domingo, enero 06, 2013

La Noche más oscura "Zero Dark Thirty"

Toda la película es tan impresionantemente real, que desde la primera escena el espectador tiene la sensación de estar asistiendo a una recreación documental de los hechos. Los interrogatorios, las reuniones, los operativos... todo resulta de un realismo brutal. Nadie parece que esté actuando en la película, ningún actor parece que esté actuando, todo es tan real que tienes la sensación de estar viendo un documental, eso sí con trepidante ritmo de thriller. Sin duda alguna, consecuencia directa de un arduo trabajo de preproducción. Del concienzudo acopio y análisis de información que se ha prolongado durante años, me pregunto cuántas trabas habrá puesto la CIA o el Gobierno Americano para que esta película haya llegado a las pantallas con tan crudo realismo.
Esta impresionante obra maestra no es solo la película que relata la ejecución de Osama bin Laden. La Noche más oscura (Zero Dark Thirty) es eso y mucho más. La película no se centra únicamente en la operación que las fuerzas de élite estadounidenses llevaron a cabo aquel 1 de abril en Pakistán, sino que relata los tremendos esfuerzos, y los muchos palos de ciego, que durante una década llevaron a cabo primero la administración Bush y después la de Obama para dar con el líder de Al Qaeda. Verdaderamente buscar una aguja en un pajar, en un territorio muy hostil.
Bigelow, de nuevo de la mano del periodista, escritor y productor Mark Boal, escarba en la intrahistoria de la caza del que fue el hombre más buscado del planeta y disecciona, con una precisión digna de un cirujano, sus partes esenciales. Evidentemente, no se muestra todo, pero sí se entiende todo lo que se muestra. Y ese es uno de los mayores logros de Noche más oscura (Zero Dark Thirty).
Boal y Bigelow consiguen encajar a la perfección las piezas, elegidas a conciencia, del intrincado puzzle para dar sentido y sencillez -que no simpleza- a dos horas y media en las que se comprimen diez complejos y convulsos años que convirtieron a un hombre en la obsesión de la nación más poderosa del planeta. Lo hacen además sin perder pulso y tensión en la narración cinematográfica y sin caer en el gran abismo del maniqueísmo y la sensiblera complacencia.
Curiosamente, el proyecto inicial de esta película, arrancó hace más de seis años y por aquel entonces Bigelow tenía como objetivo relatar el fracaso en captura de Bin Laden en las montañas de Afganistán. En abril de 2011, con Boal ya buscando las localizaciones para comenzar a rodar, la actualidad dejó obsoleto el guión y hubo que volver a empezar. Pero todo ese vasto conocimiento adquirido debía ser procesado y convertido en película. En la IMPRESIONANTE película que es La noche más oscura (Zero Dark Thirty).
Dos de las herramientas fundamentales para armar este relato crudo y certero de cómo se cazó a Osama bin Laden son el soberbio montaje de Dylan Tichenor y William Goldenberg, que da a toda la narración un ritmo seco y trepidante, y un muy cuidado diseño de producción obra de Jeremy Hindle.
En este punto, es justo detenernos en el culmen del film, el pasaje final que recrea con una precisión aparentemente milimétrica el complejo fortificado de la ciudad paquistaní de Abbottabad en el que durante años se escondió Bin Laden y lo que allí ocurrió aquella noche de abril. Cine de muchos quilates con el que la directora Bigelow vuelve a exhibir un pulso y un talento para rodar escenas de acción al alcance de muy pocos directores.
En el apartado interpretativo, Jessica Chastain es la protagonista absoluta de La noche más oscura. Sobre su personaje, Maya, recae gran parte del peso narrativo del filme y la totalidad de sus concesiones dramáticas y emocionales. Su evolución, la metamorfosis que le lleva a convertir en un empeño personal la caza de lo que llegó a ser poco más que un fantasma, singulariza la obsesión que durante una década pesó como una losa sobre los servicios de inteligencia estadounidenses y sobre todo el país. ¿Cuántos chistes se hicieron sobre “Bin Laden” y su paradero desde el atentado de las Torres Gemelas de N.Y., cuántos telediarios abrían con atentados terroristas de AlQaeda, capturas de dirigentes de la Cúpula, intentos frustrados de captura, atentados contra embajadas, hoteles, bases americanas en Afganistán….? Las sólidas presencias de Kyle Chandler, Jason Clarke, Joel Edgerton y Mark Strong, sirven para apuntalar el colosal trabajo de una Chastain que lleva ya varios meses en estado de gracia. Recién aterrizada todavía en Hollywood, esta pelirroja vegetariana vuelve a apuntar al Oscar por segundo año consecutivo, aunque en esta ocasión al de mejor actriz protagonista. Y parece que, al igual que Maya, no descansará hasta darle caza, no me extrañaría para nada que se lo dieran.






3 comentarios :

  1. Gracias Juani. Tengo tan poco tiempo y está uno tan corto de cash que me alegro de contar con tus opiniones. Me ponen en la dirección de la flecha amarilla correcta.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1:44 p. m.

    Muy buen y detallado trabajo querido Juani. Pili (Sevilla)

    ResponderEliminar
  3. 'La noche más oscura' me ha dejado desconcertado. La peli se ve bien pero tras todo lo escuchado resulta decepcionante, dubitativa, irreal? Bigelow nos pretende convencer de un acontecimiento, basado en una gran mentira, de primera con una historia de tercer orden. Van a intentar borrar 'la gran mentira americana', con una mera demostración de fe sobre una cuestión de suerte, de meras estadísticas? Un saludo!

    ResponderEliminar