martes, octubre 28, 2014

Ascensión al cerro Albucaz y Malascamas (vértice 1.792 m) desde el Robledal Alto.

Entorno: PARQUE  NATURAL  DE SIERRA  TEJEDA
Punto de encuentro recomendado: Venta La Alcaicería. Esta es la venta que hay junto al inicio del carril que parte de la carretera que va de Ventas de Zafarraya hacia Alhama de Granada, el mismo acceso que para hacer La Maroma desde El Robledal (bastante conocido).

Itinerario: Robledal Alto -Cerro Albucaz - Malascamas (1792 m)
Localidad : Ventas  de  Zafarraya
Recorrido : Circular
Dificultad : Alta
Longitud aproximada : 15 km
Desnivel  acumulado : Tanto de ascenso como de descenso = 1000 m
Tipo de caminos : Senda , vereda y campo través.
26 Participantes:

Entre nuestros socios se encontraban: Ángel González “El Gladiador de Itálica”, Maria Jesúsu “La Campesina Bolchevique”, Paco Castillo “El Generoso”, Marlen “La Perla de Venezuela”, Emilia “Mafalda”, Fidel “El Senderista Romántico”, Antonio Cano “Cocodrilo Dundee”, Ilse “La gacela de la Selva Negra”, Eduardo “El padre carras”, Eduardo “El Último Samurai”, el Doctor Leal, Pepe Guerrero “El Maestro Geobotánico”, Manolo Supersónico, José Manuel Vázquez y nuestros guías de lujo Manolo Manzanares “El cartógrafo de su majestad” y Carmen “Galadriel”.


Y 10 NO SOCIOS, que en caso de repetir esta temporada con nosotros ya lo harían como socios): Sonia castro “Catwoman”, Pilar Castro “Lady Halcon”, Mirta Zucoli, Inma Balbastre, Maria José Valdivieso, Jaime Francisco Arenas, José Antonio Orozco, Rafael Lago Moreno y os magníficos andarines como son: Antonio Jiménez Hidalgo y Leo Parra Trujillano que podrían fichar próximamente por el Comando Preston.


Magnífico ambiente el que se respiró en todo momento, siendo especialmente destacable incluso entre aquellos que no habían coincidido anteriormente.
Se apuntaron en el evento por Facebook y después no dieron señales de vida: Keka Pez, Olimpia Nevarez, Inmaculada Ballestero y Jacobo Salvador Platero "El Hombre que decía que iba a venir".
OBSERVACIONES : Es  una  ruta de  cierta  dureza , por lo que es  solamente recomendable a personas  que  estén  acostumbradas  a  todo  tipos de  terrenos. 
No hay agua en todo el recorrido por lo que se hace aconsejable llevar la suficiente.

Este itinerario transcurre por la falda noroeste de la Sierra Tejeda, atravesando las estribaciones de la Sierra de Játar y el macizo central. En una ruta con escasa densidad arbórea, pero al llegar arriba, las vistas nos darán justa recompensa.          


Como siempre que ascendemos la Maroma desde El Robledal, nos citamos para desayunar en la Venta la Alcaicería al inicio del carril, donde se encuentra el cartelón de entrada al parque y desde allí nos trasladamos en coche hasta el cortijo del Robledal Alto, en el Llano donde se suelen aparcar los coches dimos la charla de bienvenida y las aclaraciones pertinentes poniéndonos en marcha, atrochando en dirección ESTE para poco después enlazar con la pista que pasa junto al cortijo del Robledal Bajo, a continuación el cortijo del Cerezal (clásico punto de partida a donde se suele llegar con los coches para iniciar esta ruta) y seguidamente la histórica Venta de Palma, mítica posada en la época en que los Arrieros hacían el agosto con el extraperlo entre la costa y la Comarca de Granada, a través de los senderos que recorrían sierra Tejeda, Játar y Almijara.

Las choperas amarillas delataban la estación en la que nos encontramos y al mismo tiempo,  la presencia de los arroyos de Las Piletas y del Espartal, que junto a la Venta de palma se unen para formar el arroyo de la Cueva de la Parra, que mas abajo pasa a denominarse arroyo del Cerezal.

Precisamente desde las inmediaciones de la Venta de palma, comienza el primer tramo de ascensión remontando la loma que divide a los dos arroyos anteriormente mencionados, la vegetación es pobre, pues esta zona de la sierra ha sido castigada por el pastoreo intensivo y los incendios, pero conforme vamos ganando altura, la majestuosa Maroma se alza a nuestra derecha mostrándonos la grandeza de su cara NE, concretamente la que nos muestra su prolongación hacia los tajos del Sol.

Poco a poco vamos ganando altura por el sendero que en su día era conocido como

 el camino de la antigua realenga entre Sedella y Alhama de Granada. Siguiendo ese camino, en dirección predominantemente SUR, a veces SURESTE, ascendemos por otra loma. Si hasta ahora llamaba la atención la cara NE de la Maroma a nuestra derecha, a nuestra izquierda, cada vez mas cercana y desafiante la cara NOROESTE del cerro Malscamas.


Después de atravesar una sucesión de lomas alcanzamos el "Puerto de Santiago" o de las "Llanadas de Sedella" por allí nos encontramos con un rebaño de cabras; y poco después comenzamos a vislumbrar la vertiente litoral, encontrándonos ahora en la divisoria de aguas NORTE-SUR de sierra Tejeda y la sierra de Játar, girando ahora a nuestra izquierda, es decir, dirección ESTE, dándole momentáneamente la espalda a La maroma, pudiendo elegir entre caminar por las lomas de la divisoria de la sierra, es decir, a caballo entre las provincias de Málaga y Granada o bien por la todavía cercana pista que discurre un centenar de metros ladera abajo por la vertiente litoral.


Resulta curioso el dócil perfil que presentan algunos prados alomados en la parte alta de la sierra en contaste con sus escarpados tajos y empinadas laderas, por estos pagos el piornal o cojín de monja suele ser muy abundante, un ejemplo es el dócil cerro Albucaz, que a pesar de sus 1.726 m tiene un perfil alomado muy dócil, encontrándonos aquí con una desvencijada valla, que en su día salvaguardaba la antigua estación de radio que se encontraba en este lugar.

Desde el cerro Albucaz (1.726 m), hay que descender hasta la cota 1.651 m, manteniendo rumbo norte, y cambiando el dócil tránsito alomado perfil que hemos dejado atrás, por el agreste lapiaz del que está compuesta la cumbre del cercano cerro Malascamas (1.792 m) que de forma perpendicular e intuitiva se asciende por un tenue sendero de cabras mimetizado entre la arenilla blanca y la abundante roca, fruto de los mármoles dolomíticos fragmentados. 
Donde no faltaron las fotos de grupo y personales con algunas candidatas a perfil facebook con el inconfundible telón de fondo de La Maroma a Poniente y hacia Levante: el relativamente cercano cerro de La Chapa y mas alejados de derecha a izquierda: Navachica, Lucero, Cisne, Almendrón y el Cielo entre otras cumbres emblemáticas de la espectacular sierra Almijara.

El pedregoso y a veces agreste descenso del cerro Malascamas lo hicimos dirección NOROESTE, al igual que la mayor parte de la ascensión el barranco de Las Piletas lo llevamos a la izquierda, sólo que a la ida coincidía con la dirección ESTE y ahora nos quedaba al OESTE, mostrándonos algunas perspectivas con sensación de gran altitud sobre la escarpada cabecera del barranco. Caben también destacar algunos bancos de arenas formados por la erosión de las rocas del entorno, que por momentos nos recuerda a un trocito de playa a pesar de la altitud a la que nos encontramos.


Es notable el contraste entre la pobre o nula vegetación de esta zona de la sierra casi desértica y el verde pinar que cubre gran parte de la cara norte de sierra Tejeda, que durante el descenso llevaremos todo el tiempo a nuestra izquierda. Conforme vamos aproximándonos a la Venta de Palma el perfil tiende a suavizarse, muy arriba quedaron el piornal y los altos prados y ahora vuelve a ser abundante el esparto, las aulagas o el romero entre otros. Cuando a penas faltaban un par de kilómetros de forma experimental como prueba del examen de acceso al Comando Preston, cedimos el honor de hacer de guía a Pilar Castro “Lady Halcon” (hermana de Catwoman), que nos llevó de cabeza a una finca privada con algún que otro castaño, donde nos salió al paso un tío que tenía toda la pinta de el de “La Matanza de Texas” (pero sin sierra), después de pedirle disculpas al hombre y confiscadas las castañas que fueron entregadas a regañadientes, proseguimos hacia el ya cercano final frente al cortijo del Robledal Alto, caminando sobre nuestros pasos el último kilómetro, no sin antes toparnos con algunos ejemplares de setas debidamente fotografiadas por el Doctor Leal a quien pertenecen casi todas las fotos de esta crónica y el hilo argumental. La lista de asistentes fue facilitada por el Cartógrafo de su Majestad.

1 comentario :

  1. Eduardo Campos9:47 a. m.

    El paisano de la matanza de Texas era un angelito comparado con este...

    ResponderEliminar