jueves, enero 12, 2017

Circular: Cortijo del Castaño-Coripe

Pueblos de referencia: Coripe (Sevilla).
Entorno: Sierra Sur de Sevilla, (tramo central de la Vía Verde de Olvera).
Recorrido: Circular en el sentido contrario a las agujas del reloj
Longitud aproximada : 14 kms
Dificultad: Media
Desnivel : 700 mts.
Tipo de camino : Lo habitual , sendas , veredas, camino carretero.
Mapa: Archivos Secretos de Don Manuel Manzanares "El Cartografó de su Majedstad", que coordinó magistralm,ente esta ruta.
Fecha de realización: Sábado 7 de enero de 2017
Participantes: Unos 36 socios del club de senderismo Comando Preston, que llegaron procedentes en su mayoría de la Costa del Sol y también desde Sevilla, Cádiz y Córdoba.
Observaciones: Si queremos venir a pasar el fin de semana o una sola jornada de bicicleta por la vía verde, sin la engorrosa tarea del transporte de bicicletas es muy recomendable contactar con http://www.coriperural.es/ tienen muy servicio a precios muy razonables.
Sobre la Vía Verde de la Sierra:
El recorrido aprovecha una antigua vía de ferrocarril diseñada entre Jerez de la Frontera (CÁDIZ) y Almargen (MÁLAGA) para conectar con los ferrocarriles hacia Málaga y Granada con un total de 120 km proyectados, según lo previsto en el Plan de ferrocarriles de Urgente Construcción, más conocido como Plan Guadalhorce por el nombre del entonces Ministro de Fomento, Don Rafael Benjumea Burín "El Conde de Guadalhorce", fue un plan de desarrollo de infraestructura ferroviaria de ancho ibérico iniciado en el año, que se inició en el año 1926, durante el período de la dictadura de Primo de Rivera. Las infraestructuras de la plataforma de vía, túneles, viaductos e incluso varias estaciones, quedó prácticamente terminada entre Puerto Sererano y Olvera.
La llegada de la Segunda República supuso la derogación de este plan ferrovial en la primera mitad de los años 30 del pasado siglo XX. Debido a la Guerra Civil y a la posterior posguerra, el proyecto quedó definitivamente abandonado, aunque los vecinos de Puerto Serrano, Coripe y Olvera lo siguieron utilizando para desplazarse  de un pueblo a otro.
El único tramo que llegó a ponerse en servicio fue entre Jerez y Arcos de la Frontera. Desde 1970, la línea fue de uso exclusivo para mercancías. En 1982 fue demolida la estación de pasajeros de Arcos, situada en la Avenida de la Verbena, próxima a la actual estación de autobuses. El tráfico de la línea era copado por trenes de transporte de productos alimentarios, desde la azucarera de Jédula. Duró en funcionamiento hasta el año 2001 en el que la planta fue cerrada.
El tramo del 36 km que va desde Puerto Serrano a Olvera pasando por la Estación de Coripe, Peñón de Zaframagón y Estación de Navalagrulla, por donde núnca llegó a pasar ningún tren, fue rehabilitado y acondicionado en la década de 1990, para potenciar los recursos del turismo de interior en los pueblos más cercanos con el reclamo de "las vías verdes" tal y como lo conocemos hoy en día.
La ruta comienza  teóricamente en la antigua Estación de Olvera, donde se encuentra el Centro de Interpretación “Vía Verde de la Sierra”, aquí se dan a conocer de forma muy didáctica y amena todo los aspectos más destacables del entorno, y disfrutar de las sensaciones que transmite la proyección en 4D sobre la Vía.
El paisaje natural que recorre la Vía Verde, entre túneles iluminados y viaductos que se “cuelgan” convirtiéndose en sorprendentes balconadas, está dominado principalmente por la influencia de los ríos Guadalete, Gaudalporcún y, en la parte más alta, Gaudamanil. Pasa por lugares tan espectaculares como el Peñón de Zaframagón, la mayor reserva de buitres de Andalucía y una de las más pobladas de Europa Meridional.
Posteriormente, la Vía, llega a otro de los accesos recomendados, la Estación de Coripe, para finalizar en la Estación de Puerto Serrano, que se eleva sobre un cortado presidiendo la vega del Guadalete.
La Vía Verde de la Sierra es un recurso turístico y medioambiental de gran valor, que permite al visitante, asomarse a la riqueza del patrimonio cultural y natural de las zonas por donde transitan, ofreciéndole una amplia oferta de actividades deportivas, educativas, turísticas y medioambientales.
 En la imagen de arriba, idílico pueblo de Olvera con su preciosa iglesia presidiendo el paisaje, al fondo se observan de izquierda a derecha: cerro Malaver, Lagarín y Las Grajas, crestería de la Sierra del PInar y por encima de la iglesia la sierra de Líjar (a cuyos pies se encuentra Algodonales).
Órgano Gestor: Fundación Vía Verde de la Sierra.
Tipo de suelo: Puerto Serrano-Coripe (15 kms) / Navalagrulla-Olvera (10 kms): Leve riego de gravilla suelta. Coripe-Navalagrulla (13 kms): Tierra compactada.
Longitud Total: 36 km.
Accesibilidad: Puede ser recorrido a pie, en bicicleta de montaña, a caballo y en silla de rueda (apta con tan sólo dos puntos de pendientes puntuales, perfil prácticamente llano).
Infraestructuras: 30 túneles, 4 viaductos metálicos y 5 estaciones.
Descripción de la ruta:
El autocar nos dejó en la explanada aledaña al cortijo del castaño, propiedad de la Junta de Andalucía
que adquirió la finca "El Jerre" (de 20.000 m2) por compraventa formalizada mediante escritura pública otorgada con fecha 4 de febrero de 1986, ante el notario de Sevilla don Roberto Tortosa Albero
Cruzamos al otro lado de la carretera desde donde podemos recrearnos con el paisaje de media montaña y bosque mediterráneo que nos separa de Coripe, que aún se antoja lejano en la distancia como podemos comprobar en la imagen de abajo. 
LLama la atención ver el nombre de "Coripe" con grandes letras blancas en la parte alta de una pradera que vemos en el centro de la imagen (aunque a penas sea visible, pero se intuye). 
Nada mas cruzar la carretera saltamos una vaya sin menor dificultad, respetando siempre su estructura, encontrándonos con un gran número de amonites de pequeño tamaño diseminados en unos cuantos metros cuadrados, pero el tipo de roca, no coincide con el lugar donde se encuentran. Lo que nos hace pensar que tal vez procedan de un yacimiento de fósiles cercano, tras la recolección, hicieron en este lugar la selección final y dejaron en el suelo, los que le parecieron de menor interés.
La referencia a seguir es un sendero de ganado que discurre mas o menos paralelo a la carretera que durante los primeros kilómetros llevaremos a la derecha y la caida del valle a nuestra izquierda. A pesar de ser una jornada de radiante cielo azul, llama la atención el frescor de un entorno, que recorreremos por la sombra, a lo largo del primer kilómetro, a través de un precioso bosque de encinas, quejigos y alcornoques, donde tampoco faltan los madroños.
El sendero nos lleva sin margen de error a la vía Pecuaria Morón-Algodonales, que aparece ante nosotros como una pista terriza por la q1ue vamos caminando con el sol a nuestra espalda, pues prácticamente hasta Coripe caminamos dirección N,N-O.
A la derecha del camino nos encontramos con un panel informativo de la Fuente (abrevadero) de La Paloma, remontamos unos 25 m ladera arriba el ramal de la derecha, hacia donde teóricamente está la fuente-abrevadero, pero sólo nos encontramos una pequeña estructura colmatada por tierra y hojarasca. El ritmo avanza a buen ritmo y tampoco es plan seguir explorando ladera arriba.
No tardamos en llegar al llano que preside esa encina colosal, que el 23 de noviembre de 2001 fue declarada como Monumento Natural del Chaparro de La Vega, que llega a superar los 18 m de altura y 30 m de anchura en su copa, de unos 250 años, con su perímetro protegido por una pequeña valla de madera, de trazado circular alrededor de la misma, de a penas medio metro de altura.
No faltaron las fotografías bajo esta encina monumental, ni tampoco la foto de grupo frente a la nueva ermita de Nuestra Señora de Fátima, inaugurada hace pocos años, lugar de peregrinación cada segundo domingo de mayo, donde la virgen, por carretas y romeros, hasta el entorno del Chaparro de la Vega.
 ERmita de Nuestra Señora de Fátima en el entorno del Chaparro de la Vega.
 Proseguimos por la pista terriza llevando el río Guadalporcún a nuestra izquierdaa, hasta que un kilómetro mas allá venimos a salir a la vía Verde propiamente dicha, que tomaremos a la izquierda, cruzando ahora sobre el río Guadalporcún por el viaducto de Coripe, que nos lleva hasta la entrada del túnel mas largo de la vía Verde, que no llegamos a atravesar, porque justo antes tomamos una empinada pista terriza que en un corto trayecto, de a penas 600 m y casi 200 m de desnivel nos sitúa en la depuradora de Coripe, cuyas instaalaciones salvamos por la parte derecha de su vallado, llegando en escasos minutos a un área recreativa que see encuentra justamente a la entrada de Coripe, donde estuvimos almorzando.
 Una vez mas Arnaud "El Repostero de Versalles"´volvió a hacer gala de su buena mano con la repostería y con su geenerosidad llevando hasta dos tartas para que las probara todo aquel que quisiera. Debo confesar que el "Padre Carras" no pudo resistirse a caer en el pecado de la gula.
Al otro lado de la carreetera que pasa junto al área recreativa un cartel que señala Morón de la Frontera al Norte y Algodonales-Rona al Sur, nos sirve de referencia para tomar un senderillo que durante un corto trecho discurre por encima del talud de dicha carretera, hasta que traspone a la vertiente contraria del

redondeado cerro, hasta que volvemos a tener vistas hacia el Valle del Guadalporcún, la línea de cumbres por donde discurre la segunda parte de nuestro itinerario y la estación de Coripe, reconvertida hoy en un popular restaurante allí abajo. Siendo ahora nuestra referencia una acequia, cada vez mas invadida de maleza, que iremos llevando a nuestra izquierda, hasta venir a salir a la carretera que en sentido descendente nos lleva hasta el puente por el que volvemos a cruzar el río Guadalporcún.
 El aspecto de las aguas era muy cristalino y los abundantes tarajes de su ribera presentaban unos intensos tonos dorados que contrastaban con el verde del entorno.
 Una vez que cruzamos el puente, comenzamos a ascender por la carretera, obviando el acceso a la Estación de Coripe y estando atento a un incipiente sendero que parte a la izquierda de la carretera a la altura de una curva cerrada, iniciando una pronunciada ascensión, que de vez en cuando presenta pequeños tramos llanos, como cuando dejamos a nuestra derecha, una gran balsa contra incendios que es el siguiente hito de este itinerario.
A partir de ahí, el sendero ya se transforma en pista terriza la mayor parte del recorrido.
 Conforme nos vamos acercando a la torreta de vigilancia contraincendios del cerro del Mojón, estamos tentaados de atacar la subida directameente, pero el denso matorral de su vertiente N y N-O, hacen recomendable seguir ganando altura poco a poco hasta acercarnos a su vertiente S-O, donde la ladera ya no presenta tanta vegetación cerrada en matorral y podemos aventurarnos a aotrochar los últimos zig-zags de la pista por donde mejor nos parezca, siempre respetanbdo el entorno.
 Al llegar a la cumbre disfrutamos de unas vistas preciosas sobre el peñón de Zaframagón y mas alejadas a su derecha el peñón de Algamitas y el Terril (los dos techos de la provincia de Sevilla).

El Peñón de Zaframagón, fue declarado RESERVA NATURAL el 28 de julio de 1989, es un macizo dolomítico jurásico de unos 584 msnm, en el que también aparecen margas y margocalizas cretácicas. En su ladera norte se pueden apreciar coluviones de naturaleza calcárea y dolomítica. En su parte sur, en la zona del río, existen unas pequeñas terrazas aluviales constituidas por arenas y gravas de edad cuaternaria. El elemento más significativo de su relieve lo constituye la garganta del Estrechón, profundizada por el río Guadalporcún, afluente del Guadalete.
¡Queridos amigos del HOMBRE Y LA TIERRA!, esta magnífica atalaya, además de estar considerado una de las colonias de buitres más importantes de toda Andalucía, también alberga otras rapaces como el Alimoche o el Águila Perdicera, el Halcón común o el Búho Real. Entre las plaseriformes están presenten el Avión Roquero, Cogujada Montesina, Collalba Negra, Roquero Solitario. . Entre los córvidos, también se encuentran la Grajilla, la Chova Piquirroja y el Cuervo. 
 Al abandonar la cumbre del Mojón (563 m) muchos creían que ya todo era bajada hasta el final. Es lo que suele pasar cuando no nos fijamos bien en el mapa y no nos percatamos de que los mas de tres kilómetros que nos restaban hasta el final del recorrido, era una sucesión de subidas y bajada, que aunque en la mayoría de los casos no era muy larga, sí lo suficientemente empinada como para poner a prueba el fondo físico de cada uno, pues añadido a todo el desnivel acumulado de la jornada, ya empezaba a pasar factura.
 Los tramos de suave bajada, eran propicios para la charla y recrearnos con el entorno, estando presidido el paisaje de este último tramo del recorrido por la localidad de Olvera, al Este de nuestra posición.
 Retornando con precisión milimétrica y puntualidad británica al cortijo del Castaño, donde ya nos esperaba el autocar, incluso un poco antes dee la hora prevista. Finalizando de erste modo un sorprendente recorrido que nois dejói muy buen sabor de boca a todos los participantes, que en nuestra mayoría estrenábamos el año senderista 2017 con este itinerario de coleccionista.

1 comentario :

  1. Eduardo Campos9:35 a. m.

    Un lugar desconocido para mí y un día espectacular.

    ResponderEliminar