domingo, marzo 17, 2013

El Atlas de las nubes

En una entrevista que leí hace poco de Tom Hanks en en XL semanal, a la pregunta de cómo se dejó convencer por los hermanos Washowski para que fuese uno de los protagonistas del Atlas de las Nubes, dicen que a la lógica pregunta que le hizo Tom Hanks de “de qué va esta historia”, dice que los hermanos “Waskoski” empezaron a observar la habitación donde se encontraban mientras contestaban: ¡bueno, es difícil de explicar, como te lo podríamos definir… y segundos mas tardes le decían es una mezcla entre: “esto” : (un poster de Odisea 2001” que había en la pared y “esto otro”: un libro de Moby Dick que había sobre la mesa. Yo me quedé bastante intrigado y después de haberla visto os puedo decir que han querido mezclar tantas historias que durante al menos la primera media hora es bastante desconcertante, el espectador de a pie, salvo gente con una mente privilegiada o quienes ya vengan con los deberes hecho de haber leído varias críticas, que en esta ocasión no fue mi caso, para dejarme sorprender. Me quedé tan desconcertado como si estuviera intentando adivinar donde está la bolita frente a un trilero de la calle Sierpes.
Una cosa son historias cruzadas a las que en las dos últimas décadas nos hemos ido acostumbrando tipo: PULP FICTION, Crash, Amores perros, Babel. Pero creo que aquí los hermanos Washowski se han pasado rizando el rizo. Una cosa es intentar ser original para aportar cosas nuevas al Cine, donde como bien dice mi amigo Manuel Manzanares: uno de los grandes defectos del cine moderno es la falta de guiones buenos y originales, recurriendo a historias que ya están muy quemadas o directamente haciendo remakes y otra cosa es pasarse tres pueblos como en esta ocasión se han pasado los hermanos Washowski, a quienes hay que agradecerles el intento, pero no a costa de que el espectador se pase la mitad de la película intentando adivinar que tiene que ver la historia a la que acabamos de saltar con la secuencia anterior, que relación guarda éste personaje con aquel otro, cosa que empezamos a conseguir superada ya la primera hora de película en un desafío casi permanente con el espectador, que requiere de bastante concentración. 
La película contiene algunas curiosidades dignas de ser puestas como ejemplo en la mas prestigiosa academia de cine o escuela de Arte e Interpretación, como por ejemplo la actuación y caracterización camaleónica de algunos actores que llegan a interpretar mas de seis personajes diferentes a lo largo de la película, algunos fácilmente reconocibles, otros ni de coña. No os levantéis de la butaca hasta que acaben los títulos de crédito que forman parte del espectáculo. Si bien a lo largo de casi tres horas es muy difícil aguantar la intensidad de un buen guión tiene frases memorables.
Quizás la mayor duda que cae sobre "El atlas de las nubes / Cloud Atlas" sea su explicita reflexión constante acerca de lo visto en pantalla, con frases redundantes que reafirman el mensaje de la historia. Se sabe la noción filosófica/espiritual/trascendental que Andy y Lana Wachowski tienen de la vida: es como si la charla de diez minutos entre Neo y Morpheus en Matrix se prolongase durante más de dos horas. Quien se sienta atraído por el contenido de los diálogos se deleitará profundamente e incluso pueda sentirse frente a una obra maestra. Quien no lo haga, tardará en entrar en la historia y terminará extrañando la acción. 
La película de producción mayoritariamente germana, tiene  gran carga filosófico, pero a veces resulta hueco y demasiado pretencioso. Con seis relatos en seis épocas distintas a través de seis géneros diferentes:  
Tres de ellos transcurren en el pasado, cuando un compositor homosexual que es un genio de la música, deja a su pareja y aún siendo un  Mozart, ejerce de Salieri  para ayudar a componer a un prestigioso y anciano músico. 
En otro, miembros de una tribu amenazada por Hugh Grant en su carnaval psicodélico; una sofisticada mujer de blanco que llega (no pidan muchas explicaciones, vayan a por más palomitas) a esa tribu cuyo dialecto esgrime cacofonías o síncopas en inglés, algo como Su-suerte o pa’qué, pero más laborioso ésta es una historia algo patética a pesar de sus buenas intenciones moralistas. Y en otra tenemos  la de un escritor que entabla relación con un esclavo negro a bordo de un barco y que termina salvándole la vida, mientras un malo, malísimo Tom Hanks intenta matarlo envenenándole. 
El otro corresponde a los tiempos actuales, cuando un editor de libros hace una insospechada fortuna y tras ser perseguido por la mafia se recluye en un geriátrico al mismo tiempo que busca un antiguo amor adolescente. 
Y otras dos en el futuro: una periodista con muy buenos principios a cuyas manos llega la información privilegiada de las oscuras intenciones que oculta una importante Multinacional Petrolífera cuyos métodos podrían tener un efecto devastador para el medio ambiente. Y por último una muy futurista ambientada en un Estado totalitario en Korea, mas concretamente ambientada en la Neo Seúl con carteles de neón y naves espaciales y razas chinescas en guerra que me recuerda en ocasiones a  Bladerunner o el Quinto Elemento, donde un valiente revolucionario y purasangre que se enamora de una esclava nacida para acabar como salchichón. 
Finalmente la película abusa de cameos de actores dentro de historias donde interpretan a otros personajes. La voz en off, propia de cualquier tráiler pretencioso, subrayando lo que no consigue transmitir con imágenes. A pesar de algunas frases sueltas muy buenas el guión hace aguas en muchos momentos, a veces te aburre. Si al menos hubiera mas épica,  pero es que a veces las historias parecen incongruentes y a veces le falta mayor dosis de intriga y aventura. Finalmente la película nos hace preguntarnos si Lana y Andy Wachowski no están tal vez demasiado sobrevalorados con la revolucionaria Matrix, si bien habría que recordar que Matrix Reload, ya perdía mucho con respecto a la primera y no digamos ya el pestiño de Matrix Revolution. 
No obstante es digno de destacar el magnífico montaje, maquillaje, algunas interpretaciones las localizaciones de escenario, a tención a esa escena rodada en "sa calobra", desembocadura del Torrente de pareis (Mallorca) al inicio de la película. Muy buena fotografía y gran banda sonora. Con la que a ratos disfruté muchísimo, no obstante, sin la historia de la tribu, ni la del marinero la película hubiera ganado mucho mas y quedaría menos dispersa y mas intensa, pues algunas escenas son muy buenas, otras sobran.

No hay comentarios :

Publicar un comentario