sábado, agosto 09, 2014

Necrópolis de Las Aguilillas

Distancia aprox. 8 km versión lineal, 10 km versión circular
Desnivel aprox. 150 m de ascensión
Punto de partida: 370 msnm, inicio de la pista cercana a la casa que hay antes de cruzar la presa Guadalhorce-Guadalteba
Punto mas elevado: 495 msnm Necrópolis de Las Aguilillas
Tiempo aprox. entre 3 y 4 horas, según el tiempo que queramos recrearnos en la Necrópolis y la opción que escojamos para regresar.
Nivel dificultad: bajo
Tipo suelo: pista terriza 80% y 20% sendero en la zona de la Necrópolis.
Tipo de recorrido: lineal o circular, según la opción que escojamos.
Época recomendada: Cualquiera, incluida el verano, la haceos la ruta a primera hora de la mañana.
Mapa: 1038-I (Pantano del Chorro)
Cómo llegar: Tomando como referencia el Parque Ardales, dejamos atrás la zona de restaurantes El Mirador y El Kiosko, atravesamos la Presa del Conde de Guadalhorce, pasamos por delante del hotel Posada del Conde, y a penas 2 km después vemos una pista terriza que sale a la izquierda y que coincide con nuestro inicio de ruta.  Una Casa de la Confederación Hidrográfica del Sur, unos 50 m mas delante de esta misma carretera, también en el margen izquierdo y una zona de aparcamiento a la derecha, justo antes de la presa Guadalhorce-Guadalteba, serán referencias mas que suficiente para confirmar que nos encontramos en el inicio de ruta.
Fecha de realización y meteorología: viernes 8 de agosto de 2014, 34ºC cielos completamente despejados, con ligera brisa de poniente que al mediodía, coincidiendo con nuestra sesión de kayaks y baños, donde a veces el aire paarecía arrastrar intermitentes olas de calor.
2 Participantes: Eduardo "El padre Carras" y un servidor. Juan Ignacio Amador.
A tener en cuenta: Sé respetuoso en todo momento con el entorno y muy especialmente al entrar en la zona de la Necrópolis de Las Aguilillas de gran importancia arqueológica.
Alicientes: Además del gran interés arqueológico e histórico del lugar, esta ruta que se puede complementar perfectamente con la actividad de kayaks en el camping Parque Ardales o bien plantearse como una ruta de paseo, para cualquier época del año, nos recompensa con bonitas panorámicas sobre la zona de los embalses 360º a nuestro alrededor.
Descripción del recorrido:
A la entrada de la pista nos encontramos con una señal de carretera que nos recomienda velocidad de “50” y un “STOP” para los vehículos que salgan de la pista y se incorporen a la carretera por la que hemos llegado. Desde el inicio avanzamos en ligera ascensión, a penas a 120 m del inicio llegamos a una bifurcación, siendo la opción mas directa y recomendable la de la izquierda, que con perfil predominantemente ascendente y algún que otro tobogán en bajada, va serpenteando entre el denso pinar que nos rodea, donde se está llevando a cabo un tratamiento selvícola preventivo, como podemos comprobar en algunos puntos del camino, con abundantes troncos y ramas apilados, procedentes de árboles caídos o enfermos. 
Al inicio del recorrido podemos observar a nuestra derecha, nordeste los perfiles de sierra Llana, los tajos Ballesteros y la Huma. De vez en cuando algunas paredes y abrigos de arenisca en las proximidades del camino, nos van dando una pista del tipo de roca que nos vamos a encontrar mas adelante.
Cuando ya llevamos mas de 3 km nos encontramos con un ramal de pista que desciende claramente a nuestra derecha, pero nosotros nos mantenemos en el principal que es el que gira ligeramente hacia la izquierda. Sirva también como referencia, que durante toda la ida llevamos la caída hacia el embalse del Guadalteba a la derecha y el cerro donde se encuentra la Necrópolis de las Aguilillas a nuestra izquierda. De hecho poco después de la mencionada bifurcación, ya nos encontramos a la izquierda del camino con una alambrada y dos accesos (aún sin puerta) a unos 40 m de distancia, un acceso de otro, siguiendo la alambrada. Junto al primer acceso nos encontramos con una placa metálica que nos recuerda que el recinto al que estamos a punto de acceder forma parte del “plan de dinamización turística entorno de los embalses Guadalhorce-Guadalteba”.
Y junto al siguiente acceso nos encontramos con el panel informativo de la Necrópilis de las Aguilillas, que entre otras cosas nos recuerda que su ubicación se encuentra en un promontorio de areniscas del Mioceno de unos 500 msnm, situado entre los valles del Turón y del Guadalteba. La Necrópolis se descubrió a finales de los años 80 y fue estudiada en 1991. Alberga siete estructuras funerarias, excavados en las rocas que han conservado las cámaras sepulcrales y numerosos nichos a su alrededor, tal y como vamos a comprobar poco después, accediendo por cualquiera de las dos entradas, que confluyen inmediatamente en el mismo sendero, encarando una ascensión algo mas empinada que la que hemos traído hasta ahora, comenzando a pasar junto a los distintos paneles ilustrativos de este didáctico recorrido, que nos invita a transformarnos en improvisados arqueólogos, imaginando como debió ser la vida de los primeros habitantes de aquel lugar. 
El recorrido interior por el recinto es de unos 2 km, prácticamente lineales, señalizados con balizas de madera. El primer panel nos informa sobre las características generales del itinerario y nos recuerda la prohibición de arrojar basura, realizar grafitis, o cualquier canallada por el estilo. El segundo panel, nos subraya la importancia estratégica de estar ubicado en la confluencia de dos valles. Y los siguientes paneles: tiempos de grandes cambios, los habitantes de este territorio hace cuatro mil años. Poco después quedan a nuestra izquierda los paneles 8 y 9, que en teoría forman parte del camino de vuelta y que hacen referencia a los aspectos arquitectónicos de las tumbas que se encuentran unos cuantos metros por debajo y el control del territorio por los poblados.
Uno de los puntos álgidos de este itinerario, viene al superar un collado que se encuentra unos metros mas allá de los paneles 8 y 9. Donde nos encontramos con unos abrigos de arenisca que albergan tres estructuras funerarias, dos de ellas con dos magníficos ejemplos de cámaras sepulcrales.
Seguimos adelante, por el incipiente sendero que remonta una loma, al final de la cual nos encontramos sorprendentemente con una trinchera en toda regla y un panel sin numerar titulado “Un recuerdo para olvidar” y que nos recuerda que en otoño de 1936 e invierno de 1937, cuando las tropas nacionales sitian la provincia de Málaga y se establecen en la población de Peñarrubia, desde allí intentan la toma del pantano del Chorro y del pueblo de Ardales. Mientras que un destacamento del bando republicano organiza la defensa del frente desde el cerro de Las Aguilillas, aprovechándose las tumbas como refugios o nidos de ametralladoras, tal y como se pudo comprobar en los estudios y excavaciones que se llevaron a cabo a principios de los 90. Por lo que nos encontramos en un lugar cargado de historia. De hecho unos metros mas adelante nos encontramos con una especie de bocamina que se comunicaba con las trincheras.
Y realizando un suave descenso que nos lleva hasta el extremo sur de la Necropolis llegamos a las tumbas seis y siete, según las numeras los paneles que se encuentran en sus proximidades. A partir de aquí podemos regresar sobre nuestros pasos, realizando pequeñas variantes que estimemos oportunas siempre y cuando respetemos el entorno.
Una vez fuera del recinto, lo mas fácil para regresar, obviamente será regresar sobre nuestros pasos, o bien, si nos apetece incrementar el nivel de dificultad o alargar eel recorrido, podemos descender campo a través, en paralelo al margen derecho de una cañada, que coincidía aproximadamente con el segundo kilómetro de nuestro recorrido y ladera abajo, llegaríamos a una pista que se mantiene paralela a la orilla del embalse del Guadalteba, cuyas aguas irán quedando siempre a nuestra izquierda, hasta que regresamos a la bifurcación de pistas, muy cercana ya, al inicio de ruta.
Después de esta interesante ruta, nos desplazamos hasta la zona Nº1 del Camping Parque Ardales, desde donde nos dirigimos hasta el embarcadero de http://www.indiansport.es/  donde el amigo Germán amablemente puso a nuestra disposición dos kayaks individuales que tras unas rápidas prácticas y un espectacular vuelco del padre Carras, fueron suficientes para coger la suficiente soltura como para recorrer la mayor parte del entorno con sus distintas calitas e islas, hasta la emblemática Casa del Administraador. Intercaladas con varias sesiones de baños y la paella tradicional en el restaurante el Mirador.

1 comentario :

  1. Eduardo Campos11:45 a. m.

    Ansioso estoy ya por continuar las prácticas de hundimiento con kayak en Maro

    ResponderEliminar