viernes, febrero 10, 2017

Circular Gaucín-Hacho de Gaucín (ida por el Camino de Cortes)

Cómo llegar a Gaucín: Sin lugar a dudas, la mejor forma de llegar a Gaucín es a través de la carretera A-405 Ronda-Algeciras, pero si llegamos desde la Costa del Sol, debemos tomar la tortuosa A-377 Sabinillas-Manilva-Gaucín, posiblemente una de las peores carreteras de la provincia de Málaga, junto con el tramo que va de Álora al valle de Abdalajís. Desde San Luis de Sabinillas, situado a orillas del Mediterráneo, la carretera comienza a subir, llegando rápidamente a Manilva y poco después llegamos a una gran rotonda próxima a una cantera, que amenaza con profanar el idílico Torcal de la Utrera, que está muy cerca de allí. Si tomamos el ramal de la derecha, descenderíamos hacia Los famosos Baños de la Hedionda, pero nosotros debemos continuar de frente (dirección Casares).  A lo largo de los próximos 4 km vamos a ir llevando a nuestra izquierda los grandes auto generadores pertenecientes al parque Eólico de Casares que vamos a ir dejando a nuestra izquierda; por aquí ya debemos conducir con los cinco sentidos, debido a la cantidad de baches que presenta la carretera y que nos acompañarán hasta que crucemos el río Genal. Resulta que estamos sobre una zona de mantos de corrimiento, donde el Flysch de Gibraltar se detuvo al chocar contra Sierra Bermeja, fruto de aquellas presiones, apareció Sierra Crestellina, que vamos a ir llevando a nuestra derecha, tan pronto como dejemos atrás el desvío hacia Casares (también a la derecha). El caso, es que la carretera presenta muchos tramos rectos, a mitad de los mismos se encuentran algunos baches y ondulaciones que de cogerlos a mucha velocidad podrían desviarnos de nuestra trayectoria, debiendo extremar la precaución cuando nos encontramos con algún coche de frente. Hasta que llega un momento, que iniciamos una interminable sucesión de zig-zags que nos llevan al fondo del valle, cruzando el Genal sobre un puente, que suele ser zona de baño en los meses de verano. A partir de aquí nos espera otra larga sucesión de zigzags hasta Gaucín, aunque afortunadamente el piso de la carretera ya mejora, al cambiar el tipo de suelo sobre el que discurre la carretera.
Gaucín, Pasajes de la Historia:
Gaucín, Puerta Meridional de la Serranía de Ronda, que da paso a una constelación de pequeños pueblos de traza morisca, que salpican el valle del Genal, protegidos en el regazo de las montañas. En tiempos de ocupación musulmana, era escala indispensable en la ruta hacia el interior de al-Andalus para bereberes, almorávides y meriníes, mas tarde para bandoleros y contrabandistas, en el siglo XIX ya recibía visitas de «viajeros-románticos» procedentes de la Costa. Gaucín es un privilegiado balcón hacia el Mediterráneo y el Estrecho de Gibraltar al sur, así como de gran parte de la Serranía al norte. Su estratégica posición permite disfrutar de grandes panorámicas en la distancia, y por el mismo motivo es una localidad que junto con su sierra del hacho, hace que también sea una referencia visual desde muchos kilómetros a la redonda..
Al igual que en la mayoría de los pueblos del valle del genal, aunque sus primeros restos arqueológicos se corresponden con la época romana, esta localidad adquiera ya importancia en época musulmana, cuando recibe el nombre –de Sair Guazan, la «roca fuerte», debido a su estratégica posición– y adquiere mucha importancia debido al control que ejercía de las vías de comunicación con la zona del Estrecho. Las crónicas recogen ya la existencia de la fortaleza de Gaucín en el año 914, al citarse entre los puntos desde los que contempló la quema en la bahía de Algeciras de las naves que abastecían a los rebeldes del muladí Umar Ibn Hafsun, atrincherados en las sierras malagueñas.
Tal fue la importancia de su inexpugnable emplazamiento y sus poderosas defensas, que la localidad pudo resistir durante largo tiempo las incursiones de los cristianos al convertirse en una de las plazas vitales del área fronteriza del reino nazarí de Granada, entregada de vez en cuando, al igual que Algeciras y Ronda, a los meriníes norteafricanos para su custodia.
El pueblo está situado en la vaguada que la Sierra del Hacho, bajo el castillo, que tuvo un gran valor estratégico ya que con Gibraltar, constituía la defensa de la entrada por el Sur. Construido como fortaleza estratégica por los romanos, fueron los árabes quienes dejaron más huellas en el recinto, que conserva su pureza arquitectónica, de la que se deduce la importancia que dieron a este baluarte, al que dotaron de las poderosas defensas hasta hacerlo inexpugnable.
El 17 de septiembre de 1309, murió luchando contra los musulmanes en las inmediaciones del castillo del Aguila, en los Prados de León, don Alfonso Pérez de Guzmán, señor de Niebla, Nebrija y San Lucar de Barrameda, llamado Guzmán el Bueno. Único dato fidedigno hasta que se produce la conquista por los Reyes Católicos el 27 de mayo de 1485.
En la villa permanecieron los musulmanes que quisieron con sus propiedades, pero “en 1488 el rey don Fernando el Católico dejó en el pueblo de Gaucín una respetable guarnición, mas los habitantes cansados del señorío de los cristianos, se confederaron entre sí y mataron a los soldados. No les duró mucho la alegría, pues los moros comarcanos, para hacer ver que no tenían parte en este hecho y por temor de ser castigados, se reunieron y cercaron Gaucín: acudieron con nuevas gentes de Sevilla el marqués de Cádiz y el conde de Cifuentes y recobrado que hubieron la plaza, hicieron esclavos a todos los que no pasaron a cuchillo”. No obstante, entre 1500 y 1502 se propaga por el oeste de la provincia de Málaga, la mayor rebelión de los moriscos conocida hasta la fecha, tras la reconquista. 
Otro hecho relevante y sangriento, ocurrió en la quinta invasión del pueblo por las tropas napoleónicas, de las seis que hicieron, el 8 de julio de 1810, asesinaron a todos los habitantes que se encontraron a su paso, quemando los archivos municipales y parroquiales.
Gaucín se recupera con un crecimiento paulatino a lo largo de la Edad Moderna. Volviendo a figurar como uno de los núcleos más ricos de la Serranía de Ronda y cabeza de partido abarcando gran parte de los valles del Guadiaro y del Genal, incluyendo las localidades de: Cortes de la Frontera, Casares, Benarrabá, Algatocín, Benalauría,  Benadalid y Atajate, que llegaron a depender de Gaucín.
El monumento más importante y emblemático de la localidad es el castillo del Águila, hoy en ruinas; pero no pueden pasar desapercibidas las rejas de balcones y ventanas, muchas de ellas fabricadas en los siglos XVI y XVII. Su casco antiguo, plagado de casonas y mansiones con escudos heráldicos, fiel reflejo de su antigua ápoca de esplendor.
El castillo del Águila se alza sobre un montículo de 688 metros de altitud sobre el nivel del mar y fue construido por los romanos. En el año 914, durante la campaña contra los Umar ibn Hafsum, los vecinos de esta Gaucín presenciaron desde el castillo la quema de las naves de Umar ben Hafsum, en Algeciras. Abd al Yabbar, hijo del Al-Mutamid, conquistó el castillo de Gauyan (Gaucín) en el siglo XI, que unos años mas tarde rebautizan como: Sair Guazan, la «roca fuerte». En uno de sus asedios, en 1309, se inmortalizó Guzmán el Bueno y halló su muerte. Este fuerte fue conquistado por la tropas cristianas en 1485. El primer Alcaide residente en el castillo fue Pedro Castillo. Otros Alcaides fueron Juan de Torres, su hermano Rodrigo (1496), Juan Maraver (1513), Juan de Campo Vaca de Mendoza (1559), etc..
Con la invasión francesa el castillo se convirtió en foco de resistencia, y fue tomado en el año 1810 pese a que don Antonio de Molina y Navarro, con 20 hombres, desafió a los invasores. El general José Serrano Valdenebro promovió la reparación del castillo en 1839, dado el estado de abandono en que se hallaba, cerrándose una rotura de más de 3 metros de 5 de ancho en el pantallón de la muralla aspillerada, se limpió el recinto, los tres aljibes, el horno, etc., todo ello con un presupuesto de 28.220 reales de vellón. Con esta reforma se pretendía alojar a 80 soldados y oficiales. Posteriormente, en 1842, el castillo albergó a 40 soldados, seis cañones y 2 obuses. En el año 1843 el polvorín explotó causando graves destrozos.
La fortaleza de El Águila es un conjunto de planta irregular formado por tres recintos amurallados. El acceso al recinto exterior se realiza por dos puertas. La puerta principal es la del este, dando acceso por el lateral del valle del Genal. Está formada por dos arcos. El primero de ellos, y mayor, es un arco apuntado construido en ladrillo y con saeteras laterales, asentado sobre rocas calizas. Sobre este arco se superponen sillarejos en hiladas del mismo tipo que conforman el murallón exterior tras el que se halla el camino de Ronda. El segundo arco, más profundo y de medio punto también con bóvelas de ladrillo con gruesa capa de argamasa presenta un alfiz enmarcado. Sobre el trazado del arco superior se superpone el primer lienzo amurallado del recinto. La otra puerta está situada en el lateral norte; es de semejante construcción y presenta saeteras.
El primero de los recintos es el mayor y sirvió para dar refugio a la población y el ganado. Se puede acceder a él por las dos puertas descritas, y posee un cerramiento de muro alto de rocas calizas con aspilleras. En la parte este se encuentra la ermita del Santo Niño y el antiguo hospital. En el otro extremo se encuentra la torre de la Regente, de planta cuadrada, y próximo a ella se encontraba el polvorín que explotó en el año 1848. A poca distancia, entre unos bloques rocosos, se alzan restos de lo que fueron las construcciones militares donde se estima que debieron estar los primitivos asentamientos, por los materiales cerámicos ibéricos hallados y el más antiguo de los aljibes, excavado en la roca del albacar.
El segundo recinto es de mampostería y ladrillo, y posee dos aljibes, uno en cada extremo.
El tercer recinto es la ciudadela. Su planta es cuadrangular, y se accede a él mediante una doble arquería de ladrillo rojizo, de época musulmana. Está formado por dos cuerpos de mampostería de distinto nivel con alternancia de ladrillo y piedra caliza. El primer nivel debe su construcción probablemente a la época califal (siglo X), por los materiales hallados en sus oquedades. El segundo, o campanario, conforma la denominada "Torre de la Reina" de época más reciente.
Bibliografía:
http://rutas.legadoandalusi.es/ruta-almoravides-almohades/ruta-almoravides-almohades/gaucin

Circular Gaucín-Hacho de Gaucín (ida por el Camino de Cortes)
Ficha de ruta:
Distancia: 14 km
Desnivel: 750 m
Dificultad: Media
Track de referencia: https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=12527090
Fecha de realización: Miércoles 11 de enero de 2017
Participantes: Manuel Limón, Ana Dianez, Antonio Giraldez, Pedro Aguayo, Pepe Guerrero y Juan Ignacio Amador.
Ventajas de este itinerario: nos permite disfrutar del magnífico bosque de alcornoques, encinas y quejigos, que cubre la mayor parte del entorno al norte de Gaucín y su hacho.
Inconvenientes: salvo algunos tramos cortos de sendero, la mayor parte  del tramo de más de 6 km de bosque inicial, discurren por pista forestal y el hecho de descender hasta La Garganta de Las Palas, le añade a la ascensión unos 250 m mas de desnivel, que si comenzamos la ascensión, directamente desde Gaucín.
Ruta circular alternativa (mas corta): Circular Gaucín-Hacho de Gaucín (ida por el Camino de El Colmenar), esta versión coincide con la anterior a partir del Huerto del Molino, Pero acorta la distancia y el desnivel, pues en vez de dar un rodeo descendiendo hasta "la garganta de Las Palas", lo que hace faldear la base de la cara norte del Hacho, sin apenas perder altura, hasta las inmediaciones del cortijo del Huerto del Molino.
Track de referencia: https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=11728981
Descripción del recorrido: De un tiempo para acá, cada ruta que hacemos por Gaucín o pasamos por allí camino del inicio de ruta, solemos desayunar en el bar La Cruz, situado justo en el cruce en forma de "T", donde finaliza la carretera A-377, que sube desde la Costa, concretamente desde Sabinillas-Manilva y al llegar a las primeras callees de Gaucín,, desemboca en un cruce en forma de "T" de manera que a la izquierda enlazamos rápidamente con la carretera A-405 Ronda-Algeciras, a la derecha parte una calle quee ya nos introduce en el casco urbano de Gaucín, que demos desde un paseo con barandillas a nuestra derecha, de frente nos encontramos con un montón de señalizaciones de cerámica y justo por detrás de estas señalizaciones y a la derecha, dirección E, se trata de la calle Barrio Alto, por la que vamos a caminar hasta el final de la misma, al final de la cual tomamos a la izquierda, prolongando nuestros pasos por calle Tenería, que en bajada ya nos conduce hasta la carretera A-405 Ronda-Algeciras, justo a la altura de la curva donde esta carretera, ya apunta hacia el Norte.
Desde esta curva tenemos unas vistas magnícas sobre Cortes de la Frontera y por encima el extremo sur de la Sierra de Líbar, con todas las cumbres mas emblemáticas desde el Martín Gil, hasta su prolongación en la Sierra de Los Pinos que a su vez marca el límite sur del parque natural Sierra de Grazalema, desde allí hasta El Estrecho, ya nos adentraríamos en el P.nat. de Los Alcornocales. 
En esta magnífica panorámica, que me cedió mi buen amigo Manuel Limón, nos hace una magnífica relación de las cumbres mas significativas que desde allí podemos contemplar.
Ahora nos toca caminar un trecho de unos 500 m por el margen izquierdo de la mencionada carretera
A-405 Ronda-Algeciras. 
Unos 300 m mas adelante nos encontramos con una especia de parque con cenador y un espectacular panel muy ilustrativo con las rapaces mas características de la zona de gaucín, donde destaca la silueta a tamaño real de un buitre.
Justo al lado nos encontramos con un panel de la etapa del GR.141 Serranía de Ronda: El Colmenar-Gaucín-Benarrabá. 
Continuamos caminando por la carretera que pronto vamos a abandonar, al llegar a un cruce de balizas, donde debemos desviarnos a la izquierda, siguiendo la indicación P.R.A-244 Gaucín-Cortes de la Frontera (10 km), se trata de un P.R. que la mayor parte del tiempo se sirve de una red de pistas forestales y algún corto tramo de sendero que a lo largo de los tres próximos kilómetros, casi todo en bajada, va a coincidir con nuestro itinerario.
Desde el inicio de esta pista ya nos adentramos en un bonito bosque de alcornoques, quejigos y encinas, donde destacan las vistas hacia la cara N-E del Hacho, donde destaca un llamativo espolón calizo, cerca del cual pasaremos en el descenso.
El camino se torna mágico en este tramo en el que vamos pasando junto algunas casas en idílicos parajes, llama la atención un árbol del que cuelgan peequeñas calabazas (aunque está muy alto con respecto al carril). Y un poco mas adelante llegando a una bifurcación, debemos tomar el ramal que continía de frente y a la izquierda (obviando el que va a la derecha).
Pronto pasaremos por una angarilla que dejaremos cerrada a nuestro paso, donde ya la pista a pasado a convertirse en sendero, hasta devolvernos de nuevo a la pista, que tomaremos a nuestra izquierda. 
En a penas 5 minutos y en suave descenso vamos a llegar hasta el vado hormigonado de La garganta de Las palas, que en realidad es un modesto arroyo, que nos encontramos con un pequeño cauce de aguas cristalinas, coincidiendo con el punto mas bajo de nuestro recorrido.
Y unos 200 m mas allá llegamos a otro arroyo de semilar caudal, donde merece la peena salirse unos metros del sendero para recrearnos con la bonita cascada que forma en ídilico rincón del roquedo.  Se trata del arroyo de Los Hilos de Enmedio, que se une un centenar de metros mas abajo con la garganta de Las Palas, formando la cabecera del arroyo de Las Carboneras, que desemboca en el margen izquierdo del Guadiaro, antesde la última angostura y caos de bloques que forma este río antes de llegar al Colmenar, tal y como venimos de La garganta de Las Buitreras.
En cualquier caso, a partir dee esta bonita cascada que queda a la izquierda del camino,semi oculta entre un bosquete de adelfas, el camino ya se práctiacamente todo cuesta arriba hasta la misma cumbre del Hacho. No obstante, el bosque de quejigos centenarios, alcornoques, encinas y pinos le aporta gran frondosidad al entorno.
También destacan bloques de pizarras y esquistos  en algunos puntos del talud del camino, llevando siempre a nuestra izquierda el monte y a la izquierda la caída hacia eel fondo del valle por dondediscurre  el arroyo de Las Carboneras, por encima del cual, en dirección N, vemos a la izquierda las calizas de la Sierra de Líbar y a la derecha la Loma de la Sierra, cuyas cotas mas altas son el cerro Poyato (1.137 m) y el Peñón de Benadalid (1.135 m).
Conforme vamos acercándonos a zona de fincas se empieza a notar la actividad ganadera porcina de la zona, por el aspecto de los cerdos, no quisiera uno esstar en su lugar, porque parecen tener sus días contados.
Y en la distancia comenzamos a ver la casa de la Huerta del Peso, de moderna construcción o al menos reformada de hacee muy poco, su amplia parcela incluye una gran balsa de agua, que llegado el caso podría resltar de vital importancia para los trabajos contra incendios forestales.  
Al llegar a la altura del cortijo de la Huerta del Peso, o simplemente del Peso, abandonareemos la pista terriza que nos ha traído hasta aquí, si bien, conviene aclarar, que debemos estar ateentos y no seguir las balizar amarillas y blancas, en el paso de una angarilla que nos situarían en el PR.A-245 Gaucín-El Colmenar, que es el ramal que hemos marcado en el mapa con puntitos azules y que llega aquí desde Gaucín. ESta sería la opción alternativa de ruta circular mas corta a la que hacemos referencia en la introducción de esta crónica. 
Tomando como referencia un azulejo que nos indica, "Ruta IX, Ferrata del Hacho" , rodearemos la alambrada que se encuentra justo detrás, e iremos caminando en paralelo a la alambrada dejando esta a nuestra izquierda y encarando un extenuante tramo de pista-cortafuego de fuerte pendiente, llevándonos a una zona de bosque de encinas y alcornoques, donde la única referencia es un tenue sendero de cabras que gira a la deerecha y nos lleva paralelos a otra alambrada qque también llevaremos a nuestra izquierda, hasta dejarnos en un claro donde ya acaba el bosque y comienza a predominar el matorral el matorral, este claro lo atravesaremos perpendicularmente a nuestra derecha, hasta encontrar la angarilla, que ya nos deja en el cordal superior de la Sierra del Hacho, quedando a la izquierda, a una distancia de algo mas de 1 km la cumbre, y muy cerca de nosotros la rocosa crestería por donde podemos explorar todo lo que queramos, disfrutando de bonitas vistas sobre El Colmenar y un tramo del río Guadiaro.
Por esta zona seguimos viendo placas con el número romano IX, con el que tienen catalogada a la Ferrata del Hacho, ya que ésta es la zona de salida de dicha ferrata, también podemos contemplar vistas hacia el Mediterráneo y al tramo de la carretera que va desde El Colmenar hasta el enlace con la  A-405 Ronda-Algeciras, que es la que hay que tomar para llegar al inicio de la ferrata.

El sendero que une esta cresta con la cumbre discurre la mayor parte del tiempo serpenteando por el redondeado cordal, donde no hay mayor dificultad que la del último esfuerzo para superar los 140 m de desnivel entre el collado intermedio y el vértice geodésico del Hacho (1.011 m), donde estuvimos disfrutando de un mágico almuerzo en tan privilegiada atalaya, bajo el cálido sol del mediodía de enero, junto a la placa, que con gran cariño y esmero colocó la Asociación Senderista Pasos Largos, en una campaña que coordinó el bueno de Rafa Márquez allá por 2005.
 A pesar de que esta cumbre a penas pasa los mil metros de altitud sobre el nivel del mar, dada su estratégica posición es una fantástica atalaya hacia el interior de la Serranía de Ronda y extremo orientral de la Sierra de Grazalema, así como de la franja Costera que va de Sabinillas hasta el Peñón de Gibraltar, que juntocon el Yebel Musa, son nuestros principales referentes al sur.
Sin embargo, las mejores vistas hacia el Este, las tenemos desde la otra cumbre, a penas separada por poco mas de 150 m de distancia, a la que llegamos en poco mas de cinco minutos atravesando un altiplano plagado de matagallos, aulagas y alguún pequeño chaparro. 
Una vez que nos recreamos con las fantásticas vistas que nos ofrece la cumbre ESTE, con Gaucín a nuestros pies con el telón de fondo de Los Reales de Sierra Berbeja al E y la Sierra Crestellina al S-E, iniciamos el descenso por la empinada ladera que al principio nos lleva por un bosqueete de encinas y poco después discurre a través de una zona de matorral donde predominan el matagallo, el romero y las aulagas que ya nos van a acompañar hasta la base del Hacho, la bajada se realiza llevando dirección N, N-E, con el único punto que se presta a confusión al llegar al borde de un cortadocon mucho vuelo, donde un sendero continúa de frente, faldeando la ladera y otro desciende claramente a nuestra izquierda, ése es el que debemos tomar, llegando en pocos minutos hasta las inmediaciones del Puerto de Los Hinojares, donde el sendero gira unos 90º a la derecha, dirección S-E y después de pasar una angarilla enlazamos con una pista terriza que pasa al lado de una finca desde cuyo vallado le estuvimos dando de comer a unos burritos, llegando instantes después a la gasolinera de Gaucín, situada en el extremo occidental de su casco urbano.

 En pleno apogeo del Turismo Activo, cabe destacar que Gaucín se ha convertido en uno de los referentes mas emblemáticos del circuito de vías ferratas de la Serranía y es por ello, que estimamos oportuno hacer una breve mención, que a buen seguro resultará de interés para los amantes de esta espectacular modalidad.
La vía ferrata del Castillo del Águila es de las más difíciles del circuito de ferratas de la Serranía de Ronda. Combina perfectamente un elevado nivel de exigencia física con elevados conocimientos técnicos, necesarios para superar un puente de mono, dos puentes tibetanos y una tirolina. Todo ello en un ambiente muy aéreo y con unas excelentes vistas hacia el Valle del Genal y el Paraje Natural de Sierra Bermeja.
Podemos dejar los vehículos en el aparcamiento situado junto al inicio del sendero que sube hasta el Castillo de Águila. La aproximación se efectúa por un precioso camino empedrado zigzagueante que nos deja en la puerta del Castillo, donde encontraremos el inicio de la vía. La salida se hace subiendo ligeramente hasta encontrar de nuevo el camino del Castillo, unos metros más abajo.
• Municipio: Gaucín.
• Localización (UTM):  X: 292968 ; Y: 4043788.
• Dificultad: K3 Díficil.
• Recorrido: 182 m.
• Desnivel neto: Recorrido horizontal.
• Tiempo total estimado: 2 hrs. y 20 min. (ida y vuelta desde el aparcamiento). 
La vía ferrata del Hacho es bastante exigente físicamente debido a los dos extraplomos que encontraremos y a que requieren de una cierta habilidad y fuerza de brazos, para superar la escalera de cable instalada a mitad de vía. Una vez superada esta, alcanzaremos la cima del Hacho sin dificultad.
Se accede desde la carretera que conceta la pedanía de El Colmenar (Estación de Gaucín) con la carretera Ronda-Algeciras, aproximadamente en el kilometro 2,5. En una curva a la derecha encontraremos un camino de tierra, a la izquierda, que nos llevará hasta el Cortijo del Peso. Justo antes de llegar al cortijo, a la derecha, encontraremos un carril y un ensanchamiento donde podremos dejar el coche. Seguiremos el camino trazado hasta una casa forestal y, desde ahí́, siguiendo el sendero trazado, llegaremos hasta las paredes donde encontraremos el inicio de la vía. El regreso lo efectuaremos hacia la derecha en busca de la casa forestal y el aparcamiento. 
 
• Municipio: Gaucín.
• Localización (UTM):  X: 289653; Y: 4044992.
• Dificultad: K3 Difícil.
• Recorrido: 300 m.
• Desnivel neto: 100 m.
• Tiempo total estimado: 3 hrs. y 30  min.  (ida y vuelta desde el aparcamiento).

No hay comentarios :

Publicar un comentario