jueves, noviembre 10, 2011

Riscos de Júzcar y Cartajima (Sierra del Oreganal)


Riscos de Júzcar y Cartajima
Entorno: Sierra del Oreganal (Alto Havaral, Serranía de Ronda)
Pueblos de referencia: Júzcar (como principio y final de ruta)
Punto de encuentro e inicio de ruta alternativo: Bar Torrichelli de Juzcar.
Inicio de ruta teórico: Dejando atrás Cartajima, tal y como nos vamos acercando a la vecina localidad de Júzcar, concretamente entre el km 1 y el km 2 de esa carretera, la carretera discurre paralela a una pista que tenemos a la derecha, justo en el punto donde se tocan carril y carretera nos encontramos con una señal indicativa que reza los riscos, al lado de un panel de aves de la Serranía. Ese es un buen inicio de ruta, aunque si la queremos acortar aún mas, siguiendo la indicación de “Los Riscos” tomando esa pista a la derecha, dirección norte, en poco menos de un kilómetro, llegaremos al inicio de ruta propiamente dicho, pero si nos limitamos a hacer la ruta oficialmente señalizada, tan sólo se nos quedará en 2,5 km.
Distancia aproxruta verde: 6 km y ruta amarilla unos 10 km. En ambos casos tomando como punto de partida Júzcar.
Desnivel aprox.  subida 600 m
Tiempo aprox. entre 6-7 horas según paradas, ya que se presta mucho a realizar pausas para recrearnos con el paisaje. Dos horas menos para la ruta verde.
Nivel dificultad: En lo referente a la ruta verde fácil, sobre todo si partimos desde el panel de aves de la Serranía, ahorrándonos la fuerte pendiente por la que salimos de la localidad de Júzcar.
En lo referente a la ruta amarilla: Alto desde el punto de vista orientativo ya que una vez que abandonamos la ruta verde a la altura del “Aguila” y no volvemos a enlazar con ésta a la altura de las “dos eras” no existe señalización ninguna, tan sólo tenues rastros del ganado de la zona por terreno muy agreste.
Tipo suelo: La proximación es pos una pista bastante cómoda, una vez dentro de “Los Riscos” como su propio nombre indica rocas por todas partes.
Tipo de recorrido: circular con ramal de ida y vuelta lineal.
Mapa de referencia: IGN, Igualeja (1.065-I)
Fecha de realización y meteorología: miércoles 9 de noviembre de 2011, cielos despejhados durante las primeras horas de la mañana, con intervalos nubosos a partir del mediodía y suave brisa del sur.
Participantes: Desde Ronda: Ricardo “Treparriscos” y Jaime. Desde distintas zonas de la Costa del Sol: Valentín “El Rey de la Montaña”, Silvia-Silvestre, Ilse “La gacela de la Selva Negra”, Don José Guerrero “El Maestro Geobotánico” y Juani.
A tener en cuenta:
Como ya hemos dicho anteriormente esta ruta tiene dos inicios teóricos, por un lado tenemos el panel que nos indica “Los Riscos”, junto al panel de aves de la Serranía situado en la pista que hay junto a la carretera Cartajima-Juzcar. O bien continuando con nuestro vehículo desde este punto hasta la angarilla de inicio y final de la ruta balizada, donde nos encontramos con el correspondiente panel informativo.
Pero nosotros proponemos iniciarla desde Júzcar.

Por otra parte al igual que ocurre en el Torcal de Antequera, una vez iniciamos la ruta que está balizada y perfectamente señalizada, a la que igual que allí, llamaremos ruta verde, siendo ésta una ruta circular. Existe la posibilidad de abandonarla en un determinado punto, que en el caso de “Los Riscos” coincide con la emblemática figura de “El Águila” (perfectamente señalizada, panel incluido). De manera que ampliaríamos el trazado circular, al igual que la ruta amarilla del torcal, compartiendo el mismo inicio y final que la ruta verde, pero ampliando unos 3 km mas el tramo central de la ruta.

Pero a diferencia de “El Torcal de Antequera” lo que aquí sería la ruta amarilla, no está balizada y requiere de buenaas dosis de orientación y experiencia en montaña, de lo contrario resultaría fácil perderse, especialmente en días de niebla, por lo que si no vamos con alguien que conozca bien la zona o no tenga mucha experiencia en orientación, mejor permanecer dentro de la ruta verde que si está perfectamente señalizada.

Descripción del entorno:
El paraje de Los Riscos de Júzcar y Cartajima es un gran torcal, de origen sedimentario, formado por rocas calizas, es decir rocas calcáreas compuesta básicamente de carbonato cálcico, que presentan un aspecto ruiniforme debido a la erosión que producen los agentes meteorológicos, estando afectadas principalmente por dos tipos de erosión que son por disolución y por gelifracción. Pudiendo contemplar formaciones imitativas del mismo estilo que en el torcal de Antequera, tal vez en el caso de Los Riscos la mas conocida es “El Águila”, pero exiten otras como “El camello”, “La Liebre”, así como un gran número de rocas donde nos parecerá ver una cará, o cualquier tipo de objeto o animal de lo mas insólito.
Aunque durante mucho tiempo se les ha conocido como “Los Riscos de Cartajima”, es de justicia nombrarlos con su actual denominación de “Riscos de Júzcar y Cartajima”, de hecho, la ruta que se encuentra actualmente homolagada discurre íntegramente en el término municipal de Júzcar, así como el 95% de la versión extendida que proponemos. En cualquier caso se encuentra dentro de la Sierra del Oreganal, mas concretamente en el Alto Genal, también conocido como “El Havaral” dentro de la Serranía de Ronda.  La Sierra del Oreganal alcanza su punto mas alto en la cumbre del Jarastepar (1.427 m) y Cancha Almola (1.405 m), pero la mayor parte del paraje de “Los Riscos” en sí se encuentra situado entre los 900 y los 1.100 m. 
En el ámbito geográfico delimita al norte con el Cancha Almola, tras el cual se encuentra la Meseta de Ronda, al este con el Alto Genal o Havaral con el telón de fondo de la Sierra de las Nieves, pudiendo distinguir fácilmente su cumbre mas alta “Torrecilla” (1.919 m), al sur con Sierra Bermeja y la inconfundible silueta de Sierra Crestellina con sus dos picos: El cerro de Las Chapas y el Crestellina, propiamente dicho y al oeste el corredor ecológico Guadiaro-Genal, donde se encuentran las poblaciones de: Atajate, Alpandeire o Faraján. Además del cerro Jarastepar (1.427 m)
Desde el punto de vista climático: Los Riscos de Júzcar y Cartajima se enmarcan, en los pisos meso y termomediterráneo, disfrutando de un régimen de lluvias muy por encima de la media andaluza, similar a comarcas de la Andalucía húmeda. De hecho Cartajima, situada a 841 msnm. Es el pueblo mas alto de la Serranía de Ronda y con sus 1275 l/m², ostenta el índice de mayor pluviosidad del Valle del Genal. Los inviernos son cortos pero fríos, produciéndose heladas entre los meses de Noviembre a Marzo; y veranos normalmente calurosos.

Fauna

Tal y como podemos comprobar en el panel informativo que existe en la pista por donde hacemos la aproximación a los Riscos de Júzcar y Cartajima existe una gran variedad de aves, ya que es un hábitat idónea para las grandes rapaces (águila real y perdicera, buitre leonado, búho real). También se pueden observar mirlos, grajas, perdices y una gran variedad de pequeños pájaros, como la curruca tomillera, collalbas negra y rubia, escribano montesino, el roquero solitario y rojo... Durante el periodo de las migraciones se pueden observar tanto al alimoche, como a varias especies de aguiluchos, cernícalos, alcotán, golondrinas...
Existe también una gran variedad de mamíferos, como la cabra montés, jabalí, gato montés, meloncillo (la única mangosta europea), tejón, garduña, conejo y el zorro común.
Reptiles como las lagartijas, lagartos, salamanquesas, culebras y víboras que en este hábitat tan rocos encuentran un lugar ideal para vivir. Y por supuesto, una gran variedad de insectos que en días soleados, especialmente calurosos aparecerán por todas partes tan pronto como saquemos el bocata de la mochila.

Flora

La vegetación de Los Riscos de Cartajima está directamente ligada a su litología: las rocas calcáreas. Sobre las cuales nos encontraremos un buen número de plantas trepadoras como la yedra y una gran variedad de musgos y líquenes, especialmente abundantes en las zonas de umbría.
Las zonas calizas son escasas en vegetación, compuesta principalmente por matorrales y arbustos como las retamas, el esparto, majuelos, rosal silvestre, encinares degradados, cardos chasqueros y borriqueros, espliego, piornales, etc… También son típicas plantas aromáticas como el tomillo, romero, laurel, matagallo, la manzanilla serrana, torbisco.

Breve descripción del itinerario:
Tomando como punto de partida el popular bar Torrichelli, en la travesía de la localidad de Júzcar, caminamos, unos 20 m en dirección este y nos encontramos con una empinada calle asfaltada que rápidamente nos hará entrar en calor, sobrándonos en pocos minutos la mitad de la ropa que llevemos puesta. Justo al dejar las últimas casas atrás, es decir, unos 5 minutos después de iniciada la caminata, merece la pena adentrarse en un ramal de pista que queda a la izquierda y que en unos 50 m nos conduce hasta los restos de un viejo castaño, que nos sorprenderá con su enorme tronco, el cual a apenas lograremos abarcar entre 5 personas cogidas de las manos.
Retomada la pista asfaltada por la que veníamos seguimos ascendiendo en dirección noreste. Sin duda es el tramo mas duro de ascensión, de hecho, en menos de 500 m habremos ascendido casi 200 m de altura, hasta que alcanzamos el nivel de la carretera que comunica a Júzcar con Cartajima, que durante el siguiente kilómetro discurrirá prácticamente en paralelo a nosotros quedando a nuestra derecha, mientras vamos caminando cómodamente por la pista que ahora es terriza en falso llano. Dejando a nuestra izquierda el mencionado panel de las aves mas frecuentes de esta zona de la Serranía, junto a una placa metálica que nos indica “Los Riscos” en la dirección que ahora llevamos: es decir: norte, noroeste. Como también decíamos anteriormente el lugar donde se encuentra este panel de las aves y la señalización hacia “Los Riscos” puede servir de inicio de ruta, si nos queremos ahorrar la dura rampa de ascensión por la que abandonamos la localidad de Júzcar.
Dejando atrás los paneles indicativos, comenzamos a distinguir la silueta de los riscos al fondo, mientras caminamos flanqueados con castaños a nuestra derecha y encinas a nuestra izquierda. No tardaremos en atisbar por encima de los castaños parte de la localidad de Cartajima, presidida por el campanario de su iglesia. También cabe destacar en este tramo de aproximación a los riscos un alcornoque de imponente tamaño, al final de una hilera de castaños a la derecha del camino. Justo cuando empezamos a alejarnos de la cercana presencia de la carretera a nuestra derecha, la pista vuelve a empinarse, habiendo sido asfaltada, para evitar el deterioro de la misma con los surcos y cárcavas que suelen provocar las lluvias torrenciales. A la izquierda dejaremos una pequeña cantera de háridos, que probablemente se haya usado para la construcción de la pista por la que vamos. Mientras que por el margen derecho de la pista nos acompaña una pequeña cañada, que pasa a la izquierda justo en el punto donde nos encontramos una especie de aljibe. Y en pocos minutos llegamos al inicio del sendero homolago, hasta aquí hemos venido en todo momento por el camino que no los mapas topográficos figura como “Camino de Ronda a Júzcar”.
Nos encontramos ante una gran era, frente a la cual tenemos una angarilla por la que finalizaremos la ruta de Los Riscos, tras la angarilla, el cortijo del Herrero, a los pies de la loma por la que baja el elaborado sendero y en la parte alta de la loma, una curiosa formación rocosa denominada “Tajo del Colchón” 
que nosotros bautizamos como “El Cíclope”. A la derecha de la angarilla un camino, que en principio discurre por fuera de la valla, que nos indica inicio de ruta en dirección noreste. A pocos metros de este inicio y final de recorrido por “Los Riscos” nos encontramos con un panel donde podemos contemplar un rudimentario mapa del mismo con ausencia total de curvas de desnivel, que tan sólo nos sitúa con pequeñas marcas y fotografías, las cinco eras por las que pasamos y cinco formaciones imitativas mas representativas de este sendero que en el cartel denominan: “Sendero de las Eras”. Donde podemos leer: El sendero comienza en este punto, a lo largo del recorrido pasaremos por cinco eras, de ahí el nombre del sendero.  El primer tramo discurre por un cómodo carril de unos 450 m que nos conduce hasta la segunda era. En este punto abandonamos el carril para tomar un estrecho sendero, el terreno cambia totalmente, pasando de las plantaciones de olivos y almendros, al paisaje característico de Los Riscos.
El primer tramo es el de mayor pendiente y nos lleva hasta una de las formaciones imitativas mas conocidas “El Águila”. A partir de este punto la subida es mas suave. Nos encontramos en “La Suerte de Macoria” con su era, un excelente punto para hacer un alto en el camino y disfrutar del paisaje.
Tan sólo unos metros mas adelante llegamos al punto mas alto de nuestro recorrido, 985 m. la pendiente es ahora cuesta abajo hasta la 4ª y 5ª era, conocidas como eras de la Cañá  Grande, desde ésta llegamos fácilmente al Portichuelo y, pasando cómodamente junto al tajo de Los Colchones (que queda a nuestra derecha), llegaremos hasta el aparcamiento. Es decir, hasta el inicio y final de este itinerario de tan solo: 2,5 km, altitud mínima: 865 m, altitud máxima: 985 m, dificultad de orientación: media. Duración: 1 h. 30 min.
Ésta sería la versión turística de “Los Riscos de Cartajima” que de hecho nos parece ideal como ruta familiar y que sería el equivalente a la ruta verde del Torcal de Antequera, bien conocida por todos los amantes del senderismo en Málaga y Andalucía en general. 
¡Ahora bien!, una vez aquí merece la pena hacer lo que sería la versión extendida de esta ruta, ampliando el círculo unos 3 km, de manera que como explicábamos en las observaciones a tener en cuenta, compartiríamos el mismo inicio y final que la ruta verde, ampliando el tramo central en unos 3 km mas pasando por lugares muy poco explorados hasta la fecha. De manera que seguiríamos las indicaciones de este sendero señalizado hasta llegar a la famosa figura del ´”Aguila” emblemática formación imitativa donde las haya.
Una vez que dejamos a tras el águila, el sendero señalizado, describe un giro de 90º a la izquierda dirección oeste, mientas que nosotros mantenemos la dirección norte, noroeste, dejando a izquierda y derecha espectaculares formaciones a modo de grandes chimeneas como en el Torcal de Antequera, amén de multitud de formaciones imitativas que desafiarán nuestra imaginación. 
Aunque el sendero es poco claro, si estamos atentos caminaremos en todo momento siguiendo la estela de las huellas dejada por el paso del ganado, que en caso de dudas, encontraremos sin dificultad por la zona mas baja de las cañadas o mas bien dolinas por las que vamos caminando. Justo cuando empiezan a perder alturas las formaciones rocosas que tenemos a nuestro alrededor con vistas sobre el Cancha Armola al norte, (frente a nosotros)
y Parauta al este, rodeado de castaños, con el telón de fondo de la Sierra de las Nieves, será el momento, de girar unos 90º a la izquierda, es decir en dirección oeste, donde no tardaremos en recuperar el tenue sendero marcado por el ganado que se abre paso entre la abundante retama y los pasos mas asequibles y cómodos del roquedo en el que nos encontramos inmersos.
Al poco de girar en dirección oeste, no tardamos en localizar a nuestra izquierda una especie de callejón que resultó ser la entrada de un rincón verdaderamente mágico donde en un palmo de terreno nos encontramos con una pequeña cueva, una chimenea por la que no dudaron en trepar Silvia y Valentín.
Y unas extrañas peonías de color naranja que estuvimos fotografiando el Maestro Don José y un servidor.
Una vez retomado el sendero fuimos llevando en todo momento los altos paredones calizos a nuestra izquierda, mientras nosotros iniciábamos, un nuevo giro de 90º a nuestra izquierda, en dirección sur, por lo que se conoce como “La Cañá Grande”,
y que como su nombre indica es una cañada de grandes dimensiones, desde la cual vamos contemplando en todo momento las localidades de: Benalauría, Benadalid, Algatocín y Benarrabá ya en el bajo Genal, tal y como vamos avanzando el horizonte se va ampliando apareciendo por la izquierda la inconfundible silueta de Sierra Crestellina y Los Reales de Sierra Bermeja. 
En todo momento no dejamos de llevar a derecha e izquierda espectaculares chimeneas calizas, formadas a base de un bloque de roca sobre otro como si fuera un “tente” o un “lego” en estos tiempos mas recientes, hasta que por fin enlazamos con el “sendero de las eras” que nosotros hemos llamado “ruta verde”, justo en el lugar donde se encuentran dos de ellas muy próximas. 
De aquí al final no hay pérdida posible, puesto que el “sendero de las eras” discurre flanqueado entre elaboradas hileras de piedra que en escasos minutos nos llevarán hasta el “Portichuelo” y el descenso final hasta el punto de inicio, pasando junto al “Cíclope” (cuya cara no contemplamos desde el sendero, ya que pasa por detrás) y el cortijo del Herrero.
A partir de aquí completamos nuestro itinerario hasta Júzcar, caminando sobre nuestros pasos recreándonos con las primeras luces de la tarde, con bonitas vistas sobre Cartajima y Pujerra, sobre los mares de castaños, así como el peculiar color azul de las casas de Júzcar, 
en curioso contraste con la Primavera de Cobre. Dándonos nuestro pequeño homenaje en el Torrichelli, donde nos despedimos hasta nuestra próxima ruta.

5 comentarios :

  1. aun no tuve tiempo de leer la cronica Juani, pero te queria comentar que la ultima foto, con el pueblo entre los castaños es de premio de fotografia, al menos para mi gusto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Eduardo Campos5:49 p. m.

    Menos mal que ya estuve una vez ahí, aunque Júzcar todavía era blanco

    ResponderEliminar
  3. Antonio, Muchas gracias por el comentario. Se trata de cartajima, pero en cualquier caso es que de aquí hasta finales de Noviembre el valle del genal está espectacular sobre todo por la zona de Igualeja, parauta, cartajima, Júzcar y Pujerra. Sólo hace falta una cámara normalita (como la mía, que es la hermana pobre de las nuevas "Casio") y un poco de imaginación.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Veo que pasasteis un dia genial amigo Juani. En pocos dias los castaños alcanzarán su máximo esplendor, por lo que habrá que aprovechar para algunas salidas fotográficas. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Efectivamente carlos, estoy pensando repetir en pocos días, a ver si nos vemos a la sombra de los castaños.
    ¡Salud!

    ResponderEliminar