domingo, mayo 23, 2010

Ascensión a la peña de los Enamorados (878 m), “El Indio”, vega de Antequera:

- Cómo llegar al inicio de ruta: Tal y como llegamos justo al final de la bajada del puerto de Las Pedrizas, dejando Antequera a nuestra izquierda, donde la carretera comienza a ponerse llana, teniendo ya muy cerca de nosotros la imponente peña de los Enamorados, tomamos la salida 102 de la autovía y cogemos el desvío por la carretera A-7282 (antigua Antequera-Archidona), dirección Archidona, y a unos 2,5 km de este cruce poco antes de situarnos junto a la base del peñón Enamorados, encontramos un inicio de pista y pequeño escampado a la izquierda de la carretera ideal para dejar los coches e iniciar la ruta desde allí.

Si venimos por la A-92, Córdoba, Granada, Sevilla, etc. .. exactamente igual sólo que abandonaremos la autovía, justo antes de iniciar la subida hacia Las Pedrizas, cuando todavía tenemos la ciudad de Antquera y sus polígonos industriales a la derecha y el Indio, ó la peña de los Enamorados a nuestra izquierda, a cuya base llegamos en a penas 5 minutos por la A-7282 /antigua Antequera-Archidona)

- Itinerario: ruinas de la antigua estación de tren de La Peña-río Guadalhorce-La Cantera-El Lagrimal 2-collado y trepada por la Nariz del Indio hasta el vértice- geodésico- descenso por el Lagrimal 1- camino antiguo al pie de la peña- la verja del pozo- cruzamos el río Guadalhorce por la rampa de hormigón- retorno a la explanada de aparcamiento.
- Tipo de ruta: lineal (de ida y vuelta por el mismo sitio, con posibilidad de regreso por el Lagrimal 2)
- Distancia total: 4,9 km
- Dificultad: Media, tramo final alta.
- Desnivel: 400 m. aprox. (el desnivel acumula rampas de mas del 20-25% en la mayor parte del itinerario, haciendo muy necesario los dos bastones, hasta el último tramo de ascensión donde ya serán directamente las manos las que trabajen.
- Duración: 5 h. aprox. (incluidas paradas, avituallamiento y pequeños descansos)
- Agua: No hay, salvo el cauce del río Guadalhorce, obviamente no potable.

-Mapa: 1.024-III Archidona-Huertas del río

-A tener en cuenta: No hay agua en todo el recorrido y conviene extremar la precaución en el último tramo que es de trepada y destrepe no recomendable para personas con vértigo o senderistas con poca experiencia montañera. Para un día con riesgo de lluvia o fuerte viento, mejor aplicar otra ruta alternativa como “plan B”.

- Fecha de realización: sábado 22 de mayo de 2010 (día soleado, con viento moderado de levante, que hizo muy llevadera la ascensión y agradable el descenso).

- Participaron en la ruta: 14 Pasos Largos + 3 nuevos fichajes formaron parte del grupo que coronó con éxito la cumbre del Indio hasta su vértice geodésico, encontrándose entre ellos: El Gran Valentín “Especimen 1934” que volvió a coronar en primera posición sacándole una minutada al resto del grupo, pero ampliamente generoso en el tramo de destrepe con quienes necesitábamos su ayuda. Eduardo “El Profeta del tajo Gómer” que sigue progresando adecuadamente en las trepadas y destrepes, Paco Jaime “El sabio de Hortaleza”, cada día va a mas y fue el ángel de la guarda para la debutante Vanesa tanto en los tramos delicados de ascensión, como en todo el descenso. Noel “El Gran Maestre”, carismático montañero y gran compañero de ruta donde los haya, luciendo modelo DECATHLON verano 2010, Ilde “El Vendaval del Moncayo” el alma de la fiesta que siempre pone una nota de color en cada pausa de reagrupamiento con su sentido del humor, Ignacio “El soltero de oro” sigue siendo uno de los chicos mas deseados del pelotón, David “El Estudiante” muy aplicado aunque se pasó de frenada en el descenso finalizando el último tramo con los del grupo “prisa”, Pepe “El Misterioso” lo suficientemente valiente como para ir al día siguiente al estadio Ruiz de Lopera, a ver el Betis- Real Sociedad con la camiseta de la Real, Felix “El Lector” sin su periódico en la cumbre no es el mismo, Rafa Sancho “El Capitán de Fragata” que tal vez en su planificación mental para su próxima escapada estival debatiéndose entre La India y los Alpes, se pasó de frenada en el primer tramo de destrepe, acabando 100 m por debajo del punto de reunión para el almuerzo en el campo base, si bien le benefició para disfrutar de su tradicional siesta. Ruben “El Cowboy de Media Noche” sigue progresando adecuadamente en los descensos, buen compañero de ruta, Eduardo “El Padre Carras” luciendo su camiseta del Animal Trail en la que participó la semana anterior quedando campeón moral en su categoría y mostrándose muy solidario tanto en el tramo de trepada como en el de destrepe con los compañeros de cola y especialmente atento en los tramos de caída vertical por si hubiera que dar alguna extremaunción de urgencia en caso de accidente. Mati, “La Musa del cerro Alcojona” volvió a ser esa encantadora compañera de ruta, que entre otras cosas nos amenizó la ruta con la anécdota “del Casca” y los intríngulis políticos de su cargo debatiéndose entre lo políticamente correcto, la utopía y la conciencia. Los tres primeros fichajes de Pasos Largoss para la próxima temporada dejaron muy buen sabor de boca con una química muy buena con el resto del grupo: Cristina, Silvia y Vanesa que superaron con creces la prueba de acceso al club con gran valentía y pericia en los tramos mas complicados, pero echando mucho de menos los bastones sobre todo en el resbaladizo descenso y primer tramo de ascensión. Por último los dos amigos que en su día habían planeado esta ascensión como una ruta de hermandad Comando Preston & Comando Perro Burgués: Juan Luis “Er Lukas Skywalker”y Juani “El Comandante” en su línea habitual como coordinadores, guías, contraguías y reporteros de montaña.

Chuckie que venía de pasar la noche anterior en Ronda, tuvo que quedarse por primera vez en el coche, eso sí, perfectamente resguardado, a la sombra, con su comida, su agua y sus ventanillas entreabiertas, ya que por culpa de un pisotón que sufrió la noche antes, amaneció cojito sin poder apoyar la patita, aunque afortunadamente parece que comienza a mejorar poco a poco un día después. No obstante en septiembre de 2008, ya coronó la cumbre del Indio en solitario, siendo el único de aquella expedición que pudiera alcanzar el objetivo, mientras que los demás nos quedamos con la miel en los labios, dándonos media vuelta en el tramo final de trepada, cuando la persistente llovizna de aquella jornada, hacía la ascensión cada vez mas peligrosa en el tramo final.

-Descripción del recorrido: Mas que una ruta de montaña podríamos decir que esta ascensión es un desafío, que se convierte en objeto de deseo para la mayoría de mortales a su paso por Antequera, donde se alza imponente en medio de la llanura la peña de los Enamorados, conocida popularmente como El Indio o Mujer Muerta.

Una vez situados en la explanada donde dejamos los coches, el espolón sur de la peña de los Enamorados se alza imponente sobre nosotros, intuyéndose la zona final de cumbre en todo lo alto. Justo en línea recta hacia nosotros vemos un primer lagrimal o amplia lengua de tierra entre las paredes de caliza, que proponemos para descender, pero que descartamos para el ascenso.

Lo primero que hay que hacer es llegar a la vía del tren, y para ello tenemos la opción de descender directamente hasta la vía por el terraplén que nos separa de la misma, o bien llegar por un corto ramal de pista que desemboca junto a los cimientos, de lo que antiguamente fue la antigua estación de La Peña, de la que ya no quedan ni las ruinas.

Una vez en la vía del tren, avanzaremos por ella sin demora unos 300 m en dirección noreste, con las precauciones que requieren estos tramos estando muy atento a que no se aproxime ningún tren en ese momento, quedando el río Guadalhorce a nuestra izquierda y justo después de cruzar el puente del que se sirve la vía para salvar las aguas del río, abandonaremos la vía por su margen izquierdo, para comenzar a faldear por la base de una ladera a cuyo pie nos encontramos una valla metálica, que de momento va quedando a nuestra izquierda, sin prisas por saltarla, seguimos caminando en paralelo a la misma, dirección noreste, hasta que unos 100 m mas allá, encontramos un paso cómodo para salvarla abierto por anteriores caminante. Se trata de una valla de malla cuadriculada por la que podemos pasar bajándola un poco y levantando las tres hileras de alambre de espino de su zona alta para no engancharnos. Entre grandes retamas siempre manteniendo la dirección noreste, en este primer tramo de aproximación, dejaremos una pared lisa a nuestra izquierda y en poco menos de media hora desde el inicio, salvando los primeros metros de ascensión, a través de angostos senderos hechos por el paso de cabras y ovejas en perpendicular a la pendiente contaminando con el pié izquierdo mas alto que el derecho, llegaremos a las inmediaciones de una cantera que va a quedar a nuestra derecha. Lo dicho en menos de media hora ya estamos junto a la cantera y hemos recorrido mas de la mitad de la distancia que nos separa de la cumbre, nuestro objetivo. Sin embargo, ahora es cuando de verdad empieza la ascensión. Dándole definitivamente la espalda al río Guadalhorce y a la antigua fábrica de jabón que se encuentra junto a su orilla.

Justo antes de la cantera que vamos a dejar unos 100 m a nuestra derecha, llegamos a una modesta cañada junto a la cual vamos a ascender, virando ahora a nuestra izquierda, es decir, dirección oeste. Estamos aproximadamente en la parte central del segundo lagrimal o segunda lengua de tierra, si bien no existe ningún sendero claramente marcado, podemos salvar este tramo de ascensión de forma muy llevadera, a través de las pequeñas sendas que aparecen y desaparecen en perpendicular a la pendiente, marcadas por el paso de los rebaños de cabras y oveja de la zona, intentado, hacer la subida lo mas cómodamente posible en zig-zag. No obstante, para el que se sienta con fuerzas de encarar la ascensión de forma directa, no hay mayor dificultad que la fuerte pendiente en cuestión, con alguna piedra suelta, pero sin ninguna peligrosidad mas allá de un simple resbalón, dejando a derecha e izquierda algún que otro acebuche, hasta detenernos en la zona donde estos árboles forman líneas mas compactas, que se interponen en nuestra ascensión. Buen lugar para hacer la primera parada de reagrupamiento tras el exigente primer tramo de ascenso a la sombra de un acebuche u olivo silvestre.

Al reanudar la marcha, la primera vez que ascendimos al Indio, el instinto natural de continuar ascendiendo hasta el final del lagrimal, nos llevó a pasarnos de largo la peña rocosa que queda a nuestra izquierda, y que en realidad es la nariz del Indio, ó lo que es lo mismo la cumbre, cuya base se encuentra justo a la altura de las primeras líneas de acebuche que se cruzan en nuestra trayectoria, antes de llegar al final de la pendiente. Por lo que llegados a este punto, tenemos que volver a girar a nuestra izquierda, dirección sur y comenzar a rodear la base de la cumbre que de momento va a ir quedando a nuestra derecha, mientras que nosotros vamos faldeando en ligera ascensión, hacia una especie de embudo, formado entre por lo que sería la nariz del Indio, que ahora queda a nuestra derecha, con el espolón sur que dibujaría su frente y que ahora queda a nuestra izquierda, ascendiendo por este empinado embudo, plagado de acebuches, que iremos esquivando, superando la fuerte pendiente con la ayuda de los bastones o de las manos, para evitar mas de un resbalón en las zonas de piedrecillas o tierra suelta, siempre recomendable encarar, haciendo zig-zags tanto en la subida como en la bajada, hasta que por fin llegamos a un collado, que coincidiría aproximadamente con el ojo del indio visto desde la distancia. Éste fue el lugar que denominamos campo base para encarar el último tramo de ascensión que ya queda a nuestra derecha y donde mas de uno dejaron bastones y mochilas, pues a partir de aquí son las manos las que empiezan a trabajar para hacer mas llevadera la ascensión. Desde este punto no hay mas de 200 m hasta la cumbre, de los cuales la mitad se pueden hacer caminando con algunos pequeños rellanos a modo de descansito y la otra mitad pasos de trepada que no tienen mayor dificultad que el esfuerzo físico. La crestería final donde se encuentra el vértice geodésico, tiene la anchura suficiente, para no tenernos que exponer en ningún momento al borde de sus tajos, si bien hay algunos pasos delicados, con escalones muy altos y repisas de mas de 5 m de altura, hasta el escalón inmediatamente inferior. Pero que con el pié de apoyo bien colocado y al menos una mano fuertemente agarrada a la siguiente roca se superan sin mayor dificultad. Pero como solemos decir siempre en estos casos, si no lo tenemos claro y sobre todo si no vamos acompañados con alguien que tenga experiencia en montaña, mejor descartar este tramo final.

Una vez en su escuálido vértice geodésico las vistas son impresionante: al noreste el perfil de las montañas que forman las subbéticas cordobesas coronadas por La Tiñosa (1.575m, techo de Córdoba), presiden el horizonte. Hacia el este el monumental pueblo de Archidona, asentado en la falda de la bonita sierra que lleva mismo nombre nos regala una bella estampa. Al sur y sureste las caras norte de la sierra de las Cabras, la peña Negra y Sierra de Camarolos a cuyos pies se asoma Villanueva del Trabuco dominan el horizonte, al suroeste tenemos la histórica ciudad de Antequera ahí abajo rodeada por los nudos de autovía de la A-92, con el telón de fondo del Torcal y el Camorro Alto, techo de la comarca que corona la Sierra Chimenea, que no nos impide ver en la misma trayectoria el pico Capilla o la sierra del Huma. Y hacia el oeste la sierra del Terril (1.129 m, techo provincial de Sevilla), junto al piramidal peñón de Algámitas. Junto al vértice geodésico existe una cafetera a modo de improvisado buzón para inmortalizar el momento con alguna frase ocurrente. Con las debidas precauciones abandonamos la cumbre para iniciar el destrepe sin ninguna prisa y disfrutando de las vistas hasta llegar al mencionado collado, que bautizamos como campamento base, donde disfrutamos de nuestro almuerzo montañero.

Para afrontar el descenso hasta el punto de inicio en la base de la peña, en vez de bajar por el mismo camino, repetimos el descenso de nuestra primera vez, es decir, rebasamos el collado en dirección oeste, con vistas hacia Antequera, el río Guadalhorce, la vía del tren y la carretera A-7282 Antequera-Archidona, junto a la que tenemos nuestros coches allí abajo, todavía muy lejanas, como tres líneas paralelas. Y comenzamos un slalom por una resbaladiza lengua de tierra que se va estrechando a modo de embudo conforme vamos descendiendo, pero mediada esta lengua de tierra o lagrimal, la abandonaremos por las rocas que la flanquean en su parte izquierda, rocas por las que tendremos que descender a modo de empinado tobogán, con la ayuda de alguna que otra rama y tronco de acebuche y poniendo mas de una vez el culo en el suelo hasta situarnos en la amplia lengua de tierra que tenemos a nuestra izquierda y que es la que veíamos de frente desde los coches. Una vez en la lengua de tierra, se trata de descender lo mas cómodamente que podamos casi siempre en zig-zag, la zona central del lagrimal plagado de pequeñas piedrecilas y tierra suelta es mucho mas resbaladiza que la zona rocosa que lo flanquea, mas abrpta, pero mucho mas cómoda para no resbalar, hasta que poir fin llegamos a la base de la montaña, situándonos ahora a la altura de un antiguo camino de herradura situado justo en la orilla opuesta a la antigua estación la peña cerca de la cual tenemos los coches. Siempre tenemos la opción de rectificar dirección noreste por este mismo camino hasta llegar a la vía del tren, pero resulta mucho mas atractivo, continuar por este camino en dirección suroeste, es decir dirección Antequera y unos 300 m después de caminar junto a la base de la peña, atravesamos una verja, normalmente abierta, e inmediatamente giramos a la izquierda, salvando un angosto paso junto a un pozo en el que conviene extremar la precaución si se va solo e inmediatamente después, nos encontramos con una rampa de cemento, a modo de azud, por donde las aguas del Guadalhorce pasan sin superar los 5 cm de altura, por lo que con botas de goretex se pasa sin mayor dificultad, además esta suave rampa a penas resbala. Al pasar al otro lado nos encontramos justo a la altura de la antigua estación de la Peña, a la que llegamos superando una corta pero fuerte pendiente, que ya nos sitúa en tierra firme y de ahí a los coches ya no queda nada.

Enlaces a crónicas anteriores:

Comando Preston (septiembre 2008):

http://comandopreston.blogspot.com/2008/09/ascensin-la-pea-de-los-enamorados-de.html

Club Deportivo de Senderismo y bicicleta “El Pozuelo”, Córdoba (enero 2009):

http://www.elpozuelo.org/tem09/indio/indio.html

3 comentarios :

  1. Alucinante, querido Juani...imagino las vistas desde ahí arriba, como siempre, es una de las cosas que más me imagino cuando leo las crónicas que cuelgan los siempre en movimiento Pasos Largos...
    Me encantan las fotos y lo que describís.
    Y por supuesto, a renglón seguido, la felicitación por la Copa del Sevilla!! imagino tu disfrute..
    Gracias por compartir, como siempre.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1:52 a. m.

    siento que os eliminara el braga, ja, ja

    ResponderEliminar
  3. Tras caer eliminados contra el Sporting de Braga, me estoy replanteando para hacerme del Betis y tener el prestigio de jugar contra equipos como el Granada, Alcorcón o Ponferradina, tener un presidente corrupto y maricón y un equipo en la puta ruina.
    Seguramente será verdad la frase que dice que cada uno tenemos lo que nos merecemos. Sigue disfrutando de tu Betis y de todos los títulos conquistados estos últimos 5 años.
    Con todos mis respetos, mis mayores deseos para que sigáis disfrutando del prestigio de ser béticos.

    ResponderEliminar