lunes, julio 08, 2019

Río Verde de Otívar

Localidad de referencia: Otivar, por la costa se accede desde Almuñecar, por el interior desde  Alhama de Granada-Jayena.
Entorno: Sector Oriental Sierra Almijara.
Itinerario: Versión extendida por la Cabecera del río Verde.
Tipo de recorrido: lineal en un único sentido. Distancia aprox: 11 km
Duración: 7-8 h. (incluyendo paradas para los baños)
Dificultad: Técnicamente se podría calificar media-baja. Una vez lleguemos a la zona anfibia la ruta es a la carta eligiendo baños en pozas puntuales, o hacer algún tramo por dentro del cauce, intercalándolo con tramos de sendero.
Sé prudente si vas a subirte a algún saliente para saltar al agua.
Desnivel acumulado: 530 m de descenso y unos 200 m ascenso.
Tipo de camino: 9,5 km predominantemente cuesta abajo con algunos toboganes por veredas pedregosas, y zona de ribera por terreno muy rocoso, aunque dócil de caminar.
Versión lineal sendero de la Cascada de los Árboles Petrificados, Cuesta de la GItana, sendero del barranco del Lagarto y Versión Clásica Barranco de las Chorreras (Río Verde).
Entre todos los participantes pagamos un servicio de furgoneta tipo "pick Up" 4x4, mas clandestina que las de la serie "NARCOS", que nos costó 85€, para que nos llevase desde la caseta  de la entrada de la Cooperativa de Cázulas, hasta unos 10 km carretera arriba, hasta el km 31, para hacer el itinerario mucho más completo. Y al final del recorrido este mismo vehículo nos recogió para devolvernos hasta nuestros coches, ahorrándonos de esa manera más de 4,5 km de carril de ida y otros tantos de vuelta de polvoriento carril. Con la ventaja de que este itinerario abarca mucha mas extensión de una zona preciosa de Sierra Almijara, coincidiendo el último tramo con la versión clásica. Y al llegar al carril de la Junta de Ríos, al final del itinerario, nos estaré esperando la "pick Up" para subirnos a la carretera donde habremos dejado los vehículos al principio de la mañana.
Carretera de refrenecia: A-4050, la mítica carretera de la Cabra Montes, que une la localidad de Almuñecar con el Puerto del Suspiro del Moro, relativamente cerca de Granada. Cuando llegamos a Almuñecar, debemos tomar dirección Otívar, dejando atrás primeramente el colosal viaducto de la A-7 (N-340), a continuación pasamos por la pequeña localidad de Jéte, a partir de aquí la carretera comienza a ganar altura en continuos zig-zags llevando siempre a nuestra izquierda el fondo del Valle del río Verde, y estando la carretera flanqueada de bancales de olivos, mangos y aguacates principalmente, regados por las aguas del río Verde, con un ingenioso sistema de acequias bombas que remontan grandes altitudes por las laderas colindantes y son almácenadas en depósitos de agua que iremos viendo repartidos aquí y allá. 
A unos 20 minutos de Almuñecar, se encuentra la localidad de Otívar, donde solemos desayunar en el Bar "El Caprichgo" clásico puntop de encuentro de grupos de barranquistas, ciclistas y senderistas. Nada mas salir de Otívar, siempre carretera arriba dejamos a la derecha el desvío hacia la localidad de Lentegí, que recibe el nombre del barranco que la carretera salva a continuación por un puente, en pocos minutos dejamos a la izquierda el Alojamiento rural del Palacete de Cázulas (conocico localmente como "El Palacio de la Duquesa",que fue la que le vendió la enorme finca de "Cázulas" (20.000 Hectáreas) al OPUS DEI y mas tarde los vecinos del pueblo de Otívar, unidos en una gran Cooperativa, se la compraron al OPUES DEI. Precisamente trabajadores de la Cooperativa de Cázulas son los que se encargar del famoso peaje del carril de Cázulas que nos permite descender a Río Verde: 5€ por persona y coche. Pero nosotros concertamos con ellos un sofisticado transfer para que nos llevarán desde el final de ruta hasta el inicio del sendero de la Cascada de los Árboles Petrificados, hacia donde continuamos con los coches, no sin antes detenernos en el Mirador de la Cabra Montés, donde aún se pueden ver los restos de la antigua gasolinera que estuvo en funcionamiento hasta iniciado el nuevo milenio. 
Y las ruinas de lo que tuvo que ser una venta de carretera con unas vistas extraordinarias, que se cerró a principio de los años 80, cuando la mayoría de la gente que viajaba de Granada a la Costa comenzó a hacerlo por la carretera Motril-Vélez de Benaudalla. No obstante, es una pena que esta carretera que vuelve a estar concurrida por un gran número de ciclistas, excursionistas, senderistas, moteros, barranquistas, etc... no se restaure como restaurante e incluso como alojamiento rural complementario con piscina ya construida, pues por su enclave y sus poisibilidades el éxito estaría mas que garantizado.

Resumen del tinerario: A unos 100 m al norte del panel del sendero del río Verde ubicado en el km. 31 carretera de la Cabra Montés (a 4 km del puerto de la Cabra Montés, dirección Jayena), parten dos sendas que vienen a unirse poco después para llevarnos a la cascada del Árbol Petrificado de allí iremos vadeando en alguna ocasión el Barranco de los Chortales, para ascender la cuesta del cerro de La Gitana que poco después faldearemos por una pista, hasta abandonarla para bajar por el sendero del barranco del Lagarto, llegando a la poza Central del Barranco de Las Chorreras donde comienza el espectáculo acuático y los paisajes de ensueño, que ya no abandonaremos hasta el lugar conocido como “Junta de ríos”, donde en su unión con el río Nacimiento, forma lo que es la cabecera del río Verde propiamente dicho, enlazaremos con el camino donde nos estarán esperando para recogernos.  
12 Participantes: Desde Sevilla vinieron: Paco Carmona "Ulises", Blanca "La Fiel Penélope", Chari, Alberto "Belchistim". Y desde distintos puntos de la Costa del Sol: Arnaud "El Soltero de Oro", Maria José Fernández "Senderista Destacada 2019", Pepe Valenzuela "Mr. Chip", Nacho "El Demonio de Timanfaya", Diego "¡Qué bueno que viniste!", Mae "Kill Bill", Juan "El Ilustrado" y un servidor: Juan Ignacio Amador.
Fecha de realización: Sábado 6 de Julio 2019, cielos cubiertos odo el día, que incluso dejaron algo de lluvia en la primera parte del recorrido. Predominante brisa de poniente.TRAMO 1. Sendero de la Cascada de los Árboles Petrificados (Sector Barranco de los Chortales):
A unos 100 m al norte del panel del sendero del río Verde ubicado en el km. 31 carretera de la Cabra Montés (unos 4 km mas allá del puerto de la Cabra Montés, dirección Jayena), parten dos sendas que vienen a unirse poco después para llevarnos a la Cascada de los  Árboles Petrificado de allí iremos vadeando en alguna ocasión el Barranco de los Chortales.  

Este primer tramo del recorrido tiene como telón de fondo la curiosa crestería de arenas blanquecinas, como consecuencia de los mármoles dolomíticos fracturados, conocida como "Los Pollos del Pescao", genuinamente diferente a la mayoría de cadenas montañosas de nuestro entorno habitual. Como íbamos diciendo, este primer tramo cuenta con una serie de suaves toboganes con varias subidas y bajadas, mientras que a nuestra derecha nos acompaña el fondo del Valle que ha formado el Barranco de Los Chortales, con sus característicos arenales blancos.

Superado el segundo kilómetro de ruta, un pequeño ramal de sendero a nuestra izquierda, nos sitúa sobre un extraordinario mirador, conocido como el Púlpito del Padre Carras, disfrutando de unas vistas privilegiadas sobre el Navachica al Oeste, el pico del Cielo al S-O y el cerro Lopera al N que distinguiremos fácilmente por la pequeña caseta blanca de vigilancia de  incendios. Ni que decir tiene que las vistas 360º a nuestro alrededor, son un auténtico espectáculo desde esta magnífica atalaya.


De vuelta al sendero, rodeamos el mirador, pasando bajo su pared Norte y Oeste, y continuamos el descenso ya de forma mucho más pronunciada, pasando junto a un tajo que queda a nuestra derecha y a continuación tras un zig-zag de la senda, seguimos descendiendo, hasta que superamos un pequeño tobogán que nos sitúa en un collado desde donde parece imposible que la senda pueda seguir bajando, las vistas que se obtienen desde este punto sobre el “Barranco de Las Cabrerizas” son preciosas. 
Cuando parece que se imposible que pueda continuar tal al aproximarnos al borde de un tajo, como por arte de magia, aparece ante nosotros una escalera excavada en la roca, con algunos peldaños de más de medio metro no aptos para enanos, por los que descendemos con la ayuda de pasamanos de madera en algunos tramos, desde el inicio de la escalera ya tenemos allí abajo la bella estampa que nos ofrece la peculiar “Cascada de los Árboles Petrificados” que recibe su nombre de la curiosas formas que han ido adoptando las “tobas calcáreas” moldeadas por la acción erosiva del carbonato cálcico que en gran medida contienen las aguas de Sierra Almijara, tal y como podemos leer en el panel informativo que se encuentra en el tramo de escaleras por el que hemos descendido hasta aquí, para ilustrarnos sobre el Monumento Natural que tenemos ante nuestros ojos. 
A la derecha de esta cascada, tal como la miramos de frente, existe una preciosa cuevecilla, que pasa desapercibida para la mayoría de los que pasan por allí, donde merece la pena adentrase para deleitarnos  con su desarrollado sistema de estalactitas y estalagmitas.
TRAMO  2: De la Cascada de los Árboles petrificados a la Poza Central:
A muy poca distancia de la cascada se encuentra el final de uno de los dos ramales que tiene el “Carril de las Cabrerizas” que utilizan las empresas de Turismo Activo para hacer la aproximación con sus grupos de barranquistas. Ahora tenemos una sucesión de toboganes para vadear varias veces el “Barranco de Los Chortales” hasta que llegamos al punto donde se le une el “Barranco de los Madroñales” por el oeste, es precisamente a partir de aquí donde pasa a tomar el nombre de “Barranco de Las Chorreras” excavando un valle profundísimo, con una prolongada sucesión de pozas y cascadas, que hace de este tramo el lugar más atractivo y espectacular para todos los amantes del barranquismo, que comienzas precisamente en este punto conocido como "El vado de los Madroñales".

Mientras que nosotros, comenzamos una prolongada subida de poco más de un km sin tregua, con el recién nacido “Barranco de Las Chorreras” a nuestra izquierda, cada vez más abajo, superada la cuesta por la pedregosa pista comenzamos a faldear el cerro del Gitano que llevaremos a nuestra derecha, según cómo hayan sido las últimas lluvias torrenciales, así nos encontramos en medio del camino enormes peñascos procedentes de algunos derrumbadeos, de repente la pista describe una amplia curva a la derecha y en medio de dicha curva hacia nuestra izquierda un precioso senderito desciende en paralelo al modesto “Barranco del Lagarto”, pequeño arroyo que sólo lleva agua en época de lluvias torrenciales, por el que llegaremos hasta la mítica poza Central en poco más de 15 minutos de bajada continua a través de una larga sucesión de zig-zags entre abundante matorral de boj, con los imponentes farallones rocosos del “Haza del Quejigo” y “Las Minillas” frente a nosotros como telón de fondo. 
Sería un milagro que en estos día de Verano no nos encontrásemos a nadie, al llegar a la mítica Poza Central, así como con varios grupos de barranquista, que pasan por allí, recién realizado el precioso rapel de la Cascada de la "Y", que podemos ver a poco que remontamos ésta 20 m aguas arriba, con fuertes dosis de adrenalina para barranquistas principiantes.
TRAMO 3: El Barranco de las Chorreras y la Junta de Ríos
Una vez en la “Poza Central” la ruta se convierte en un parque temático del agua, con una sucesión de cascadas y pozas de aguas turquesas y cristalinas, que hace de este lugar un auténtico santuario para los amantes del barranquismo, del senderismo y la Naturaleza en general. A partir de aquí la diversión con los baños está asegurada. A la sensación de privilegio por tan paradisiaco lugar se unirá el éxtasis que produce la espectacular belleza de los impresionantes desfiladeros que flanquean el barranco.
La ruta se puede plantear de dos maneras: por un lado la versión acuática que sería descenderlo por el mismo cauce del río propiamente dicho disfrutando de cada una de sus pozas y cascadas, hasta donde los rapeles nos obliguen a retomar el sendero. O bien, a través del elaborado y entretenido sendero, donde no faltan escaleras con sus barandillas correspondientes en las zonas más expuestas y un par de puentes colgantes, que fueron los únicos que se salvaron en la riada de 2007, le da a este recorrido un toque a lo Indiana Jones. Senderistas anónimos y gente de buena fe, han improvisado algunos vados, para salvar los inevitables vados.
En una zona donde el sendero discurre por el marge derecho del río, tras una hilera de adelfas, se descubre ante nosotros otra pequeña maravilla geológica, que en su día bautizamos como "La Bóveda Santuario".donde no falta un curioso sistema de estalactitas que las mismas tobas calcáreas han creado en este emblemático rincón.
Inmediatamente después volvemos a vadear el río y después de salvar las rocas resbaladizas parcialmente mojadas por las aguas de un manantial cercano, comenzamos a encarar nuestro segundo y último tramo de ascensión de hoy, llegando a un espectacular mirador cercano a una antigua era en la parte alta. Después de finalizar una pronunciada bajada con bastante piedrecillas sueltas donde es fácil resbalar, llegamos al 2º y último puente por el que accederemos a la "Poza de Nacho", que junto con la Poza Central suele ser el otro punto clásico de baños y saltos al agua, por la profundidad de su poza y salientes propicios para ello. 

Finalizada la sesión de baños, retomaremos la marcha para encarar el penúltimo vado, donde a quien lo le importe mojarse de nuevo le será mucho más fácil hacerlo por el agua que sobre las intermitentes rocas a modo de vado intermitente. Al otro lado del vado accedemos a la parte superior de un talud terrizo al que llegaremos subiendo altos escalones, donde a más de uno le será necesario el uso de las manos.
Nada más cruzar el vado al barranco de las Chorreras por el que hemos hecho este último tramo, se le une el del Nacimiento, de ahí que este lugar sea conocido “Junta de los Ríos” que ha quedó muy erosionado y estropeado tras la tremenda riada de septiembre de 2007, comenzamos a acompañar el recién nacido río Verde propiamente dicho que llevaremos a nuestra izquierda, mientras que nosotros completamos el último tramo del recorrido hasta el punto que hayamos acordado con el coche que tomaremos para salir de allí, a través del impresionante Cañón del río Verde, formado por las paredes de los cerros del Charquito y las Majadillas a nuestra izquierda y las Grajillas a nuestra derecha. El final del cañón o desfiladero coincide con el paso por el popularmente conocido Puente de Hierro, a partir del cual comienzan  los 4,5 km de subida por la polvorienta pista de la Cooperativa de Cázulas, hasta salir de nuevo a la carretera de la Cabra Montés, hasta donde nos subió nuestro sofisticado "tranfer" para recuperar nuestros vehículos, que sin lugar a dudas superó la diversión de la mejor atracción de un Parque Temático. Colofón de Oro, para un auténtico rutón, que a nivel Andalucía, es, sin lugar a dudas, de las rutas anfibias mas bonitas.