viernes, noviembre 29, 2013

Ruta circular por Sierra Pelada y Torcal Bajo desde el Nacimiento de La Villa

Punto de encuentro recomendado: explanada a la anetrada de la pista asfaltada junto a las ruinas de la Ventilla, extremo oeste del lago grande, a penas a 100 m de la Venta el Molino Blanco (carretera Antequera-El Torcal, a 800 m del camping El Nacimiento de La Villa.
Entorno: Paraje natural Torcal de Antequera
Pueblos de referencia: Antequera oó VIllanueva de la Concepción
Cómo llegar al punto de encuentro:
Si venimos por la A-92 u otras zonas del interior la referencia es Antequera, donde antes de llegar ya nos encontramos con señales indicativas del Torcal que nos orientan hacia la comarcal 3310 a Villanueva de la Concepción. Dejaremos a nuestra derecha el desvío hacia el Valle de Abdalajís, continuamos dirección al Torcal y Villanueva de la Concepción, pasando junto a varias ventas de carretera, justo después de dejar a nuestra izquierda la venta EL MOLINO BLANCO, veremos el inicio de una pista asfaltada a la derecha que tomaremos, aparcando en la explanada que se encuentra a unos 50 m  mas allá en el margen derecho. Éste es el inicio y final de ruta.
Si venimos desde la costa, la mejor opción es tirar por la autovía de Las Pedrizas y poco después de dejar atrás el 2º túnel tomamos el desvío para entrar en Casabermeja, desde donde enlazamos con la carretera local que se dirige a Villanueva de la Concepción, localidad por la que tenemos que pasar.
Unos seis kilómetros mas allá llegamos al desvío que nos indica centro de visitantes a la izquierda, que ignoraremos, continuando en dirección a Antequera. Iniciando un descenso de unos 5 km. Después de dejar atrás las tortuosas curvas del puerto de "La Boca del Asno", ya al final de la bajada, a nuestra izquierda nos encontramos con la entrada del camping EL NACIMIENTO DE LA VILLA y 800 m mas allá a la izquierda de la carretera, veremos el inicio de una pista que tomaremos, aparcando en la explanada que se encuentra a unos 50 m  mas allá en el margen derecho. Éste es el inicio y final de ruta.
Distancia aprox.  19 km
Desnivel acumulado subida 930 m
Punto de partida: ruinas La Ventilla, junto al lago oeste del Nacimiento de la Villa (aprox. 590 m)
Punto mas elevado: Vértice geodésico de Sierra Pelada (1.184 m)
Tiempo aprox.  7 horas (contando con paradas).
Nivel dificultad: medio, pero con un inicio de nivel ALTO, debido a la ascensión por la chimenea al inicio de la ruta, tramo corto, pero muy intenso, no apto para personas acostumbradas a rutas de montaña, progresando por terrenos muy empinados. La segunda vez lo hicimos por la siguiente chimenea en dirección oeste, dejando atrás la chimenea por la que habíamos subido la primera vez y ésta nos resultó mucho mas sencilla, por poderla realizar en zig-zags con restos de antigua vereda empedrada que sólo se intuyen al final de la chimena.
Tipo suelo: 83 % senderos de cabra y canchal, 15 % pista y 4% vereda empedrada en la bajada del puerto de la Escaleruela.
Tipo de recorrido: circular en el sentido de las agujas del reloj.
Mapa: IGN Valle de Abdalajís
Fecha y meteorología: 1ª edición, miércoles 27 de noviembre de 2013. Comenzaba la mañana despejada, con nubes de evolución que fueron yendo a mas, hasta convertirse en nubarrones, la lluvia nos acompañó desde la bajada del puerto de la Escaleruela hasta poco antes de llegar al Nacimiento de La Villa.
 Participantes: desde Ronda vino Jorge “El Titán del Guadalevín” y desde distintos lugares de la Costa del Sol: Ilse “la gacela de la Selva Negra”, Eduardo “El Padre carras”, Eduardo “El Último Samurai”, Juan Antonio Villalba “El Corsario de Sierra Almijara” en labores de guía aprovechando sus recientes conocimientos adquiridos la pasada primavera por todas las zonas existentes entre Antequera y el Torcal y un servidor.
Fecha y meteorología: 2ª edición,sábado 20 de septiembre 2014, cielos casi despejados con interbalos parcialmente  bubosos y que unidos a un agradable viento norte de unos 20 km/h nos resultó muy agradable y de gran ayuda para sobrellevar lo que en otras circunstancias hubiera sido una jornada muy calurosa en esta ruta de gran exposición al sol.

 Participantes: de izquierda a derecha aparecen en la foto: Pepe Guerrero "El Maestro Geobotánico", Maria del Mar Castellón, el Padre carras (de rojo cardenalicio), Paco jaime "El nuevo Florentino Pérez del Senderismo Andaluz", Juan Ignacio Amador "El Comandante", José Andrés Alonso, Rafael "El Califa", Pedro Aguayo "Elñ Vietnamita del Genal", Fidel "El Senderista Romántico" , Marlem "La Perla de Venezuela". Haciendo la cámara estaba Eduardo "El Último Samurai" y Chuckie refrescándose en alguna bañerita cercana.
A tener en cuenta:
1º) Si el día se presenta lluvioso hay que descartar esta ruta, sobre todo por lo peligroso que puede resultar el acceso por la chimenea y el resbaladizo descenso por el puerto de la Escaleruela.
2º) La mayor parte de la ruta discurre por un terreno muy rocoso que requiere de botas de trecking.
3º) Ni que decir tiene que esta ruta es perfectamente ampliable al Torcal Alto, ya dependiendo de tiempo disponible, ritmo del grupo y conocimientos cartográficos de la zona.
1ª parte, La ascensión por la Chimenea
Una vez en la explanada donde dejamos los coches, la primera pregunta que surge es “¿cómo coño se puede llegar allí arriba?”. Unas balizas cercanas nos indican: al nacimiento de La Villa (ESTE): 800 m y a Los Navazos (OESTE): 5,3 km, pero nosotros no debemos dirigirnos a ninguno de esos dos lugares. Nuestra referencia es una caseta a los pies de la ladera, distante a unos 200 m nuestra, que es hacia nos debemos dirigir, tomando como referencia un senderillo de cabras que ya podemos contemplar desde la distancia como va ascendiendo perpendicularmente a la ladera de NO a SE, mediante el cual podemos ir ganando altura de forma progresiva, calentando motores poco a poco.
A través de esta senda de cabras, que se bifurca de vez en cuando, vamos a atravesar dos pequeñas pedreras, que se forman bajo dos chimeneas que tenemos por encima y que nos pueden hacer dudar de si ya es el momento de iniciar la ascensión directa. Pero no es así, es mas, llega un momento en que el sendero deja de ganar altura y se limita a faldear, las dos chimeneas mas evidentes han quedado atrás, el sendero cada vez mas tenue, no sólo ya no asciende, sino que parece que empieza a perder altura. 
Aquí se presentan dos alternativas:nuestra primera vez subimos por una chimenea que se encontraba mas o menos a la altura del camping el nacimiento de la Villa, , viendo a nuestra derecha una chimenea mas modesta que las anteriores y aparentemente con la pendiente mas suave. 
Ésta fue la chimenea que escogimos la primera vez,  tal y como íbamos ascendiendo la pendiente se hacía cada vez mas dura, llegó un momento en que se hizo necesario el uso de las manos, debido a los grandes escalones, a veces de casi 1 m de altura,  asegurando bien cada paso, pues algunos tramos son traicioneros con terreno resbaladizo y abundantes piedrecillas sueltas. Nada complicado para cualquier persona acostumbrada a rutas de montaña, ó campo través, pero dno recomendable para personas con vértigo, porque los últimos 30 m de la chimenea son muy empinados y una caída hacia atrás nos puede hacer rodar muchos metros.
Eso sí, poco antes del final, la subida aunque siempre escalonada, se hace a modo de gradas donde ya volvemos a sentir la agradable sensación de pisar sobre suelo firme, volviendo a ganar en seguridad. Y al llegar arriba al subidón de adrenalina de haber ganando tanta altura en tan corta distancia, la peña de Los Enamorados asomando por encima de la pequeña sierra que tenemos a la espalda al norte;
La sierra del Conjuro de Archidona al noreste. 
Junto con la inusual visión al sur de Sierra Pelada y el Torcal bajo ante nosotros y mas a la derecha, oeste, el Torcal Alto y la colosal pirámide del Camorro Alto;
nos hacen sentirnos seres privilegiados, pues aunque no estamos en ninguna cumbre el paisaje que nos rodea es grandioso, donde las rocas calizas y la vegetación rupícora son las grandes protagonistas.  
Fidel hace una pausa en el tramo inicial de aproximación para inmortal los tajos que nos acompañan en el primer tramo del recorrido.
La segunda vez que vinimos, aquel sábado 20 de septiembre de 2014, mientras íbamos buscando la chimenea por donde habíamos subido la primera vez nos la pasamos de largo y Fidel "coordinaador de la sección de Alta Montaña" apostó por la siguiente chimenea, que a simplemente parecía mas ancha, pero al mismo tiempo mas incómoda de andar por el caos de rocaas que presentaba, pero conforme íbamos ascendiendo no sólo se ganaba en seguridad, sino que el terreno se presentaba bien asentado, llegando a coincidir los últimos metros de la paarte alta con lo que nos parecieron los restos de un antiguo camino de arrieros. Esto hace pensaar que con la suficiente experiencia montañeraa y la suficiente preparación física se puede acceder por la mayoría de  las chimeneas, siempre y cuando intuyamos asequible los metros finales
2ª parte, Por sierra Pelada
Una vez superada la chimenea, tenemos dos opciones, por un lado podemos descender hacia la derecha oeste o suroeste con lo que entraríamos de lleno en el Torcal bajo, sin embargo, tal y como teníamos previsto, optamos por desviarnos a la izquierda dirección sureste orientando nuestros pasos hacia sierra Pelada. 
De hecho las antenas de repetición del Camorro de Los Monteses (1.185 m) ya asoman por encima de un farallón rocoso cercano a cuyos pies debemos dirigir nuestros pasos descendiendo entre el roquedo de forma escalonada, hasta situarnos en un collado con un marcado sendero de cabras que tomaremos en dirección ESTE. 
La segunda vez que realizamos esta ruta, tras subir la chimenea que tomamos, vinimos a salir a mediación de la dolina que aparece en la foto que aparece abajo, habiendo quedado ya a nuestra derecha el tramo escaalonado de la foto de arriba por donde no llegamos a pasar.
Dejando a nuestra derecha el mencionado farallón rocoso, al mismo tiempo que vamos  cambiando la dirección ESTE por SURESTE, al llegar a los pies de una gran mole caliza, que vamos a ir dejando a nuestra izquierda, mientras afrontamos un empinado tramo escalonado, donde el barro de las pezuñas de las cabra nos traza el sendero sobre las rocas.
llegando de nuevo a otro collado, que en esta ocasión nos conduce a una dolina, por la que caminamos a placer con un perfil prácticamente llano, con suave pendiente al final de la misma.
Una vez que llegamos al final de la dolina, merece la pena asomarse a la izquierda con las debidas precauciones, para recrearnos con los tajos que tenemos a nuestros pies, desde donde contemplamos lo que parece la cumbre de un pequeño tajo Gomer a nuestros pies. 
Retomado el sendero lo que tenemos ante nosotros son vistas frontales hacia la dorsal OESTE de la sierra de Las Cabras, que irá quedando a nuestra izquierda, conforme giramos a la derecha, para cambiar nuestra trayectoria de SURESTE a SUR, a falta de senderos definidos el sentido de la orientación, buscando en todo momento el terreno menos agreste para progresar guiarán nuestros pasos, casi siempre ayudados por intermitentes senderos de cabras;
remontando una redondeada loma por donde iremos ganando altura suavemente abriéndonos paso entre el accidentado suelo rocoso y el pastizal desde el que pronto comenzamos a distinguir el vértice geodésico de sierra Pelada, coronando lo que desde nuestra perspectiva se nos antoja como un pequeño cerro calizo, redondeado por su vertiente oeste, con un tajillo al este del vértice geodésico, hacia el que ya caminamos de forma muy directa.
Tal y como vamos acercándonos al vértice geodésico de Sierra Pelada conviene hacerlo por su lado mas redondeado, es decir por su derecha tal y como nos acercamos al mismo, vertiente oeste, pero con las debidas precauciones, pues al colocarnos sobre su dorsal nos sorprenderá la caída vertical que tiene hacia el sur, coincidiendo con las canteras junto a la carretera de acceso al Centro de Visitantes. 
Después de tantísimas veces viniendo al Torcal, núnca había estado en esta cumbre, ni a penas había pisado sierra Pelada, la hermanita fea del Torcal, la gran desconocida de este paraje natural, que si bien carece de las llamativas formaciones imitativas del Torcal Alto, compensa con creces la visita, con unas vistas espectaculares del entorno, tanto de una perspectiva muy poco frecuente del Torcal, como de una cercana y espectacular perspectiva de la sierra de Las Cabras al este.
Fotos del grupo el miércoles 27 de noviembre de 2013 
Fotos del grupo el sábado 20 de septiembre de 2014;
Una vez realizada la correspondiente sesión de fotos en tan vidado vértice geodésico, encaminamos nuestros pasos hacia las cercanas antenas del Camorro de Los Monteses, dirección suroeste, dejando estos a unos 200 m a nuestra izquierda, por donde ya empezamos a encontrarnos con los famosos estratos horizontales conocidos como “Pilas de Bollos”;
tan característicos del Torcal, pasando junto a una gran nave abandonada.
3ª parte, Por el Torcal Bajo
Desde la mencionada nave abandonada, a buen seguro utilizada en su día para la explotación de las pequeñas canteras cercanas, tomamos una pista asfaltada, que al poco de iniciarla deja a la derecha un curioso abrigo rocoso de manual, que había visto fotografiado en algunas crónicas, sin tener muy claro hasta ese momento su ubicación exacta.  Se trata del abrigo conoicido como Cueva de Roete en la ensillada de Sierra Pelada y el Camorro de los Monteses que hacía la funciones de refugio de montaña tanto para canteros como para pastores.


Obsérvese la diferencia entre la foto de arriba realizada en noviembre con la hierba verde entre las piedras y la foto de abajo, hecha a finales de verano con toda la hierba seca.
Ni que decir tiene que no pudimos resistir la tentación de fotografiarnos junto a su entrada, para a renglón seguido retornar a la pista asfaltada, por donde avanzamos aproximadamente 1 km en dirección suroeste, por donde nos cruzamos con un 4x4 que venía en nuestra dirección, seguramente el de la persona encargada del mantenimiento de las antenas del Camorro de Los Monteses.
El Corsario, siempre en cabeza junto con El padre Carras y la Gacela de la Selva Negra, hizo un amago para adentrarse a la derecha, para adentrase de lleno en una zona aún menos conocida del Torcal bajo, por la que conectaríamos a la chimenea por la que habíamos subido unas horas antes y por la que obviamente podríamos regresar. Sin embargo, la temperatura era agradable y el tramo duro de ascensión ya había quedado atrás, así que los animamos a continuar por la pista que al final de un tramo muy rectilíneo, gira a la izquierda para acercarse a unas antiguas casetas desde donde ya se accede a la carretera de acceso al Torcal, que no llegamos a tocar en ningún momento.
De hecho, nosotros abandonamos esta pista a la derecha, para dirigirnos a un castillete que rodeamos por su vertiente sur y a partir de ese momento comenzamos a caminar en lo que el Corsario denominó la cornisa del Diablillo, pues tiene cierta similitud;
si bien en este caso bastante mas ancha y escalonada, de manera que el tránsito por ella resulta muy dócil y agradable, avanzando en paralelo a la carretera de acceso al Centro de Visitantes, que llevamos a la izquierda y el famoso pináculo del Fraile, por donde habían pasado los participantes de la  Edición del Jurásico 2013 “La cara Oculta del Torcal” frente a nosotros en la distancia;
pero claramente visibles, así como la Cañada Tosaires, que discurre a la izquierda de la mencionada carretera, hasta que enlazamos con la pista terriza por donde discurrió el tramo final de la última Edición del Jurásico;
tomando esta pista terriza a nuestra derecha, iniciando un suave ascenso, pasando por una sucesión de castilletes muy característicos del Torcal Alto, que a partir de ahora que comenzamos a girar al NOROESTE, irán quedando a nuestra izquierda, mientras que iniciamos nuestra aproximación hacia el Torcal Bajo.especialmente a partir del punto donde finaliza esta pista terriza, junto a grandes bloques de la explotación de antiguas canteras;
 Obsérvese las vistas frontales que tenemos relativamente cercana hacia El Champiñón y la Cornisa del Diablo siruados en la parte alta de Las Vilaneras Altas, tan pronto como dejamos atr´ñas los bloques de roca de la antigua cantera.
desde donde llegamos unos cinco minutos después al lugar conocido como Las Sepulturas, que distinguimos fácilmente por el tono rojizo de las rocas de su entorno, un antiguo corralón llama la atención formando un espacio despejado en medio del caos de rocas que lo rodea, así como la casa en forma de abrigo rocoso muy parecido al que vimos, unos 500 m al noroeste del Camorro de Los Monteses, también podemos apreciar una especie de hornos, parecidos a sepulturas antropomórficas, de donde le viene su actual denominación a este lugar, donde decidimos hacer la parada para el almuerzo montañero (en mabas ocasiones). 
El Corsario, La Gacela y El Padre Carras, tenían una hora tope de regreso por distintos motivos, así que comieron rápidamente y tras una breve despedida, salieron como alma que lleva el diablo hacia el puerto de la Escaleruela y desde allí retornar al inicio de la ruta completando una ruta circular de 18 km en unas seis horas, teóricamente el mismo camino que íbamos a seguir El Último Samurai, el Titán del Guadalevín y un servidor.


De hecho, nada mas terminar de almorzar, asegurándonos no dejar el mas mínimo rastro de basura a nuestro paso, ni nada olvidado por allí, nos pusimos en marcha en sentido inverso a la última Edición del Jurásico en marzo 2013, pero esta vez en vez, en vez de atravesar la corraleta y avanzar por un sendero que discurre paralelo a una alambrada y mas adelante llega a un caos de rocas y callejones ciegos con un par de pasos que se prestan a confusión. 
Partimos de los restos de un sendero que se inicia a la derecha de la casa (al noroeste de la misma) y avanza en paralelo a las grandes paredes de Las Vilaneras Altas, correspondientes al Camorro de las Siete Mesas que llevamos en todo momento a nuestra izquierda, de hecho, aunque difícil de apreciar desde nuestra posición arriba nuestra a nuestra izquierda se encuentra el Champiñón y la famosa cornisa del Diablo.
Sin duda alguna, este senderillo de cabras es mucho mas fácil de seguir que el que discurre unos 100 m mas a la derecha, que es recomendable evitar, vamos avanzando en paralelo a las Vilaneras Altas que llevamos a nuestra izquierda, hasta que un bosquete de chaparros y majuelos nos cierra el paso, desviándonos a penas unos 30 m a la derecha, pero intentando mantener en todo momento dirección predominantemente noroeste hasta enlazar con el gran corredor del Torcal Bajo;
que con perfil suavemente descentente y mas tarde mediante una gran llanura, donde solemos encontrarnos con algunas vacas,
nos lleva de forma plácida y muy directa hasta el puerto de la Escaleruela, llegando a los pies de la colosal pirámide del Camorro Alto, que se eleva majestuosa como si fuera el Monte del Destino (ver el Señor de Los Anillos).


4ª parte, del puerto de la Escaleruela al Nacimiento de La Villa

Una vez en el puerto de la Escaleruela, iniciamos el descenso por su peculiar vereda empedrada, que zig-zagea dejando a nuestra espalda la espectacular dorsal ESTE del Camorro Alto, que íbamos fotografiando a nuestra espalda, cada pocos metros, las vistas que obtenemos desde aquí son grandiosas, así como la visión parcial de la localidad de Antequera en el sentido de la marcha,
pero los oscuros nubarrones sobre nosotros amenazaban de lluvia y de hecho, llegando a la base del puerto de la Escaleruela, donde nos encontramos con algunas viejas balizas al inicio del llano, exactamente igual que nos ocurrió en mayo de 2008, comenzó a llover.
Las indicaciones de mi buen amigo El Corsario, que en la pasada primavera se había pateado aquella zona bastante, eran claras respecto al camino a seguir, que según me había dicho consistía en tomar la pista por la que discurre el SL A-22, carretera Valle de Abdalajís-Camorro Alto-Los Navazos y un km después tomar el ramal de pista a la derecha que de forma directa lleva hasta el Nacimiento de la Villa. Pero aquel día nos decantamos por el sendero terrizo que desde allí mismo parte a la derecha, dirección ESTE; paralelo a una valla metálica que la llevamos todo el tiempo a nuestra izquierda y que volvimos a repetir en esta segunda ocasión.
llevando en todo momento los tajos y laderas de la cara norte del Torcal a nuestra derecha y una vieja alambrada a la izquierda, en suave descenso todo el tiempo, sin mas hitos que las ruinas de un gran corralón a la derecha y un kilómetro y medio después una cruz de hierro con las iniciales AC a ras de suelo. En total, algo mas de 3 km desde los pies del puerto de la Escaleruela hasta el Nacimiento de la Villa, viniendoi a salir a pocos metros de los coches después de dejar cerrada a nuestro paso una destartalada angarilla.

Completando de esta manera una preciosa y muy poco frecuentada ruta circular que a excepción del repechón inicial por la chimenea es muy disfrutona y paisajísticamente espectacular tanto por el entorno mas cercano como por las magníficas vistas de las sierras colindantes e incluso otras mas lejanas.
Lo mejor de la ruta, en esta segunda ocasión, fue la copa de despedida en el bar restaurante del camping EL NACIMIENTO DE LA VILLA, cuyo certero lema es "Paraiso de la Tranquilidad", al llegar allí después de la ruta, nos sentimos como en un Monasterio Tibetano del Himalaya, al pie de aquellos tajos, un grupo de personas vestidas de blaanco hacían YOGA con los ojos cerrados y una suave música de "KItaro" parecía que los hacía levitar (todo era místico y armonioso). Incluso pedimos las bebidas en voz baja para no romper el misticismo y el silencio del entorno y allí mismo hizo Chuckie unas declaraciones en la rueda de prensa posterior, aclarando que tras el ridículo hecho en el último Mundial se retira definitivamente de la selección y al igual que sus excompañeros Xavi Alonso y Xavi Hernández ya sólo va a jugar para el equipo que le paga dosificándose a tope, pues ya no está para jugar partidos completos, pero que le quiten lo bailao en sus primeros 8 años de vida, tan sólo Villalba le supera en número de rutas (aunque no en número de kilómetros pues cada ruta, hasta hace poco las hacía tres veces corriendo para adelante y para atrás).

3 comentarios :

  1. Eduardo Campos6:03 p. m.

    Una excursión que no tiene nada que envidiar a otras mucho más cacareadas. Me parece que la vuelta por la cruz y la alambrada es más bonita y algo más corta que la que hicimos nosotros. Y el camino desde las sepulturas hasta la Escareluera también parece más claro

    ResponderEliminar
  2. Fernando Jiménez11:36 a. m.

    Buena ruta!
    Este terreno es tremendo de bonito y siempre hay sitios nuevos que descubrir. Coincido en que mejor no andar por las piedras cuando está mojado pues se convierte en muy dificil igual que cuando hace calor.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo7:04 p. m.

    Podría pediros el track de la ruta? O se puede descargar de algún sitio? Parece muy bonita. Gracias!

    ResponderEliminar