miércoles, enero 25, 2012

Curso básico de iniciación al alpinismo: crampones, piolet, casco y polainas.

A través de Al Andalus Activa: empresa de multi aventuras: capitaneada por Jesús Olvera “El Yeti de Borreguiles”, experimentado guía de montaña, alpinismo, escalada, barranquismo, espeleo, vías ferratas o esquí en distintas modalidades, siendo su favorita indiscutible el esquí de travesía. Toda una institución en Sierra Nevada donde lleva trabajando con su propia empresa y colaborando con otras tantas a nivel nacional e internacional, dando clases, llevando muchos grupos de todas las edades y niveles, organizando numerosas expediciones a Marruecos, Croacia, Suiza, Italia o Francia. Aunque desde que creó su propia empresa hace unos años: “Al Andalús Activa” se está centrando mas en Sierra Nevada durante la temporada de invierno, donde también ha intervenido en varias operaciones de rescate y la primavera y verano en su querida Serranía de Ronda, donde en las dos últimas temporadas ha colaborado de forma muy activa en la creación de la mayor red de vías ferratas de toda Andalucía, convirtiendo a la Serranía de Ronda en un auténtico parque temático para los amantes de esta especialidad.
Ni que decir tiene que lleva mas de diez años titulado por la federación en el grado mas alto de distintas especialidades montañeras y todos sus cursos están homologados por la F.A.M. y por la F.E.M. (federación andaluza & española de montaña). Sin duda alguna uno de los mega cracks de la Asociación Senderista Pasos Largos, ya que por encima de su tremendo dominio y grandes conocimientos sobre la alta montaña y otras especialidades destaca su humildad, sencillez y lo campechano que es, convirtiéndolo en un monitor ideal para garantizar la satisfacción plena de cualquier curso que hagamos con él.

Normalmente estos cursos de iniciación al alpinismo se suelen realizar en dos días, pero en un intento de ampliar la oferta a quienes no disponemos de dos días, ésta temporada se han ofertado estos cursos express de un día centrados en la perfecta realización de la técnica de ascensión con los piolet, autodetención por un tubo y sobre todo largas sesiones de  prácticas lanzándonos ladera abajo, faldeando y subiendo por empinadas pendientes.

Actualmente, los precios para este tipo de cursos suelen ser:
6 a 10 alumnos 50€/alumno
11 a 16 alumnos: 45€/alumno (2 monitores)
17 a 20 alumnos: 40€/alumno
Precios cerrados, sin descuento por material, tarjeta federativa...
Incluye: Seguro de rc, seguro de asistencia para cada participante, crampon, piolet, y casco.
 Teléfono: 626 36 48 22, info@alandalusactiva.com, www.alandalusactiva.com

Fotos de actividades y cursos: https://picasaweb.google.com/alandalusactiva
Facebook: http://www.facebook.com/AlAndalusActiva                                  
Twitter: http://twitter.com/#!/AlAndalusActiva


Participantes: En un principio se había previsto que hubiera unos 20 alumnos para este día, por lo que ya había 2 monitores técnicos de la Federación. Sin embargo tal y como se fue acercando la fecha se produjo un aluvión de bajas hasta el punto de que nos quedamos tan sólo 4 alumnos: Cristina y Belén (enfermeras y endocrinas de Málaga), Antonio (bombero) y un servidor Juan Ignacio Amador. En circunstancias normales Jesús debería haber suspendido el curso dada la cantidad de bajas, pero debido al tremendo interés que le mostramos los cuatro alumnos, siguió con el plan adelante y tuvimos el privilegio de disfrutar de sus siempre instructivas explicaciones para nosotros cuatro.
Fecha de realización: sábado 21 de enero de 2012
El punto de encuentro fue en el parking de La Hoya de La Mora a las 10.00 am donde una vez hechas las presentaciones de rigor, Jesús nos dio una charla sobre los distintos tipos de crampones:
A partir de aquí ya hablo de memoria y si cometo algún error en las siguientes explicaciones es culpa de Jesús, sino de mi mala memoria o despiste. 
El equipo imprescindible en terrenos nevados se compone de tres instrumentos que son imprescindibles: piolet, crampones y casco. Hay cascos polivalentes que lo mismo sirven para espeleo, para barranquismo, escalada y montaña en general. A unas malas nos puede servir incluso un casco de bicicleta, pero es altamente recomendable, de hecho semanas antes de realizar este curso, un amigo de Cristina falleció al inicio de una ascensión al Aneto, en una zona aparentemente inofensiva, la ruta acababa de empezar y sólo llevaba los crampones, el piolet enganchado en la mochila, pero sin llevar casco, cayó en una placa de hielo y sin tiempo de reacción fue a dar con la cabeza en una roca perdiendo la vida en el acto.

Damos por hecho de que para cualquier ruta de montaña y mas especialmente en las de nieve hay que venir con buen material tanto de ropa como de calzado apropiado, además de llevar, preferentemente dos pares de guantes un par fino y otro mas grueso, polainas para evitar que se nos meta la nieve por botas y pantalones, una braga de cuello, gorro de lana y un buen cortavientos y una chaqueta potente que nos resguarde bien de las bajas temperaturas. No obstante, como sobre el material del montañero se podría escribir mucho os dejo un enlace de un compañero de Almería donde lo sintetiza muy bien:
http://afpnandadevi.blogspot.com/2009/01/kit-basico-de-montanero.html









Principalmente existen tres tipos de crampones:
1º) De correíllas (sobre estas líneas) también conocidos como polivalentes básicos, ajustables a todo tipo de botas de trecking. Que además de ser los mas económicos son los mas recomendables para quienes sólo hacemos rutas de trecking de un día o travesías cortas invernales, lo suyo es usarlo con unas botas de trecking que tengan buen aislante tipo goretex para la humedad. Eso sí la bota que usemos para unos crampones debe tener una suela un poquito rígida para que a la hora de ajustarnos el crampón a la medida de nuestra bota, la suela quede mas unida al puente del crampón de manera que esté no se nos doble o se nos salga del pié con facilidad. Estos crampones son los que yo le recomendaría a la mayoría de excursionistas, ya que son los mas polivalentes y te valen para casi todas las situaciones mas frecuentes, excepto escalada por paredes congeladas o cosas demasiado potentes que escapan a las posibilidades de la mayoría de excursionistas y además son los mas baratos.
2º) Crampones automáticos: para botas rígidas y con muescas en el talón y la puntera para enclavamiento de los cierres trasero y delantero, sólo recomendable para alpinistas prácticamente profesionales que se llevan largas temporadas en zonas nevadas, ya que fuera de zonas nevadas no solo son casi inútiles por su poca flexibilidad y rigidez, sino que además provocan grandes rozaduras.
3º) Crampones semi automáticos: para botas semirrígidas y con muesca en el talón para enclavamiento del cierre trasero del crampón, que son una combinación de las anteriores y las botas de trecking tradicionales, si bien también estas botas fuera de la nieve nos ofrecen pocas prestaciones.
Hay que tener en cuenta que si nos compramos unos crampones automáticos o semi automáticos, nos tenemos que comprar unas botas rígidas o semirrígidas, de lo contrario la habremos cagado y con otro tipo de bota que no tenga las muescas correspondientes nos saltarán en cualquier momento de la caminata, lo cual además de resultar un incordio, podría llegar a ser muy peligroso en determinadas situaciones.
Cómo diferenciar crampón izquierdo del derecho:
Para distinguir el crampón izquierdo del derecho estos traen unas hebillas para ajustarnos el cordaje, pues bien el crampón derecho tendrá dicho cierre o hebilla hacia la derecha y el izquierdo hacia la izquierda, para evitar engancharnos cuando un pié pase demasiado cerca del otro al caminar. Igual que las cremalleras de las polainas, siempre tienen que ir hacia fuera.

El síndrome "DECATHLON" y la popularidad de los programas como: Desafío Extremo, El último superviviente ó Al filo de lo Imposible
En pleno auge del denominado turismo de multiaventuras, el marketing y la publicidad actual a la que estamos sometidos nos lleva enseguida a adquirir material técnico de montaña sobre el que, en muchos casos, no hemos tenido la prudencia de preocuparnos ni siquiera de cómo se utiliza. Como suele ocurrir con mucha gente que se compra los crampones y el piolet sin tener ni puta idea de cómo usarlos, ni siquiera de colocárselos. Cuando lo suyo para no empezar la casa por el tejado sería probar primero a hacer un curso de introducción al alpinismo con monitores titulados y con experiencia. Tal y como demuestran unas encuestas realizadas recientemente en Pirineos, un alto porcentaje de las personas que incluían en su equipo crampones no habían oído hablar jamás sobre cuales eran las técnicas a utilizar para que esta herramienta nos de el nivel de seguridad deseado, que es de lo que se trata cuando los adquirimos. Y lo que es mucho peor, muchos de los encuestados ni siquiera habían probado a colocárselos antes de realizar la ascensión hacia la que partían.
A la hora de comprarnos unos crampones, lo ideal es ir con las botas que tenemos pensado colocárnoslo para comprobar que a la hora de usarnos son compatibles con dichas botas y quedan bien ajustados. Aunque en general lo suyo es siempre asesorarte por gente experta y tener muy claro la frecuencia con la que los vas a utilizar y el tipo de montaña y/o travesías que pretendes realizar.
¿Cómo debe ser la medida ideal de nuestro piolet?
A la hora de comprarnos un piolet debemos valorar que pese muy poco y la medida ideal para nosotros la obtendremos cogiendo el piolet por arriba, es decir por la “T que forman. mango-pico-pala y el regatón (extremo de abajo) nos llegue por el tobillo o quede cerca del mismo, ese será nuestro piolet ideal, aunque en la práctica si nos queda un poco mas corto nos resultará mas polivalente y manejable.

Cómo transportar el piolet en la mochila:
Principalmente existen dos maneras o bien con la pala y la punta hacia arriba o bien hacia abajo, haciendo buen uso de esas correíllas exteriores que suelen llevar hoy en día todas las mochilas de trecking, pero lo suyo es ponerle unos protectores de plástico o corcho al regatón y al pico, de lo contrario en caso de caídas nos podemos lesionar o lesionar a algún compañero de ruta.
Cómo guardar los crampones, una vez que los plegamos al tamaño mas pequeño, deben guardarse con los pinchos de uno intercalado con los pinchos del otro, de manera que hacia fuera sólo se vea la parte plana y al mismo tiempo lo podemos guardar en una bolsa de tela dura o neceser alargado, yo suelo usar una funda parecida a donde guardaba mis botas de fútbol.

Seguidamente explicó las distintas partes del piolet:
1º) Hoja o pico
2º) La pala
3º) Mango
4º) Dragonera (cinta que debe llevar todo piolet para que no se nos escape).
5º) Regatón (que es la punta que hay en la parte final de abajo del mango)
Antes de iniciar la caminata por los alrededores de La Hoya de la Mora y mas concretamente hacia la cabecera del barranco de San Juan nos recordó las técnicas básicas para caminar con los crampones, una vez que nos los colocamos, caminando con los pies ligeramente separados para no trabarnos en ningún momento. En los primeros instantes se hace un poco raro, pero rápidamente te acostumbras. Y conforme la pendiente se va haciendo algo mas pronunciada hay que usar la “técnica francesa o de pies de pato” consistente en caminar con los pies un poco hacia afuera, o mejor dicho con las punteras hacia afuera y clavando todas las puntas del crampón sobre la nieve.
Piolet bastón: se usa cuando vamos faldeando o caminando a media ladera, llamamos monte a la parte de la loma que queda por encima de nosotros y valle a la que queda por debajo, de manera que si vamos caminando por una ladera inclinada, agarraremos el piolet por “la cabeza” y lo clavaremos verticalmente en la nieve, siempre en el lado donde llevemos el monte, es decir en el lado donde queda la pendiente por encima de nosotros.
Si vamos ascendiendo por una pendiente mas fuerte lo ideal es ir haciendo zig-zags, con lo cual en cada giro tenemos que cambiarnos el piolet de manos, pero jamás lo soltaremos y por su puesto siempre lo llevaremos asegurando metiendo la mano por la la dragonera. A la hora de llegar al punto donde decidamos girar, clavamos el piolet con las dos manos apoyándonos sobre él y en ese momento nos lo cambiamos de mano.
Si vamos faldeando ó caminando a media ladera con una pendiente ya de 35 o 50º de inclinación tenemos que seguir clavando todos los pinchos del crampón sobre la nieve, con el piolet firmemente clavado en forma de “T” y si no lo vemos claro, o se busca un paso mas asequible o directamente nos damos media vuelta, esta es una norma básica de todo buen montañero.
Lo que más practicamos durante toda la jornada, además de algún que otro faldeo por pendientes de cierta inclinación y alguna que otra ascensión corta pero empinadísima fueron las caídas con una larga sucesión de ejercicios de auto detención, enseñándonos como debemos clavar el piolet y aferrarnos a él según caigamos sentados, de cabeza o de espaldas, hacia donde debemos clavarlo según como caigamos y hacia que lado girar las piernas, siempre con cuidado de no pincharnos con los crampones, manteniendo las puntas arriba cuando nos pongamos de cara al suelo. No obstante, al encontrarnos aquel día con una nieve relativamente blanca, prácticamente todos los ejercicios de auto detención los hicimos sin crampones.

 





La última hora del curso estuvo dedicada a mostrarnos las técnicas básicas de seguros y reuniones con piolet para asegurarnos en caso de tener que progresar o rapelar por fuertes pendientes, ahora me viene a la mente la técnica de la estaca clavando el piolet en vertical como si fuera una “T” siempre lo mas hondo posible o la técnica ancla de nieve, excavando una “T” profunda donde vamos a enterrar el piolet de manera horizontal aprovechando la misma forma de “T” del socavón que excavaremos con el mismo piolet, que quedará firmemente sujeto  sobre la nieve con la punta del regatón mirando hacia el punto donde tenemos previsto hacer el descenso o la progresión con el consiguiente cordaje enganchado al arnés.

También recuerdo otra técnica excavando en la nieve una especie de zanja en forma de lágrima con la punta de la lágrima orientada hacia el lugar por el que vamos a descender introduciendo la parte del cordaje en el interior de la zanja que enterraremos viniendo cada extremo de la cuerda por debajo de nuestra posición, llegando supuestamente de sobra al lugar hacia donde tenemos previsto descender.
Y por último en ancla de nieve, un sofisticado artilugio de aluminio, que mas bien parece la pala de un remo, con varios orificios para introducir por él los cables de sujeción, hay que hacer una buena guía para el cable, todo con el fin de hacer trabajar bien a la reunión, pero normalmente suele ser mas efectivo con nieve mas dura de la que teníamos aquel día.
En los numerosos ejercicios de autodetención y progresión por pendientes nos fue explicando las principales técnicas de piolet, como por ejemplo:
Piolet mango: Usado en pendientes muy empinadas (45-60º) y siempre que la nieve esté lo suficientemente blanda. En el caso de nieve dura o hielo, se deberá usar la técnica de "puntas delanteras". Agarramos el piolet por la cabeza con las dos manos, y ascendemos de frente a la montaña, como si subiéramos por una escalera.
Técnica de puntas delanteras en ascensos muy empinados (preferiblemente con crampones automáticos o semi autom
aticos): Usada en fuertes pendientes con cualquier tipo de nieve, aunque sobre todo se usa en caso de hielo o nieve dura, si bien en estos dos últimos casos sólo debemos intentar la progresión si vamos con gente experimentada que vayan abriendo camino. Técnica en la cual emplearemos básicamente las 4 puntas delanteras de cada crampón. ¡Ojo al dato! Porque en este caso, las botas debieran ser de suela lo más rígida posible, para evitar que salten los crampones al flexionar la bota. Si nos saltan en medio de una pared y no vamos encordados podemos tener un problema verdaderamente serio.
Piolet apoyo: Avance rápido en pendientes de mediana inclinación, y con una dureza en la nieve que nos permita introducir la hoja del piolet con la mano.
Piolet puñal: Con una dureza de la nieve similar a la anterior, pero con mayor verticalidad, usaremos el piolet cogiéndolo por la cabeza como si fuera un puñal y lo clavaremos mientras progresamos.
Piolet ancla: Con nieve muy dura o hielo, necesitamos el uso del mango del piolet para clavarlo enérgicamente. Conviene clavarlo lo mas alto posible para sacar el máximo de provecho a esta técnica. Con las puntas delanteras de los crampones avanzamos varios pasos hasta que con la mano libre podamos coger el piolet por la pala. A continuación volvemos a clavarlo mas arriba y continuamos.
Piolet tracción: En tramos cortos donde tengamos resaltes empinados y duros, donde necesitemos levantar el cuerpo tirando del piolet, usaremos la técnica del piolet tracción. Si el tramo es demasiado largo, entonces se necesitarían dos piolets de los llamados "técnicos", mas cortos y ergonómicos, pero esta técnica avanzada requiere preparación y formación especifica, saliéndose del ámbito básico.
Tercer pie: En las técnicas de piolet ancla y tracción, después de un tiempo forzando los gemelos, se recurre a la técnica del "tercer pie", que consiste en continuar con un pie clavando las puntas delanteras, mientras el otro lo colocamos plano mirando hacia afuera y clavando todas las puntas. Después alternamos el pie, y así sucesivamente.
Descenso, técnica de pies planos: igual que en la ascensión o en el llano iremos caminando con los piés ligeramente separados para no clavarnos el contrario en la pantorrilla y apoyando todas las puntas a la vez.
Piolet bastón en descenso: Flexionamos las rodillas, abrimos los pies, clavamos todas las puntas, el piolet en posición bastón lo mas abajo posible.
Piolet escoba en descenso: Con nieve muy dura o hielo, usaremos el piolet escoba. Clavamos fuertemente el regatón, flexionamos las rodillas, abrimos los pies, y clavamos todas las puntas.
Piolet apoyo en descenso: Con una superficie mas blanda que la anterior se usará la técnica del piolet apoyo, que como su nombre indica, apoyamos el piolet en la nieve mientras descendemos.
Piolet rampa o barandilla: Un tramo corto pero demasiado empinado, lo efectuaremos mediante el piolet rampa o barandilla. Partiendo con las rodillas flexionadas, clavamos el piolet mas abajo, y se dan varios pasos deslizando la mano a través del mango. Cuando llegamos con la mano a la cruz, volvemos a clavar mas abajo. 
Piolet ancla en descenso: Cuando la inclinación hace imposible el descenso de cara al valle, la solución es ponerse de lado, usando el piolet ancla. Al ser complicado clavarlo mientras estamos de lado y no poder posicionar el piolet con el regatón hacia abajo, lo efectuaremos clavandolo horizontalmente, y con el cogido, iremos girando el mango de posición mientras bajamos.
Bibliografía: A.D. Grupo Montaña Pegaso
Por último finalizamos con un par de dibujos sobre las distintas fases de autodetención ante posibles caídas boca abajo y de espaldas, aunque lo mejor es no caerse, porque si bien es cierto que es muy recomendable ensayar caídas de vez en cuando a modo de entrenamiento en una situación real de caída imprevista tu vida puede depender de una reacción certera en décimas de segundo y por supuesto la herramienta mas importante de nuestro equipo es la prudencia y el sentido común, para no avanzar sobre laderas heladas donde nisiquiera se puedan clavar los crampones, sobre todo si es hielo azul o no encontremos ante una pendiente o cortado que no podemos superar bien porque no contamos con el equipo o la experiencia suficiente, siendo recomendable dar un rodeo o simplemente regresar sobre nuestros pasos a la espera de un día mas propicio especialmente en condiciones meteorológicas muy adversas, que las montañas seguirán estando en el mismo lugar muchos miles de años después de habernos ido de este mundo. A la nieve hay que tenerle mucho respeto y hay que tener muy en cuenta los distintos tipos de nieve: su dureza, su grosor y mucho cuidado con las avalanchas que mientras haya nieve, hay riesgo de avalancha en cualquier momento donde menos te lo esperes.

Juan Ignacio Amador Tobaja





8 comentarios :

  1. Anónimo8:21 p. m.

    tHANKS!!!! COMANDO PRESTON FOREVER. KISSES GINGER!!!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8:32 a. m.

    Unas notas escuetas pero muy valiosas, en una crónica siempre de la calidad a la que acostumbras. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Nada, nada una modesta aportación para quien pueda interesar.

    ResponderEliminar
  4. Alfredo2:25 p. m.

    Magnifico Juani,eres un CRACK!!!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo11:35 p. m.

    Muchisimas gracias por tu trabajo. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Muy interesante Juani. Para leerlo varias veces...muchas veces.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo6:13 p. m.

    Muy buena información, buen consejo el tema del crampón, no tiene mucha historia el saber como se pone, pero se necesita unos consejos básicos, para evitarte un serio contratiempo, a través de cursos, o algún compañero de travesías con experiencia.

    ResponderEliminar
  8. Me ha gustado mucho los consejos que aportas para personas que sean algo más novatas y no tengan mucha idea de como hacer el alpinismo, así se podrá practicar de forma segura, profesional y sin peligros

    ResponderEliminar