lunes, septiembre 08, 2014

Ruta anfibia Central hidroeléctrica El Corchado-El Colmenar

Entorno: Río Guadiaro, perímetro oriental Parque natural de Los Alcornocales
Pueblos de referencia: Gaucín, San Pablo de Buceite-El Colmenar
Hora y punto de encuentro: A las 8.30 en la cafetería LA CRUZ, nada maas llegar a Gaucín, llegamos a un cruce en forma de “T” (a la derecha: casco urbano) y a la izquierda: gasolinera y carretera Ronda-Algeciras, pues justo en esta esquina, está abierta la cafetería La Cruz desde las 8.00 am
Cómo llegar a Gaucín (punto de encuentro):
Si venimos desde la Costa, por la autopista AP-7 (N-340), a la altura de Manilva, tomaremos el desvío que hay a la altura de una gasolinera, desde donde parte  la carretera A-377, que conduce directamente hasta Gaucín.
Si venimos desde Ronda, tomaremos, la carretera A-369, Ronda-Algeciras que también nos lleva directamente a Gaucín en poco mas de media hora.
Opciones para los enlaces de los coches, horarios de tren o bien plantear la ruta con trazado circular:
OPCIÓN 1: Una vez en Gaucín lo ideal es tomar dirección a San Pablo de Buceite y poco antes de llegar nos desviaremos a la derecha por una carretera vecinal en cuyo inicio se encuentra un desvencijado cartel que nos anuncia la dirección hacia la central hidroeléctrica del Corchado, a la que llegamos después de recorrer unos 3 km prácticamente llanos, pero con algunos baches que requieren avanzar despacio por los coches, hasta estacionarlos en una rellano de tierra que hay unos metros antes de la verja de la central.
Lo suyo, tal y como teníamos anunciado inicialmente, sería dejar aquí un coche de enlace (final previsto de rutas) y retroceder todos juntos con los coches, hasta el cruce Gaucín-El Colmenar, para llegar hasta el puente de El Colmenar y empezar el descenso del río desde allí.
OPCIÓN 2: Otra opción muy interesante es coger el tren que para en la Estación de San Pablo de Buceite a las 12.31 y que llega a El Colmenar a las 12.40 pàra iniciar el descenso. ¡Ojo, estos datos pertenecen al horario vigente en septiembre 2014! (consultar siempre con RENFE, si nos decantamos por esta opción en el futuro), que en cualquier caso, requiere dejar un coche de enlace en la central hidroeléctrica del Corchado, pues dista unos 5 km hasta la estación de tren de San Pablo de Buceite.
OPCIÓN 3: Plantear la ruta con trazado circular, la gran ventaja es que te ahorras el tema de coches en un punto y en otro. El principal inconveniente es que hay que empezar la ruta muy temprano para llegar lo antes posible a El Colmenar, pues todo lo que sea empezar a descender mas tarde de las 13.00 (desde El Colmenar), implica riesgo de que te pille la noche antes de acabar el descenso.
Una vez en la central hidroeléctrica del Corchado, subiremos por un empinado sendero paralelo a las tuberías hasta alcanzar una pista terriza (trazado naranja en el mapa), que en poco mas de dos horas a paso rápido nos llevará hasta El Colmenar desde donde comenzará el descenso por el río Guadiaro.
Distancia aprox. 14-16 km (ida y vuelta)
Desnivel aprox.  200 m ascenso y descenso.
Duración: Según la versión que escojamos y nuestra velocidad de progresión entre 7-10 horas (mejor no quedes con nadie para cenar esa noche).
Nivel dificultad: Alto (a veces muy alto) debido a lo lenta y a veces desesperante, porque a partir de la presa del Colmenar, el descenso por este tramo del río Guadiaro, se convierte en una larga sucesión de grandes bolos de roca, que tenemos que ir saltando o esquivando todo el tiempo, hasta prácticamente 200 m antes de llegar a la estación, donde nos encontraremos con el único tramo de arena y piedras no resbaladizas, después de una interminable y agotadora  jinkana sólo apta para senderistas curtidos en mil batallas, todo terrenos y casi fanáticos de las rutas acuáticas como mi buen amigo Isi y su fiel escudero David, como el mismo Isi diría, una ruta “al destrozo” (no sólo por el río, sino incluso en algunos puntos del tramo de ida por fuera).
La recompensa: Aunque el 95% de los aficionados al barranquismo o a las rutas acuáticas, que han ido al río Guadiaro lo hacen para realizar el desfiladero de Las Buitreras o el tramo que va, desde éstas a El Colmenar.
La mayoría ignora la existencia de las pequeñas playas fluviales que se encuentran a orillas del Guadiaro, a su paso por El Colmenar, a las que podemos llegar por el sendero que discurre a la derecha de su orilla, desde el puente de hierro. La gran presa que hay 1 km aguas abajo de El Colmenar, donde el río Guadiaro, nos sorprende, con una anchura de casi 50 m de una orilla hasta la otra.
Y a continuación, y hasta la central de El Corchado una sucesión de pozas y rápidos de aguas cristalinas de gran calidad, belleza y frescura, que según el propio Doctor Leal, asiduo de las grandes rutas por el norte, en nada tiene que envidiar a ningún río Pirenaico (y eso que esta ruta la hicimos en septiembre, por lo que en primavera o principios de verano puede ser ESPECTACULAR).
Tipo suelo: cauce del río Guadiaro (muy pedregoso y resbaladizo)
Tipo de recorrido: circular-paralela. Ida por el antiguo sendero de la aceuia y regreso por el cauce del río.
Mapa: P. Nat. Los Alcornocales (Junta de Andalucía)
Fecha de realización y meteorología: sábado 6 de septiembre de 2014, temperatura de unos 30ºC en las horas centrales del día, cielos predominantemente despejados con ligera brisa de poniente noroeste 18ºC

Participantes: Vicky "La Botánica" (rosa), Juan Antonio "El Elfo de la Malagueta" (azul), Celia "La Hechicera du Sapo Paulo" (naranja), Eduardo "El Padre Carras" (rojo cardenalicio), el Doctor Leal (naranja) y un servidor, Juan Ignacio Amador.
Material recomendable: Botas barranuismo para el tramo acuático o como mínimo de de trecking (ideales para todo tipo de terrenos).
En verano NO es imprescindible el neopreno, por lo que se puede hacer en bañador.
Pero si es imprescindible el bote estanco, donde si es posible conviene llevar el GPS, para calcular nuestra posición cuando lo deseemos, funda estanca para cámaras y si se lleva cámara acuática, genial. Protección solar, cremas, gorra, gafas de sol.
Los bastones o al menos uno serán nuestros mejores aliados en las zonas resbaladizas o tramos turbios para palpar posibles rocas que se interpongan en nuestra trayectoria y de este modo evitar golpes.
Recomendable dejar muda de calzado y ropa cómoda en el maletero del coche que dejemos en el final previsto de ruta al inicio de la jornada (si es que llegamos).
A tener en cuenta:
1º) Este tramo del río Guadiaro, sólo es apto para personas con experiencia en descenso de ríos, pues la mayor parte del mismo es una larguísima sucesión de rocas de gran tamaño que requieren de mucha habilidad y gran forma física y experiencia por terrenos complicados, tipo Isi “Al destrozo y pa´lante sin miedo”.
2º) ¿Existen vías de escape?, tan sólo existen senderos paralelos a la orilla del río entre El Colmenar, y un kilómetro abajo hasta la presa, a partir de ahí, prácticamente no existen vías de escape y si las hay son muy difíciles de encontrar entre el río y la vía del tren que discurre unos 50-80 m por encima del río o bien por el sendero que tomamos nosotros para realizar el camino de ida hasta El Colmenar, aproximadamente a la misma altura que la vía del tren, pero por la orilla contraria, pues el bosque es tan espeso y los matorrales de espino tan abundantes, que disuaden del intento de escapatoria hasta a los mas intrépidos. El río es el único camino posible hasta la central de El Corchado. ¡Eso sí!, quien consiga finalizar esta ruta, ya puede hacer cualquier ruta acuática que se proponga, pues esta ruta se le podría atragantar hasta el mismísimo Calleja o Bear Grylls “El Último Superviviente”. Yo aquel día me vi totalmente superado por la ruta, fue una auténtica lección de humildad.
Descripción de la ruta:
Siguiendo los consejos de mi amigo Ángel de Sevilla, en los días previos a la ruta, nos decantamos por la opción circular, llegando todos hasta la central hidroeléctrica del Corchado, para desde allí llegar hasta El Colmenar por una pista terriza que discurre por el margen izquierdo del río (orilla derecha en el sentido de la marcha) y realizar el descenso por el río desde El Colmenar. Esa era al menos la teoría, he aquí un breve resumen de lo acontecido aquel primer sábado de septiembre de 2014.
Y después de haberlo imaginado tantas veces sobre el mapa y con alguna precaria imagen de archivo, allí nos encontrábamos ante la central hidroeléctrica de El Corchado, única de sus características en España y todavía está en funcionamiento. Endesa Generación, propietaria de la central, conmemoró el centenario en 2006 con un acto celebrado dentro de las segundas Jornadas de Interpretación del Río Guadiaro organizadas por la Junta Municipal de San Pablo de Buceite y la compañía eléctrica.
Se encuentra situada en la orilla izquierdaa del río Guadiaro, según el sentido de la corriente,  entre San Pablo de Buceite y Gaucín, cumple 1058 años desde su puesta en servicio
La construcción de esta central comenzó en 1904 y entró en servicio en 1906 con una potencia de 3,5 megavatios. Fue construida por Hidroeléctrica del Guadiaro, propiedad de los Marqueses de Larios y en 1907 fue adquirida por Sevillana de Electricidad.
La producción hidroeléctrica en España tiene en El Corchado una de sus primigenias fuentes de energía. Las investigaciones geográficas realizadas por los profesores Cayetano Espejo y Ramón García, de las universidades de Murcia y Extremadura respectivamente, para el Instituto de Geografía de la Universidad de Alicante, destaca que hasta finales del siglo XIX, en 1884, no se descubre el mecanismo que hace posible la transmisión de grandes cantidades de energía eléctrica a muy lejanas distancias permitiendo, de este modo, satisfacer necesidades eléctricas muy distribuidas en el espacio geográfico a partir de una central de producción. En Andalucía, subrayan ambos profesores, la primera línea de muy alta tensión para aquella época se inauguró para transportar a Sevilla la producción eléctrica del salto de El Corchado. Estas instalaciones constituyen el punto de partida de lo que, a lo largo del tiempo, llegaría a ser una red nacional de transporte y distribución de energía eléctrica.
Desde el año 2004, la localidad de San Pablo de Buceite, celebra en el puente de la Constitución (primera semana de diciembre), en las inmediaciones de la central
las Jornadas de Interpretación del Río Guadiaro, para los mas pequeños de esta localidad, organizándose una caminata desde esta localidad hasta la central, en la última edición de 2013, se pintaron en folios las hojas de los árboles más característicos de los alrededores de El Corchado, se utilizó una lupa para observar hojas, setas, rocas y microorganismos del río Guadiaro. Y por último se dividió en dos grupos a todos los niños y se les llevó por la ribera para intentar ver la presencia de la nutria, y para recoger muestras del río y para observarlas con lupa. Las actividades fueron coordinadas por los biólogos David Romero Pacheco, y Lucía Narváez Ledesma, con la colaboración de Luís Alberto Fernández Piña, Cristina Sánchez y Marina Andrades.
Y allí estábamos nosotros, ante la antigua central, orgullo de la Ingeniería de principios de siglo XX en España, la verja cerrada y la ausencia de presencia humana en sus alrededores, transmitía un cierto estado de abandono de esos lugares que en su día rezumaban gran actividad, pero que en la actualidad parecen haber caído en el olvido, aún así transmitiendo ese porte de orgullo de los lugares que en su día fueron emblemáticos.

Al encontrarnos con una valla por su perímetro derecho y la verja cerrada ante nosotros, sólo nos quedaba la opción de rodear el vallado por su perímetro izquierdo, hasta que no nos quedó mas remedio que meternos en las cristalinas aguas del río Guadiaro que nos llegaron a la altura del pecho, vanzando hasta una zona de eucaliptos por donde retomamos la orilla de la central, pero antes de dirigirnos a la misma, prolongamos unos 50 m río arriba la marcha por la orilla, hasta llegar a un curioso puente colgante donde nos hicimos unas fotos. La presa que hay junto a la central ha provocado un sorprendente ensanche del Guadiaro, creando una poza espectacular y es por ello que este lugar es uno de los parajes favoritos para disfrutar de los baños en el Guadiaro, de los vecinos de San Pablo de Buceite y sus alrededores.

Realizadas las fotos de rigor en el puente colgante, regresando sobre nuestros pasos hasta el perímetro norte de la central, donde nos encontramos con una verja con cerrojo, pero que al no tener candado, nos permitió el acceso a su patio interior, con fuente incluida, dejando la verja cerrada a nuestro paso. 
Una vez en el interior de la central, tomamos, el viejo camino empedrado que asciende zigzagueante, en paralelo a las grandes tuberías que llegan hasta la gran alberca superior, a la que nosotros no llegamos, pues superada la mitad de la ascensión, tomamos un sendero que partía a la izquierda de las tuberías y que al coincidir con la trayectoria de nuestro destino (El Colmenar), no dudamos en tomar. Adentrándonos en primer lugar en un tramo de monte bajo con algunos grandes ejemplares de alcornoques dispersos aquí y allá, alguna que otra baca y llegando poco después a un abrevadero con tres amplias bañeras donde nos hicimos una primera foto de grupo.
El siguiente hito del camino fue una especia de cortafuegos que discurría sobre la misma curva de desnivel y que tomamos a nuestra izquierda, dirección norte, llevando siempre a nuestra izquierda, la caída hacia el valle del río Guadiaro, que coincidía en todo momento con el plan previsto. Durante los breves minutos que caminamos por este cortafuegos, creí que éste debería ser el camino del que me había hablado mi amigo Ángel, pero no tardamos en llegar a un artesanal viaducto de piedra, que salvaba una pequeña cañada y que debía corresponder a antiguos vestigios de la vieja acequia y que sin proponérnoslo, se iba a convertir en la gran protagonista de nuestro camino de ida

En aquel punto donde nos topamos con este pequeño puente acueducto y los restos de una antigua casa, ambos hechos de piedra del lugar, el cortafuegos por el que íbamos viraba a la derecha, rumbo ESTE, pero como nuestra trayectoria debía ser predominantemente NORTE, apostamos por saltar la valla que teníamos delante de nosotros y que pronto nos condujo hasta una amplia explanada, al fondo de la cual se encontraban las ruinas de una antigua cortijada.
Desde este lugar, dirección ESTE, (dándole la espalda al fondo del valle), todavía se podía retomar el amplio camino hacia el que en un principio dirigió sus pasos el padre Carras, pero el resto del grupo estuvimos de acuerdo en adentrarnos por el bonito sendero que desde allí discurría en dirección NORTE, llevando siempre a nuestra izquierda, el fondo del valle y por lo tanto cuadrando perfectamente con nuestra trayectoria. Cierto es que de esta manera, abandonábamos las pautas marcadas por mi amigo Ángel “El Gladiador de Itálica” que llegó incluso a mandarme el track en los días previos, cargándolo inmediatamente en mi GPS, pero que a última hora no quise llevar, por aquello de: “si el camino es el río ¿para qué el GPS?”, sin embargo, como horas mas tarde quedaría demostrado, el GPS, siempre resulta un gran aliado cuando nos adentramos en terreno desconocido, además ese día llevaba espacio de sobra en el tubo estanco, desde donde sigue recibiendo la señal y marcando el track perfectamente.
Durante un buen trecho, el sendero de unos 3 ó 4 m de ancho estaba tan perfectamente marcado a través de aquel idílico bosque de alcornoques cada vez mas cerrado, que ya íbamos totalmente despreocupados, disfrutando de un paisaje precioso, con el aliciente de caminar por terreno desconocido e incluso planeando mentalmente una futura ruta por este mismo sendero.
Poco a poco el sendero se iba estrechando, pero al seguir muy bien marcado, avanzamos siempre confiados, deleitándonos con un paisaje cada vez mas frondosos y deleitándonos con los intermitentes tramos del Guadiaro, que de vez en cuando veíamos en el fondo del valle a nuestra izquierda, desde donde el río, ya se veía muy pedregoso y mas salvaje de lo imaginado en un principio. 
Llegamos a una bifurcación en forma de “Y” (fotografía de arriba), donde un GPS habría sido determinante para tomar la decisión correcta o al menos, la mas clara, que sería la de la derecha, que ascendía (mientras mas lejos del fondo del valle la vegetación se suele presentar mas despejada) por donde Chuckie había tomado en un principio. Pero nosotros tomamos la de la izquierda, que descendía suavemente, aunque manteniéndose al menos unos 60-70 m sobre el cauce del río, desde esta altura podíamos escuchar el fluir del agua, teniendo en cuenta que nos encontramos a finales de verano, esta ruta en Primavera puede resultar realmente espectacular.
No tardaríamos en encontrarnos con la antigua acequia, que en un principio queda a la izquierda del sendero. Al otro lado del valle aparece un puente acueducto de la vía del tren, de unos 100 m de largo y otros tantos de alto, que salva el cauce del arroyo de Las Piedras (tributario del Guadiaro por su margen derecho), a la izquierda del mismo el cerro de la Tía Lindona y su prolongación hacia el Robledal tiñen de verde el paisaje en dirección oeste, tan sólo interrumpidos por esas grandes lascas de arenisca tan características del Flysh de Gibraltar en el parque natural de Los Alcornocales, lástima que la mayor parte del parque sean fincas privadas con propietarios muy acaudalados, que tienen completamente vallado enormes extensiones del parque prácticamente insalvables, a veces incluso con cámaras de vigilancia que funcionan con sensores de movimiento, como en mas de una ocasión nos han informado nuestros amigos Manuel Limón o el mítico Antonio Giraldez en sus míticas rutas exploratorias por este parque natural del que sólo conocemos la punta de iceberg. 

La antigua acequia, que desde hace un rato es compañera intermitente del sendero que llevamos, a veces la llevamos a la izquierda, a veces a la derecha, según nos cruzamos con ella. En alguna ocasión el sendero hace las veces de balcón natural hacia el valle y toda la distancia que llevamos recorrida, mas lo que aún nos queda, sin que todavía se adivine el mas mínimo atisbo de El Colmenar en el horizonte, ayudan a hacernos una idea de lo largo que se puede hacer el retorno, a juzgar por lo rocoso que se presenta el río allí abajo y sus márgenes muy cerrados, sin el menor rastro de senderos o pistas paralelas, que puedan servirnos de comodín en caso de necesidad.

Y en aquellos momentos en los que cada uno caminábamos inmersos en nuestros pensamientos, yo me decía a mi mismo: “qué distinto es observar el entorno de la ruta que vamos a realizar, a través de la pantalla de tu ordenador, con el programa Google Earth, vasito de horchata fresquita al lado, ventilador de techo conectado y uno recorriendo la ruta una y cien veces de adelante para atrás y de atrás para adelante, jugando a ser explorador, a golpe de ratón, alejando y acercando el zoom…que cerquita se veía la vía del tren, parecía que casi se podía tocar desde la orilla derecha, y casi igual de cerca parecía la pista que faldea el cerro Maravillas, que en la ida llevábamos a nuestra derecha (margen izquierda del río Guadiaro), con el que no llegamos a conectar hasta poco antes de llegar a El Colmenar y qué bien nos hubiera venido ahora el GPS para comprobar la distancia a la que estábamos, bien de El Colmenar, bien de la pista que en todo momento llevábamos a nuestra derecha, ladera arriba, pero que no vimos en ningún momento o de cualquier otro camino, que nos ayudara a evitar la “trampa” en la que estábamos a punto de caer, el caso es que visto con el Google Earth, el recorrido propuesto por el río, se antojaba hasta corto en la pantalla, pero ahora allí en plena naturaleza, uno comenzaba a ser consciente de lo pequeño que somos ante la inmensidad de la naturaleza, mucho mas cuando de descenso de ríos se trata por tramos inexplorados de los que apenas hay referencia”.

El sendero, antaño muy transitado e incluso aún muy bien marcado en algunas zonas, incluso empedrado, comenzaba a ser invadido por la vegetación, en esos casos la referencia a seguir eran los claros del bosque, intentando seguir en todo momento la trayectoria sur-norte que llevábamos, manteniéndonos cerca de la misma curva de desnivel, para no perder la referencia de la antigua acequia. Varias fueron las ocasiones en que la densa vegetación nos obligó a regresar sobre nuestros pasos, sobre todo cuando perdíamos la estela de nuestro perro guía Chuckie, siempre certero al llegar a cualquier cruce de sendero, que desde la distancia, a veces se quedaba parado esperándonos, como diciendo: “¡…que no, que es por aquí!”. 
Poco a poco el sendero se fue cerrando tanto que ya comenzamos a hacernos inmunes a los pinchazos de las zarzas, aulagas, algún que otro cardo, pero nunca inmunes a los pinchazos de los cada vez mas abundantes “hérguenes” (Calicotome villosa), creo que de todos los matorrales de espinos, los mas duros y despiadados junto con las zarzas, pero en este caso con las puas mucho mas largas y afiladas y de tal dureza que a veces parecen de alambre. ¡Que bien nos hubieran venido, unos pantalones largos!, pero afortunadamente a penas fue 1 km de sendero cerrado con algunos tramos intermitentes que nos daban tregua de vez en cuando, hasta que llegamos a un punto donde el camino a seguir era la misma acequia que se habría paso por un amplio túnel que atravesamos;  y que pronto nos condujo a una zona de pastizal seco, donde pasamos junto a las ruinas de una antigua cortijada, enlazando unos 300 m mas allá con la mencionada pista terriza que me había comentado mi amigo Ángel días antes de hacer la ruta y que casi me dieron ganas de besar cuando comenzamos a caminar por ella.
Ahora sí todo cuadraba perfectamente y por fin, pronto empezaba a ver sobre el terreno lo que tan claramente había visto en Google Earth en los días previos, la pista discurría paralela a la orilla del río, que en todo momento quedaba a nuestra izquierda, pero que por primera vez desde que nos alejamos de la Central Hidroeléctrica del Corchado, volvíamos a tener a tiro de piedra, hasta el punto de que Chuckie no dudó en salir corriendo hacia el agua a pegarse un buen baño y beber hasta saciarse, coincidiendo con la cercanía de una rudimentaria presa que existe aproximadamente 1 km aguas debajo de El Colmenar, donde el río Guadiaro, alcanza una sorprendente anchura de unos 50 m de orilla a orilla y que de camino nos servía para comprobar que ya estábamos cerca del objetivo. 

Al pasar junto al río, el Doctor Leal, sugirió con muy buen criterio que éste podría ser un buen punto para iniciar el descenso, pues ya eran las 13.30 pm y a tenor de lo recorrido y lo que habíamos visto desde arriba, el descenso se presentaba largo y lento. 
Pero mi cabezonería por cumplir el plan establecido pudo mas y arrastré al resto de compañeros para seguir por esta pista terriza, que un kilómetro mas allá desembocaba en la carretera Gaucín-El Colmenar, recorriendo unos 400 m por su margen izquierdo hasta llegar al puente de hierro, que hay justo antes de llegar a esta bucólica localidad.
Eran cerca de las 14.00 cuando nos estábamos dando un baño bajo el puente rodeado de nenúfares que flotaban sobre las cristalinas aguas del río Guadiaro, almorzamos fugazmente, conscientes de que el descenso se iba a convertir en una contrarreloj para que nos pillara la noche en pleno descenso y no dudamos en ganar tiempo, cruzando el río y tomando el idílico sendero que discurre por su orilla derecha y que pasa por un par de playas fluviales, donde nos vieron pasar con caras de sorpresa y algo de perplejidad, varias familias que se encontraban allí disfrutando de sus baños, neveras y barbacoas a la antigua usanza.
Sorprende la frondosidad de la ribera del Guadiaro a su paso por El Colmenar, grandes balsas de nenúfares y numerosos bancos de peces por todas partes, nos trasladaban en el tiempo y en el espacio a los Jardines de Colgantes de babilonia o a los estanques del palacio de Las Mil y una noches. Pasada la segunda playa fluvial, comenzamos ya a caminar por el río, aprovechando la primera salida por la orilla izquierda, para avanzar mas rápidos por la pista terriza, que un rato antes recorríamos en sentido inverso, llegando en unos instantes a la ya mencionada presa, donde la pista se alejaba definitivamente del río, siendo por ello que decidimos atravesarlo a nado en este punto para seguir progresando por la pista que discurría por la orilla derecha, junto a altos eucaliptos. 



A la altura de la presa existe un precioso puente colgante, que al igual que el que se encontraba a la altura de la Central de El Corchado, tiene cortado el paso en sus dos extremos con una puerta metálica con candado. Da la impresión de que en este tramo del río Guadiaro, no hay la menor voluntad de promocionar el entorno a través del senderismo, ni de desbrozar antiguos senderos, como el de la acequia que usamos a la ida, a pesar de la belleza del entorno.
A penas unos 100 m mas allá de la presa, la pista pasa a la altura de unos grandes muros de contención de la vía del tren y poco después la pista atravesaba la vía para alejarse paulatinamente del río hacia La Majada de Marín y el Canuto Largo. Pero tomamos un ramal de sendero que aún continuaba paralelo a la orilla derecha del río, pasando junto a una fuente blanca de cal, donde repusimos algunas botellas, pero que unos pocos metros mas allá quedaba interrumpido por una finca privada a la que ya no podíamos acceder.

Por lo que volvimos a regresar sobre nuestros pasos hasta la pista terriza, concretamente hasta la altura de los muros de contención de la vía del tren, desde donde el grupo inició un descenso muy técnico, por empinado terraplen hacia el río, entre grandes eucaliptos y sobre un terreno irregular con hojarascas secas que ocultaban agujeros y piedras de distinto tamaño, que a veces cedían a nuestro paso y que habían acabado allí, procedentes de las antiguas obras de la vía. Yo aquel día, que desde el almuerzo empecé a sentirme cada vez peor y ni siquiera conseguía disfrutar de los baños que tanto me gustan, tuve un par de resbalones que no me gustaron nada, cuando inicié este descenso hacia el río y lo interpreté como una corazonada, animando al resto del grupo a que siguiera adelante (todos ellos muchos mejores caminantes que yo en terrenos rocosos), que yo me reuniría con ellos en el río, pero mas adelante. El Padre Carras, siempre dispuesto a hacer de buen samaritano, se ofreció a venir conmigo y aunque le insistí en que no lo hiciera, finalmente me acompañó en el fácil tránsito por el camino prohibido, donde una avispa me pegó un picotazo en la huella del dedo anular de la mano izquierda, que un par de días después en que estoy escribiendo esta crónica todavía me duele.

Desde arriba, al principio, teníamos la visión de un amplio tramo del río, desde donde veíamos pasar en primer lugar como hormiguitas, la camiseta naranja del Doctor Leal abriendo la comitiva exploratoria, la camiseta azul del Elfo de la malagueta, el conjunto rosa fucsia de Vicky la Botánica y la camiseta naranja de la Hechicera du Sao Paulo, cual sirenita del Amazonas de la Serranía. No tardamos en perderlos de vista interponiéndose entre ellos y nosotros un manto verde de bosque mediterráneo cada vez mas tupido, donde no se encontraba el menor atisbo de sendero que pudiera llevarnos hasta el río. 24 horas mas tarde, Juan Antonio, nos enviaba a través de un enlace a su álbum Picassa una magnífica recopilación de la ruta, coincidiendo el tramo que ahora recorrían con una larguísima sucesión de rocas de gran tamaño, rápidos de aguas cristalinas y algunas pozas alargadas con tramos obligados de nado de mas de 40 m de longitud.

La mayor parte del tiempo El Doctor Leal y Juan Antonio abrían la comitiva, siendo también encomiable la destreza y determinación de Vicky y Celia su descenso por este tramo tan salvaje como desconocido del río Guadiaro, sin el menor atisbo de vía de escape por ninguna de las dos orillas. 

Unos 3  km mas allá del lugar donde nos separamos por fin encontramos lo que podría ser un antiguo sendero de cazadores o tal vez de los venados y jabalís que abundan por esta zona, teniendo que regresar varias veces sobre nuestros pasos, porque conforme te acercabas al río, la vegetación se cerraba mas y mas hasta que por fin encontramos el hueco, accediendo al río que de nuevo nos pareció la Tierra Prometida, nos dimos un buen baño entre los rápidos y las cristalinas aguas, pero conforme los minutos iban pasando la certeza que teníamos al principio de que todavía no podían haber pasado por allí, al pasar ya mas de media hora se fue tornando en duda de que tal vez ya habrían pasado de largo. Costaba creerlo por lo rocoso y accidentado del cauce pero ¿quién sabe?. De nada sirve un móvil en estas situaciones, pues en el fondo de estos valles perdidos rara vez hay cobertura, ni tampoco se nos había ocurrido llevar walkies ¿para qué si éramos poco y se supone que todo el tiempo caminaríamos juntos?. Pero muchos son los imprevistos que pueden surgir siempre y mucho mas en rutas exploratorias de río. Cuando ya empezábamos a sopesar la posibilidad de continuar río abajo, habiendo pegado antes numerosos gritos a lo “Pepepótano” apuntando la voz aguas arriba para ver si nos contestaba la voz de Paco o de algún otro, una vieja zapatilla de deportes que había en la orilla se nos ocurrió que podría ser buena referencia para dejarla sobre una piedra en medio del río, con el mapa de la ruta dentro (lástima no haber echado un bolígrafo en el bote estanco), para al menos hacerles ver que habíamos estado aquí, cuando pasaran por este punto y fue en aquel preciso instante, cuando estábamos dejando el mapa en lugar bien visible, desvanecida ya toda esperanza de contactar con ellos, cuando dejándome media garganta en un último grito, cuando me contestó la voz de Paco y los ladridos de Chuckie, que fue el primero en aparecer, saltando de roca en roca y nadando mientras la corriente lo acercaba cada vez mas hacia nosotros, moviendo el rabo con claro gesto de alegría, pero mirándome con cierta reprobación como diciendo: “no te vuelvas a separar nunca mas del grupo”. Allí nos enteramos de que el bueno de Paco, se había pegado tal cabezazo contra el tronco de un árbol que casi se queda se queda inconsciente mientras pensaba. Como me pase algo, “de aquí no me sacan ni en helicóptero”.

Una vez reunidos todos, calculando la distancia que aún quedaba y habiendo pasado ya las 17.00 pm coincidimos todos en que dadas las circunstancias, lo mas sensato era regresar sobre nuestros pasos, ladera arriba y avanzar todo lo que pudiéramos por el “camino prohibido” hasta las cercanías de la central Hidroeléctrica del Corchado,  cuya presa superior de hormigón (ladera arriba de la central), no vimos hasta 2,5 km mas allá, siendo en esta ocasión nuestro querido amigo Juan Antonio Mena “El Elfo de la Malagueta” quien estuvo mas atento para descubrir el sendero que nos permitió descender de nuevo hasta el río, encontrándonos con otro tramo de grandes bolos de roca muy parecidos a los tramos mas agrestes del río Hozgarganta. 
Yo para colmo, aquel día, que mee fui sintiendo paulatinamente mal, conforme avanzaban las horas del día, creciente dolor de estómago después ed comer, empecé a sentirme cada vez mas rozado de las entrepiernas al poco de iniciar el descenso, el picotazo de la avispa que me hizo ver las estrellas y mi falta de pericia para caminar por terrenos rocosos y resbaladizos, andando con las patas abiertas cual John Wayne después de bajarse del caballo y el cortísimo tiro de estos pantalones que mermaban enormemente el compás de cada paso, me sentía acartonado y ortopédico, como un zombi caminando entre tantos bloques de piedra con desesperante torpeza, que me hacían sentir el tío mas inútil del mundo cada vez que miraba a mis compañeros caminar con tanta facilidad y elegancia por un terreno que se me atragantaba cada pocos metros, teniendo que pararse cada pocos metros entre bromas y palabras de ánimo.

La imparable caída del Sol hacia poniente había dejado las márgenes del río cubiertas de sombra mientras seguíamos descendiendo el río debatiéndonos entre echarnos al agua cada pocos metros dejándonos llevar por su corriente al tiempo que esquivábamos las rocas o bien por las zonas de crecida ahora secas, repletas de bolos de todos los tamaños, hasta que por fin pasamos bajo el puente colgante, que tan idílico nos había parecido por la mañana y que ahora celebrábamos como si fuera nuestra línea de meta, pues a penas nos quedaban 200 m para llegar hasta la central del Corchado hasta donde llegamos disfrutando del único tramo del río, con dóciles bancos de arena, en todo el trayecto desde la presa de El Colmenar.

Me queda el consuelo de que al haber anunciado esta ruta como exploratoria, aclarando en el primer punto a tener en cuenta que el coordinador núnca había realizado antes esta ruta, quedaba abierta a cualquier tipo de imprevistos. Felizmente, ese día el grupo era pequeño y todos los compañeros llevábamos compartidas una larga lista de rutas de todo tipo en los últimos 8 años, por lo que cada imprevisto fue afrontado con buen ánimo y humor, prevaleciendo al final de la jornada, haber disfrutado de una ruta cañera con grandes alicientes aventureros que nuestro ínclito amigo Isi hubiera calificado de "al destrozo". ¡Va por tí, hermano!.

3 comentarios :

  1. Una de mis zonas preferida, desde Cortes hasta San Pablo, por el Rio Guadiaro, me da igual el tramo....

    ResponderEliminar
  2. Eduardo Campos7:53 p. m.

    Resultó una ruta estupenda que habrías disfrutado más si hubieras llevado una bañador en condiciones y no a lo John Wayne. Se nos retrasó un poco la hora de llegada pero tuvimos la emoción de la aventura que a mí siempre me gusta

    ResponderEliminar
  3. La convocatoria de esta ruta despertó en mí un interés especial. Y es que a mi me excitan las de carácter exploratorio, las que plantean dudas, dificultades imprevistas, y exigen tomar decisiones inmediatas sobre el terreno. Sin embargo, al ver las fotos y leer el relato de lo acontecido, la idea que yo me había hecho, nada tiene que ver con la realizada por vosotros. Me dais una envidia enorme. Pero no envidia sana ni milongas de esas. ¡Envidia cochina! Menos mal que gracias a esta magnífica crónica he podido disfrutar de su belleza y en cierto modo de vuestra compañía. Y admirar la grandeza de un líder que a pesar de los contratiempos (salud mermada, ataques de avispas, heridas...), supo estar a la altura.

    ResponderEliminar