domingo, julio 05, 2015

Breaking bad

Ayer fue un día triste en casa, cuando acabamos de ver el último capítulo de la última temporada de BREAKING BAD, María, Nacho y yo nos miramos y dijimos, sin lugar a dudas la mejor serie de televisión que hemos visto. Y mira que teníamos alto el listón con series como DEXTER, Nip & Tuk (A Golpe de Bisturí) ó ROMA. Pero sin lugar a dudas BREAKING BAD se ha convertido en nuestra serie favorita, ¡que difícil va a ser ahora encontrar alguna que se le acerque!. 
BREAKING BAD se compone de 5 temporadas que se emitieron entre los años 2008 y 2013, con un total de 62 episodios. Como protagonista principal tenemos al actor Bryan Cranston, interpretando al personaje Walter White profesor de química de un instituto de Albuquerque, Nuevo México (estado sureño por antonomasia de la América profunda, de esos que núnca salen en las noticias). A sus 50 años le diagnostican un cáncer de pulmón incurable. Casado con Skyler (Anna Gunn) y con un hijo discapacitado (RJ Mitte), la brutal noticia y una carambola del destino lo impulsan a dar un drástico cambio a su vida: decide, con la ayuda de un antiguo alumno, que era el típico matadillo de la clase  (Aaron Paul), a fabricar anfetaminas y ponerlas a la venta, con la intención de liberar a su familia de problemas económicos cuando se produzca el fatal desenlace. Al principio todo parece ir bien, pero conforme el negocio va creciendo el efecto bola de nieve va siendo cada vez mayor y cada vez se va enredando mas la madeja con una serie de personajes, donde hasta el último secundario da la impresión de estar interpretando al papel de su vida, porque todas las interpretaciones y caracterizaciones de la serie son sencillamente perfectas y memorables.
Llevamos años quejándonos de que cada vez es mas difícil de ver en el cine películas con buenos guiones, que al fin y al cabo es el alma de cualquier película. la última que vimos "RELATOS SALVAJES" (con diferencia la mejor de 2014, aunque injustamente tratada en los oscars e incluso ignorada, tal vez por aquello de ser argentina). Pues bien, esta serie podría competir con el mejor cine que hayamos visto en los últimos 20 años, a la altura del mejor guión de los hermanos Cohen. Yo no recuerdo haber visto nada igual para televisión. Por encima incluso de auténticos mitos de la HBO como: ROMA, The Wire, True Detective o The Sopranos.
Insisto, desde mi punto de vista, BREAKING BAD no sólo está a la altura de las mejores series de la historia, sino a la altura del mejor cine moderno. Hay capítulos como el de la Hacienda Mejicana que recuerdan al mejor Coppola, los trapicheos en los bajos fondos al mejor Scorsese, el robo del tren al mejor Hitchcock… y ese halo de humor negro y corrosivo a los hermanos Cohen de los que tengo la impresión es heredera directa con ese personaje del abuelo mudo tocando el timbre una vez para decir que SÍ y dos veces o mas para decir que NO.
Sus dos actores principales Bryan Cranston y Aaron Paul parecen haber nacido para interpretar a los personajes de Walter White (mas tarde conocido con el sobrenombre de Heisenberg) y el inolvidable Jesse Pinkman a cual de los dos mas memorables, estas si que son interpretaciones de OSCARS. Pero además te enamorarás del resto de protagonistas (como Skyler o Hank Schrader) y de todos y cada uno de los secundarios que van apareciendo a lo largo de sus cinco temporadas: un abogado de dudosa reputación, el propietario de una cadena de restaurantes de comida rápida, los psicópatas integrantes de la familia Salamanca, el abuelo del timbre, el hijo discapacitado que hace un papelón absolutamente memorable. Pero es que si analizas uno a uno, a cada personajehasta el último secundario, todas son interpretaciones de OSCAR.
No tiene desperdicio nada de la serie. El guión es prodigioso y los protagonistas bordan sus papeles. Me encantan los acordes de guitarra country en plan western con el que se abre cada capítulo, el detalle de la tabla peiódica de la que se extraen los elementos: "BR" (bromo) y "B" (boro) BREAKING BAD y a partir de ahí comienzan a salir a cuenta gotas los nombres de actores, guinistas, productor, director, haciendo coincidir las primeras letras su nombre y apellido con algún elemento de la tabla periódica, en color verde y el resto de las letras en color blanco. Así como sus introducciones, alguas de ellas desconcertantes, pero tarde o temprano todas y cada una de ellas encajan perfectamente dentro de la historia. Impresionante, sorprendente, diferente. Breaking Bad alcanza un grado tremendo de realismo, drama, acción y diversión al mismo tiempo si eres capaz de disfrutar con el humor negro, aunque puede resultar irreverente para muchas personas. la mayoría de sus finales te dejan con la intriga de que va a pasar ahora y no te queda mas remedio que ver el siguiente. Además llega un momento que te sientes identificado con uno o con varios protagonitas de la serie, que consigue implicarte de tal manera que uno ya la vive, la siente, la disfruta y la padece con todos y cada uno de sus protagonistas.

Ponerle un DIEZ es quedarse corto, una serie absolutamente indispensable, para conservar a buen recaudo y tener a mano  en el disco duro, para volverla a ver cada cierto tiempo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario