viernes, septiembre 27, 2013

El Torcal de Antequera

Sin lugar a dudas nos encontramos ante uno de los paisajes kársticos mas curiosos de toda Europa. De hecho siempre aparece incluido en cualquier libro que se precie dedicado a los paisajes mas singulares del Planeta, que podríamos encontrar en cualquier librería que se precie, da igual que estuviéramos en Sidney, Tokyo, Moscú o New York. El Torcal es conocido en todo el mundo. Se trata de relieves formados en rocas calcáreas con restos orgánicos marinos, hace 200 millones de años, tiene una extensión de 20 km2, y altitud máxima de 1344 msnm en las Vilaneras Altas (Camorro de las Siete Mesas).
El karst (su superficie caliza), se comporta como una gran esponja, favoreciendo con ello la disolución subterránea, de manera que almacena el agua de la lluvia y la transmite al interior, a través de un espectacular sistema de cuevas, simas, galerías y lagos subterráneos, como si se tratara de un gigantesco queso de “gruyere”, pero en este caso con una gran cantidad de agua en su interior, que emana al exterior por su parte más baja, a lo largo de todo el perímetro de El Torcal, siendo las fuentes mas famosas las del Nacimiento de La Villa, en su vertiente sur y por la vertriente norte, la Hoya de la Turca, a los pies de los tajos de Las Ventanillas.
Entre las cuevas y simas mas conocidas se encuentran las siguientes: cueva de la Cuerda, cueva de Marinaleda, cueva del Toro, cueva de la Maceta, El Perigrillo, Hoyo del Tambor, Hoyo del Francés, , cueva AN-103, cueva de la fuente de la Higuera, cueva de los Chivos.
Cueva de Marinaleda
A una media hora del centro de visitantes, siguiendo la extinta ruta roja.
Parece ser que se utilizó como enterramiento secundario.
La cueva del Toro: Según los restos hallados fue habitada entre el Neolítico Medio y la Edad de Bronce. Situada en las inmediaciones del Tornillo, desde donde podemos ver Villanueva de la Concepción. Numerosos fragmentos cerámicos, puntas de flecha de sílice, varias hachas y algún resto humano. El análisis de radio carbono data entre el 3.370 a.C. y 3.500 a.C., aunque en otros estratos data de 4.100 a.C.
La cueva de la Cuerda y la sima Hoyo del Tambor se utilizaron para enterramientos. También se han encontrado restos cerámicos del neolítico (4300 a 3950 a.J.C.) semejantes a otras cuevas de las provincia de Málaga tales como cueva de Nerja, la cueva del Tesoro de Rincón de la Victoria, cueva del Gato, etc..
Sima Hoyo del Tambor, situada unos 300 m al oeste del Callejón del Tabaco, por la trayectoria de la ruta amarilla,se han hallado  restos de animales, así como restos del neolítico. Es una pequeña sima en la ruta amarilla con distintos pozos. Pudiera ser una sima con restos sepulcrales, se ha encontrado cerámica globular.
El nombre de karst proviene de la región eslovena de Carso, (en la imagen de abajo);
de ahí se ha tomado la denominación de relieve kárstico. Un carst o carso es una forma de relieve originada por meteorización química de determinadas rocas, como la caliza, dolomía, yeso, etc., compuestas por minerales solubles en agua. Resulta que la región italo-eslovena de Carso está compuesta de mesetas calcáreas de una configuración muy característica. El nombre fue germanizado en «Karst», cuando el país fue incorporado al Imperio Autrohúngaro. El concepto de karst fue introducido en1983 por el geo´grafo serbio, especializado en geomorfología: Jovan Cvijic en su libro Das Karstphänomen.
Según laReal Academia Española  se utiliza el adjetivo kárstico para referirse al relieve que nos atañe, aunque se acepta también la forma cárstico.
Un karst se produce por disolución indirecta del carbonato cálcico de las rocas calizas  debido a la acción de aguas ligeramente ácidas. El agua se acidifica cuando se enriquece en dióxido de carbono, por ejemplo cuando atraviesa un suelo, y reacciona con el carbonato, formando bicarbonato, que es soluble. Hay otro tipo de rocas, las evaporitas, como por ejemplo el yeso, que se disuelven sin necesidad de aguas ácidas. Las aguas superficiales y subterráneas van disolviendo la roca y creando galerías y cuevas que, por hundimiento parcial, forman dolinas y, por hundimiento total, forman cañones.  
Existen otras muchas formas kársticas, según si estas formas se producen en superficie o por el contrario son geomorfológicas  que aparecen en cavidades subterráneas. En el primer caso se denominan exokársticas:
Lapiaces o lenares son on surcos o cavidades separados por tabiques más o menos agudos. Los surcos se forman por las aguas de escorrentía sobre las vertientes o sobre superficies llanas con fisuras.
Poldjes son depresiones alargadas de fondo horizontal enmarcadas por vertientes abruptas. Están recorridos total o parcialmente por corrientes de agua, que desaparecen súbitamente por sumideros o pozos y continúan circulando subterráneamente.Como por ejemplo: el gran Poldje del Navazo.
Dolinas o torcas  grandes depresiones formadas en los lugares donde el agua se estanca. Pueden tener formas diversas y unirse con otras vecinas, formando uvalas.
Gargantas son valles estrechos y profundos, causados por los ríos.
Cuevas se forman al infiltrarse el agua. Suelen formarse estalactitas a partir del agua, rica en carbonato cálcico, que gotea del techo, y estalagmitas a partir del agua depositada en el suelo.
Simas son aberturas estrechas que comunican la superficie con las galerías subterráneas. Podríamos decir que son cuevas con dirección predominantemente vértical, como si se trataran de un pozo  un abismo.
Ponors son aperturas de tipo de portal donde una corriente superficial o lago fluye total o parcialmente hacia un sistema de agua subterránea.
El Karst más espectacular de Europa
El Torcal de Antequera, es el ejemplo más importante de las formaciones geológicas denominadas Kárts de toda Europa. El nombre de Torcal se ha extraído del hecho de que gran parte de su imagen se basa en las formas kársticas más comunes, que son las torcas o dolinas, que consisten en depresiones mas o menos circulares de fondo plano en la roca, rellenadas por residuos de caliza y tierra rosa o rojiza. Las formas geológicas que le dan la imagen de bosque de piedra es el resultado de la lenta acción de la lluvia, nieve y viento sobre las rocas calizas, que a lo largo de Millones de años, han erosionado sus formas hasta darles un modelado muy especial y único.
El Torcal se sitúa en el sector más meridional de las zonas externas de la cordillera Bética. Su formación geológica es de calizas que proceden de la acumulación y depósito de esqueletos y caparazones de animales marinos. Todo lo que vemos, a nuestro alrededor, incluidas las sierras colindantes, formaron parte del fondo marino del mar de Thetys, que ocupaba esta parte de la tierra en el periodo Jurásico (hace 200 millones de años) y se mantuvo así hasta la Era Terciaria (hace 25 millones de años). Durante ese tiempo se acumularon sedimentos que dieron lugar a estratos horizontales que alcanzaron espesores de miles de metros.
¿Cómo se formó?
Hace unos 200 millones de años, durante el Mioceno medio, cuando gran parte de Europa y Oriente Medio se encontraban sumergidos bajo el mar de Tetis, la placa ibérica, situada al norte del mar, y la africana, al sur. Empujaron la una sobre la otro y se inicia un proceso de sedimentación carbonatada, originada por la acumulación y deposito de esqueletos, conchas y caparazones de animales marinos en el fondo del mar que durará unos 175 millones de años. Estos sedimentos se han ido acumulando y compactando en diferentes niveles, formando los estratos horizontales que hoy contemplamos en el Torcal como grandes torres de galletas o platos uno encima de otro, La formación imitativa del Tornillo, logotipo del paraje es una de las mas fotografiadas. Como consecuencia del empuje, los sedimentos acumulados son comprimidos, deformados y fracturados hasta emerger en un lento y continuado proceso que aún se mantiene, mediante un mecanismo de fallas y diaclasas ortogonales .
La estructura geológica del Paraje Natural de El Torcal es otro de los aspectos que ha favorecido el proceso de disolución de las calizas. Un gran pliegue en forma de champiñón, con la parte superior muy amplia y estratos horizontales, y unos flancos breves y abruptos, limitados por importantes fracturas, favorece la acumulación de agua en la superficie y su infiltración. Una vez emergido el relieve, la acción prolongada de los agentes meteorológicos como el agua, el hielo y el viento sobre las calizas, modeló el espectacular paisaje kárstico que hoy nos encontramos en el Torcal de Antequera. 
Principalmente, mediante un proceso de la meteorización química (disolución) y acción hídrica por el agua de la lluvia y la humedad que dejan las nubes a su paso. Primero se formaron las dolinas, luego por unión de la dolinas se formaron las uvalas, sumideros, simas y cuevas con sus sistemas de estalactitas, estalagmitas, columnas, ríos y lagos subterráneos. En algún momento de la evolución del karst se desplomó la superficie en gran parte de lo que hoy conocemos como Torcal Alto, dejando como resultado pináculos, castilletes y una gran variedad de formaciones imitativas.
Las calizas se dejan modelar y fracturar, lo que provoca grietas y espacios por los que se acumula y filtra agua que recorre el interior de las rocas, favoreciendo así, el crecimiento de especies vegetales que, a través de las grietas, buscan el agua del interior. Además, el karst actúa como una esponja. 
Recoge el agua de lluvia y la almacena. Al filtrase forma canalizaciones que llegan a evacuar el agua por las surgencias anteriormente mencionadas. En el interior de las calizas, se han formado gran cantidad de cuevas y grutas de alto valor espeleológico, calculándose un inmenso sistema de mas de mil galerías bajo su superficie. Algunas de ellas como la cueva del Toro, propiciaron la presencia del hombre prehistórico en esta zona del sur de Europa. Hay restos de presencia humana desde el Neolítico y hasta la Edad del Bronce. Durante siglos, y en la actualidad, la zona del Torcal ha sido especialmente utilizada para el pastoreo, carboneo y extracción de piedras por parte de los canteros y en tiempo mas reciente la explotación de pequeñas canteras en Sierra Pelada, que afortunadamente en la actualidad han cesado su actividad.
Adentrarse entre sus rocas, recorrer sus senderos es sumergirse en un recorrido por la evolución geomorfológica del sur de Europa y encontrarse en un pequeño universo de biodiversidad constituido por un gran número de especies vegetales endémicas. Se han catalogado 664 especies de plantas, 12 especies de líquenes, 77 de Briofitos (musgos y hepáticas) y 10 de Pteridofitos (helechos). El mundo animal está representado por 128 especies.
El Torcal está catalogado como Paraje Natural, aunque fue el primer territorio de Andalucía que logró un estatus de protección al ser declarado Sitio Natural de Interés Nacional en el año 1929. Más tarde fue considerado Parque natural y en 1989, la Comunidad Autónoma de Andalucía lo declaró Paraje Natural  (ley 2/1989, de 18 de julio). Todas estas figuras de protección han tenido como finalidad reconocer sus importantes valores naturales: geomorfología, flora, fauna y paisaje.
Localización geográfica
El Paraje Natural del "Torcal de Antequera" se encuentra localizado en el centro norte de la Provincia de Málaga, formando parte del arco calizo de las Sierras Subbéticas. La mayor parte se encuentra dentro del municipio de Antequera, importante localidad situada al norte del paraje, mientras que al sur, la zona de los tajos del cerro de Las ventanillas, pertenecen al t.m. de Villanueva de la Concepción. Biogeográficamente pertenece al conjunto subbético que se extiende desde Cádiz hasta Jaén, actuando como eslabón en el corredor ecológico que supone este conjunto montañoso para conectar el campo de Gibraltar con Sierra Morena y las montañas levantinas.
Unidades Geomorfológicas:
Aunque normalmente se suele dividir en cuatro parte a nosotros nos gusta añadir una quinta parte, que si bien pertenece mas al perímetro exterior occidental, no deja de guardar una importante relación con el paraje:
1º) Sierra Pelada, al Este del Paraje, consistente en una extensa área de lapiaz y frecuentes dolinas. Su cota máxima es el Camorro de los Monteses de 1.154 m (o cerro del Repetidor), a donde solíamos subir, como primer plato de nuestras pioneras rutas nocturnas por el Torcal.
Se caracteriza por un paisaje kárstico de pendientes suaves, pero no dóciles de caminar, pues alberga grandes extensiones de lapiaces que cortan como cuchillos, intercaladas con zonas de dolinas. Al oeste limita con el Torcal bajo y al ESTE con el puerto de la Boca del Asno, que la separa de la sierra de Las Cabras. La zona de la Boca del Asno se caracteriza por la abundancia de simas y cuevas que propició la presencia del hombre prehistórico de los que aún hoy siguen apareciendo numerosos vestigios.
La vegetación es muy degrada y cuenta con pastizales, xerófilos, aulagas espinos majuelos, y pequeñas encinas achaparradas.
2º) Torcal Alto, al Suroeste, encierra la mejor zona de relieve kárstico del macizo. Una gran cresta rocosa, Las Vilaneras, la separa del Torcal Bajo, situándose en ella el punto de máxima altura del Paraje: el Camorro de las Siete Mesas (1.344 msnm), que no es una cumbre al uso de esas que se distingue a kilómetros, en realidad es un pináculo, ligeramente mas alto, que los bloques y castilletes que existen a su alrededor, todos ellos de una altura y forma muy similar, este lo distinguimos porque sobre él, han colocado un delgado mástil metálico conocido como “mástil de Los Montañeros”, alrededor del Camorro de las Siete Mesas discurre la ruta roja.
(Imagen de arriba valentín encaabeza el grupo a su paso por la Cornisa del Diablo).
Mientras que sobre el cerro de Las Ventanillas, donde se encuentra el centro de Visitantes es donde se encuentran las rutas verde y amarilla, esta zona presenta una morfología laberíntica, compuesta por estrechos callejones, también conocidos como torcas y dolinas o plazoletas.
(Arriba "Los Arregladeros" pasillo de conexión ruta verde y ruta amarilla). A pesar de ser la zona mas alta del torcal, su perfil es muy suave, de carácter ondulado y estratificación tabular. Al norte y al sur limita con una serie de tajos, al sur el tajo de Las ventanillas, que da a Villanueva de la Concepción y toda la cabecera del río campanillas. Y al norte los tajos dan al Nacimiento de la Villa.
Medio rupícora por excelencia, en el que destaca la profusión de los roquedos y paredes verticales, donde se refugia gran parte de la fauna que habita este paraje. Albergando también un buen número de especies vegetales endémicas de la zona.
3º) Torcal Bajo, es una pequeña meseta escalonada con pendiente gradual hacia el NE, situado entre las dos anteriores, sus formaciones son similares al Torcal Alto aunque menos espectaculares.  Limitada al norte por las empinadas laderas y tajos que dan hacia el Nacimiento de la Villa y al puerto de la Escaleruela y al sur al tajo de Las Ventanillas. Al oeste el Torcal Alto, concretamente Las Vilaneras y al este, sierra Pelada. Predominan las grandes uvalas y dolinas, así como amplios corredores no tan angostos como en el Torcal Alto. (En la imagen de abajo, participantes de la Travesía del Jurásico 2013, atraviesan el Torcal bajo, con las Vilaneras del Torcal Alto al fondo).
La cubierta vegetal está muy degradada debido a las explotaciones de los canteros y al intenso pastoreo por la zona, que aún hoy en día se sigue produciendo. En esta zona nos encontramos con el lugar conocido como las Sepulturas (en la imagen de abajo, vemos a Jorge saliendo del refugio de Las Sepulturas). donde podemos localizar varias tumbas antropomórficas, además de algunos hornos y abrigos, que hasta bien entrado el siglo XX fueron habitados por antiguos pastores, canteros y carboneros que arrasaron gran parte del encinar que existía en esta zona y del que tan sólo ha sobrevivido una pequeña parte y algunos retoños.
4º) Tajos y laderas, delimitan casi perimetralmente el Paraje, siendo más espectaculares los tajos de la cara Sur, correspondientes al cerro de Las Ventanillas con vistas hacia Villanueva de la Concepción (imagen de arriba); mientras que al norte, mas bien se trata de laderas muy empinadas con vistas hacia el nacimiento de la Villa.
(Arriba: Empinadas laderas y tajos de la cara norte vistos desde el nacimiento de la Villa).
5º) El Poldje del Navazo y el puerto de La Escaleruela:
El Navazo (al fondo en la imagen de arriba); es un Poldje que marca el perímetro occidental del paraje y que tradicionalmente ha sido explotada como zona agrícola y ganadera, que habitan especies adaptadas a la alta nitrificación por los residuos agrícola-ganaderos.
La Escaleruela (imagen de arriba); es el puerto que separa la imponente mole piramidal del Camorro Alto (Sierra Chimenea)y el extremo NO del Torcal Bajo, por el pasa el SL-A 22, Sendero de la Escaleruela, sirviéndose de una antigua calzada romana que aún hoy se mantiene en muy buen estado.
¿Cómo llegar? Accesos
Si venimos por la autovía A-92, hay que dirigirse hacia el casco urbano de Antequera en la salida que comparte con la carretera de Campillos. No es necesario internarse en el centro de la localidad, el Torcal suele estar muy bien señalizado, incluso desde la propia autovía, se puede utilizar una ronda de circunvalación a la que se accede al acercarse al casco urbano a la derecha. Sirviendo también de referencia cualquier indicación hacia Villanueva de la Concepción. A unos 12 kilómetros se encuentra (señalizado) el Puerto del Asno, antes habremos dejado a nuestra derecha el desvío hacia el valle de Abdalajís, que debemos ignorar. Poco después se encuentra la desviación hacia el paraje natural del Torcal, en una carretera que en prolongado ascenso de unos  3 km nos deja directamente en el parking del centro de Visitantes.
Desde la costa, la mejor opción es tirar por la autovía antigua de Las Pedrizas y poco después de dejar atrás el 2º túnel tomamos el desvío para entrar en Casabermeja, desde donde enlazamos con la carretera local que se dirige a Villanueva de la Concepción, localidad por la que tenemos que pasar y unos seis kilómetros mas allá llegamos al mencionado desvío, en este caso a nuestra izquierda, que nos lleva directamente en ascenso al aparcamiento del Centro de Visitantes (punto de encuentro). 
Flora
Se han catalogado unas 664 especies de plantas, entre ellas 30 tipos de orquídeas. Así como: 12 especies de líquenes, 77 de Briofitos (musgos y hepáticas), 10 de Pteridofitos (helechos).
La comunidad de plantas más característica es la de las rupícolas que son las que crecen en las paredes como por ejemplo enormes hiedras, aunque la particularidad de la vegetación aquí es que todas las plantas están adaptadas a las rocas de una u otra forma, aprovechando cualquier grieta, repisa, o espacio de cualquier tipo entre ellas para buscar la luz, el sustrato y el agua.
(En la imagen de arriba vemos el típico "macetón" de hiedra gigante, frente a la figura del "Camello", cubriendo un gran bloque de roca, casi por completo).
Las especies rupícolas más representativas son Linaria anticaria (imagen de arriba), Saxifraga biternata, Linaria oblongifolia, Viola demetria, Saxifraga reuterana, Polypodium australe que conviven con Fumaria macrosepala, Silene andryalifolia, Sedum acre, Sedum mucizinia,  Sedum dasyphyllum, ceterah offinarum o la hiedra, Hedara helix, que se apodera de algunas rocas llegando a cubrirlas por completo. Encontramos también un encinar que tiene quejigos, serbales,  arces, mezclados con espinares espino majoleto, sauco, zarzamora, rosal silvestre.... Y por último encontramos también pastizales y cardizales, situados en dolinas o "encerraderos" con especies vegetales como Poa bulbosa, Trifolium subterraneum, Ranunculus bulbosus, Onopordon illyricum, Silybum marianum, Dianthus anticarius ó Nepeta nepetella.
Otra de las grandes joyas del Torcal en primavera son las peonías (imagen de abajo).
Fauna
Se han catalogado 128 especies de vertebrados: un Anfibio, 11  Reptiles, 93  Aves y 22 de Mamíferos entre los que destacan la cabra montés topillos, tejones, comadrejas, conejos o zorros, como el de la imagen, que ya se ha convertido en un de los símbolos y mascotas del Torcal, que suele acercarse a los excursionistas en las inmediaciones del Centro de Visitantes o en cualquier punto de las rutas amarilla o verde. 
El Torcal es  Zona Especial para la Protección de las Aves (Z.E.P.A.), Directiva Comunitaria nº 79/409, y a pesar de ello algunas especies se encuentran muy amenazadas por la presión humana, venenos, expolio de nidos, actividades deportivas incontroladas como son los casos del águila real, el halcón peregrino o el águila perdicera que al anidar en los tajos son más propensos a ser molestados por determinadas actividades como la escalada o el vuelo libre en ultraligeros o alas delta.
Los buitres leonado suelen ser asiduos del Torcal entre el Desfiladero de los Gaitanes-Sierra Huma y las Sierras de Camarolos y el Jobo.
Breve descripción de la Ruta Roja ó “la ruta de los Amonites”: Entorno: Paraje natural Torcal de Antequera Pueblos de referencia: Villanueva de la Concepción al sur y Antequera al norte. Distancia total aprox. 4 km Desnivel aprox. unos 150 m Punto de inicio y final: parking centro de Visitantes.

Punto mas elevado: zona de umbría del Camorro de Las Siete Mesas (1300-1.330 msnm). Si bien la mayor parte de la ruta oscila entre los 1.200 y 1.300, alternándose zonas llanas, con otras escalonadas donde se alternan subidas y bajadas. Tiempo aprox. 2 horas (dependiendo de la progresión del grupo, paradas, etc…) Nivel dificultad: medio por orientación y bajo por exigencia física y/ó técnica. Tipo suelo: Terreno muy rocoso la mayor parte del tiempo, cubierto por una fina capa de hierba en las zonas de umbría del Camorro de las Siete Mesas.

Tipo de recorrido: circular

Mapa: Torcal de Antequera (editorial Penibética)
Participantes: Desde Huelva vino Teresa “Senderista destacada 2013”. Desde Cádiz: Manuel Limón “Premio Nobel de Senderismo” y Ana, que a su vez vinieron acompañados por un matrimonio amigos suyos, que esa semana estaban participando en un Congreso de Medicina en Antequera. Desde Puentegenil (Córdoba”: Héctor “El caimán”, Mª Luisa “El Duendecillo de sierra Horconera” y Maribel “Rompebotas”. Desde Casarabonela: Rosa de “la Comarca”. Desde Ronda: Herminia “La Perseida do O Cebreiro”, Jenny “a mí la Legión”, Jorge “El Retorno de la Bruja Caina”. Y desde distintos pu8ntos de la Costa del Sol: Vicky “La Princesa Druida”, Brida “la Suiza sin Reloj”, Guillermina, Juan Antonio Villalba “El Corsario” y el pequeño Javi. Juan Antonio Mena “El Elfo de la Malagueta” y su hija Ana “La Princesa de la Multiaventura; el Padre Carras, María “La Ninfa do río Verdugo” y un servidor: Juan Ignacio Amador.

Fecha y meteorología: Sábado, 28 de septiembre de 2013, lluvia moderada pero persistente en la primera parte de la jornada por la ruta roja, que finalmente cesó al mediodía, aunque con cielos muy cubiertos y nieblas intermitentes en la 2ª parte por la ruta verde.

A tener en cuenta:

1º) Para realizar esta ruta es indispensable solicitar el permiso en la delegación de medio Ambiente de la Junta de Andalucía a través del siguiente enlace:

Ó bien solicitar el servicio de una ruta guiada por el Torcal de Antequera “ruta de Los Amonites” al:
Centro de Visitantes Torcal Alto
Pje. Natural Torcal de Antequera
Ctra. A-7075  S/N    29200  Antequera.

952243324 - 617444772
info@torcaldeantequera.com
www.torcaldeantequera.com
 
También puedes seguirnos en las Redes Sociales:
Facebook: www.facebook.com/torcaldeantequera
Twitter: @TorcalAntequera /  https://twitter.com/TorcalAntequera  
2º) Si dan riesgo de lluvia para ese día o ha llovido en el Torcal en fechas recientes, hay que tener en cuenta que se trata de uno de los parajes que mas rápido se encharcan y se embarra, a poco que llueva, por lo que seguramente gran parte de los senderos estarán embarrados y con charcos, esto hace imprescindible el uso de botas de trecking, recomendable polainas, bastones (algunos sitios se hacen muy resbaladizos) y por supuesto hay que venir preparados para la lluvia y dejar muda de ropa y calzado cómodo en el coche que agradeceremos mucho al finalizar la excursión, además de unas bolsas de basura para guardar las botas en el maletero, una vez finalicemos la ruta.
3º) Los fines de semana suele sportar un elevado número de visitas, por lo que desde principios de octubre hasta finales de primavera, una vez que ya no queden plazas en el parking. Se suele bajar la barrera en el inicio de la carretera de acceso al paraje, y sólo se puede subir y bajar mediante el bus lanzadera 1,50€ persona (ida y vuelta). O bien, a través del sendero de ascensión al Torcal (inicio y final de la última edición del Jurásico 2013), pues abajo también existe un amplio aparcamiento de reciente construcción.
4º) Una vez que finaliza nuestra ruta por el Torcal, una propuesta muy interesante para completar la jornada es la visita al LOBO PARK, la gente suele quedar encantada y merece la pena pagar la entrada que actualmente es de: 11,00 € (adultos) y niños entre 3-12 años: 7,00 €. Se trata de una reserva y centro de rehabilitación de algunos ejemplares heridos, otros nacidos en el mismo centro, pero todos ellos viviendo en semi libertad y respetando su entorno e intimidad en todo momento, ellos deciden cuando dejarse ver y cuando no, si bien las visitas están perfectamente estudiadas para que nuestro paso atraiga su presencia en cada al pasar frente a cada una de las distintas parcelas. La mayor parte del dinero se destina a su cuidado y mantenimiento por profesionales y personal cualificado.
Material recomendado:
Si hay riesgo de lluvia conviene venir preparados con botas de trecking, impermeables, polainas para el barro, la temperatura suele ser 10ºC mas baja que la localidad de donde venimos, un par de bastones ayudarán a evitar resbalones.
Así como una muda de ropa y calzado cómodo para cuando acabemos la ruta y dinero suficiente, si tienes previsto visitar después el Lobopark: 11,00 € (adultos) y niños entre 3-12 años: 7,00 €.
Breve descripción de la ruta roja ó “ruta de Los Amonites”:
Tras una breve charla introductoria, iniciamos la ruta desde el mismo parking siguiendo el difuminado sendero que en suave ascensión en línra recta hacia los castilletes que coronan el extremo norte del Camorro de Las Siete Mesas que ya vemos desde  el inicio, vamos caminando entre zarzas, majuelos y rosales silvestres por el lugar conocido como Los Polvillares, dejando a nuestra espalda el cerro de Visitantes. Pronto comenzamos a dejar a nuestra derecha los castilletes que veíamos desde el parking mientras vamos ganando altura por el escalonado sendero hasta llegar al puerto de La Chispa, desde donde ya podemos distinguir perfectamente el abrigo de Juan Ramos, nombre de uno de los mas legendarios canteros del lugar, que habitó esa casa de piedra aprovechando una oquedad del terreno hasta mediados de siglo XX.
Justo cuando comenzamos a desviarnos para caminar en línea recta hacia él, las nubes bajas que se ceñían sobre nosotros, comenzaban a envolvernos hasta mojarnos levemente con su vapor de agua en suspensión, impidiéndonos en ocasiones la visibilidad mas allá de 200 m a la redonda. Llegando al mencionado abrigo, comenzó a alternarse una llovizna entre ligera y persistente por momentos, con nubes bajas que formaban una cortina de niebla que hacía inútil el intento de usar el zoom, amén de la incomodidad y el riesgo de usar la cámara en tales circunstancias, siendo muy útil en estos casos el comodín de la cámara acuática.
Al llegar al abrigo de Juan Ramos, el primer chaparrón nos obligó a realizar una parada prolongada, que aprovechamos para recordar los oficios de canteros, carboneros y el pastoreo que aún hoy en día se desarrollan en el Torcal. Frente al abrigo de Juan Ramos, aún se puede distinguir la piedra que escogió para excavar una especie de lavabo, reposa jabón incluido.También visitamos otro abrigo muy cercano, donde el pequeño Javi, se llevó la desagradable sorpresa de encontrarse con la bruja que últimamente viaja en la mochila de Jorge. Desde el abrigo de Juan Ramos, si el día está despejado podemos divisar perfectamente el Torrecilla, la Crestería del Pinar coronada por el Torreón y la Sierra del Terril, techos respectivamente de las provincias de Málaga, Cádiz y Sevilla, además de las inconfundibles siluetas mas cercanas a nosotros del Monte Huma y el Pico Capilla, pero en esta ocasión las nubes en las que estábamos inmersos a penas nos permitían ver 200 m mas allá.
Aprovechando una tregua de la lluvia desandamos los últimos 40 m sobre nuestros pasos, volviendo a pasar junto varias plataformas, conocidas por los lugareños como mesas, sobre las que volvimos a distinguir numerosos fósiles de amonites de distinto tamaño, unos mas desgastados, otros en mejor estado de conservación. Y unos metros mas allá llegábamos a la entrada de sima Honda, cuya entrada suele estar cubierta por una red metálica para evitar accidentes, una vez mas aprovechamos para recordar ladiferencia entre una sima y una cueva. 
Y comenzamos a subir en dirección E, por el paso escalonado que a través de dos dolinas flanquedas por un bonito conjunto de castilletes y pilas de bollos, generalmente frecuentadas por rebaños de ovejas o cabras montesas, que también pudimos distinguir, nos llevan directamente a la emblemática formación imitativa del Champiñón o Sombrerilla donde una vez aprovechamos para realizar la tradicional foto de grupo. De esta manera transponáimos a la vertiente oriental de las Vilaneras Altas. Alrededor del Champiñón podemos distinguir varios amonites de gran tamaño y de no haber sido por las nubes que a penas nos permitieron ver la cercana Sierra Pelada, podríamos haber disfrutado de espectaculares vistas hacia: la Peña de Los Enamorados, Archidona a los pies de la sierra del Conjuro, sierra de Loja, Chamizo Alto, Cruz de Camarolos, la peña Negra y la sierra de Las Cabras ó esa especie de corredor que es el Torcal Bajo.
Una vez finalizada la sesión de fotos en El Champiñón y bajo la lluvia, reanudamos la marcha en dirección SE, llevando en todo momento la parte alta de los castilletes del camorro de las Siete Mesas a nuestra derecha y la caída hacia el Torcal bajo a nuestra izquierda. Cabe recordar que “castilletes” es la denominación que reciben esos grandes bloques superpuestos en estratos horizontales, adoptando la forma de pequeños castillos, que también se repiten en el lugar conocido como Agrio del Tinterillo;
por donde comenzamos a darle la espalda al Camorro de Las Siete Mesas, y llegamos directamente a la carretera de acceso al paraje, que rápidamente atravesaremos para enlazar con el sendero de ascensión al Torcal a la altura de la cañada Tosaires, desde donde en tan sólo unos minutos llegamos al Tornillo, formación imitativa escogida como logotipo del Torcal y tal vez por ello es la piedra mas fotografiada.
Justo al llegar al Tornillo, el cielo se abrió por primera y única vez durante nuestra estancia en el Torcal, aunque sólo fuera por unos minutos, permitiéndonos sacar algunas fotos a mayor distancia. Ésta tregua se mantuvo a lo largo de nuestra breve travesía por el tramo de sendero que va desde el Tornillo al Torcal sin necesidad de tocar la carretera, donde las zarzamoras nos ofrecían generosos ramilletes de su delicioso fruto que oscilaban entre el color negro y el rosa chicle muy oscuro, variando también su grado de madurez. ¡Eso sí, las que ya estaban en su momento óptimo estaban deliciosas!.
Breve descripción de la ruta verde:
Al llegar al Centro de Visitantes, decidimos almorzar en sus aledaños, mientras observamos un cercano grupo de machos de cabra montés peleando entre sí y extrañamente juagando a lo que parecía el “teto”. La idea era realizar después la ruta amarilla, pero como estábamos condicionados por el reloj,  para visitar el Lobo Park a las 16.30 pm. Decidimos conformarnos con la ruta verde en vez de la amarilla, de todas formas, aunque ya no llovía, las nubes seguían amenazando lluvia y la piedra mojada y los senderos encharcados o embarrados, tampoco invitaban a caminar con prisas.
Por lo que nos adentramos cámara en mano en el sendero, que desde el principio está muy marcado, que entre callejones y dolinas, nos lleva  en trazado escalonada, alternándose pequeñas subidas y bajadas  con tramos llanos. Esta primera zona es conocida como El Asa. Si nos fijamos en las piedras, observaremos líquenes en su superficie: manchas de color verde y ocre que se suelen dar en zonas de montaña con una alto grado de pureza en el aire. Inmediatamente después de pasar bajo un primer arco de zarzamoras, dejamos a nuestra derecha la formación imitativa conocida como el Totem, que podemos reconocer como una columna de piedra parecida a las columnas de los indios americanos. Los cardos están siempre presentes a lo largo del recorrido. La siguiente formación imitativa es La Esfinge.
Mas adelante llegamos a una gran plazoleta al final de la cual entramos en una zona de umbría presidida por el arce de Montpellier del que podemos encontrar información en un pequeño panel informativo.  
Superado un pequeño collado llegamos a una zona que nos recuerda a un Cañón del Colorado en miniatura, es el lugar conocido como Portillo dela Loza. Donde se encuentra el desdoble del sendero.  Por un lado el ramal que sigue de frente corresponde a la ruta amarilla que se encamina hacia el callejón Oscuro y por otro lado el ramal que baja de forma escalonada hacia la izquierda corresponde a la ruta verde que nosotros tomamos adentrándonos en un espectacular corredor conocido como Los Arreglaeros, pasaríamos bajo la figura conocida como Los Prismáticos.
Llegando rápidamente a una gran dolina a los pies de unas imponentes paredones conocidas como, Las Catedrales, donde volvemos a enlazar con la ruta amarilla, compartiendo el mismo trazado hasta el final, girando de nuevo a nuestra izquierda, para comenzar a cerrar el círculo, encarando ahora otro escalonado tramo esta vez en subida, dejando a nuestra derecha: la formación imitativa conocida como el Macetón, que reconoceremos al ver una peña en forma de tiesto a la izquierda del sendero, de cuya cúspide brota una espesa mata de madreselva, es la antesala correspondiente al collado de La Tortuga, otra formación imitativa, que en esta ocasión dejamos a nuestra izquierda, tras abandonar el sendero principal, para dirigirnos hacia esa gran plataforma conocida como el Mirador del Amonite y la piedra, conocida como el Yunque, (foto del paragüas)que visitamos respetando en todo momento el entorno al máximo.
A nuestra izquierda cada vez mas abajo, iba quedando el sendero principal que atraviesa la dolina conocida como el Hoyo de la Burra y a unos 300 m al fondo, en dirección O, ya se observa perfectamente la silueta del Centro de Visitantes, a donde llegamos minutos después de disfrutar de la magia del mirador del Amonite y donde nos reagrupamos con los compañeros, que habían estimado mas oportuno esperarnos tranquilamente en la cafetería.
Visita al Lobo Park:
Una vez realizados nuestros dos itinerarios por el Torcal pusimos rumbo a las cercana finca del Lobo Park, que se encuentra en la carretera entre Antequera y el Valle de Abdalajís, con magníficas vistas a la cara norte de sierra Chimenea. Descontándonos 1,50€ por ser grupo de 14 adultos mas una niña y realizando la visita con dos guías muy amables y eficientes, dividiéndose en dos partes, en la primera vemos un aula escuela donde hay desde distintos tipos de perros grande, hasta un cerdo vietnamita, cabras domésticas o una pareja de zorros.
Y ya en la segunda parte, que es el plato fuerte de la visita, vamos pasando frente a las distintas parcelas donde tienen agrupados a los lobos de forma individual a los recién llegados (generalmente procedentes de algunos zoos internacionales), por parejas o en pequeños grupos, según las especies: 
lobo negro, ártico, etc… o bien jóvenes lobeznos (hermanos de una misma camada) y las dos últimas parcelas, donde se encuentra un clan de lobos europeos y otra del famoso lobo ibérico, que nos resulta tan familiar gracias a los famosos reportajes del Hombre y la Tierra con Felix Rodríguez de la Fuente. 
En todas y cada una de las parcelas se nos explican sus característica, su forma de vida, su alimentación, comportamiento, las falsas leyendas antiguas quetanto daño han hecho en nuestra fauna, generalmente por el egoísmo y la ignorancia de la raza humana, que sin duda alguna es la gran amenaza del planeta…
Todo ello, explicado de una forma muy didáctica tanto para niños como para adultos, de manera que al final de la visita salimos como si hubiésemos asistido a un pequeño seminario sobre los lobos y por lo general muy satisfechos por haber podido disfrutar del privilegio de verlos tan cerca.


2 comentarios :

  1. ...contra viento y marea, llueva, nieve o haga sol ahi está El Comandante, con mayúsculas.

    ResponderEliminar
  2. Eduardo Campos9:43 p. m.

    Menuda recopilación 'breve' has hecho. Está claro que hay que volver muchas más veces

    ResponderEliminar