domingo, enero 24, 2016

Ascensión a La Peña Negra y descenso por la cara norte

Entorno: (Sierra del “Co” o del “Cojo”)
Pueblos de referencia: aldea de Villanueva del Cauche, muy próxima al puerto de Las Pedrizas.
Punto de encuentro: a las 9.00 am para desayunar o a las 9:30 am (ya desayunados) en el Hostal-Restaurante Casabermeja.
Punto de encuentro 2: a las 10.00 am en la explanada que hay a pocos metros de la señalización punto kilómetrico 38 de la carretera 7204, frente a unas covachas hacia las que debemos dirigir nuestros primeros pasos y que son el primer hito de nuestra ruta.
Cómo llegar al inicio de ruta: Desde Málaga tomaremos la autovía de las Pedrizas A-45 (dirección Antequera), poco antes de llegar al final de la cuesta que nos lleva hasta el puerto de Las Pedrizas, a la derecha, una montaña de aspecto imponente, con escarpadas laderas grises salpicadas de vegetación llamará poderosamente nuestra atención, se trata de la Peña Negra. Impresionante cumbre, que junto con la sierra de Las Cabras a la izquierda, parecen formar las columnas de entrada al valle del Guadalmedina. Para situarnos a sus pies, tomamos la desviación hacia Villanueva del Cauche, aldea que quedará a la derecha de la carretera A-7204 que no vamos a abandonar en ningún momento, siguiendo dirección Colmenar y un par de kilómetros mas allá de esta pequeña aldea, la carretera pasa justo frente a la entrada de la cortijada de La Fresneda, que quedará a la izquierda y otros dos kilómetros mas alla, estacionaremos los vehículos en el margen derecho de la carretera, frente a la señalización punto kilómetrico 38 de la carretera 7204, desde donde podremos ver unas covachas hacia las que debemos dirigir nuestros primeros pasos y que son el primer hito de nuestra ruta. A unos 400 m al sur del lugar donde dejamos estacionados los vehículos se encuentra la cortijada de Chacón.
Si venimos desde Granada o Antequera, la desviación hacia Villanueva del Cauche la tenemos, inmediatamente después de iniciar el descenso del puerto de Las Pedrizas.
Distancia aprox.  5-7 km. Dependiendo de la ruta que escojamos para el descenso, a decidir en la cumbre.
Desnivel aprox.  540 m
Punto de partida: carretera (829 m)
Punto mas elevado: cumbre de La Peña Negra
Tiempo aprox. puede ser de entre 3 y 6 horas, ya que depende de muchos factores, aquí el desnivel y la corta distancia no son referencias a tener en cuenta, ya que sobre todo depende de la pericia de cada cual para progresar por algunas zonas muy karstificadas, siendo mas fácil progresar con grupos pequeños que con grupos relativamente numerosos, donde las posibilidades de accidente son mayores, además de los distintos niveles de pericia, resistencia, etc…
Nivel dificultad: alto y a veces muy alto por lo agreste del terreno y pequeñas trepadas muy próximas a zonas expuestas.
Tipo suelo: 99% rocas y canchales que llegan a ser muy agrestes y afilados en algunos tramos de la crestería con grandes grietas que obligan a no bajar la guardia en ningún momento.
Tipo de recorrido: en forma de V invertida, con tramo lineal en la parte alta.
Mapa IGN: 1/50.000, Colmenar (1.039)
Principales escollos a tener en cuenta: Hacer cumbre en esta montaña, de características orográficas muy parecidas a la Peña de los Enamorados (El Indio de Antequera), hace que mas que una ruta la ascensión se convierta en desafío. Pues la aproximación a la crestería se hace por una ladera de fuerte pendiente entre un mar de retamas y acebuches.
Una vez en la crestería, debemos afrontar algunos tramos expuestos, no aptos para personas con vértigo y sí para personas muy acostumbradas a terrenos rocosos y al campo través, con varios tramos de trepada no complicadas, pero si expuestas y delicadas en algunos puntos.
Breves pinceladas sobre la Peña Negra y la Sierra del Co (o del Cojo):
Pertenece al arco calizo Central y se encuentra situada entre la sierra de Camarolos al ESTE y la sierra de Las Cabras al Oeste. Tiene su origen en la formación de los relieves precámbricos y paleozoicos. Esta formada por calizas jurásicas, con una composición similar al Torcal de Antequera.Los tonos más oscuros en la parte baja de la sierra corresponden a las dolomías; en la parte superior aparecen las calizas oolíticas sin dolomitizar. La cadena montañosa donde se encuentra el Puerto de Las Pedrizas, está constituida mayoritariamente por materiales del Penibético interno, pero también afloran series del Penibético externo (sierra del Co) y unidades flyschs del Campo de Gibraltar.
Esta peculiar montaña tiene dos cumbres en la más alta (1.353 m), primera a la que llegamos si ascendemos por la crestería, nos encontramos  un área plana y alargada.
Desde donde podemos disfrutar de unas vistas preciosas 360º a nuestro alrededor, destacando al sureste pueblos como La Viñuela, Alcaucín o Canillas del Aceituno, a los pies de La Maroma, los Tajos del río Sábar y a su derecha: Riogordo y Colmenar. Al sur, Los Montes de Málaga y el Valle del Guadalmedina: desde Casabermeja hasta la hoya de Málaga con las aguas del Mediterráneo por la zona de Guadalmar. Al suroeste distinguimos varias sierras Litorales como la de Mijas, Sierra Negra o de Coín y Sierra Blanca y canucha y mas a la derecha la Sierra de Las Nieves, donde despunta el Torrecilla. Al oeste nos queda en primer plano la sierra de Las Cabras, con el Torcal detrás, el Huma y la Crestería de la Sierra del Pinar a la izquierda.
Al noroeste: la parte alta del Indio ó Peña de los Enamorados de Antequera, al norte: las sierras Subbéticas Cordobesas por encima de la sierra de Archidona. Y al nordeste: por orden de proximidad: el Morrón de Gragea, Sierra del Enebral, Realengo, Cruz de Camarolos, cumbre del Chamizo Alto, Sierra de JIbalto y parte de Villanueva del Rosario.
La vegetación es escasa debido a lo escarpadas de sus laderas. En la base se desarrolla un importante bosque de acebuchar, entremeclado con abundantes arbustos de retama y matagallos, así como en la zona cercana a la carretera, tierras de labor y campos de olivos. En la parte superior  nos encontramos con abundantes coscojas, palmitos y algunas pequeñas encinas dispersas. Entre las rocas resguardadas del sol, podemos ver helechos, musgos y hepáticas que crecen utilizando el suelo de descomposición de las calizas. En la falda del monte son abundantes, los espárragos y en primavera los lirios, las varitas de san Pedro, jaras y aulagas que le aportan una nota de color al paisaje.
Desde el punto de vista geológico cabe destacar la impresionante falla que ha provocado el plegamiento de sus dos cumbres, como si fuera un acordeón gigante, que podemos observar de forma privilegiada tal y como nos vamos llegando a la cima a través de su crestería.
En lo referente a su fauna, es frecuente observar el vuelo de aves rapaces, como el ratonero común, halcón peregrino, cernícalo y búho real. Así como la chova piquirroja, el vencejo pálido y el avión roquero que también nos puede acompañar en la ascensión a poco que estemos atentos.
Toponimia: La denominación de Peña Negra, alude a la oscuridad provocada por la sombra de los frentes nubosos que con frecuencia se posan pasan sobre el puerto de Las Pedrizas, que con frecuencia quedan retenidos en la crestería de la sierra de Las Cabras y del Co (o del Cojo), sin embargo, el nombre de Peña Negra, resulta paradójico si tenemos en cuenta que en los días soleados, que sus imponentes paredes calizas, resultan muy blanquecinas cuando contemplamos esta montaña desde la distancia. 
A su vez la denominación de sierra del “Co” pude derivar “del Cojo”. mote de un vecino de Villanueva del Cauche que regía un cortijo próximo a la base de esta sierra.
Modesto acróstico a la Peña Negra:
PEÑA NEGRA, centinela oriental de Las Pedrizas.
Esbelta montaña de imponentes paredes calizas.
Nubes que se detienen en tu cumbre al despuntar el día.
Alpinistas de toda Málaga a ti acuden con alegría.
Nadie quedará indiferente cuando desde la cruz comience tu crestería,
Enebral, Sierra de las Cabras, el Torcal, el Indio, ¡que bella es Andalucía!.
Grajea, Camarolos, tajos del río Sábar, La Maroma, ¡Reinas de la Axarquía!
Roquedales majestuosos nos esperan por la bajada,
Alcaucín, Canillas, Comares, Casabermeja, Colmenar, Periana... 
Fecha de realización y meteorología: sábado 23 de enero, cielos despejados con ligeros intervalos nubosos y rachas de viento de poniente que en algunos casos estuvieron cerca de los 30 km/h y que nos acompañó durante todo el tramo de crestería y cumbre hasta quedar al resguardo de la cara norte.
14 Participantes: entre los que se encontraban 12 miembros del Comando Preston: El Maestro Geobotánico, El Califa, El Generoso, la Campesina Bolchevique, Ia Amazona Bielorrusa, El Gladiador de Itálica, la Rosa de Olivares, el Duendecillo de Sierra Horconera, El Retorno de Elvis, la Reberlde sin causa, el Tulipán Alpino, El Comandante. Y los dos No Socios (invitados especiales): Amparo Herrera y Jesus Ramirez Rodriguez​, que dejó muy alto el pabellón familiar (sobrino del mítico Indomable Jaime).
LO MEJOR: Las vistas son realmente impresionantes tanto desde sus dos cumbres, como a lo largo de toda la crestería con numerosas trepadas y pasos con mucho vuelo. La sensación de altura es espectacular. 
LO PEOR: En caso de lluvias o fuerte viento debemos descartar subir esta montaña, pues sería una auténtica temeridad. El descenso por su abrupto relieve resulta muy castigador para quienes padecen de rodillas.
Bibliografía: Por las montañas de Málaga, ediciones PRIMTEL, 2001
Crónica mas reciente (septiembre 2012):
Respecto a la información sobre escalada: www.bloqueaorevienta.com 
Breve descripción de la ruta:
Desde las proximidades de la señalización punto kilométrico 38 de la carretera 7204, encontraremos un tenue senderillo de cabras entre la abundante retama del pie de monte, dirigiendo nuestros pasos hacia la cueva que desde allí contemplamos a escasos 200 m ladera arriba. Aprovechando la ocasión para hacer una pequeña exploración, al tiempo que comprobamos que realmente no son cuevas, sino abrigos rocosos, con restos de haber hecho fuego en su interior, sin duda, antiguo refugio de pastores y en tiempos del cromañón de alguna tribu de cazadores.
Tomando como referencia estas cuevas, seguimos el tenue sendero que discurre paralelo a la base de las paredes que quedan a nuestra izquierda, dejando la caída de la ladera y la carretera a nuestra derecha y pronto a nuestra espalda, mientras vamos ganando altura, entre los abundantes acebuches, que poco a poco irán quedando atrás, conforme nos acercamos a lo que sería la divisoria de aguas, donde vemos una cruz de hierro que marca el inicio de nuestro tramo de crestería, hacia donde dirigimos nuestros pasos. 
A lo largo de la crestería ya se obtienen unas vistas privilegiadas sobre el cortijo de la Fresneda a nuestra espalda y el precioso camino que desde él parte hacia Villanueva del Rosario, pasando al pie de la cara norte de la peña Negra, el Morrón de Gragea o las ruinas del cortijo de Los Enebrales, también contemplaremos en dirección N, la cumbre del Indio o Peña de los Enamorados, asomando por encima de los cerros del Chaparral. Y a nuestra derecha los Montes de Málaga con el Valle del Guadalmedina o Casabermeja, relativamente cerca.
Pronto comienza a adivinarse la cumbre al fondo, sin embargo, entre la cumbre y nuestra posición se interpone una gran elevación o joroba, originada por una espectacular falla que podemos observar perfectamente por su vertiente norte, que coincide con la zona de umbría, es decir, a la izquierda, según el sentido de nuestra trayectoria. Hay que tener muy claro en todo momento que aunque el camino teórico es la misma crestería, en caso de apuro podemos progresar por el canchal que tenemos a nuestra derecha. Llega un momento en que tenemos que atravesar una alambrada, a la derecha de la cual vemos, una lengua de tierra, por donde han proliferado los acebuches, siendo esta la vía más asequible de ascenso o descenso, que puede servir como vía de escape.
 Tal y como se puede comprobar en estas imágenes algunos pasos son verdaderamente épicos.

Hasta que por fin llegamos a la primera de sus dos cumbres que con sus 1.353 m, es la más alta, cuenta con un pequeño hito metálico que hace las veces de vértice geodésico, presidiendo un pequeño pradito que nadie podría sospechar en el punto más alto. 
Desde allí nos dirigiremos a su segunda cumbre (1.324 m), para ello debemos destrepar hacia un collado quee se encuentra unos 35-40 m por debajo de nosotros, no apto para personas con vértigo, porque si bien, la mayor parte del zigzagueante destrepe se hace de forma escalonada, algunos pasos tienen mucho vuelo, no totalmente vertical, pero sí con muchos metros de caída hasta el siguiente escalón y al coincidir con la vertiente norte, las rocas, la hierba y la zona terriza suelen estar húmedas.
Una vez en el collado dejamos a nuestra izquierda el inicio de una pedrera, por donde descendieron nuestros amigos Reinaldo y Manuela en 2006, que nos llevaría al dócil camino de La Fresneda (buena vía de escape en caso de necesidad). Pero tal y como teníamos previsto, continuamos faldeando por la parte alta del caótico tramo de crestería, cuyo punto mas alto es la 2ª cumbre 1.334 m, junto a la cual estuvimos almorzando, mientras intentábamos desvelar el misterio, de cual sería el motivo de alambrar la parte alta del tramo de crestería (¡algo surrealista!).
Si bien es cierto que en principio teníamos previsto, descender hacia nuestra derecha, vertiente sur, tomando como referencia una encina solitaria que se encuentra en la parte alta del cono de deyección o derrumbaero y desde allí continuar zig-zagueando por terreno terrizo, con piedra sueelta y algo de matorral hasta la aguja conocida como sarco de san Isidro, ya junto al pie de monte.
Nos dejamos seducir por "El Gladiador de Itálica" para repetir el mismo descenso que él llevó a cabo el año anterior, con Inma y con Maria Jesúsu que también se encontraban allí con nosotros, el día en que realizaron todo el cordal de la Sierra del Co, Gragea, Enebral y Camarolos, ¡nada menos que hasta El Chamizo Alto!, por lo que esta ruta les debió parecer un paseo. Animados por tal hazaña no dudamos en seguir su sugerencia, disfrutando de un descenso memorable, del que sobran comentarios con las siguientes fotografías.



Sin lugar a dudas, uno de los descensos con mas descarga de adrenalina que he vivido en toda mi vida. ¡Una vez mas muchísimas gracias a mi escolta personal que me llevó en volandas!.
Una vez en tierre firme, encaminamos nuestros pasos hacia la derecha, rodeando toda la vertiente N-E, E,S-E y S hasta regresar a nuestros vehiculos por el pie de monte de esta IMPRESIONANTE montaña, cuyos tajos salvajes, no le tienen nada que envidiar a las mas altas cumbres pirenáicas, por no hablar de las vistas del entorno, un auténtico espectáculo para la vista.




No hay comentarios :

Publicar un comentario