lunes, febrero 10, 2014

Vereda de la Estrella por la cuesta de Los Presidiarios

Entorno: Sierra Nevada (sector Noroccidental)
Pueblo de Referencia: Güejar Sierra

Cómo llegar a Guejar Sierra:

Una vez en la circunvalación de Granada hay que buscar siempre en dirección a Sierra Nevada (A-395).

En el túnel donde ya se separan las direcciones hacia La Alhambra (izquierda) y a Sierra Nevada (de frente), os quedáis en el margen derecho, siguiendo siempre la carretera principal que continúa después del túnel, dirección Sierra Nevada, se trata de la A-395 a Sierra Nevada/Pinos Genil.

A unos 3,5 km. mas allá del túnel, encontraréis una salida a varias poblaciones,  entre ellas Gejar Sierra,  cruzaremos por encima del rio y desembocamos en la  A-4026 , tomando a la derecha dirección Guejar Sierra.¨

Después de unos 6,5 pasamos por Pinos Genil, donde vive nuestra amiga Yoli, y nos encontramos con un desvío a la izquierda que nos mete en la tortuosa carretera GR-3200 ya en dirección a Guejar Sierra, una vez aquí ya es imposible perderse.

Unos 5 km mas allá del cruce, empezamos a llevar a nuestra derecha la compañía del embalse de Canales, que en su orilla sur nos sorprende con unos pináculos de arenisca que nos recuerdan a la película “AVATAR”, 10 km mas allá de Pinos Genil, ya casi en la entrada de Guejar Sierra vemos a nuestra izquierda, una carretera a la izquierda que en clara ascensión nos lleva hasta la Fuente de los 16 caños, este sería el inicio de ruta si fuéramos a hacer el Calar de Güejar Sierra, pero nosotros  seguimos por la carretera principal y en menos de 1 km entramos en la localidad de Güejar Sierra.

Al entrar en Güejar Sierra lo haremos muy despacio, estando atentos a las indicacions que nos encontramos al llegar a la primera calle que desciende a la derecha siguiendo las indicaciones: Vereda de la Estrella, Restaurante Maitena o Restaurante San Juan, en principio todas son buenas, ya que nos llevan en la dirección correcta hacia el inicio de ruta. 
Después de atravesar el pueblo, continuamos por una estrecha carretera que desciende en apretadas curvas de horquilla situándose cerca de la cola del embalse de Canales y continuando en paralelo al río Genil, que pronto tendremos a nuestra derecha. El paisaje ya es espectacular y si la situación lo permite bien merece la pena ir haciendo alguna que otra foto de vez en cuando, porque es de las aproximaciones a un inicio de ruta mas bonitas de Andalucía, transportándonos a un paisaje propio de Los Pirineos o Picos de Europa.
Conforme vamos avanzando la carretera se va estrechando todavía más aunque el asfalto está en buen estado, pero no debemos bajar la guardia porque pronto llegamos a una zona donde atravesaremos cuatro estrechos túneles excavados a pico pila por los antiguos operarios que construyeron el tranvía que por aquí pasaba en su día. 
De hecho el actual restaurante Maitena, que pronto dejaremos atrás, fue en su día Estación de Maitena, hoy reconvertida en restaurante, área recreativa e incluso zona de baño en verano, si bien con el agua muy fresquita como os podéis imaginar.

Unos 9 km mas allá de Güejar Sierra, esta angosta carretera finaliza en un antiguo aparcamiento junto al hostal restaurante Barranco San Juan, nombre con el que es conocido este lugar, por ser aquí donde el arroyo de San Juan entrega sus aguas al Genil, si bien los lugareños también lo llaman Vegueta del Caracol. 
Distancia aprox. 24,5 km (la versión circular por la cuesta de Los Presidiarios). 22 km en  la versión lineal, llegando en ambos casos hasta Cueva Secreta.

Desnivel aprox.  subida 1.100 m

Desnivel aprox.  bajada 1.050 m

Punto de partida recomendable: Barranco San Juan

Punto mas elevado: 1.850 m, tras las rampa mas alta que alcanzamos, después de atravesar el barranco del Aceral.

Tiempo aprox. Unas 7-8 horas.

Nivel dificultad: Alto por la distancia y el desnivel acumulado.

Tipo suelo: sendero muy bien marcado en la versión lineal. En la versión circular hay que estar atentos especialmente en la parte alta de la Cuesta de Los Presidiarios, para tomar el ramal a la derecha que nos lleva hasta el Refugio del Calvario o La Cucaracha, así como la continuación a partir de este mismo refugio, hasta unos 400 m mas allá ya que su prolongación resulta muy tenue e intuitiva en nuestra trayectoria hacia el Refugio del Aceral, pero con un mínimo de experiencia en montaña es fácil de seguir teniendo en cuenta que se mantiene en un suave perfil ondulante sobre la misma curva de desnivel un buen rato.

Tipo de recorrido: Lineal o circular que es la que nosotros recomendamos la opción circular, para hacerlo mucho mas completo y entretenido.

Mapa: Parque Nacional de Sierra Nevada.

Fecha de realización y meteorología: viernes 7 de febrero, jornada soleada y con ausencia de viento, tras una noche previa en la que no paro de caer agua nieve en toda la zona.

5 Participantes: Desde Huelva vino Teresa “Arwen de Rivendel”. Desde Ronda: Jorge “El Titán del Guadalevín”. Desde Granada: manolo Supersónico y desde la Costa del Sol: Ilse “La gacela de la Selva Negra” y Juan Ignacio Amador “El Comandante”.

A tener en cuenta:

1º) Aunque el otoño y la primavera suelen ser las épocas recomendadas para realizar la Vereda de la Estrella. Hacerla en invierno es un espectáculo por ser la época donde en teoría el cordal de los tresmiles suele tener acumulado mas nieve y las vistas son sencillamente impresionantes, sobre todo a partir del refugio del Aceral en la versión circular.

2º) La idílica Vereda de la Estrella puede convertirse en una trampa si nos la encontramos con bastante nieve y nos adentramos alegremente en ella, sin tomar las precauciones de ir mínimamente preparados, al menos con crampones y ropa de abrigo. Ya que lo que por la mañana pisamos como nieve blando o no demasiado dura, al discurrir, al menos la versión clásica-lineal por zona de umbría, a partir del mediodía las temperaturas bajan muy rápidamente y a nuestro regreso nos podemos encontrar con placa de hielo que si coinciden con los tramos aéreos mas expuestos, puede resultar muy peligroso y no digamos ya si en las cortas jornadas de invierno nos pilla la noche. Siendo la hora límite mas recomendable para llegar a Cueva Secreta las 14.30 pm, ya que a poco que nos entretengamos al regreso haciendo fotos paisajísticas, puente del Guarnon, mina de la Estrella, etc… la noche nos puede sorprender fácilmente antes de regresar al aparcamiento del barranco de San Juan.

3º) Debido a las numerosas fuentes y manantiales que con frecuencia vierten sus aguas en tramos intermitentes de la vereda no está de mas llevar polainas si no queremos acabar con bastante barro en los bajos de los pantalones, siendo también recomendables dejar muda de calcetines y calzado cómodo en el maletero para cuando finalice la ruta por la misma razón, ya que agua y barro están muy presentes en algunos puntos del camino.

4º) Si se realiza esta ruta con niños, hay que medir bien hasta donde queremos llegar porque el regreso se les puede hacer muy largo y además conviene llevarlos muy cerca de la mano en algunas zonas donde el sendero pasa junto a lugares de mucho vuelo, que a veces nos puede recordar a la ruta del Cares entre Asturias y León.

5º) El puente de madera que instalaron en su día en el lugar conocido como la Junta de ríos, unos 2 km mas allá del refugio del Aceral lleva roto varios años, obligándonos a vadear el arroyo, algo relativamente fácil si el río no baja muy cargado, pero en los meses de primavera en pleno deshielo, habrá que ir mentalizado para mojarse hasta mas arriba de las rodillas o bien optar por la versión lineal tradicional mediante la cual no es necesario vadearlo.

4º) Material recomendado (en caso de nevadas): como mínimo crampones, bastones y ropa de abrigo, la temperatura baja espectacularmente en la Vereda de la Estrella al caer la tarde y la vereda se puede congelar en algunos tramos.

Descripción de la ruta:

1ª parte, tramo lineal desde el barranco de San Juan hasata el desvío del Vadillo 

Como ya hemos dicho anteriormente la ruta empieza en la explanada del aparcamiento del Mesón Restaurante Barranco de San Juan, justo a la altura donde dicho barranco o arroyo entrega sus aguas al río Genil a unos 1.150 msnm.

Por una rudimentaria rampa de hormigón (cuidado con los resbalones si está mojada), descendemos hasta el puente por el que cruzamos las aguas del río Genil, encontrándonos con varios paneles típicos al inicio de cualquier ruta emblemática. En este caso nos resulta muy útil uno que reza “Dehesa del barranco de San Juan” donde nos muestra un rudimentario mapa con la red de senderos a los que podemos acceder desde este punto, siendo nuestra referencia a seguir la que viene en amarillo: Vereda de la Estrella y su variante circular en naranja: Cuesta de Los Presidiarios-refugio del Calvario-Peñapartida, sin hacer una mínima mención del sendero que continua hacia el refugio del Aceral y la Junta de ríos, que es el que tenemos en mente para la primera parte del recorrido, pero tampoco nos hace falta la memoria de anteriores aventuras por la zona es referencia mas que suficiente. 
Para una futura versión circular, cabe destacar el sendero que aparece en rojo como cortijo del Hornillo y Cabañas Viejas, que es una especie de sendero paralelo a la vereda de la Estrella, que discurre entre 100 y 200 m mas alta que esta por la Loma de Las Rascas y del Muerto y que viene a unirse a la Vereda de la Estrella a la altura de la Mina o cortijo de la Probadora.

Junto a este panel comienza propiamente dicha la Vereda de la Estrella, cuyo recorrido discurre en su totalidad paralelo al curso alto del río Genil. Nada mas empezar nos encontramos con una sucesión de zigzags pasando junto a un pequeño bosquete formado por jóvenes ejemplares de robles, arces, quejigos, almendros, cornicabras y rascaviejas que pronto nos hacen entrar en calor, no siendo de extrañar que mas de uno opte por quitarse ya la primera “capa de cebolla”. En pocos minutos salvaremos cerca de 100 m de desnivel, pero pronto el sendero nos muestra su perfil mas amable, que aunque en el sentido de ida, es predominantemente ascendente, va ganando altura, casi siempre combinando falsos llanos y suaves repechos muy asequibles para cualquier persona, encontrándonos de vez en cuando incluso con algún tobogán de descenso en nuestra trayectoria de ida.
La música acuática procedente del río Genil nos va acompañando todo el tiempo. Una de las cosas que mas nos llama la atención en este comienzo de ruta es el contraste entre la frondosidad de la ribera del río Genil, casi siempre entre 70 y 100 m bajo nuestros pies y los tajos del Portachón, que vemos desnudos que vemos enfrente, justo por detrás de ellos se encuentra la Loma de la Cuna de los Cuartos, por donde el sendero Sulayr nos acerca hasta el clásico inicio de ruta de Los Lavaderos de La Reina.
Pronto comenzaremos a encontrarnos con algunos ejemplares de castaños que nos acompañarán hasta el desvío del vadillo. Concretamente a unos 40 minutos del inicio de ruta nos encontramos con un castaño centenario, sobre un murete de piedra a la derecha del sendero popularmente conocido como “El Abuelo” que suele servir como referencia para la primera parada de reagrupamiento y alguna que otra foto de rigor. 
Ni que decir tiene que es uno de los hitos mas singulares de la histórica vereda de la Estrella, que mas adelante nos sigue sorprendiendo con los elaborados muros de contención y pasillos abiertos entre grandes rocas en 1890, para servir de vía de comunicación con las minas de galena y pirita del la cabecera alta del valle del Genil, reconvertido hoy en uno de los senderos de montaña mas visitados de toda Andalucía, si bien en aquella jornada no nos encontramos con nadie en todo el día, salvo a última hora de la tarde, salvo con dos hombres que parecían estar preparando una montería por la zona.
2ª parte, tramo circular: desvío del Vadillo-refugio de la Cucaracha-refugio del Aceral-junta de ríos-cueva Secreta-puente del Guarnón-minas de la Estrella y Probadora:
A una hora del inicio de ruta (aunque la estimación de tiempo siempre es relativa según el ritmo de marcha, paradas, etc), llegamos al desvío del Vadillo, que en la actualidad coincide con una baliza que nos señala refugio de Peña Partida 10 km. que aunque en esta ocasión, no es nuestro objetivo, si nos sirve de momento como referencia. 
De todas formas es el único ramal de sendero que desciende claramente hacia el río al que llegamos en a penas un par de minutos, abandonando de momento, la Vereda de la Estrella propiamente dicha y encaminando nuestros pasos hacia las ruinas del antiguo refugio del Vadillo;
nombre del río que en este punto entrega sus aguas al Genil, a la altura del puente del Burro, 
que atravesaremos para iniciar la serpenteante ascensión por la temida Cuesta de Los Presidiarios, que a pesar de su temida fama, ya que son mas de 2 km de ascenso ininterrumpido, siempre y cuando nos la tomemos con tranquilidad y aun ritmo cómodo, puede resultar muy agradecida ya que la mayor parte del tiempo se sirve de una larga sucesión de zig-zags, primero bajo la sombra de cipreses y mas tarde bajo la sombra de los pinos, coincidiendo en nuestro caso con largos tramos de sendero completamente nevado, con el característico sonido de las botas pisando la nieve, nuestra propia respiración y el compás de los bastones.

Llegando ya a la parte alta empezamos a divisar a nuestra derecha, SUR, una bonita panorámica del Veleta, el cerro de Los Machos y el cordal de los tresmiles hacia el Mulhacén, durante un corto trecho veremos a nuestra izquierda, NORTE, parte del valle del río Vadillo, con las ruinas del cortijo del mismo nombre al fondo. Pero en la parte alta de la Cuesta de Los Presidiarios, la senda se desvía a la derecha, manteniéndose por la vertiente OESTE de la Loma del Calvario, empezando a tener vistas a nuestra derecha del cordal de los tresmiles desde El Veleta hasta el Mulhacén y Alcazaba: rn un principio lo que podemos ver a nuestra derecha, justo frente a nosotros es el pico del Veleta y el cerro de Los Machos, que tenemos al SUR, así como el Corral del Veleta, donde se forma el río Guarnón, que en empinadísimo descenso se une al río Genil a los pies de la mina de La Estrella, que ya podemos intuir allí abajo, con algunos tramos minúsculos de la vereda de la estrellas que vista desde la distancia parece un hilo. 
Aunque ahora la pendiente es menos pronunciada, no dejamos de ganar altura entre falsos llanos y pequeños toboganes en subida, pasando junto a preciosos balcones naturales a cual más propicio para hacer una buena foto, lástima que el sol nos pille de frente casi el todo el tiempo.
Al llegar al refugio del Calvario o de La Cucaracha, hicimos una primera parada de breve avituallamiento y desenfadada sesión fotográfica de grupo, que finalizó con la entrega del gorro histórico del Atlético de Madridque Jorge “El Titán del Guadalevín” daba ya por perdido, tras habérsele caído,  supuestamente en algún punto de la subida y que Manolo Supersónico había rescatado en secreto.
La continuación desde el refugio de La Cucaracha o del Calvario no está muy clara, pero basta con situarnos justo delante de la puerta del refugio y continuar dirección SUR (a la derecha del refugio) tal y como nos situamos frente a su puerta, manteniéndonos sobre su misma curva de desnivel, es decir, ni subimos ni bajamos hasta que unos 100 m mas allá cruzamos una angarilla que nos indica que vamos por el buen camino atravesando un bosquete de robles, arces y quejigos. 
El sendero no es muy tenue en algunos puntos pero se sigue fácilmente con un poco de intuición, pero con un mínimo de experiencia en montaña es fácil de seguir teniendo en cuenta que se mantiene en un suave perfil ondulante sobre la misma curva de desnivel un buen rato, a veces ganando altura, a veces perdiéndola.
Mas adelante atravesamos un bosquete de pinos y después volvemos a caminar por lomas sin árboles que nos dejarán boquiabierto con las impresionantes vistas sobre la cara NORTE del cordal de Los Tresmiles, un paisaje grandioso que nos acompañará la mayor parte del tiempo hasta Cueva Secreta, de momento con él llegamos hasta el refugio del Aceral, una idílica casita de piedra, delante de la cual disfrutamos de un inolvidable almuerzo, bajo un sol radiante, con una temperatura de lo mas agradable, nada de viento y unas vistas impresionantes que no cambiaríamos ninguno de nosotros por el restaurante mas lujoso del Mundo. Contemplando unos 300 m por debajo nuestra la vereda de la Estrella, cubierta de nieve, que se distinguía como hilito blanco discurriendo en paralelo al río Genil por su margen izquierdo (derecho en el sentido de nuestra marcha).
Una vez reiniciada la marcha tras el almuerzo y dejando atrás la ídilica ubicación del refugio del Aceral, el sendero traza una pronunciada horquilla para vadear el barranco (arroyo) del mismo nombre, antes de llegar al mismo el sendero discurre por una zona con bastante vuelo teniendo la caída a nuestra derecha, por lo que no está de mas agarrarse bien al esparto que hay a la izquierda del sendero e intentar no mirar mucho para abajo, a penas son 20 m chunguillos, pero quien padezca d vértigo lo puede pasar un poco regular por aquí, yo mismo que no termino de superar mi vértigo, fuí en cabeza de grupo por aquí y antes de darme cuenta ya estaba vadeando el arroyo del Aceral; 
tras el cual encaramos un corto pero pronunciado ascenso por un denso bosque de pinos donde la senda continúa perfectamente dibujada, rodeando el Puntal de Lucía que va quedando a nuestra izquierda, mientras que de nuevo y cada vez mas cerca disfrutamos de una panorámica grandiosa  del Alcazaba, Mulhacén, Juego de Bolos, Puntal de la Caldera y Loma del Lanchar, que junto con el Veleta, mas a la derecha constituyen el techo de España en un paisaje de montaña que nada tiene que envidiar a otras grandes cordilleras de Europa.
Tras una serie de falsos llano, suaves toboganes, y algunos pasos muy aéreos donde la vereda parece que va colgada, comenzamos a descender a través de algunos zig-zags por los que rápidamente vamos perdiendo altura, dejando a nuestra izquierda la cascada del barranco de Lucía;
y pasando junto a una emotiva placa dedicada a la memoria de Joaquín Pérez Hidalgo, fallecido en este lugar el 30/Dic./2007 con una frase que reza: “antes que el esfuerzo, las rocas o el viento, la amistad es el componente fundamental en la montaña”. 
Desde la placa, en a penas cinco minutos, llegamos a la confluencia del barranco de Lucía y sobre todo del río Valdecasillas que nace en la Laguna de La Mosca a los pies de la cara norte del Mulhacén y del río Valdeinfierno que nace en la laguna de la caldera a los pies de la cara oeste del Mulhacén. 
El primero que llegó al vado fue Jorge, el Titán del Guadalevín, que antes de llegar nosotros ya lo había cruzado a las antigua usanza espartana como Chuckie, directamente por el agua sin inmutarse lo mas mínimo, Mientras que “La gacela de la Selva Negra”, “Arwen de Rivendel” y “El Comandante” preferimos usar el comodín del salto de roca en roca, con la mano amiga, en la piedra mas alta de Manolo Supersónico.
Una vez superado el vado, nos encaminamos sin mas dilación hacia Cueva Secreta, remontando el curso del río Valdeinfierno por su margen izquierdo u orilla derecha en el sentido de nuestra marcha, donde tal vez por la nieve acumulada o por la ausencia total de huellas previas a nuestro paso, la distancia hasta la roca bajo la cual se encuentra el refugio conocido como “Cueva Secreta” aproximadamente a un kilómetro desde la junta de ríos se nos hizo mas largo que en anteriores ocasiones. 
Entre la junta de ríos y cueva Secreta nos encontramos con numerosos ejemplares de cabra montesa que apenas se molestaban en alejarse de nosotros salvo cuando estas se veían perseguidas por un Chuckie inofensivo pero muy combativo en todo momento, que no obstante las obligaba a trepar a las rocas mas inexpugnables desde donde parecían mirarlo con chulería torera. Ni que decir tiene que la relativa cercanía de las caras norte de Alcazaba,Mulhacén,Juego de Bolos y Puntan de la Caldera, hacen que parezcan aún mas grandiosas, al mismo tiempo que nos hacen tomar conciencia de nuestra insignificancia a los pies de estos colosos.


Una vez hechas las fotos en este clásico punto de retorno, regresamos sobre nuestros pasos hasta la junta de los ríos Valdecasillas y Valdeinfiernos donde en la mayoría que muchos  suelen considerar como el nacimiento oficial del río Genil. 
Sin embargo, el tramo de río que surge a partir de la unión del  Valdecasillas y Valdeinfierno, es conocido por algunos como río Real, de hecho a este tramo de la vereda por la que vamos a caminar, llevando ya siempre el río a nuestra derecha se le conoce como camino del valle Real, por el que vamos progresando con preciosas panorámicas a nuestra espalda de las piramidales siluetas del Alcazaba y Mulhacén iluminadas ya por el dorado sol de tarde. 
La senda, es muy estrecha en algunos pasos y algunas piedras que sobresalen nos obligan a no bajar la guardia para no tropezar, especial cuidado hay que tener siempre en los tramos con mas vuelo, 
hasta que a unos 40 minutos mas allá de la junta de ríos el sendero describe una gran curva de herradura a la izquierda que nos conduce hasta el puente del río Guarnón, cuya unión con el río Real es el que algunos consideran como nacimiento del río Genil.
En mi modesta opinión para señalar el nacimiento de un río se debería usar como referencia la fuente o manantial donde nace el tributario mas lejano de su cabecera, por lo que tal vez, este honor debería corresponder a la laguna de La Mosca a los pies del Mulhacén y el río Valdecasillas, llamarse directamente río Genil desde su nacimiento, pero al fin y al cabo son estas cuestiones generalmente arbitrarias y sin importancia.

El caso es que volviendo a la gran curva de herradura que describe la senda a la izquierda por donde cruzamos el puente del río Guarnón y dicho trazado finaliza a la altura del antiguo poblado de la mina de La Trinidad, donde hicimos una pequeña incursión exploratoria que “El Titán” gran amante de las cuevas, alargó algo mas de lo previsto. Y mientras Teresa y un servidor esperábamos a que saliera. 
Ilse y Manolo supersónico iniciaron ya el regreso en veloz cabalgada bajo la luz de la tarde hasta el punto que ya no volveríamos a encontrarnos hasta el final de ruta en el barranco de san Juan, donde Teresa, Jorge y yo llegábamos unos quince minutos mas tarde, ya prácticamente de noche, después de haver hecho varias paradas para fotografiar las majestuosas siluetas del Alcazaba y Mulhacén con las luces del atardecer. 
La entrada de la mina de la Probadora, junto a las ruinas del cortijo del mismo nombre y sus paneles informativos, así como la elogiosa labor del trabajo que en su día realizaron a pico pila, aquellos mineros que 120 años mas tarde consiguieron que los muros de contrafuertes, los cortos pero espectaculares pasillos entre grandes bloques de pizarra y la piedra generalmente alisada nos permitan disfrutar de uno de los senderos de montaña mas bonitos y artesanalmente construidos de toda España.
Bajo estas lineas aparecemos los cinco tomándonos un merecido refrigerio con tapeo y haciendo algún que otro ejercicio de estiramiento a la entrada del bar en la plaza principal de Güejar Sierra, para no salir del coche demasiado acartonado al llegar a casa.
 

3 comentarios :

  1. Preciosa la ruta, muy bien documentada como siempre. Gratificante seguiros.

    ResponderEliminar
  2. Fernando Diaz6:38 p. m.

    Una ruta chulisima, espero hacerla algun dia con la misma buena compañia :-)

    ResponderEliminar
  3. Anónimo6:47 p. m.

    Magnífico documento. Gracias!

    ResponderEliminar