sábado, diciembre 15, 2012

EL HOBBIT, un viaje inesperado

Título: “El Hobbit: un viaje inesperado”Título: “El Hobbit: un viaje inesperado” 
Director (no podría haber otro mejor para esta película): Peter Jackson
Guión adaptado (con toques de humor y ritmo que mejora la obra original): (del libro “EL HOBBIT”: J.R.R. Tolkien) por Fran Walsh, Philippa Boyens, Peter Jackson, Guillermo del Toro.
Duración: 169 min. (casi tres horas que se pasan volando)
Música (una vez mas maravillosa): Howard Shore
Fotografía (igualmente maravillosa): Andrew Lesnie.
Reparto (fenomenalmente escogido): Martin Freeman, Ian McKellen, Richard Armitage, James Nesbitt, Aidan Turner, Graham McTavish, Jed Brophy, Stephen Hunter, Ken Stott, John Callen, Adam Brown, Dean O'Gorman, William Kircher, Peter Hambleton, Mark Hadlow, Hugo Weaving, Andy Serkis, Sylvester McCoy, Cate Blanchett, Christopher Lee, Elijah Wood, Ian Holm, Barry Humphries, Jeffrey Thomas, Lee Pace, Conan Stevens, Bret McKenzie
Productora: Co-producción USA-Nueva Zelanda; Warner Bros. Pictures / MGM / New Line Cinema / WingNut Films.
Género: Fantástico. Aventuras. Acción | Precuela del Señor de Los Anillo:. Espada y brujería.
SINOPSIS: Precuela de la trilogía "El Señor de los Anillos", obra de J.R.R. Tolkien “EL HOBBIT”. El hobbit Bilbo Bolsón es persuadido por el Mago Gandalf a emprender un viaje con él en compañía de trece enanos, que los lleva a través de la Tierrra Media, que los lleva por Rivendel, el Bosque Verde, los bosques de los trolls, lúgubres cuevas de orcos… hasta que llegan a un lugar desde donde ya se divisa la Montaña Solitaria, donde el dragón Smaug custodia celosamente el tesoro de los Enanos. En medio de un ritmo trepidante de principio a fin, se produce el famoso encuentro donde Bilbo se encuentra con Gollum al que le arrebata el Anillo Único en un duelo de acertijos en la lúgubre caverna de Las Montañas Nubladas.  
Una década después del estreno de la Trilogía de El Señor de Los Anillos volvemos a encontrarnos con hobbits, magos, enanos, elfo , trasgos, orcos; vuelve la brujería, las batallas épicas y los viajes repletos de acción y aventura. Y vuelve esa lucha clara y definida, entre la luz y la oscuridad: la lucha entre el bien y el mal que define a la saga con un ritmo trepidante que una vez finalizada la presentación de los personajes en los primeros minutos de la película, nos lleva a una montaña rusa de sensaciones trepidantes de principio a fin, hasta el punto que se te hacen cortas las casi tres horas de duración. 
Esta película no es una historia inventada para sacarle mas dinero a la saga de “El Señor de los Anillos”. Obviamente los productores querrán obtener el mayor beneficio posible a través de las taquillas de todo el Mundo y de la impresionante maquinaria del Merchandising. Pero El hobbit es la adaptación de la primera novela dedicada por Tolkien a la Tierra Media, una especie de precuela de lo que vendrá. Si bien es cierto, que Peter Jackson se ha propuesto sacar petróleo de este libro, de poco mas de 200 páginas, que obviamente es menor que cualquiera de las tres partes de “El Señor de los Anillos”. Es decir: “La Compañía del Anillo”, “Las dos Torres” o “El Retorno del Rey”.
Por lo que podría equivaler a la versión extendida de El hobbit según Peter Jackson y los otros tres guionistas: Fran Walsh, Philippa Boyens y Guillermo del Toro. Que aunque hace mucho que leí el libro, me da la impresión de que han mejorado la historia muchísimo, a la hora de darle un ritmo trepidante, un carácter mucho mas humano y entrañable y al mismo tiempo añadiendo unos toques de humor y sutiles paralelismos con situaciones cotidianas de la sociedad actual, que arrancarán las carcajadas del espectador en mas de una ocasión. 
El hobbit cuenta la historia del encuentro del famoso anillo por parte de Bilbo, personaje encarnado con extrañeza y creciente convicción por Martin Freeman. El actor afronta el desafío con muchas dudas y temores, como caído en la Tierra Media de las Maravillas que está a punto de descubrir y que irá ganando confianza y creciendo en profundidad a medida que avanza la aventura. Le acompañan trece enanos y por supuesto Gandalf, el mago (Ian McKellen).
Aunque yo he visto la película en 2-D y las imágenes ya me han parecido espectaculares. Los amigos que la han visto en 3-D me han comentado que las escenas mas alucinantes son las de la lucha de los gigantes de roca, las caídas y persecusiones por los puentes tibetanos y los primeros planos con la expresividad de la cara y especialmente de los ojos de Gollum, convirtiéndolo en un ser hiperreal. Siendo los ojos de Andy Serkis, el actor que le da vida, los que nos subyugan. En ellos, en la mirada de Gollum, caben todos los matices que, a veces, no tiene el resto de personajes de El hobbit, salvo Galadriel, cuya profundidad de mirada es impresionante.




Uno de los detalles que mas me ha gusta de “El HobbiT: un viaje inesperado” ha sido la absoluta claridad con la que una vez mas Peter Jackson, plasma perfectamente la preocupación que sentía Tolkien por el medio ambiente y que tan bien plasma a lo largo de su obra dedicándole páginas enteras e incluso diálogos entre árboles, descripciones de paisajes, etc… y que en el caso de esta película queda perfectamente plasmado con la escena en la que Radagast el Mago, llamado Radagast “El pardo” empieza a encontrarse animalillos muertos en el Gran Bosque Verde  donde habita. ¡Que entrañable resulta la escena en la que este mago protector de los animales y la naturaleza en general, intenta salvarle la vida al erizo, ante el inminente ataque de las arañas gigantes, que de alguna manera encarnan: la contaminación, la polución y en general todo el daño que las grandes fábricas y en general todos los Gobiernos del mundo perpetran cada año, cada día contra el medio ambiente. Habiendo cada vez mas ecosistemas dañados y en consecuencia mas especies en peligro de extinción.
Para acabar yo diría que estamos ante un film impecable, minucioso y pulido hasta rozar la perfección visual. Del 1 al 10 dentro del género de “Espada y Brujería” le doy un diez sobre diez.

Tolkien y la Ecología:

Tolkien siempre fue un ecologista. Se preocupaba por su entorno y sufría cada vez que veía cómo se perdían poco a poco ríos y bosques de su infancia o aquellos donde cobró vida el amor que existía entre él y Edith, su esposa. Clásica es la imagen del molino que montan en la transformada Comarca al final de El Señor de los Anillos y que está inspirada en una vivencia personal ante un hecho muy similar. Tolkien nunca fue propietario de un automóvil por lo que éste representaba para el medio ambiente en un siglo XX, que aún no había alcanzado la conciencia que tardíamente logró, acerca de la polución causada por los automóviles y las grandes fábricas. Así su lucha más notable se pone de manifiesto en la importancia de los árboles en toda su creación literaria. De esta manera, nos encontramos que en la historia de El Herrero de Wooton Mayor un abedul protege de un viento maligno al protagonista hasta el grado de llorar amargas lágrimas, y en La Hoja de Niggle el árbol es el símbolo de la vida y de lo inalcanzable, al menos en el mundo de lo trascendente.

Pero es en la cosmología de que están los ejemplos más queridos. En Arda desde su misma creación por medio de la canción de los Ainur, el terreno estuvo cubierto de bosques que nacieron de la voz de la Vali Yavanna Keméntari, la Dadora de Frutos, que siempre va vestida de verde. Estos bosques cobijaron a todo tipo de criaturas, incluso las malignas —recuerden las arañas del Bosque Negro, por ejemplo— y algunos de ellos jugaron un papel fundamental en el desarrollo de las historias de la Tierra Media como el de Brethil, el de Doriath, la franja boscosa de Eregion, llamada así por los numerosos ejemplares de Acebo ("ereg" en sindarin) que existían al oeste de las Montañas Nubladas, e incluso el ya mencionado Bosque Negro.
En cuanto a árboles en específico, los ejemplos más famosos son los Mellyrn de Lothlórien (sí, no nos hemos equivocado, el plural de Mallorn es Mellyrn), esos árboles gigantescos que cobijaban los flets donde habitaban los últimos elfos silvanos en la Tercera Edad y que servía de Reino a la Dama Galadriel y el Señor Celeborn; El Viejo Hombre-Sauce en el linde del Bosque Viejo que aún conservaba el don otorgado por Yavanna para defenderse, la Casa-árbol de Lúthien Tinúviel; los árboles de acebo que guardaban la entrada de la Puerta de Moria y que estaban presente en el diseño de Ithildin del portal; los Ucornos de Fangorn que tan decisivos resultaron en la Victoria del Abismo de Helm; y, por supuesto el Árbol de la Fiesta al que después de su indiscriminada tala remplaza precisamente un Mallorn que siembra Sam Gamyi gracias a la semilla regalada por Galadriel, siendo el único árbol de esta especie que creciera fuera de Lórien después de la partida de los elfos.  
Pero la pasión de Tolkien por los árboles no solo se nota en estos protagonistas vivos, también en la piedra dejó marcada su huella de pasión por los árboles. Así nos encontramos con las descripciones de las columnas talladas a semejanza de troncos de árboles en Menegroth, Nargothrond y Moria fundamentalmente; algo que nos recuerda los diseños de la arquitectura gótica (fundamentalmente la eclesiástica) donde las columnas de los edificios se abren hacia el techo para sostener cúpulas, naves y demás cual ramas de árboles petrificados para lograr soportar el peso de la techumbre. 
Pero sin duda alguna,  las creaciones arbóreas más importantes de todo el ciclo de la Tierra Media son: Los Dos Árboles de Valinor y los Ents.

…—Si tu voluntad se cumpliera, ¿qué preservarías? —dijo Manwë—. De todo tu reino, ¿qué te es más caro?  
"—Todo tiene su valor —le respondió Yavanna— y cada cosa contribuye al valor de las otras. Pero los kelvar pueden volar o defenderse, lo que no es posible entre las cosas que crecen como las olvar. Y de todas éstas, me son caros los árboles. Lentos en crecer, rápidos en la caída, y a menos que paguen tributo del fruto en las ramas, apenas llorados en su tránsito. Esto veo en mi pensamiento. ¡Quisiera que los árboles pudieran hablar en nombre de todas las cosas que tienen raíz y castigar a quien les hiciese daño!… "
(Fragmento de “El Silmarillion”, de J.R.R. Tolkien)
Con este parlamento entre los dos Valar que aparece en uno de los primeros capítulos del “Quenta Silmarillion”, evidentemente se define lo que significaban los árboles para J.R.R. Tolkien, y para ningún seguidor de su obra esto debe ser motivo de sorpresa, pues el estimado profesor inglés siempre tuvo a los olvar en muy alta estima.
Próximo texto sacado de: WIKIPEDIA:El Hobbit como trología en el cine (próximos estrenos):
La trilogía de El hobbit, adaptación cinematográfica basada en la la novela homónima, publicada en 1937 y escrita por el filólogo británico J. R. R. Tolkien, comprende tres películas épicas de fantasía, acción y aventuras: El hobbit: un viaje inesperado (2012), The Hobbit: The Desolation of Smaug (2013) y The Hobbit: There and Back Again (2014). La crisis de la Metro-Goldwyn-Mayer retrasó el proyecto. Actualmente se encuentran en fase de posproducción. Se pretende que se estrenen en 48 fps, IMAX y 3D.
El proyecto fue abordado por el neozelandés Peter Jackson, director de la trilogía cinematográfica basada en la novela El Señor de los Anillos, sucesora de El hobbit; actuando desde un primer momento como productor y principal impulsor de la idea. Sin embargo, en este caso Jackson se había apartado de la dirección, y las cintas iban a ser dirigidas por el mexicano Guillermo del Toro; pero éste renunció a ello a finales de mayo de 2010, a causa del retraso en el comienzo de la filmación por los problemas financieros que atraviesa la casa productora Metro Goldwyn Mayer. Jackson tomó entonces la decisión de hacerse cargo de ambas facetas del proyecto de El hobbit, como ya había hecho con el de El Señor de los Anillos. A pesar de la renuncia de Del Toro, ambos se han encargado del guion de las películas, junto a Philippa Boyens y Fran Walsh, esposa de Jackson.
Los estudios Warner Bros. y MGM confirmaron el 1 de septiembre de 2012 las fechas de lanzamiento así como los títulos definitivos de las tres películas, una vez Jackson decidiera finalmente que el proyecto sería una trilogía y no una bilogía como se estableció inicialmente. La primera, El hobbit: un viaje inesperado, llegó a los cines el 14 de diciembre de 2012; la segunda, The Hobbit: The Desolation of Smaug, se estrenará el 13 de diciembre de 2013; y la tercera, The Hobbit: There and Back Again, el 18 de julio de 2014.

La trilogía estará protagonizada por Ian McKellen (Gandalf), Martin Freeman (Bilbo Baggins) y Richard Armitage (Thorin Oakenshield), y en ella tienen papeles secundarios actores que regresan a sus personajes de "The Lord of the Rings" como Cate Blanchett, Orlando Bloom, Christopher Lee, Hugo Weaving, Elijah Wood y Andy Serkis como "Gollum".








4 comentarios :

  1. Eduardo Campos10:30 a. m.

    Me imaginaba que te iba a gustar. La veré cuando esté en vídeo

    ResponderEliminar
  2. No ver esta película en el Cine es una pena. Pues son precisamente películas como éstas las que confirman que: " EL CINE SÓLO ES CINE EN EL CINE". Repito, a no ser por una situación ecomicamente dramática. Si de verdad te gusta el BUEN CINE y esperas a ver esta peli hasta que salga en DVD es un SACRILEGIO. ¡Pero en fin, de todo hay en la viña del Señor!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El cine tiene cosas buenas y malas. yo fui a verla en el cine y estuve 2 horas y 40 minutos aguantando al pelmazo de al lado que no tenia ni respeto ni educación que Seguro que a el no le gustaba pero fue a acompañar a su novia. Un maquineto nervioso que no paraba quieto(movía su butaca y la mía)no paraba de comer y beber haciendo ruido y morder la pajita del refresco.

      Eliminar
  3. Tengo que ir con mi hijo si dudar,gracias Juani!!

    ResponderEliminar