 16 de la carretera A-341 Loja-Zafarraya. 
Adentrándonos ahora en el camino que nos lleva hasta el cortijo de Pedro Bueno, situado en la falda oeste de la Sierra de Loja, los últimos kilómetros habían discurrido dirección este, pero a partir de ahora vamos a ir girando hacia nuestra derecha, es decir, dirección sur, con las cumbres mas altas de la sierra de Loja a nuestra izquierda, ocultas por las laderas que nos flanquean, mientras vamos pasando por el camino que comunica a los cortijos del Cascajar, de Los Mangones y del Paloseco, iniciando un suave descenso con vistas sobre el altiplano de Alfarnate a los pies del imponente Chamizo Alto a nuestra derecha 
y La Maroma a la izquierda con la LLanura lacustre de Zafarraya a sus pies
mientras nos vamos aproximando a una enorme cantera donde almorzamos junto al correspondiente puesto de avituallamiento, en un punto cercano al km 21 de la carretera A-341 Loja-Zafarraya.
Finalizado el merecido almuerzo donde no faltó el vaso de caldito caliente, nos adentramos en una vereda que enlaza con el antiguo camino que pasaa junto al cortijo del castillejo, 
donde enlazamos con la carretera MA-156, Alfarnate-Periana, junto a la que caminamos unos 300 m en dirección Alfarnate, para desviarnos inmediatamente después a nuestra izquierda, en dirección sur por un camino que discurre paralelo a la vertiente derecha del arroyo del Palancar, hasta que llegamos al cortijo de Gastarreja, donde nos espera nuestro último avituallamiento. Tras las últimas viandas y bebidas isotónicas, iniciamos la última y probablemente mas cansina ascensión por los casi 34 km que ya llevamos acumulados, una ascensión por la cañada del Jaral, que teóricamente es un PR, pero el sendero es tan estrecho y el pedregal tan extenso que resulta fácil perderlo a poco que te quedes cortado o se despiste el compañero que llevas delante, poco a poco nos vamos acercando al emblemático pico Vilo, al que estamos ascendiendo por su vertiente norte, pero cuando ya habíamos ascendido la parte mas dura y nos quedaba menos de un kilómetro para alcanzar la mencionada cumbre siguiendo el mismo cordal por el que íbamos, la organización decidió prescindir de hacer esta preciosa cumbre, desviándonos definitivamente a la derecha enlazando con la famosa era 
que se encuentra en el bosquete de pinos la Sierra de Enmedio que atraviesa el PR que va de Alfarnate hasta el pico Vilo y que ya tomamos en dirección a Alfarnate contemplando una bonita puesta de sol 
entre los tajos del río Sábar que teníamos a nuestra derecha y el Chamizo Alto frente a nosotros, 
llegando con las últimas luces del día hasta Alfarnate, a través de esa misma pista que desciende hasta llevarte al campo de fútbol de esta localidad, donde nos recibieron cariñosamente todos los socios de GRUME, que como día grande en su calendario colaboraron y participaron en esta prueba aportando toda su experiencia y dedicación, 
poniendo cada uno lo mejor de sí, al igual que el amplio dispositivo de protección civil que estuvieron presentes en  los puntos estratégicos del recorrido, contando además en todo momento con la compañía de dos de sus efectivos que nos acompañaron en todo momento. 
Un año mas la guinda del pastel fue la fiesta clausura donde no faltaron los entrantes, una sopita caliente y un plato de los famosos morretes de Alfarnate a base de papas y setas que sientan de maravilla después de la caminata de 12 horas. 
Todo ello amenizado por la fiesta que tenían organizadas nuestros anfitriones del Grupo Prisma, acompañadas por las autoridades de la localidad, con abundante presencia de compañeros de distintas asociaciones senderistas de Andalucía a los que nos entregaron nuestro diploma acreditativo con una bolsa de regalo donde no faltó una guía de senderismo, productos gastronómicos de la Axarquía, información sobre distintos alojamientos rurales de la zona y una camiseta de tela transpirable en color rojo con el logo del XI Travesía Arco Calizo Central en blanco.
 Por todo ello, los siete compañeros de Pasos Largos que participamos en esta XI edición os damos las gracias y la enhorabuena por vuestra dedicación y buen hacer un año mas, a lo largo de toda la jornada y por el buen ambiente de hermandad y compañerismo que transmitís.
 Firmado: Juan Ignacio Amador Tobaja

4 comentarios :

  1. Anónimo1:11 p. m.

    Estais echos unos fieras. Enhorabuena.
    Me lo pensé para ir pero no me fío de mis pies.

    Fernando DDJ

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8:38 p. m.

    Enhorabuena a todos, entran ganas de marcarse ese reto. Ana mari y Gabriel

    ResponderEliminar
  3. Queridos amigos Ana, Gabriel y Fernando:
    Tras las rutas compartidas con vosotros desde que nos conocemos os puedo garantizar que estáis sobradamente preparados para finalizar con éxito esta bonita travesía muy bien organizada, con un ritmo muy cómodo y constante y con puestos de control y avituallamiento cada 8-10 km de frutas, bebidas, pastelitos y según la hora hasta un caldito caliente que recusita a un muerto.
    ¡Todo un lujo donde es una gozada participar!

    ResponderEliminar
  4. Lo veré con mas detenimiento, solo he visto que eran 38 km y... estais hechos unos máquinas todos. Enhorabuena !!! que envidia me dais.

    Gracias Juani.

    ResponderEliminar