viernes, julio 27, 2012

DEXTER

Dexter, es sin duda, una de las mejores series de televisión del género policiaco de todos los tiempos.  Esta serie de televisión que debutó en Showtime el 1 de octubre de 2006. La sexta temporada se estrenó el 2 de octubre de 2011. La serie se centra en Dexter Morgan (Michael C. Hall), un forense analista de sangre que trabaja para el Departamento de Policía de Miami y que por la noche es un asesino en serie. Ambientada en Miami, la primera temporada de la serie fue basada en la novela Darkly dreaming Dexter de Jeff Lindsay. Las siguientes temporadas han sido basadas independientemente en los trabajos de Lindsay; varias son basadas en cuentos del amigo de Lindsay, Stephen R. Pastore. Se adaptó para la televisión por James Manos, Jr, quién escribió el primer episodio.
La serie está cargada de diálogos inteligentes, con esos toques de humor negro. Los siempre interesantes y profundos diálogos con su padre muerto. Las reflexiones sobre el alma humana y la vida en general con la voz en off del protagonista. Hasta la música, la estética de los títulos de crédito de apertura y despedida de cada episodio. Todo es desde mi punto de vista, absolutamente genial. Le doy un DIEZ.
La serie ha tenido críticas muy buenas y gran popularidad. Michael C. Hall ha recibido varios premios y nominaciones por su interpretación de Dexter, incluyendo un Globo de Oro. El 18 de noviembre de 2011, se anunció que Dexter renovaría para dos temporadas más.
Argumento

Dexter es un forense especializado en análisis de salpicaduras de sangre en el Departamento de Policía de Miami. También es un fiel novio, un divertido padrastro, un hermano confidente y ―para algunos― un freak de la sangre. Pero además, Dexter parece un psicópata que, al terminar su turno en la comisaría, busca a criminales cuestionables para su particular moral y los mat. Por lo que cabría preguntarse: ¿Dexter es un asesino en serie o nuestro ángel de la guarda?. El único que desde su infancia lo conoció realmente fue su padre adoptivo, Harry Morgan, quien le dio la ética y el modus operandi con el que lleva a cabo sus crímenes (o su particular justicia): al darse cuenta de que el instinto asesino de su hijo era imposible de evitar, decidió educarlo para sacar provecho de su personal habilidad y aportarle un código de actuación (el código de Harry) enfocado a perseguir y eliminar a aquellos asesinos que habían conseguido eludir la acción de la Justicia. ¡Lo que yo daría por que hubiera un Dexter para cargarse a todos los políticos y banqueros de España!.
Temporadas
            Primera temporada
La primera temporada presenta a Dexter Morgan (Michael C. Hall) el forense y asesino en serie, y a sus compañeros de la policía de Miami: a su hermana adoptiva Debra Morgan (Jennifer Carpenter), a Vince Masuka (C. S. Lee), al detective Ángel Batista (David Zayas), al sargento James Doakes (Erik King) y a la teniente María LaGuerta (Lauren Vélez). También aparecen Rita Bennet (Julie Benz), su actual pareja, que es madre de dos hijos: Astor (Christina Robinson) y Cody (Daniel Goldman/Preston Bailey). El padre de estos dos niños y exmarido de Rita es Paul (Mark Pellegrino) que también aparece tras salir de la cárcel. La trama de esta temporada se basa en la persecución del Asesino del Camión de Hielo (Ice Truck Killer), un asesino en serie que descuartiza a sus víctimas, y que resulta ser el hermano de Dexter.
            Segunda temporada
En la segunda temporada Dexter es seguido por su compañero Doakes (Erik King), que sospecha de él. Debido a ello, Dexter no puede matar, pero cuando encuentra la ocasión descubre que la muerte de su hermano le ha dejado secuelas. Es por ello que Rita, cree que es drogadicto y le da un ultimátum: o va a terapia o su relación se acabará. Así será como Dexter asiste a esas reuniones y conoce a la extraña Lila West (Jaime Murray), una mujer que se obsesionará con él. Además, el caso de esta temporada es descubrir la identidad del Carnicero de la Bahía después de que se encontraran en la bahía Harbor unos cuerpos descuartizados en bolsas de basura. Ese carnicero no es otro que Dexter, quien siempre tiraba allí los cuerpos. A partir de entonces, sus propios compañeros empezaran una búsqueda que él intentará boicotear tras la llegada del agente especial del FBI, Frank Lundy (Keith Carradine), un hombre mayor que mantendrá una breve relación con Debra Morgan.
           Tercera temporada
En esta temporada, Dexter mata a Óscar Prado (Nick Hermz) en defensa propia cuando ambos iban a matar a la misma persona: un traficante de drogas conocido como Freebo (Mike Erwin). Óscar era el hermano menor del fiscal del distrito Miguel Prado (Jimmy Smits) ―exnovio de la teniente María LaGuerta― y un policía con malas pulgas llamado Ramón (Jason Manuel Olazábal). Cuando Dexter mata a Freebo, que era el principal sospechoso, Miguel lo descubre y Dexter alega haberlo matado en defensa propia. Guardando el secreto, entre Miguel y Dexter nace algo parecido a la amistad y juntos empiezan a elegir a las víctimas. A su vez, la mujer de Miguel, Sylvia (Valerie Cruz) se convertirá en la mejor amiga de Rita, que está embarazada. Por otro lado, el caso de la temporada es el del Despellejador, un asesino en serie que arranca un trozo de piel a sus víctimas.
           Cuarta temporada
Una ola de asesinatos llega a Miami: una joven muerta en una bañera, una madre de dos hijos lanzada al vacío y un padre de dos niños apaleado hasta la muerte. ¿Qué guardan en común estas tres muertes? Mientras intentan responder a esta pregunta, Dexter se ha convertido en un padre de familia casado y con su primer hijo biológico: Harrison. Pero, lejos de irradiar felicidad, Dexter no encuentra cómo compaginar su vida como padre y marido ejemplar con la de asesino. Además, su compañero Batista y su jefa LaGuerta han iniciado una relación a escondidas. Y otro que parece haber encontrado una pareja estable es Quinn, quién sale con una periodista llamada Christine Hill (Courtney Ford). Frank Lundy, ahora jubilado, parece saber quién está detrás de los tres asesinatos: alguien a quien llama Trinity (John Lithgow). Al parecer, desde hace treinta años, y alrededor de todo Estados Unidos, han tenido lugar estas tres muertes y en el mismo orden. Junto a su exnovia Debra y a Dexter, Lundy intenta seguirle la pista al asesino y cuando parece haber atado cabos alguien le dispara mortalmente.
           Quinta temporada
Después del asesinato de Rita, Dexter tiene que adaptarse a su nueva vida. Astor culpa a su padrastro de la muerte de su madre. Por esto, tanto ella como Cody deciden irse a vivir con sus abuelos y el pequeño Harrison se queda con él ―bajo el cuidado de una nueva niñera, Sonya―. Después de que sus compañeros policías lleguen a casa para investigar el asesinato, Quinn empieza a sospechar de él. Aunque el principal sospechoso es Trinity, el agente decide investigarlo en secreto con la ayuda del agente Liddy (Peter Weller) y decide contactar con Jonah Mitchell ―hijo de Arthur, alias Trinity, que ahora es testigo protegido― para enseñarle la foto de Dexter: si lo reconoce como Kyle Butler, significa que Dexter está ocultando algo. Mientras tanto, la policía de Miami empieza a investigar el caso de la Santa Muerte: en un barrio venezolano empiezan a encontrarse cabezas decapitadas. Debra Morgan será la encargada del caso que le llevará hasta los temidos hermanos Fuentes. Por su parte, Dexter encuentra a su nueva víctima: Boyd Fowler, un trabajador del Departamento de Sanidad que parece no ser trigo limpio y es el asesino de varias mujeres. Justo después de matarlo, Dexter descubre que una extraña mujer ha presenciado el asesinato: Lumen Pierce (Julia Stiles), una víctima que Fowler tenía en cautiverio. Cuando da con ella, esta le cuenta que Boyd no es el único y que otros también la violaron. Al conocer su secreto, Lumen le pide que le ayude a encontrarlos y matarlos.
            Sexta temporada
Esta temporada cuenta con dos principales antagonistas, el profesor Gellar (Edward James Olmos) y Travis Marshall (Colin Hanks), que basan sus asesinatos en los textos bíblicos, en particular el Libro del Apocalipsis, y dejan los signos del Apocalipsis como: Alfa y Omega y Los 4 Jinetes del Apocalipsis. En la temporada también se introduce el hermano Sam (Mos Def), un ex drogadicto y asesino que se arrepintió y se convirtió en pastor. María LaGuerta es ascendida a capitán por chantaje al subjefe Matthews (Geoff Pierson), cuyo nombre estaba en la agenda de una prostituta. Vince Masuka está enseñando a un grupo de estudiantes de ciencias forenses, con el tiempo una estudiante, Ryan Chambers (Brea Grant), se convierte en su ayudante. LaGuerta y Angel Batista están divorciados, pero tratan de seguir siendo amigos, lo que se complica aún más por la decisión de Matthews de ascender a Debra Morgan a teniente, en lugar de a Batista. En represalia, LaGuerta continuamente frustra los intentos de Debra para dar una buena primera impresión al darle un consejo malintencionado, sin embargo, Debra toma una decisión independiente al contratar a Mike Anderson (Billy Brown) como el nuevo detective, a pesar de que LaGuerta recomienda a otra persona. La hermana de Batista, Jamie (Aimee Garcia) se ha convertido en niñera de Harrison, y Dexter y Debra visitan una guardería católica con la esperanza de que Harrison estudie ahí. Quinn le propone matrimonio a Debra, pero ella se niega, haciendo que se separen. Debra acude a terapia, y descubre que está enamorada de Dexter; y se decide a decirselo. La temporada finaliza con Debra mirando accidentalmente a Dexter asesinando a Travis.
Aquí os dejo un trailer de la 1ª temporada con subtítulos en castellano.

lunes, julio 23, 2012

Ruta: El río Borosa hasta la laguna de Valdeazores

Entorno: Parque natural de Cazorla, Segura y las Villas (sector sur sierra de Segura). El inicio de ruta está situado en el aparcamiento que hay junto a la piscifactoría, que a su vez está muy cerca del centro de visitantes de la Torre del Vinagre, se puede decir que en el corazón del parque a pocos km de Coto Ríos, que a su vez se encuentra a escasa km de la cola del embalse del Tranco (al sur del mismo).
Pueblos de referencia: Cazorla-Coto Ríos
Cómo llegar al punto de encuentro: Tomando como referencia la localidad de Cazorla, atravesamos esta población, siguiendo en todo momento las indicaciones que nos llevan hacia el parque, casi en permanente subida iremos dejando atrás las pequeñas, pero muy coquetas localidades de Burunchel, situadas a los pies de la sierra, con viejas torres que parecen colgar de auténticos nidos de águila. 

Al llegar al puerto de Las Palomas y trasponer con vistas ya hacia el interior del parque, merecerá la pena parar en el mirador a sacar unas fotografías. Continuando por la carretera, llegamos al cruce curiosamente conocido como “Empalme del Valle”, donde debemos tomar a la izquierda, dirección: embalse Tranco de Beas, Coto Ríos y Centro de Visitantes Torre del Vinagre,
 que será el primer sitio donde llegamos y que distinguimos por tratarse de una construcción de piedra a pie de carretera en su margen izquierdo. Mientras que a la derecha, sale la carreterilla que rápidamente nos lleva hasta el parking de la piscifactoría, teórico comienzo de ruta. Sin embargo, si llegamos temprano o en un día entre semanas, tal y como fue nuestro caso, podemos continuar con el coche, si nos encontramos con la barrera levantada, pudiendo avanzar unos 400 m mas allá hasta un segundo aparcamiento, mas pequeño. Desde donde parte la pista terriza por donde discurre la 1ª parte de la ruta.
Distancia aprox. 12 km (ida)+12 km vuelta
Desnivel aprox. subida 700 m
Duración aprox. 4 horas (sólo ida), sin contar paradas.
Punto de partida (teórico): aparcamiento junto a la piscifactoría, pero si tenemos suerte y se encuentra la barrera levantada, podemos llegar unos 400 m mas allá con el coche, hasta un segundo parking en una plazoleta terriza.
Punto mas elevado: presa de la laguna de Valdeazores (1.267 m)
Nivel dificultad: bajo por su suave perfil, excepto el tramo que va desde la central de Los Órganos hasta los túneles previos al embalse de Aguas Negras, donde en apenas 2 km se superan casi 400 m de desnivel, que pueden resultar duros o muy duros para cualquier persona que intente realizarlo sin tener la preparación física adecuada.
Tipo suelo: pista forestal y sendero.
Tipo de recorrido: lineal
Fecha: viernes, 20 de julio de 2012
Participantes: Teresa “La Doctora Quinn”, Mariana “La Náyade del Borosa”, Valentín “El Rey de la Montaña” y Juani “El Comandante”.
Mapa y bibliografía: Sierras de Cazorla, Segura y las Villas, guía del excursionista (editorial, la Serranía).
A tener en cuenta: como dice mi paisano Enrique A. Marín Fernández en su magnífico libro Sierras de Cazorla, Segura y las Villas, guía del excursionista (editorial La Serranía). Se trata de una de las excursiones mas bellas y clásicas de todo el parque. Es por ello que conviene evitar los fines de semana, épocas típicamente vacacionales o puentes. De hecho, en días de muchas visitas, llegado un número máximo de participantes, se suele cerrar el acceso a la mágica cerrada de Elías y te desvían hacia una pista que discurre paralela al río, sin posibilidad de retornar junto al cauce, hasta 2 km mas allá. No obstante, la mayoría de la gente se suele dar la media vuelta, bien en la cerrada de Elías, bien al llegar a la central de Los Órganos, a partir de ahí, la ruta pasa a convertirse en una ruta de alta montaña, hasta que alcanzamos los túneles, donde una vez mas retomamos el suave perfil que caracteriza el primer tramo del recorrido, sin perder en ningún momento belleza y espectacularidad.
Cabe la posibilidad de que alguien nos recoja en un coche al llegar a la pista que hay entre el embalse de Aguas Negras y la laguna de Valdeazores, pero la vuelta que hay que dar es tremenda con los coches teniendo que ir mucho mas allá de la Nava de san Pedro y al ser posible en 4x4.
Breve descripción del recorrido:
Desde la mencionada plazoleta, parte la pista terriza que discurrirá casi siempre, junto al río, en principio por su margen derecho, según el sentido de la corriente, de tal manera que nosotros que realizamos el camino de ida, aguas arriba, lo vamos a llevar durante los primeros metros a nuestra derecha. Nada mas empezar, el color turquesa de sus amplias pozas, ya nos seducen por su belleza, cualquiera de las pozas que vamos contemplando, podría ser la poza estrella, en la mayoría de ríos y arroyos que conocemos en Andalucía, pero esto no es mas que un aperitivo de lo mucho y bueno que nos espera.
A los pocos minutos de comenzar la caminata contemplamos el lugar donde desemboca el arroyo de Las Truchas, que baja con sus cantarinas aguas por la orilla contraria a la que nos encontramos formando el denominado Charco de Gracea, al unir sus aguas con las del río Borosa.
El siguiente hito es el puente de Los Caracolillos, por el que vamos a pasar a la vertiente izquierda del Borosa, nada mas cruzarlo podemos observar en la orilla opuesta un espectacular pliegue anticlinal, cuyas características quedan especificadas en el panel informativo que allí nos encontramos.
Llegados al km 3,5 de la ruta nos encontraremos en el lugar denominado el Vado de Los Rosales, donde hay que estar atentos, porque hay que salirse de la pista por donde venimos que se desvía hacia la izquierda y se separa del cauce, hasta volver a retomarlo, casi un par de km río arriba, mientras que nosotros debemos tomar el sendero que en todo momento nos va a llevar junto a la orilla. Cambiando momentáneamente la compañía de los pinos larícios por una vegetación casi selvática, que nos resulta muy familiar a quienes conocemos bien ríos como el Chíllar, Higuerón, Angosturas del Guadalmina, etc… la vegetación se va haciendo casi selvática y la proximidad al agua que ya casi podemos tocar con las manos es tan seductoras, que hechizados por el cántico de las náyades, cual Ulises en la Odisea, no pudimos evitar darnos el primer chapuzón de la jornada, unos metros antes de un puentecillo, que ya nos situaría en el corazón de la Cerrada de Elías. Fue el primer baño del día y como no podía ser de otra manera no faltó la sesión de fotos, los saltos y las risas.
Finalizado el baño, retomábamos el sendero ante la atónita mirada de una señora muy “bien puesta” con su bolso y zapatos de tacón, que no pudo evitar el comentario de: “¡Dios mío, mira esa gente que se mete en el agua con los zapatos puestos!”. Después de cruzar tres pequeños puentecillos que nos hacen cambiar de orilla cada poco, llegamos al mayor encajonamiento del valle, donde la única manera de prolongar el sendero, ha sido construyendo una pasarela de madera, que colgada de la pared izquierda a pocos metros del suelo cual improvisada repisa, representa uno de los lugares mágicos de la ruta y en consecuencia uno de los lugares mas fotografiados de la misma, si buscamos en google “río Borosa”, en la opción imágenes.
El paso por la denominada cerrada de Elías, es sin duda alguna uno de los grandes alicientes de esta ruta, ya que se trata del lugar mas angosto del valle que pasa a transformarse en un pequeño desfiladero por el que vamos caminando maravillados a cada paso por su belleza y la transparencia de sus aguas que con la luz del sol, se tornan en color turquesa y cuyo movimiento se refleja en sus paredes. Un lugar absolutamente mágico que si bien supera en longitud a los cahorros del Chíllar, Higuerón o Patalamara, al sur de sierra Almijara en la Axarquía (Málaga), no alcanza al grado de estrechez de estos ríos mas modestos en su caudal, pero igualmente espectaculares en sus cahorros, donde podemos tocar ambas paredes extendiendo sus manos. Para quienes se plantean el Borosa, como una ruta familiar, finalizada la Cerrada de Elías, se dan media vuelta para regresar sobre sus pasos, que no era nuestro caso.
Una vez que dejamos atrás la Cerrada de Elías, el sendero enlaza con la pista que habíamos abandonado en el Vado de Los Rosales y de nuevo caminamos flanqueados de pinos altísimos, con algunos troncos de grosor espectacular, siendo muy frecuentes las higueras y zarzaparrillas en ambas orillas, hacia la que de vez en cuando encontramos pequeños ramales de sendero, que nos permiten acceder al río para darnos un baño. Cuando la pista comienza a ganar altura respecto al cauce, para volver a bajar poco después comenzamos a ver ante nosotros, la cordillera del Banderillas, que tal y como me la describió mi gran amigo y paisano Isi “El Ilusionista”, es lo mas parecido a un paisaje pirenaico que hay en Cazorla, mas concretamente a Ordesa. Con sus imponentes tajos elevándose frente a nosotros, enmarcados a su vez por las fallas, espolones y tajos, que van encajonando el mismo cauce del río Borosa que ahora queda a nuestra izquierda.
En un momento dado llamara nuestra atención, una especie de prado a nuestra izquierda, conocido por los lugareños como “Huelga Nidillo” (en estas sierras la denominación de “huelga” hace referencia a una agrupación de huertos, que en su día debieron existir aquí como certifican algunos frutales ya abandonados. Conviene recordar que desde este punto parte a nuestra izquierda un camino que vadea el río Borosa que ahora tenemos a nuestra izquierda y nos llevaría nada menos que hasta la impresionante crestería del Banderillas, a tener en cuenta para futuras escapadas por Cazorla.
Conforme nos vamos acercando a la base de la imponente cordillera del Banderillas, la ruta que desde su inicio marca una trayectoria eminentemente sureste, gira ligeramente a la derecha (sur), llevándonos en suave ascensión hasta la central hidroeléctrica de Los Órganos, donde nuestro gran amigo Valentín, magnífico conocedor de Cazorla, nos informó que esta central debe su nombre al tremendo sonido y al eco que producían los troncos al caer por las impresionantes cascadas, en épocas de crecida, cuando se trabajaba en estas tierras la explotación maderera y los troncos eran transportados río abajo, en plan canadiense.
Hasta la central nos hemos ido encontrando a lo largo del recorrido con fuentes de generosos chorros de agua de gran pureza y calidad, así como de los típicos carteles informativos de la ruta, resaltando sus principales características geológicas, botánicas o faunísticas, así como el cartel de prohibido bañarse al inicio de la ruta (por estar aún muy cerca de la piscifactoría) o “coto de pesca sin muerte” y mas adelante “refugio de pesca”. El caso es que hasta la central es donde llega la dócil pista que nos ha acompañado en todo momento desde el inicio y de hecho este es el lugar donde la mayoría de la gente se da media vuelta. Allí mismo nos encontramos entre otras señalizaciones con una que pone “fin de sendero río Borosa”.










De hecho, nos parece imposible que haya algún camino o sendero capaz de llevarnos hasta arriba del imponente Picón del Haza, que ahora tenemos frente a nosotros. Sin embargo, desde la misma valla metálica que rodea la central, que aún conserva de “S” del antiguo logo de “sevillana” parte un sendero, que en espectaculares zig-zags, va remontando la empinadísima ladera del Picón del Haza. Al poco de iniciar la ascensión, dos balizas nos marcan 3 km al Nacimiento de Aguas Negras (que en realidad son cristalinas) y 4 km laguna Valdeazores. Al comienzo de la ascensión llevamos los impresionantes crestones de la cordillera del Banderillas, que me tenían himnotizados, mientras resonaba en mi mente la voz de mi gran amigo Isi diciéndome: “¿Has visto Juani?, “éstos son Los Pirineos en Andalucía, vivimos en la Comunidad autónoma mas privilegiada en cuanto a variedad de paisajes”.




A lo largo del sendero nos iremos cruzando varias veces con alguna que otra pedrera, mientras que el Borosa lo llevamos en todo momento a nuestra derecha (o izquierda) según el trazado de los zig-zags. Cabe destacar que esta es laa zona donde se pueden apreciar las cascadas mas altas y espectaculares de todo el recorrido con atronador sonido, sin embargo, el inconveniente de hacer esta ruta en verano, es que éstas cascadas desaparecen, porque sólo se dan entre mediados de otoño y mediados de primavera. Las pozas que íbamos viendo en distintos niveles, como distribuidas en bancales de la Capaocia en Turquía, pero a mucho mas altura, se encontraban cubiertas de cristalinas aguas color turquesa, sin embargo, las cascadas que suelen caer desde los niveles superiores hacia abajo, estaban secas como si acabaran de cerrar un grifo. Aún así el paisaje espectacular, las rampas muy exigentes y para reponer fuerzas el paso junto a un par de covachas nos vino muy bien para resguardarnos del sol del mediodía, que castigaba de lo lindo en la subida.
Al retomar el sendero, una vez que dimos por finalizada la parada táctica en la covacha, yo que iba primero me despisté e ignorando un zig-zag que estaba perfectamente marcado tal y como pudimos comprobar a la vuelta, ataqué ladera arriba por una pedrera de las de ponerte a cuatro patas arañando a tope el suelo, agarrándote con todo y clavando talones, para no dar dos pasos para adelante y tres para atrás. De justicia es resaltar la potencia con la que remontó la resbaladiza y empinadísima rampa Mariana “La Náyade del Borosa” en un estado de forma fenomenal y la soltura con la que remontaron Valentín y Teresa, en animada conversación, por donde la mayoría de mortales hubieran rodado ladera abajo en imparable caída. El caso es que cuando volvimos a retomar el sendero ladera arriba ya estábamos prácticamente a pocos metros de la entrada del primer túnel, donde podemos decir que ya finaliza la subida fuerte.




El paso por los túneles tiene una magia tan especial como lo tuvieron todos los aspectos de aquella inolvidable jornada, resulta que al igual que en zonas como El Chorro (en Málaga), estos túneles fueron excavados en su día para prolongar el sendero, facilitáandole a los operaarios de la presa laa comunicación entre la central hidroeléctrica y el embalse superior de Los Órganos. Por estos túneles, nos acompañará una acequia de aguas cristalinas que ya nos va a ir acompañando hasta el primer embalse. El primer túnel tendrá unos 200 m y aunque llevábamos linterna no fue necesario utilizarla, porque, a lo largo del recorrido un ingenioso sistema de ventanas, que para nosotros se convierten en improvisados miradores, no sólo nos permite disfrutar de espectaculares vistas hacia el exterior, sino que nos hace recibir luz suficiente, respirar aire fresco en todo momento, teniendo falta de luz en un par de tramos mas o menos largos donde no hay ventana, pero donde tiene su encanto caminar a oscuras para estar mas en contacto con la magia que nos rodea.
Finalizado el segundo túnel, de unos 100 m, antes de darnos cuenta ya estamos a la altura de la presa del embalse de Los Órganos, también conocido como de Aguas Negras. La inercia natural del sendero nos lleva a seguir caminando sobre el muro de la presa y seguir sendero adelante por su orilla derecha. Sin embargo, conviene aclarar, que justo antes del muro de la presa, sale un sendero a la izquierda, que a los pocos metros nos permite disfrutar de una preciosa perspectiva del embalse, así como de la única zona de fácil acceso para acceder directamente a darnos un baño. Y lo que es mas curioso, unos 200 m mas allá el sendero finaliza junto a una roca de cuya base mana una impresionante surgencia de agua que según un simpático trío de chavales que nos encontramos allí (papilleros de agapornis, inclusive), nos confirmaron que ese era el lugar conocido como “Nacimiento de Aguas Negras”, pero que realmente era el auténtico nacimiento del río Borosa.
Aquel fue otro de los momentos mágicos de tan inolvidable jornada, las aguas eran tan frías y puras, que mas de uno no pudimos evitar la tentación de beber de allí mismo (los dientes dolían del frío, pero el agua estaba riquísima). Regresando sobre nuestros pasos en poco mas de 5 minutos ya estábamos de vuelta caminando sobre el muro del embalse de Aguas Negras, prolongando la caminata por el sendero que rodea la orilla derecha, disfrutando del mágico de los afilados picos y empinadas laderas que resaltan la belleza del entorno. 
Una vez que dejamos atrás el embalse el sendero, desemboca en una pista que en unos 15 minutos de caminata prácticamente llana, nos lleva hasta la Laguna de Valdeazores, que no sé por qué, me había parecido en los mapas mayor que el embalse y que sin embargo, nos defraudó un poco, no tanto por su forma mucho mas angosta, sino porque la línea de cañaverales que rodea toda su orilla se imponía en todo momento entre nosotros y el agua, que tan sólo se puede apreciar de una forma mas amplia desde el muro de su presa.
Así que aunque este lugar, que obviamente era el punto de retorno y habíamos establecido como parada principal para almuerzo y baño dadas las circunstancias. Rectificamos sobre la marcha y regresando sobre nuestros pasos volvimos al inicio del ramal del sendero que va hacia el Nacimiento de Aguas Negras, dándonos un baño en las verdes aguas del embalse de Los Órganos o Aguas Negras. 
Cuyo baño no es apto para todos los públicos no tanto por el frío de sus aguas, sino por la abundancia de la maraña de algas, que parecen atraparte los pies como en la segunda historieta de “CREEPSHOW 2, La balsa”.
(Fotografía de archivo de Enrique Ruizz Ara, 2011)
Eso sí, el almuerzo en este entorno y en esta compañía en la que surgió una espectacular sintonía fue de lo mas agradable, con la compañía de un lagarto ocelado, que pasó a muy poca distancia nuestra como si tal cosa. El camino de vuelta sobre nuestros pasos tuvo un efecto casi terapéutico para el alma y el espíritu, recreándonos con el mismo paisaje pero con el ángulo inverso y las mágicas luces de la tarde, que con los rayos de sol cayendo ya en perpendicular, crearon un efecto inverosímil, provocaron el fenómeno del que fuimos testigos  quienes allí estuvimos y que recordaremos con el nombre de “La cascada de Fuego”.
Si bien es cierto que no hay rutas mejores, ni peores, puesto que cada una tiene su encanto. Hay veces en que por determinadas circunstancias, algunas se terminan convirtiendo para nosotros en rutas INOLVIDABLES y absolutamente MEMORABLES, esta ruta quedará grabada a fuego para la eternidad por quienes tuvimos la gran suerte de estar allí ese día.
Un par de días después Teresa nos escribió a Mariaana y a mí:
Esta madrugada en la guardia me dí el gusto (y también tuve la oportunidad pues el trabajo me lo permitió) de volver a leer y disfrutar de vuestros correos así como de la crónica de Juani,  y a propósito de esos párrafos en que Juani confiesa haber tocado el cielo (de lo cual fui testigo feliz!!) vino a mi mente una historia muy bonita que me contaron los Maestros hace muchos años y que me gusta recordar con frecuencia.  
Lo mismo ya sabéis la historia pero por si acaso allá va.
Se trata de que una vez ofrecieron a Platón conocer el cielo y el infierno, y él lleno de curiosidad por saber cómo era cada uno aceptó encantado.
Primero lo llevaron al infierno y resultó que éste consistía en una gran sala en la que había una enorme mesa llena de los manjares más selectos, exóticos y extraordinarios que uno se pudiera imaginar.  El pensó: caramba con el infierno, pues aquí no se está nada de mal!.  Entonces tocaron un silbato y empezaron a entrar montones de personas que llevaban como unos palos atadas a los brazos de forma que les impedían doblar los codos, entraban atropelladamente deseosos de llegar todos los primeros y todos querían coger lo mejor de la mesa, pero como no podían llevárselo a la boca al no poder doblar los brazos entonces unos cogían aquellos manjares y los tiraban por alto queriéndolos atrapar con la boca, otros metían la cabeza en la mesa para intentar comer de allí, a la vez los unos se empujaban a los otros.
Al cabo de un rato volvió a sonar el silbato y toda aquella gente volvió a salir por donde había entrado, sin comer y dejando aquello hecho un desastre.
Entonces Platón dijo: vale, ya conozco el infierno, enséñame ahora el cielo.  Y fue llevado al cielo. Y resultó que el cielo era la misma sala grande con aquella mesa inmensa llena de los mismos manjares que había visto en el infierno, y preguntó: pero entonces el cielo y el infierno es lo mismo?. En ese momento sonó el silbato y empezó a entrar un montón de gente también con aquellos palos atados a los brazos de forma que no los podían doblar y  que ya había visto en el infierno, pero esta vez entraban de forma ordenada, y así se pusieron en torno a la mesa. Entonces empezaron a coger los alimentos, los sujetaban con las dos manos y unos se los daban a los otros, de forma que cuando el silbato sonó de nuevo todos habían comido y disfrutado de aquellas exquisiteces.
La moraleja del cuento es que el cielo y el infierno es exactamente lo mismo, la única diferencia está en nuestra actitud, y de una misma situación podemos hacer que sea lo uno o lo otro.

lunes, julio 09, 2012

Ruta vespertina-nocturna circular por la sierra de MIjas


Ascensión circular a la sierra de Mijas desde el Puerto Colorao
Entorno: sierra de Mijas
Cómo llegar al Puerto del Colorao (inicio de ruta): tomando como referencia Mijas pueblo, justo antes de entrar a esta localidad dejamos una gasolinera BP a nuestra izquierda, inmediatamente después sorteamos una rotonda como si fuésemos a entrar hacia el centro de esta localidad y pocos metros después de esta rotonda tomamos una cerrada doble curva de derecha e izquierda, siguiendo la dirección: Coín-Alharín El Grande, con fuertes pendientes y cerradas curvas que nos obligarán a usar marchas cortas en unos instantes estaremos pasando por encima de la localidad de Mijas que quedará a nuestra izquierda, al igual que el mirador alto, mientras que el inicio del sendero que sube a la ermita y otros puntos de la sierra queda a la derecha. Pèro nosotros continuaremos por esta carretera que es la A-387, dejando a nuestra izquierda otra entrada hacia el pueblo de Mijas y poco después la entrada a la urbanización Mijas la Nueva, que ignoraremos, manteniéndonos siempre en la carretera principal con la sierra a nuestra derecha y la caída hacia el mediterráneo a nuestra izquierda con Fuengirola al fondo. Hasta que unos 3 km mas allá de haber dejado atrás el mirador alto de Mijas, llegamos al puerto del Colorao y unos metros después a la izquierda de la carretera nos encontramos una pequeña parcela rodeada por vallas de madera y una pequeña explanada donde se pueden estacionar hasta 10 vehículos. Éste es nuestro punto de inicio y final de ruta.
Distancia aprox. 15 km
Desnivel aprox.   1.000 m
Punto de partida: Puerto del Colorao (456 m)
Punto mas elevado: pico Mijas (1.150 m)
Tiempo aprox. 6-7 horas
Nivel dificultad: medio-alto
Tipo suelo: sendero pedregoso y arenoso.
Tipo de recorrido: circular
Mapa y bibliografía: Libro sierra de Mijas, guía del excursionista (por Juan Morente, edit. La Serranía)
Fecha de realización: viernes, 06 de junio de 2012
17 Participantes: Doctor Leal y Paco Jaime "El Sabio de Hortaleza”, ambos fueron nuestros anfitriones haciendo una magnífica labor de guías como grandes conocedores de esta sierra, por donde entrenan cada semana del año. Silvia Mérida "Curruca" y Mariana Raverta "La Princesa de San Petersburgo", que no quisieron perderse esta nueva aventura, a pesar de que acababan de salir de sus respectivos turnos maratonianos de trabajo. Valentín “Bota de oro y senderista destacado 2012”, especialmente motivado tras su nuevo nombramiento que no deja de tener entrevistas y que incluso acaba de terminar una canción y coreografías erótico-atlética, según sus propias palabras, candidata a canción del verano 2012. Eduardo "El Padre Carras", que consiguió eludir sus compromisos con el Arzobispado de Málaga. Un motivadísimo Juan Antonio Villalba “El Corsario de sierra Almijara” que acostumbrado a sus maratonianas escapadas vino a modo de entrenamiento, para practicar fotografía nocturna con su flamante nueva cámara canon-reflex, trípode en mano. Una de las parejas mas queridas y admiradas de Pasos Largos: Vicky “La Botánica” y Juan Antonio Mena “El Elfo de la Malagueta” con su inagotable capacidad para disfrutar de las pequeñas maravillas del camino en cada tipo de ruta en compañía de sus amigos. Carlitos “El Poeta de las Cumbres” que a pesar de estar aún en plena fase de recuperación de pérdida de tonelaje, no quiso perderse la cita. Juan Lukita, “Klose”, que se presentaba en el inicio de ruta, llegando desde La Línea (Cádiz), a lo Tom Cruise en MISION IMPOSIBLE en el último segundo, tras una maratoniano viernes en la gestoría. Los aplicados estudiantes de senderismo: Juan y Oscar que progresan adecuadamente. Y nuestros tres jóvenes debutantes en ruta de montaña: Nacho “El Diablo de Timanfayaa” y sus amigos Antonio e Isaac, que con sus botas de fútbol y espoleados por Juan Ignacio Amador, el Comandante, cual retransmisión del tour de Francia, subieron a un ritmo espectacular, infringiendo la norma de caminar por delante del guía, aunque siempre de forma controlada esperando al grupo en cada cruce de senderos y manteniendo en todo momento el contacto visual.
Hora puesta de sol y ciclo lunar: 21.48 pm, tercer día pasada la luna llena hacia menguante (85% luminosidad lunar).
Previsión meteorológica: temperaturas de unos 25ºC en la sierra de Mijas y calma chicha que casi no hizo necesario el uso de una segunda capa cuando cayó la noche resultando mas bien cálida.
Guías: Doctor Leal y Paco Jaime.
A tener en cuenta: Como hicimos la ascensión en sesión vespertina para contemplar el atardecer desde laa cumbre descendiendo ya de noche, era imprescindible traer linterna con las pilas recién cargadas. Agua al menos 3 litros por persona y comida para la cena.
Así como una prenda extra de manga larga para la zona de cumbre (aunque casi no hizo falta), botas de trecking, bastones y cámara.
Breve descripción del recorrido:                                                                          
1ª parte: Del puerto del Colorao (456 m), hasta La Bola (pico Mijas, 1.150 m.)
Una vez que hemos dejado los vehículos en el Puerto Colorao, desde donde podemos contemplar la bola aparentemente cercana por un efecto óptico, cruzamos la carretera para iniciar nuestra ascensión por un sendero que pasa junto a un descolorido panel informativo con el rudimentario mapa de la red de senderos de la sierra de Mijas, que tuvo a bien editar la Concejalía de Medio Ambiente de esta localidad sobre el año 2000 y que aunque de forma muy escueta nos fue de gran ayuda a quienes nos iniciábamos en esta bonita afición por aquel entonces.
En unos instantes el sendero discurre en paralelo a la cañada de la Fuente de la Adelfa, que en un principio la llevamos a nuestra izquierda, pasando junto a un alto muro de contención, que hace las veces de pequeño dique, para amortiguar las posibles avalanchas en época de lluvias torrenciales.
En apenas 10 minutos desde el inicio el sendero atraviesa la cañada, de manera que ahora va a quedar a nuestra derecha, mientras vamos ganando altura por un frondoso bosque de pinos, que de forma muy esperanzadora, se está auto regenerando desde el dramático incendio de 2001. 
Poco después llegamos a un primer cruce de senderos señalado en el mapa como “R16-6” (hito 6 de la ruta 16). A la izquierda sale un sendero que se mantiene el mismo nivel, faldeando la ladera y que es por donde mi amigo Juan Morente nos propone iniciar la ascensión de la ruta 17: “Puerto Colorao-cumbres del oeste” (en su guía del excursionista de la sierra de Mijas). Pero tras una primera parada de reagrupamiento, como toca hacer en cada cruce de senderos, tomamos el ramal de la derecha, señalado por una baliza de madera como “ruta verde o de Las Cañadas”, 
coincidiendo casi en línea recta con la trayectoria que traíamos y ganando altura suavemente, para mas tarde encontrarnos con unos primeros zig-zags muy seguidos, pero perfectamente trazados y en ocasiones reforzados con pequeños muretes de piedra, laboriosamente colocados a conciencia, que nos hablan de tiempos no tan lejanos, cuando estos eran caminos de arrieros, pastores, caleros y demás gente del campo.
Tras un breve tramo en descenso volvemos a cruzar la cañada de la Fuente de la Adelfa, que definitivamente va a quedar a nuestra izquierda y durante el siguiente tramo a nuestra espalda, comenzando a ganar altura, desde la que contemplamos el Mediterráneo allí abajo, mientras las siluetas de los pinos sobresalen por encima de la línea del horizonte de las laderas que nos contemplan.
El siguiente hito de nuestra ruta es el lugar donde nuestro sendero nos sitúa sobre la pista que faldea la cara sur de la sierra de Mijas, abandonando la pista por una escalera con troncos que nos ayudan a salvar el talud, realizada generosamente por los alumnos de la Escuela Taller de Mijas. 
Tras una breve sucesión de zig-zags, llegamos a un nuevo cruce de senderos marcado en el mapa como R16-8, escogiendo nosotros el ramaal que sigue ganando altura, marcado con pintura verde de la ruta de Las Cañadas. Este tramo discurre por una de las zonas mas espectaculares de la sierra, antes del devastador incendio de 2001. No obstante, milagrosamente el monte vuelve a auto regenerarse con bosquetes de pino que le aportan gran belleza a este tramo del recorrido, unido a alguno recodos del sendero que pasa junto a hermosos roquedos.
Un nuevo cruce de sendero, señalado como R16-9, será el lugar donde abandonaremos definitivamente la ruta verde o de Las Cañadas, que es la que continúa por la derecha, mientras que la nuestra es la que continúa por el ramal de la izquierda, que describe un gigantesco semicírculo en sentido contrario a las agujas del reloj, sobre las lomas donde se forma la cabecera de la Cañada de la Fuente de la Adelfa, que siempre llevaremos a nuestra izquierda. Después de finalizar este amplio tramo semicircular en suave, pero permanente ascensión, con las últimas luces de la tarde.
Nos toca afrontar el tramo final, donde vuelve a sucederse continuos zig-zags, ocasionalmente semi ocultos entre el abundante matorral de aulaga y romero, viniendo a salir al Llano de los Conejos, donde confluye el tramo de crestería (sin sendero) que viene desde el puerto de Málaga y el sendero que viene desde el puerto de la Encina (vertiente norte), tomando ahora el primer ramal a la izquierda, que ya nos deja frente a “La Bola”, previa ascensión por un terraplén arenoso, relativamente corto, pero que tras el cansancio acumulado se hace especialmente duro y si no, que se lo pregunten a nuestro entrañable amigo Carlitos “El Poeta de las Cumbres” que protagonizó la caída del día mientras afrontaba este último pero duro tramo de subida.
Una vez superado el tobogán de arena, ya, sólo nos queda elegir entre llegar a “La Bola” (observatorio meteorológico de la AEMET) de forma directa por un empinadísimo y pedregoso sendero en zig-zag que nos lleva directamente hasta el vértice geodésico (1.150 m), o bien, tomar la pista que traza una cerrada horquilla de izquierda a derecha. Escogiendo todo el grupo la opción mas directa y llegando a la cumbre tal y como habíamos calculado con las últimas luces del atardecer contemplando como comenzaban a iluminarse Málaga capital al este, Fuengirola al sur (en la imagen de abajo),
las luces de Calahonda hacia Marbella al oeste e incluso las luces de Ceuta y Tanger al otro lado del Mediterráneo. No así, las de algunas poblaciones del valle del Guadalhorce al norte, momentáneamente tapadas por la pequeña meseta al norte del vértice.
Antes de abandonar la cumbre una mezcla de sentimientos y sensaciones se apodera de los coordinadores habituales de la Transmijeña y sierras litorales, como testigos algunos históricos pasos largos, varios senderistas destacados, serios aspirantes a “la bota de oro” en próximas temporadas o nuevos candidatos a senderistas de leyenda.
2ª parte: Del pico Mijas al puerto Málaga por la cara norte de la sierra.
En la guía de la sierra de Mijas, Juan Morente, nos propone descender sobre nuestros pasos hasta la pista que faldea la cara sur, tomándola después a la izquierda, dirección este, hasta el puerto del Pino y desde allí descender en dirección a la ermita.
Pero teníamos pensado descender llegando antes al puerto Málaga, que de haber contado con la luz del día, habríamos alcanzado siguiendo la crestería. Sin embargo, para evitar tropiezos con los tramos de lapiaz y pequeños bosquetes de chaparros, que a menudo te suelen cortar el paso a plena luz de día. Optamos por regresar sobre nuestros pasos, descendiendo el mencionado terraplén arenoso, hasta el Llano del Conejo, tomando el sendero que a la izquierda nos lleva en dirección norte, descendiendo por un zigzagueante sendero que discurre junto a una pequeña torrentera, que abandonamos poco antes de llegar a la pista que faldea la cara norte de la sierra, viniendo a salir muy cerca del puerto de La Encina (926 m).
El puerto de La Encina, es otro de esos puntos estratégicos de la sierra que nos brinda varias posibilidades, desde él se accede rápidamente al pico Mijas desde donde veíamos y también se puede descender hasta la fuente del Acebuche por la casa del Guarda (forestal) o rodeando La Nariz del Buey, además de continuar por la pista hacia la izquierda (oeste), que llega hasta Alhaurín El Grande, o bien a la derecha, tal y como nosotros tomamos, en dirección este, hacia el Puerto de La Media Luna, pero nosotros no llegamos hasta allí, a penas caminamos unos 800 m, prácticamente llaneando por la pista donde nos encontramos con varios escorpiones, abandonando la misma en la curva desde donde parte el sendero que nos lleva de nuevo a la divisoria de aguas de la sierra de Mijas, se trata de un ramal de sendero, recientemente desbrozado y mejorado con dos tramos de escaleras que colocadas con gran esmero, nos alivian el esfuerzo de la ascensión y en pocos minutos nos sitúan en el Puerto Málaga (990 m).
3ª parte: Del puerto Málaga al cruce de senderos por encima de la Ermita.
Al poco de dejar atrás el Puerto Málaga, comenzamos a disfrutar del espectáculo de contemplar la Luna Llena, que aunque había empezado a menguar varios días antes, todavía presentaba mas de un 80% de su silueta, con su reflejo iluminando las aguas del Mediterráneo hacia el sureste e incluso gran parte del sendero, hasta el punto que en muchos momentos, ni siquiera era necesario llevar las linternas encendidas.
Al cruzarnos con la pista que faldea la cara sur de la sierra, desde donde se escuchaban los ecos del festival de Blues, que ese fin de semana se celebraba en Mijas, sobre la que ya comenzábamos a disfrutar de una espectacular panorámica nocturna, todos, sin excepción encendimos nuestras linternas para estar atentos a los cerrados zig-zags del angosto sendero, que aunque muy bien marcado, nos dificulta el paso en muchas ocasiones, por piedras que sobresalen del mismo, a veces con aristas algo afiladas y tramos de suelo erosionado a modo de cárcavas fruto de las lluvias torrenciales, que debido al gran incendio de 2001 y la desaparición de miles de pinos, que antes frenaban la erosión de las laderas, ahora dañan el sendero con mayor contundencia.
No obstante este sendero por donde realizamos el descenso, conocido popularmente como la ruta azul o Mijas-puerto Málaga, siempre ha sido la columna vertebral de la red de senderos diseñada por la Concejalía de Medio Ambiente de Mijas, de hecho, también coincide este tramo con el PR. A-171 Puerto de Las Ovejas-Benalmádena-cerro del Moro-cerro de La Media Luna-puerto Málaga-Mijas, encontrándonos en cada cruce con sus correspondientes balizas indicativas. Precisamente, poco antes de llegar a la ermita del Calvario, llegamos a un nuevo cruce de senderos tomando eel ramal de la derecha que nos señalaba la “ruta roja, del Refugio o de La Cruz de La Misión”.
4ª parte: del cruce de senderos por encima de la Ermita del Calvario al puerto del Colorao por la ruta roja, Cruz de La Misión.
Aunque se trata de un tramo de a penas 3 km, después de lo que llevábamos acumulado a los que arrastrábamos una lesión reciente, se nos hizo algo largo por sus constantes subidas y bajadas, que sin llegar a ser muy largas, si son bastante frecuentes, presentando un perfil en diente de sierra a modo de montaña rusa, como podemos a preciar a lo largo de su recorrido tomando como referencia lo cerca que estamos del pueblo y de la carretera al principio y la gran altura que volvemos a ganar sobre la misma.
Desde el mencionado cruce de senderos, por encima de la ermita del calvario, tomaando como referencia la baliza que nos indicaba la ruta roja, de La Cruz de La Misión, el primer tramo consiste en un ascenso en zig-zag, pasando junto a una construcción en forma de cúpula, que a pesar de ser de noche, se intuía encalada, se trata de la Cruz de la Misión, que le da nombre a este sendero.
En pocos minutos pasamos junto a la clausurada cantera del Barrio, que en los siglos XVII y XVIII, supuso una importante fuente de ingresos para la economía de esta localidad debido a la extracción de mármol blanco, tal y como nos comenta Juan Morente en su guía. El paso junto a la cantera coincide con el único tramo llano de esta parte de la ruta, al final de este tramo llano el camino por el que vamos que ahora es pista gira a la izquierda, descendiendo hacia la carretera, pero justo en este punto debvemos tomar el sendero que sale a la derecha y que nos sitúa en el puerto de Las Perdices, desde donde vamos a iniciar un tramo semicircular en sentido contrario a las agujas del reloj que primero descendiendo y después en ascensión salva la cañada Morena.
Poco después de dejar a la derecha del sendero una curiosa roca que parece la cabeza de “Alien o Predator”, pasamos junto a un panel informativo que nos ilustra sobre Las Caleras y a su funcionamiento. El siguiente hito de este tramo fue el que el Doctor Leal, denomina el restaurante, una especie de mirador natural al que llegamos por un corto ramal del sendero a la izquierda, donde hicimos la última parada de reagrupamiento (Última foto de grupo incluida).
Para pocos minutos después, enlazar con el sendero de la ruta de Las Cañadas, por donde habíamos iniciado la ascensión, desde el que sólo nos quedaba regresar sobre nuestros pasos hasta el puerto Colorao, donde teníamos aparcados nuestros coches, finalizando felizmente y sin ningún incidente, una ruta que en principio se había planteado como una ruta casi de paseo y que finalmente se convirtió en una magnífica ruta de senderismo, con todos los ingredientes de las grandes jornadas montañeras en plena temporada.