lunes, mayo 28, 2007

Discurso memorable de Steve Job, (el creador de "CEO, Apple y Pixar Animation) en Standford University (U.S.A.).
Parece sacado de una película de Frank Capra.
(Dura 15 minutos, pero merece la pena). ¡Buen provecho!.

domingo, mayo 27, 2007

EL CAMINO HACIA LA GLORIA
El Video definitivo con todos los goles del Sevilla F.C. en la Copa de la U.E.F.A. 2006/7
(música de Vangelis)

martes, mayo 22, 2007

Sábado, 19 de mayo de 2007
IX Descenso de Las Angosturas del Guadalmina, la ruta soñada.
Un año mas nos dimos cita en Benahavis para realizar en esta ocasión el noveno descenso de “Las Angosturas del Guadalmina”, desde que viniera por primera vez con mis sobrinas en el 2002. Por aquel entonces Benahavis era sin lugar a dudas, no sólo uno de los pueblos mas bonitos de Málaga, sino de toda Andalucía, rebosante de arquitectura tradicional con sus encaladas casa y sus macetitas colgando de todos los balcones, como si de un concurso de patios cordobeses se tratara, el verde lo rodeaba por todas partes, con el Cerro de Montemayor al Suroeste, al que se subía por un bonito camino que nos ofrecía preciosas vistas de Benahavis en su primer tramo, llevándonos hasta la mismísima cumbre del cerro donde se encuentran las ruinas de la fortaleza de Ben Havis y desde se contemplaba un amplio tramo de la costa occidental malagueña, incluyendo Gibraltar y la costa de África al otro lado del Mediterráneo y al norte la Sierra de Las Nieves, con el Pico de Sierra palmitera en primera plano. Era un bonito recorrido éste de Benahavis-Cerro de Montemayor, donde no te encontrabas ni una sola edificación hoy en día, la bestial sobre explotación urbanística a la que ha sido sometida Benahavis con la especulación de terrenos rústicos y espacios naturales protegidos, convertidos en urbanos de la noche a la mañana, así como el blanqueo de dinero y la cantidad de maletines que han pasado por debajo de la mesa de su Ayuntamiento, han transformado lo que fue el precioso pueblo de Benahavis en una urbanización a gran escala, destrozando totalmente la fisonomía del pueblo, con interminables hileras de casas adosadas y villas de lujo.
Otra de las terribles consecuencias a la que ha dado lugar esta desmesurada expansión urbanística en tan corto espacio de tiempo es la cantidad de agua que se le roba al río Guadalmina, que en mis primeros años de visita (con menos lluvias de las que ha habido este año) bajaba a tope de agua hasta bien entrado el mes de mayo, incluso junio. Desde la misma carretera ya te llegaba el sonido del agua fluir con fuerza hacia Las Angosturas, “La Poza de Las Mozas” estaba a tope de agua cristalina permanentemente alimentada por una cascada que no era mas que la primera, de una preciosa sucesión de santos de agua, a través de este auténtico monumento natural conocido como “Las Angosturas del Guadalmina”, por donde hoy tan sólo pasa un hilillo de agua, en comparación con lo que aquí vimos en su día.
Y para terminar con esta breve reflexión de lo que en su día fue el modélico y precioso pueblo de Benahavis y en el monstruo urbanístico en el que hoy se ha convertido, no podríamos pasar por alto el macro-proyecto con varios campos de golf (en plural), parcialmente terminados que ya existen desde el ensanche del cauce del río Guadalmina (donde ya terminan “Las Angosturas”) hasta el mismo límite de su término municipal con San Pedro de Alcántara, robándole al río todo su caudal. Un río que salvo en caso de lluvias torrenciales, siempre permanecerá seco en su último tramo, sin que nadie pueda sospechar: que si no fuera por la sobre de su cauce, tendríamos el cuarto río mas caudaloso de la provincia después del Guadiaro, Genal y Guadalhorce.

Dicho lo cual no es de extrañar que al llegar al punto de encuentro Reinaldo y Manuela, que para no variar habían llegado los primeros, me preguntaran si yo estaba seguro de si el río llevaría agua, puesto que a pesar de lo cerca que nos encontrábamos de su cauce, no se escuchaba el mas mínimo sonido de agua y para colmo algunos tramos se veían secos. Algo totalmente impensable hasta hace pocos años y mucho menos en estas fechas primaverales. A pesar de ello, tal y como los compañeros iban llegando se iban enfundando los neoprenos que en muchos casos se estrenaban tras la correspondiente compra en “decathlon”. Pero al pasar junto a la fuente que nos había servido como punto de encuentro aprovechamos para hacernos la primera foto de grupo, mientras la gente se colocaba, nuestro ínclito amigo “Carlitos” no dudo en meterse en la fuente, a pecho descubierto (por si acaso no había agua en el río). Hecha la primera foto, giro de 180 º sobre nuestros pies, para prácticamente desde el mismo lugar hacer otra foto del grupo con las primeras paredes de las angosturas al fondo.

Nada mas bajar por las escaleras de piedra que nos conducen a “La Poza de las Mozas” se confirmaron nuestros peores temores, el río bajaba prácticamente seco, de hecho al llegar a dicha poza, que es, desde donde tradicionalmente se inicia el recorrido sólo había la profundidad suficiente para tirarse desde la piedra alta, desde donde “El Senescal de la Bahía” nos sorprendía con un doble picado invertido y Manolo Supersónico con un mortal hacia atrás y doble tirabuzón, desde las otras rocas mas bajas: Carmen, Mariluz Pies de Gato, La Corsaria de Levante y algunos mas optaron por unos saltos al estilo “Albóndigas en remojo”. Y en remojo nos pusimos prácticamente todos iniciar el resbaladizo descenso por el ya conocido “Paso del Mojón”, llamado así porque se ve que es el lugar favorito de todos los cagones domingueros que se van a abañar a “La Poza de las Mozas”. Pero afortunadamente se trata de un tramo de destrepe lo suficientemente dificultoso, como para que la mayoría de la gente se aventure a seguir bajando, razón por la cual, rara vez nos encontraremos con una sola persona ajena a nuestro grupo en todo el recorrido, salvo alguna empresa de multi-aventuras, por tratarse de un lugar aparentemente inaccesible. Unos con la ayuda de la cuerda que sostenía “El Indomable Jaime” desde arriba y otros sin ella todos fuimos bajando por el angosto embudo rocoso que nos llevaba al siguiente nivel de este descenso de las angosturas que siempre se termina convirtiendo en una “jinkana”.

Si bien el tradicional baño en “La Poza de las Mozas” es optativo, ya que se puede rodear por el roquedo, el siguiente tramo acuático que nos encontramos después del destrepe ya te obliga a meterte como mínimo hasta cintura. Aún así en esta primera parte del recorrido, cuando al río le roban bastante agua, como nos ocurrió este año, caminamos por las piedras y por las rocas del cauce sin apenas mojarnos, ya que a penas corre un hilillo y quienes lo realizan por vez primera, comienzan a dudar de que hasta que punto merece la pena esta ruta y mucho menos hacerla con neopreno. Sin embargo en esta primera parte del recorrido es donde mejor podemos observar en toda su dimensión las magníficas paredes rocosas por las que se ha ido abriendo paso el río Guadalmina a lo largo de millones de años, sin ser conscientes que vamos transitando por uno de esos ligares que son un auténtico milagro de la naturaleza.

Afortunadamente al llegar a “La Poza del Galápago” el río Guadalmina recupera parcialmente su caudal natural, ya que allí desemboca un pequeño, pero caudaloso arroyo tributario, que le llega por la izquierda y que salvamos en el camino de vuelta justo donde la acequia sigue su curso por un puente de piedra. Un poco mas abajo nos esperaba el paso del tronco atravesado, donde como siempre el brillo de la superficie del agua se refleja con suaves movimientos en las paredes de donde cuelgan helechos, jacarandas y una gran variedad de plantas de rivera, donde según nuestros expertos en botánica existen algunos endemismos. Y es que habría que recordar que para los expertos en botánica esta ruta es altamente interesante. El paso del tronco atravesado es la antesala de los dos primeros pasillos rocosos donde la profundidad del agua nos obliga a nadar, por fin empezamos a disfrutar de las angosturas en toda la dimensión de lo que ésta palabra significa. Con cada pequeño tramo que avanzamos la belleza del recorrido va superando nuestras expectativas, como refleja la sonrisa de cada uno de los integrantes del grupo.

Sin prisa, pero sin pausa, llegamos a “La Poza de la Higuera”, muy cerca ya de la mitad del recorrido, buen lugar para comer, pudiendo escoger entre cómodas rocas para sentarse y zonas de sol y sombra a gusto de cada uno, para disfrutar de un magnífico almuerzo en tan grata compañía y con el privilegio de estar en un lugar paradisíaco, entre verticales paredes rocosas, frondosa vegetación, el cántico de los pájaros y a poco que permaneces en silencio: el sonido de las constantes de goteras que caen a las pozas procedentes de las filtraciones de las paredes que nos rodean, donde todo está repleto de vida. Sólo faltaba “Carlitos” que en su “quijotesca cabalgada” hacia la gloria protagonizó la gran escapada en solitario de la jornada.

Una vez finalizado el almuerzo, abandonando el lugar casi con pereza por la inmensa sensación de paz que transmitía aquel rincón nos pusimos en marcha para llegar en pocos metros a la entrada del denominado tramo de “La Cueva”, llamado así, porque si bien no es realmente una cueva, las paredes de las angosturas están tan juntas, que no sólo es imposible ver el cielo sino que atraviesas por zonas de bastante oscuridad, al tiempo que vas nadando por la zona mas fría y profunda de todo el recorrido, bajo las curiosas estactitas que se han ido formando con el paso de los siglos, esquivando en mi caso, las abundantes goteras que caen en este paso, para no mojar la cámara con la que iba haciendo varias fotos de cada rincón al tiempo que iba nadando, para inmortalizar una vez mas, este precioso itinerario, que difícilmente puede ser superado si tenemos en cuenta la belleza y la variedad de cada uno de sus rincones en un recorrido que apenas supera el kilómetro y medio y que como tal, debe ser saboreado como un buen vino: paladeándolo cada sorbo, poquito a poco.

Todavía con el personal “alucinando pepinos” por el bonito “Paso de la Cueva” nos adentramos en el que Ferando y yo, bautizamos como “El Paso de Gollum” donde la dureza de las rocas ha obligado al Guadalmina a hacer un meandro formando un precioso recodo con varias curvas que se van abriendo paso entre grandes paredes rocosas con tanta inclinación que en muchos puntos pasamos por debajo de ellas, mientras vamos nadando, nuevamente por aguas cristalinas a gran profundidad. Para llegar mas tarde a un prolongado pasillo conocido como “El Paso de las ranas” que aunque nos acompañan durante todo el recorrido aquí las encontramos en mayor medida, hasta el punto de que casi las vas pisando y así se llega a la plataforma de la pequeña presa, donde por fin nos encontramos a Carlitos, que prudentemente no se atrevió a bajarla en solitario. En esta ocasión, no estaba la cuerda que siempre suelen dejar al pie de la tirolina, que allí se encuentra instalada por una empresa de “multiaventuras”. Pero como siempre que hacemos esta ruta, vamos preparados y Reinaldo demostró su desenvoltura y dilatada experiencia en escalada, realizando un magnífico nudo para que muchos bajáramos por ahí, mientras que otros mas osados bajaron por una cuerda negra que se encontraba al otro lado de la presa por donde aún bajaba una tímida cascada, siendo en esta ocasión: Carmen “Celia du Sao Paulo”, “La Dalia Negra”, “La Dama de Hierro” y “Darío el Magnífico” quienes demostraron las mejores aptitudes alpinistas, así como “Manolo Supersónico” que descendió e escalada libre (sin cuerdas), tal y como volvió a subir trepando como “spiderman” para poder desanudar la cuerda, echándomela desde arriba para poderla recuperar.

Sin embargo, aquí cometí un error y es que al quedarme algo rezagado en el grupo, ya no hubo manera de contactar con el grupo, para fotografiar el avance del mismo en este bonito tramo final de las angosturas, por donde podemos ver una vieja tubería oxidada que casi forma parte del paisaje, en paralelo con las angostas paredes de donde cuelgan multitud de helechos, existiendo una zona de particular belleza donde las goteras que caen al agua forman casi una pequeña ducha, que cae de forma perezosa pero constante. Por mucho que quise correr, ya no pude alcanzar al grupo hasta el final de las angosturas, justo a tiempo de rectificar el rumbo de los que ya estaban subiendo para regresar por la carretera, avisándoles de que volvieran para que subieran por la ladera contraria, que aunque muy escarpada y casi campo a través, con infinidad de matorrales de espino, donde mas de uno/a se acordó de mi madre, nos lleva ras remontar un desnivel de unos 40 m. a una preciosa acequia, por donde regresamos tranquilamente hasta el punto de encuentro caminando durante todo el recorrido por el agua que lleva y que ha creado a su alrededor un ecosistema de una frondosa vegetación subtropical, con rincones de gran belleza, como el paso por el puente de piedra o las zonas por donde s abre paso entre la roca viva.

Al llegar a los coches nos despedimos de “La Dama de Hierro” y “El Senescal de la Bahía” que ya se tenían que marchar. Mientras que el resto del grupo dimos un pequeño paseo por Benahavis, para que lo conocieran los/as compañeros/as que nunca habían ido por allí y para finalizar nos tomamos la ya tradicional copa de despedida, donde además de aprovechar para recordar las próximas salidas, nuestro amigo Manolo “El Niño de Nervión” que debutaba con nosotros aquel día: nos deleitó con una pequeña muestra de su repertorio de chistes con un arte que ya quisieran los grandes maestros del “Pelotazo de Canal Sur Radio”. Y con la sonrisa que siempre te deja en la cara el haber disfrutado de una bonita ruta, además de la improvisada sesión de chistes, nos despedíamos en las calles de Benahavis hasta la próxima.

sábado, mayo 19, 2007

Aprendamos a consolidarnos como un equipo Campeón:
Todavía con la resaca de victoria y de gloria por la conquista de nuestra segunda copa de la UEFA , comienzo a escribir estas líneas, con una tremenda sensación de felicidad. Felicidad no sólo por la victoria, sino porque la final en sí fue un auténtico espectáculo futbolístico en estado puro del que se hizo eco toda la prensa internacional reconociendo el sensacional nivel de los dos equipos. Nuestro Sevilla F.C. y el C.D. Espanyol, que sin duda ha sido junto con nosotros, el mejor equipo de los 64 que iniciaron esta bonita competición en Septiembre, incluyendo varios campeones de Europa y de Liga en sus respectivos paises.
Antes que nada me quito el sombrero ante el “Espanyol”: su maravillosa afición (banderas españolas incluidas), su prudente y sensato Presidente, su entrenador Valverde, todo un caballero y gran profesional, así como cada uno de sus jugadores que con su entrega, su calidad y su valentía también fueron héroes hasta el final, empatando el partido en la segunda parte de la prórroga con un impresionante gol de Jonatas, de los que yo marcaba en mis buenos tiempos. Como bien titulaba la día siguiente el “SPORT” en portada: “Héroes sin Premio”, pero para mí ellos también fueronc campeones, porque cuando dos equipos se entregan a muerte y van en busca del triunfo, ambos son merecedores de la victoria, pero desgraciadamente sólo uno podía llevarse la copa y por segundo año consecutivo nos tocó a nosotros. Por primera vez en mi vida sentí pena por un rival que había perdido contra nosotros. A pesar de mi alegría al ver levantar la copa a Javi Navarro, tengo que reconocer que sentí un pellizco en el corazón viendo llorar a los jugadores y aficionados del Espanyol, en honor a la verdad tengo que reconocer que “los periquitos” se merecieron la mitad de esta copa, porque si bien, a raiz de la expulsión de su central el partido se convirtió en un asedio constante del Sevilla, hasta ese momento, mientras íbamos once contra once el partido estaba muy equilibrado, emoción a raudales con constantes llegadas a las dos porterías.
Un año mas me tocó vivirlo en solitario, en mi fuengiroleño apartamento de Calle Uruguay, donde siempre me dejan sólo viendo el partido. Previamente baje al supermercado debajo de mi casa para la ritual compra de “pipas kelia”, allí volví a escuchar por enésima vez a lo largo del día: nuevos comentarios de chavales jóvenes e incluso de personas mayores, con insultos contra mi “Sevilla” y “la ciudad de Sevilla” de cara al partido y es que a pesar de los buenos amigos que tengo en Málaga, en mi experiencia personal y sobre todo en Málaga capital y sus cercanías, el 90% de los malagueños, disfrutarían mucho mas viendo perder al Sevilla ó enterándose de una catástrofe en Sevilla, antes que un bien para su propio equipo ó para su propia ciudad o provincia. Algo que no es recíproco para nada. Odio, que se veía reflejado con cada grito de “gooooooooooool” que se escuchaba al unísono por todas las calles con cada gol que marcaba el “Espanyol” como cuando España marca en un mundial y sensación infinita de soledad la mía, cada vez que marcaba el “Sevilla F.C.”, aquí estaba sólo, pero mi espíritu estaba en “Hampden Park”, en la isla de La Cartuja, en casa de mi hermano Alberto, de mi hermana Lourdes, con mi madre, con el Maestro, el Payán, El Rubio, El Cabeza y por quienes seguían atentamente el partido echándonos una manita desde el cielo en la tanda de penaltis. Con la bufanda talismán del “Sevilla-Schalke” presidiendo el salón y el polo talismán que me regaló el Rubio el año pasado. Saliendo a la terraza gritando como loco, los dos goles que marcó el Sevilla, durante el tiempo reglamentario con la garganta, con el primer gol el grito fue tan fuerte que mi perro “Chuky” se meo del miedo que le entró. Pero ya en la tanda de penaltis, me había quedado sin voz, y grité con el corazón cada intervención magistral de Palop, ante el silencio sepulcral de las calles fuengiroleñas. A renglón seguido no cesaron de llegarme llamadas y mensajes incluidos de amigos béticos y de la mejor gente de Málaga.
Que orgullo para un sevillista haber ganado esta 2ª U.E.F.A. después de disputar una final en la que se ha visto uno de los partidos mas espectaculares e intensos del fútbol moderno. Como decían algunos titulares al día siguiente: “TRIUNFO DEL FÚTBOL ESPAÑOL”. Lección de fútbol a toda Europa en el partido mas visto del año y lección magistral de deportividad en el campo y en las gradas con dos aficiones con mucha clase y señorío. Sin embargo, siempre hay un “garbanzo negro” en este caso nuestro presidente “Del Nido” que si bien está haciendo la mejor gestión económica de la historia del club, con un equipo que también es el mejor de nuestra historia, peca constantemente de chulería, afán de protagonismo queriendo salir siempre en todas las fotos y prepotencia cada vez que se encuentra delante de un micrófono, haciendo que mucha gente nos tenga mas odio o envidia. La que padecemos muy especialmente los sevillistas que vivimos lejos de Sevilla, hay lugares donde ser sevillista es especialmente peligroso como en Málaga, donde a pesar de que tengo fantásticos amigos, he estado en multitud de celebraciones donde el grito de guerra era “¡Puta Sevilla, Puta Capital!” (sin venir a cuento) ó “¡Sevillano el que no bote!”. ¡En fín! Que digo yo que a ver si nuestro presidente toma nota de la lección magistral de la clase, la educación y la prudencia de la que hizo gala el presidente del “Espanyol” que ahí nos ganaron por goleada. Y que nuestros jóvenes valores, por muy buenois peloteros que sean: como “Jesús Navas”, sean mas humildes y no caigan en el mal gusto de hacer una “rabona” de niñato totalmente innecesaria al borde del área españolista en la segunda parte de la prórroga justo antes de que nos empataran. Así mismo aprovecho la ocasión para pegarle desde estas líneas una “colleja” a nuestro portero suplente “Cobeño” para que piense antes de hablar con un micrófono desde el Ayuntamiento alentando a la multitud sevillista desde el balcón del Ayuntamiento para cantar aquello de: “¡Esta noche se muere Don Manuel!”. Seamos mas prudentes, mas modestos e inteligentes como los super profesionales "Kanoute", "Palop", "Poulsen", "Maresca", "Martí", nue4stro magnífico entrenador "Juande Ramos" que es todo un profesional además de caballero. Bastante mal lo están pasando en la acera de enfrente en el año de su centenario con su pobre campaña, inevitablemente comparada con la nuestra. Desde mi humilde opinión la mejor manera de que dure esta buena racha es la de seguir trabajando con humildad y prudencia y no caer en la vanagloria y el regodeo, porque la vida da muchas vueltas y hoy estás arriba y mañana abajo. Disfrutemos a tope mientras esto dure, emborrachémonos de éxito hasta quedarnos afónicos, pero no caigamos en la prepotencia. Defendamos el nombre de nuestra ciudad y de nuestro equipo con la clase y la elegancia que se merecen, porque aunque no nos lo perdonen: Sevilla es la ciudad mas bonita del mundo y nuestro Sevilla F.C. galardonado Mejor equipo del Mundo 2006 y para colmo un Himno del Centenario para que se te pongan los vellos de punta.
Aquí os dejo algunos titulares:
Sólo Palop podía decidir esta UEFA
El Sevilla conquistó su segunda Copa de la UEFA consecutiva y como no podia ser de otra manera fue en gran medida gracias a su héroe europeo particular, Andrés Palop. Después de ciento veinte minutos para la historia, sevillistas y pericos tuvieron que jugarse el título en la lotería de los penaltis y ahí el meta nervionense detuvo tres lanzamientos. La alegría inundó la zona sevillista de Hampden Park y La Cartuja, mientras la tristeza se apoderaba de la espanyolista, que defendió con orgullo y raza sus opciones de conquistar ese título europeo que tanto se les resiste.
Palop, un héroe con guantes de oro
David Menayo El guardameta del Sevilla ha sido el nombre propio de esta edición de la Copa de la UEFA. Su actuación en la gran final no ha hecho más que reafirmar el nivel de este portero, que en su segunda temporada en el Sevilla, se ha hecho a base de trabajo y éxitos, un hueco en el corazón de los sevillistas. En Glasgow, el valenciano ha vivido una noche mágica. Vio como su compañero Adriano adelantaba a los suyos en la primera parte. Cómo un mal rechace en Alves le impedía llegar al chut de Riera que suponía el empate a uno. Tuvo que estirarse cual chicle para atajar un gran disparo de periquito manacorí. Celebró como uno más el gol de Kanouté que le daba la victoria virtual en la primera parte de la prórroga. Y sufrió en sus propias carnes un tremendo chut de Jonatas a un suspiro del final. Dicen que en la tanda de penaltis tienen mas que ganar los porteros que los lanzadores. Palop ratificó la estadística y con sus paradas a lanzamientos de Luis García, Jonatas y Torrejón, se convirtió en el héroe de la noche. Un día que no olvidará en mucho tiempo...Pero hay que recordar que en el camino hacia la final, el Sevilla ha tenido que doblegar al Atromitos griego, al Slovan Liberec checo, el Steaua de Bucarest rumano, el Shaktar Donestk ucraniano, al Tottenham inglés y al Osasuna. Hay una eliminatoria que Palop recuerda por encima de todas ellas. En octavos de final, el Sevilla viajaba a Donestk para remontar un empate a dos goles que ambos equipos habían firmado en el choque de ida en el Sánchez Pizjuán. Aquel 15 de marzo, el equipo andaluz hubo un momento que estuvo contra las cuerdas pero un saque de esquina en el tiempo de añadido en el segundo acto fue rematado a gol... por Palop. El guardameta mandó a su equipo a la prórroga, donde Chevantón definiría poco más tarde. Pero el nombre propio de esa noche también fue Palop, no por sus paradas pero sí por su gran gol. Quién le iba a decir hoy al valenciano que ese gol, unido a sus paradas le darían al Sevilla su segunda Copa de la UEFA consecutiva...¿Hasta dónde puede llegar Palop? Sólo él lo sabe... Tras recibir la medalla de Campeón y el galardón de MVP de la final, el valenciano señaló que "soy un jugador más de este equipo que no tiene techo y mi misión es hacer mi trabajo lo mejor posible. Nadie se merece ser héroe, somos todos iguales". Amigo Andrés, tú le has dado esta un nuevo título a tu equipo y la felicidad a muchos aficionados.

Juande: "A ver si somos capaces de conseguir un segundo título"
Juande Ramos estaba encantado tras lograr por segundo año consecutivo proclamarse campeón de la Copa de la UEFA al frente del Sevilla y afirmó que "es una satisfacción y un orgullo". Como dijo, "es una situación que hay que disfrutar", aunque el técnico manchego se mostró también ambicioso al comentar que "es una tranquilidad el haber conseguido ya un título para afrontar la Liga y la Copa del Rey. A ver si somos capaces de conseguir un segundo título".Juande, al recordársele que en un año ha disputado tres finales -dos de la UEFA y la Supercopa de Europa- y que se ha asegurado otras dos -Copa del Rey y otra vez la Supercopa de Europa-, expresó su deseo de que siga la racha. Sobre su continuidad la próxima temporada en el Sevilla, el técnico destacó que no es el momento de hablar de ello, pero apuntó que "lo normal es que, si no hay nada anormal, siga".
"El Sevilla ha sido superior"
En cuanto a su rival, el Espanyol, comentó que el Sevilla tuvo "infinidad de ocasiones para hacer el tercer gol, pero no llegó y se le dio la oportunidad al rival de rehacerse". "Creo que en el balance el Sevilla ha sido superior, aunque el Espanyol ha sido un dignísimo rival, pero el quedarse con uno menos les ha pesado", argumentó. Juande añadió que "la tanda de penaltis es una lotería, pero la experiencia de los jugadores del Sevilla también ha pesado y además el mérito de Palop, aunque jamás se debería haber llegado a la tanda de penaltis".


Al día siguiente
Alfombra roja para el Sevilla

La capital hispalense sigue vestida de rojo. Después de la larga noche del miércoles, vivida a pleno pulmón para festejar el éxito de su equipo, decenas de miles de sevillistas se levantaron ayer prestos para agasajar con «alfombra roja» a sus héroes de Glasgow.
Todo comenzó a las siete menos cuarto de la tarde, cuando el avión procedente de Glasgow aterrizaba en el aeropuerto de San Pablo. Allí, jugadores y técnicos se subieron a un autobús descapotado que lucía el lema «Bicampeón UEFA CUP» y que les trasladó a La Cartuja, donde tomaron un catamarán que les permitió navegar por el Guadalquivir escoltados por los vítores y algarabías de los aficionados.
El viaje concluyó junto a La Torre del Oro pasadas las diez de la noche. A esa hora, el mismo autobús recogió a la expedición sevillista que, después de traspasar la emblemática Puerta de Jerez, se dirigió a la catedral para realizar la ofrenda floral ante la Virgen de los Reyes. Junto a la patrona de Sevilla, y tras el discurso del cardenal Carlos Amigo Vallejo, José María del Nido, presidente del club, destacó que el éxito supone «la utopía hecha realidad».
Ya en el Ayuntamiento fueron recibidos por el alcalde Alfredo Sánchez Monteseirín. «Se ha vuelto a atravesar la puerta de la gloria que para nosotros es la de Europa. En nuestras vitrinas descansan tres títulos europeos, como los tres trofeos que hacen falta para que la puerta del toreo, que es la de la Maestranza, se abran de par en para ante el más grande campeón», apuntó Del Nido, quien arengó a la afición asegurando que «de nosotros depende que nadie olvide la grandeza de lo que nuestros ojos han visto». Aquí llegó la anécdota de la jornada cuando los jugadores entonaron «el alcalde es sevillista» en referencia a la condición de bético de Sánchez Monteseirín.
Al filo de la medianoche se alcanzó el delirio cuando Juande Ramos, Javi Navarro y Palop se asomaron a un balcón de la abarrotada plaza de San Francisco exhibiendo la Copa. Sonó el himno del Centenario y poco más se pudo escuchar dado el estruendo de una multitud que no paraba de corear a su equipo.
Juande Ramos, a quien no hizo ninguna gracia que los festejos se prolongasen hasta más allá de la medianoche, recordó con un tono de voz más que cascado por el ritmo de la fiesta que «hace un año os dijimos que lo mejor estaba por llegar. Esto ha sido solo el comienzo. Os esperamos el 17 de junio y, después, el 23 de junio y por este año ya está bien». Luego les tocó hablar a los jugadores mientras de fondo se escuchaba un insistente «Sevilla es rojiblanca».
El último acto de la fiesta tuvo lugar en los alrededores del Sánchez Pizjuán, donde un escenario acogió uno a uno a los héroes hasta pasada ya la madrugada. En las retinas de los aficionados quedarán el baile que se marcó Luis Fabiano y los pases toreros de Puerta.

Núnca me olvidaré de aquel jueves 20 de abril de 2006, en Geselkirschen. Alemania, el día que empezamos a convertirnos en un grande de Europa:
7,30 am. Aeropuerto de San Pablo, Sevilla
Hay días en la vida de una persona que uno jamás puede olvidar: tu 1ª comunión, tu boda, aquel fin de semana inolvidable, aquella madruga histórica, aquel partido histórico y aquel día fue sobre todo “LA FIESTA DEL SEVILLISMO”.
Ya al llegar al aeropuerto, parecía que íbamos a ver la final de una copa del mundo, camisetas, bufandas, gorras, polos, chandals y banderas roj-blancas lo invadían absolutamente todo, los cánticos de los biris, los tambores y trompetan a penas permitían que se escuchara la megafonía en un ambiente de fiesta sin precedentes en el aeropuerto de San Pablo.
Tres de los primeros 14 aviones ya habían partido rumbo al aeropuerto de Colonia “Köln”. Posiblemente desde la “EXPO´92” jamás había habido tanto tráfico en el aeropuerto de San Pablo concentrado en un solo día. Para evitar confusiones los mostradores estaban divididos en colores, cada uno buscaba su color, una vez repartidas las bufandas conmemorativas de este día histórico “C.F. SCHALKE 04- SEVILLA F.C.”, ya nos íbamos dirigiendo a nuestras salas de embarque, donde nos íbamos reuniendo los que seríamos compañeros de viaje en el mismo avión a la ida y a la vuelta. Quiso el destino que: “El Maestro”, Payán y Luis fueran en el “avión naranja” y mi hermano Alberto, mi sobrino Pablo y yo en el “avión gris”. Fue la única pega del día, aunque a excepción del viaje en avión, compartimos la mayor parte del día en Geselkirschen y la misma fila en el futurista “VELSTIN ARENA”.

9,15 am. Ya estamos todos sentados en el avión gris, niños, adultos y hasta abuelos, todos con sus camisetas, polos y chandals del Sevilla, liderados por el pequeño pero ruidosos miembros de los biris que an montados en la parte central del avión, mientras el avión va cogiendo gran velocidad para el despegue todos a una vamos gritando: “Ooooooooooooooooooooooooooooooooooooohhhhhhhh” (comocuando va a sacar el portero) y cuando por fín despega el avión: ¡SE-VI-LLA...aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah!. Los biris se quedan rápidamente con el nombre de las guapísimas azafatas y el comandante (al saludarnos) y se llevan la mitad del viaje gastándoles bromas con ocurrentes cánticos y la otra mitad con sus imaginativos canticos de guerra que terminan por contagiarnos a todos. Poco antes de iniciar el aterrizaje el coordinador del “avión gris” nos recuerda que cada avión tiene 4 autocares en nuesro caso: “Gris A”, “Gris B”, “Gris C” y “Gris D”. A nosotros nostoca el “Gris B”.
12.55 pm. Llegada al aeropuerto internacional de Colonia (Kholn), su flamantes instalaciones futuristas y sus grandes cristaleras merecuerdan a la ciudad de “Corusan” (STARWARS). Desde que ponemos los pies en tierras germanas todo es crrección, orden y limpieza.

13.10 pm. Nada mas salir del aeropuerto ya nos están esperando todos los autocares perfectamente alineados por colores y letras, en cada asiento la “POLIZEI” nos ha dejado una hoja escrita en “casi perfecto español” dándonos la bienvenida a Geselkirschen, junto a una serie de sugerencias y normas de comportamiento, para disfrutar de un buen día sin problemas con los aficionados del “Shalke”.

14.05 pm. Tras unos 100 km. de autovía (3 carriles), en paralelo a interminables líneas de árboles y algunas grandes chimeneas, tan sólo hemos podido ver en la distancia el estadio y la catedral de Colonia. Pero ya nos encontramos en uno de los grandes aparcamientos que hay alrededor del “VELTINS ARENA” (Aufgeselkirschen), precioso estadio que con su cúpula gigantesca, sus grandes vidrieras y su diseño vanguardista, parece un ovni posado sobre la colina donde se encuentra situado, a las afueras de la ciudad, rodeada a su vez por una serie de parques, uno de ellos con un lago.

Nada mas salir del autocar nos montamos en los famosos tranvías de Geselkirschen para dirigirnos a un barrio próximo al estadio, donde los 4.000 aficionados del Sevilla F.C. tomamos literalmente, una típica calle comercial, repleta de comercios de todo tipo y de bares que aquel día hicieron su agosto. El cuartel general se situó al final de dicha calle llamada “Hochstrasse”, alrededor de tres bares, en cuyas entradas se colocaron grandes banderas del Sevilla y de ESPAÑA ¡con dos cojones coño, aunque a algunos les cueste pronunciar esta palabra!. Como telón de fondo la bonita iglesia católica de “Sant Urbanus”, con una virgen presidiendo su pórtico. Entre enormes jarras de cervezas del tamaño de una maceta y deliciosas salchichas y hamburguesas, no dejaban de sonar los cánticos de los biris, sevillanas (cantadas y bailadas), ante la atónita mirada de los alemanes y sobre todo el impresionante himno del centenario, que fue la auténtica banda sonora de aquella jornada memorable, todavía deben estar sonando en Alemania los ecos de nuestro himno que dice así:

Cuentan las lenguas antiguas
que un 14 de octubre nació una ilusión
su madre fue Sevilla , y le prestó su nombre
y para defenderlo le dio a una afición…
Ejemplo de sevillanía
familia roja y blanca del Sánchez Pizjuán
mi corazón que late gritando ¡ Sevilla! ,
llevándolo en volandas por siempre a ganar…
Y es por eso que hoy vengo a verte,
sevillista seré hasta la muerte,
la Giralda presume orgullosa
de ver al Sevilla en el Sánchez Pizjuán.
Y Sevilla, Sevilla, Sevilla,
aquí estamos contigo, Sevilla,
compartiendo la gloria en tu escudo,
orgullo del fútbol de nuestra ciudad…
Dicen que nunca se rinde
y el arte de su fútbol no tiene rival
más de cien años lleva mi equipo luchando
y abanderando el nombre de nuestra ciudad…
Ejemplo de sevillanía,
familia roja y blanca del Sánchez Pizjuán
mi corazón que late gritando ¡ Sevilla!
llevándolo en volandas por siempre a ganar…
Y es por eso que hoy vengo a verte,
sevillista seré hasta la muerte,
la Giralda presume orgullosa
de ver al Sevilla en el Sánchez Pizjuán.
Y Sevilla, Sevilla, Sevilla,
aquí estamos contigo, Sevilla,
compartiendo la gloria en tu escudo,
orgullo del fútbol de nuestra ciudad.
A todo esto los alemanes: dependientes de tiendas y bares, gente de la calle, la policía y los aficionados del “Schalke 04” que ya comenzaban a aparecer por todas partes tal y como se acercaba la hora del partido, super amables, fotografiándose con nosotros, intercambiándonos sus bufandas, incluso deseándonos buena suerte para el partido.

18.00 pm. Aún quedan dos horas y media para el partido, pero la gente comienza a desfilar por la “Hochstrasse” en sentido contrario a la llegada para comenzar a coger los tranvías (que pasan cada 5 minutos y que son tan grandes como dos autobuses TUSSAM, cada uno). Menudo cachondeo con los tranvías la gente botando dentro y los conductores con caritas de circunstancias, ante la resignada sonrisa de la “POLIZEI”. Aficionados del “Schalke 04” y del “Sevilla F.C.” compartiendo camino a pie o en tranvía, y algunos hasta intentando hacerse entender con un “inglés” (tipo “El Risitas” y “El Cuñao”).

19.45 pm. Llegada a los aledaños del “VELSTIN ARENA”, no os exagero el ambiente es el de una final de la Copa del Mundo, la marea roja que lo invadía todo por la mañana, está ahora rodeado por un inmenso mar de bufandas y camisetas azules del “SCHALKE” que no obstante, no deja de observarnos entre la curiosidad y el asombro. Yo aprovecho para comprarme la camiseta souvenir del “Schalke 04”. Con el Mundial a las puertas y siguiendo a raja tabla la normativa “F.I.F.A” de seguridad: las medidas de precaución son tan extremas como si del aeropuerto se tratara, hay un doble control, todo el mundo es cacheado uno por uno y no se permite el paso de mochilas habilitando una gran consigna junto a cada entrada. La mitad de la gente, se llega a su autocar correspondiente para dejar las mochilas y llevar en una bolsa de plástico, los bocatas, los refrescos y el paquete de “PIPAS KELIA” (los que nos hemos acordado…¡que no falte!).

20.10 pm. Entrada en el estadio: ¡¡¡¡¡¡¡¡Impresionante!!!!!!!!!, todo lo que os diga es poco, en España no existe ningún estadio tan moderno, con su ascensores panorámicos, todo está super limpio, perfectamente señalizado, los bares del estadio: parecen un “Mc Donald” ó “Burger King”, las tiendas de suvenir te hacen pensar que estás en un gran centro comercial. La cuádruple pantalla de video colgada en lo mas alto del estadio es sencillamente espectacular. La megafonía es impresionante, el volumen es tan alto y cristalino como en la mejor discoteca que hayáis estado, mientras calientan los jugadores no dejan de sonar temas como “Go West” (Village People, versionado posteriormente por PET SHOP BOYS), The bard´s song (Blind Guardian), Big City Nights (SCORPIONS), las alineaciones son cantadas al mas puro estilo “NBA”, mientras todo el estadio va coreando a sus jugadores y finalmente cuando el espectacular “Whatever you want” (STATUS QUO) va cogiendo velocidad, los jugadores saltan al campo, entre el clamor del público alemán y español, y miles de naderas y bufandas vuelan en la noche alemana.

20.30 pm. El balón comienza a rodar, en la grada contraria a nosotros “GOL NORTE”, esta siotuada la “Blau-Kurve” (la versión biri de los “Schalker”), gritan como las ordas bárbaras al principio de “GLADIATOR”, pero 40.000 gargantas teutonas, no pueden acallar a las 4.000 gargantas sevillanas que no dejan de animar la mayor parte del partido. Comienzan avisando los alemanes, pero a renglón seguido un tremendo disparo de “Jesús Navas” deja mudo a los 40.000 alemanes. La fuerza, la disciplina y la perseverancia alemana, contra el fútbol arte, la filigrana y la magia de Nervión. Las ocasiones se van sucediendo en una portería y otra.

20.48 pm. Descanso: Los jugadores encaran el túnel de vestuarios, pero la animación nunca cesa en éste estadio, ahora comienzan a salir por las pantallas distintas entrevistas que la televisión del “Schalke” ha gravado en la entrada al estadio dedicándole un mensaje de apoyo a su equipo que es posteriormente coreado por sus seguidores. Nuestra curva de gol sur, vibra cuando una guapísima niña alemana de unos 7 años, en un español entrañable, saluda a la afición de Sevilla y le desea suerte en el partido.

21.03 pm. Comienza la 2ª parte, el partido es un constante ir y venir entre una portería y otra y a pesar del 0-0 final, el partido ha sido muy vibrante. Aunque antes del partido mas de uno habría firmado este resultado (mejor un 1-1 ó un 2-2). La opinión general es que todavía no hay nada decidido y hay que ser muy prudentes. Pero siendo críticos hay que reconocer que fue un resultado justo.

23.00 pm Una vez que todos los autocares se han llenado empezamos a salir hacia el aeropuerto de Colonia (Köln), todo se hace con la precisión y la eficacia que caracteriza a este país del que tantas virtudes tendríamos que aprender.

Viernes 21 de abril de 2006
0,30 pm. Aeropuerto de Colonia:
Estamos pasando por el control para embarcar y la “POLIZEI” se lleva a un “biri” con mu mala pinta y cara de alucinado, que al pasar junto a nosotros dice: “¡Quillo será posible que no me escapo de la poli ni en Aleman, coño… es que no sé por qué la tienen tomá conmigo!. Y uno de los “colegas” que iba detrás nuestra le contesta: ¡”¡Quillo cojones es que eres tonto…te dije que te lo fumaras todo en el campo!.

3,10 am Tras mas de hora y media de espera a un tal “Juan Carlos” que se queda definitivamente en Alemania, el avión comienza a coger velocidad para despegar mientras un “biri” dice: ¡Señores: esta levantá va por Juan Carlos: que va a escribir sus memorias de un sevillista por el mundo…tos por iguales valiente a ésta e´!, ¡Comandante cuando te termines el whisky: pon las luces largas!.

5,30 am. Llegada a Sevilla, al igual que a la ida, despegue, vuelo y aterrizaje perfecto, sin embargo, cuando todo el mundo ya ha cogido sus mochilas de su compartimento y estamos todos haciendo cola en el pasillo para salir, tardan mas de 10 minutos en abrir las puertas, porque sólo hay 3 operarios con escalerillas disponibles a esa hora en el aeropuerto de San Pablo…¡bienvenidos al mundo real!.

6,00 am. Me despido de mi madre en la calle Margarita y comienzo mi obligado viaje a Fuengirola con una lata de “Red-bull” y “Carlos Herrera” que me va poniendo al día de las últimos escándalos. Llegando con tiempo de sobra pero hecho “una mierda” para estar puntualmente como cada mañana un poco antes de las 10,00 horas en “Fuenplaza-Fuengirola”.

Nadie sabe que pasará el próximo Jueves de feria en el Sánchez Pizjuán, para el partido de vuelta con el “Schalke 04”, sólo sé que habrá un montón de gente rezando para que no lleguemos a la final, por aquello de que desgraciadamente sigue habiendo muchas personas que disfrutan mas con el mal ajeno que con el bien propio y que desgraciadamente LA ENVIDIA siempre ha sido el mayor defecto en nuestro pais. Pero si caemos eliminados, lo haremos contra un buen equipo, digno semifinalista de la Copa de la U.E.F.A., y con una magnífica afición que se portó de maravillas con todos nosotros.

viernes, mayo 18, 2007

Dom. 13 de mayo de 2007
PR. A-138 Istán-Ermita de San Miguel (versión extendida hasta la orilla del pantano de La Concepción)
Bonita ruta para realizar en familia, en la que nos dimos cita unas 20 personas, incluidos los 7 niños pequeños que venían y un par de abuelos que dejaron bien alto el pabellón.


El día coincidía con varias carreras populares que ese día se celebraban en Istán, empezando la primera a la misma hora que habíamos quedado en “La Plaza del Calvario”, pero no hubo problemas para que todos estuviéramos en el mencionado punto de encuentro a las 11.30 am. desde donde empezamos a caminar ascendiendo en dirección este, es decir hacia el Polideportivo, adentrándonos poco después por un bonito paseo panorámico denominmado "El Coto", cuya entrada está enmarcada por un gran panel que anuncia el “P.R. A-136 Istán Cañada del Infierno”, se trata de un corto tramo de apenas 300 m. que reune la esencia de Están con bonitas vistas del pueblo y el Valle del río Verde con vistas a la Sierra Parda y mas cercanos a nosotros fincas repletas de árboles frutales escalonadas en bancales, vistas de las que vamos caminando por este precioso paseo empedrado, con rústico muro de piedra por un lado y rudimentaria barandilla de madera por otro, bajo la sobra de tremendos alcornoques y en paralelo a una acequia alimentada por una fuente de agua potable situado justo antes de un corralón con ocas y otras aves que hicieron las delicias de los pequeños, todo ello, justo antes de volver a unirnos al camino principal que se dirige hacia el conocido paraje de “El Nacimiento” con la imponente silueta del “Picacho” al fondo.

Si bien nosotros, nos desviamos a la derecha por la pista asfaltada que nos lleva al “Hotel Altos de Istán” situado al pie del espectacular “Picacho” donde ya nos esperaban nuestros grandes amigos Fernando y Ana, con su hijo Dani, el benjamín del grupo con tan sólo 3 años que ese día estrenaba su indumentaria del “Comando Preston”, nada mas dejar atrás el hotel, tomamos el camino viejo de Marbella que es el que tomamos en dirección sur, sin margen de error con las cumbres de sierra Blanca y Canucha a nuestra izquierda y en menos de un kilómetro llegamos a un pequeño puertecillo, con varias flechas indicativas recordándonos que a la derecha tenemos el camino hacia la “Ermita de San Miguel”, rápidamente llegamos a un bonito mirador desde el que tenemos una de las mejores panorámicas posibles del Pantano de la Concepción, donde se hizo la primera gran parada del camino y donde mas de uno, no dudo en comerse su bocadillo y tras una prolongada pausa, descendimos a través de pequeñas rampas por varios bancales donde nos encontramos con un área recreativa con sus mesas, sus fuentes y las correspondientes zonas de barbacoa, en la última plataforma se encuentra la pequeña “Ermita de San Miguel” parcialmente excavada en la roca, donde no faltó alguna que otra plegaria para que el “Sevilla F.C.” volviera a ganar la Copa de la U.E.F.A. que tres días mas tarde jugaría contra el “Espanyol” y que terminó cumpliéndose.

La jornada discurría a buen ritmo, gracias al trepidante ritmo que llevaban los niños y que estaba contagiando a los mayores y como además el cielo estaba parcialmente cubierto y hacía una temperatura muy agradable, decidimos continuar por el “P.R. 137 Istán-Camino de la Cuesta-Ermita-Istán”, aunque en sentido inverso, es decir, desde la ermita donde nos encontrábamos, bajar al Pantano, por el carril que teníamos al tro lado de la carretera, unos 50 m. mas abajo dirección Marbella, desde donde empezamos a descender por una cómoda y bien marcada pista terriza con sus balizas amarillas y blancas, ofreciéndonos preciosas vistas del pantano, que conforme íbamos bajando cada vez teníamos mas cerca. A media bajada, teníamos otro carril a la derecha algo abandonado, invadido parcialmente por la maleza, al no encontrar ninguna baliza amarilla y blanca en la entrada, continuamos por el camino mas marcado que era el que se dirigía al pantano, a cuya orilla llegábamos quince minutos después justo al final del camino. Pero al llegar allí mi perro “Chuky” que había destrozado la correa el día antes, no dudó en meterse de lleno en el pantano y empezó a corretear en circulo sacudiéndose el agua como loco, pasando en dos ocasiones por encima de un amplio mantel que estaba desplegado sobre el suelo con la comida puesta, por un par de familias que se encontraban allí tranquilamente pescando y que se cabrearon bastante, a pesar de que cogimos al perro rápidamente, pidiéndoles disculpas y explicándoles lo de la ruptura de la correa el día antes y la imposibilidad de comprarla un domingo. Sin embargo, había un tío que se puso hecho una fiera y para evitar males mayores tuve que coger a “Chuky” y reemprender el obligado descenso por el único camino posible antes de que el resto del grupo tuviera que iniciar la ascensión despidiéndose de tan bonito paraje a orillas del pantano.

Obviamente al llegar a la bifurcación anteriormente mencionada que a la bajada quedaba a la derecha y a la subida a la izquierda, mientras esperábamos a los compañeros/as que venían subiendo la cuesta sudando la gota gorda y acordándose de mí. Comprobamos que si bien no había ninguna baliza indicativa a la entrada del camino, como debería, si había una semioculta por la maleza a unos 10 m. del camino, que de haberla visto, mientras íbamos bajando, nos hubiera llevado en poco mas de un kilómetro a la orilla del pantano, pero mucho mas cerca de Están a donde habríamos llegado tras remontar el denominado “Camino de La Cuesta” que le da nombre al “P.R. A-137” que paradójicamente completó con éxito una guía de montaña austriaca que empezó con nosotros la ruta y que siguió mis indicaciones en la que me pedía que le propusiera una asequible y entretenida ruta circular de unas dos horas para realizar en las próximas semanas con un grupo de unas 20 personas.

Al final, tuve que renunciar a mis intenciones de retomar el P.R. A.137 del “Camino de la Cuesta” para completar la ruta circular, ya que aunque habíamos encontrado el camino bueno, implicaba volver a bajar al pantano y hacer la subida entera hasta Istán y al ir con los niños y algunos mayores que estaban tocados se optó por regresar por el mismo sitio, llegando a Istán con tiempo suficiente, para almorzar, en el bar que se encuentra junto a la iglesia del pueblo, unos tapeando en la barra, otros de menú en las mesas…

A pesar del contratiempo del cruce de caminos y el incidente del perro una bonita jornada senderista, donde al final curiosamente los niños y los abuelos fueron los grandes triunfadores, junto con “Dani” que fue llevado en hombros estoicamente por sus padres durante la mayor parte del camino, así como José Miguel, durante un buen tramo de la interminable cuesta.

MORALEJA: Si bien hay una máxima que dice en caso de duda (cuando llegues a una bifurcación), escoge siempre el camino principal, como añadiría posteriormente Fernando debe prevalecer siempre la de “nunca cojas el camino que desciende fuertemente”.

Crónica y fotos: Juan Ignacio Amador

jueves, mayo 17, 2007

II Travesía Sierra de las Nieves
12 de mayo de 2006

Quejigales-El Burgo (30 km. de pinsapares por La Reserva de la Biosfera)

El día 12 de mayo de 2007, sábado para más señas, amaneció con un cielo azul intenso, mecido por una inapreciable brisa de poniente, lo que nos auguraba paisajes y horizontes inmensos. Como en toda gran ocasión, se respiraba un ambiente cargado de emoción, la típica de las grandes ocasiones, y es que no era para menos, nos esperaba una dura jornada montañera en la que atravesaríamos de una punta a otra uno de los espacios naturales más singulares del Sur peninsular: La Sierra de las Nieves.
A pesar de coincidir con la prestigiosa prueba de los 101 Km de la Legión, en la que por cierto, participaron un buen número de Pasos Largos; 33 senderistas nos dimos cita en la estación de autobuses de Ronda para dirigirnos al área recreativa de Quejigales, punto de partida de esta nueva aventura.

Son las 9,45 h cuando iniciamos la marcha buscando el puerto de los Quejigales, a nuestra derecha quedaba el sendero de uso público que se dirige al pico Torrecilla (1.919 m), máxima altura de Andalucía occidental. Estamos bordeando el macizo de la Sierra de la Nieve, llamada así en alusión al desaparecido negocio de los neveros; aunque ahora son los viejos pinsapares rondeños, asentados en las cañadas que se desprenden de la zona de cumbres, los que llaman nuestra atención. La fuente de Molina es suficiente excusa para hacer una paradita a la par que descubrimos en la margen contraria, una placa que homenajea a Francisco Molina, primer guarda de los que fueron montes de propios de Ronda "Monte El Pinsapar", cedidos al estado en condonación de una deuda municipal; posteriormente pasaron a ser gestionados por la Junta de Andalucía.

Tras el monolito y placa, aún son visibles los amontonamientos de piedras que antaño formaron la choza de Frasquito, como cariñosamente era conocidoProsigue la marcha hasta Los Coloraillos, lugar privilegiado a modo de balcón natural, con excelentes vistas, y acolchado por un manto verde que invita a sentarse, cosa que hicimos para tomar el desayuno. Pronto nos adentramos en las fragosidades del pinsapar de los Hoyos de la Caridad, siendo testigos de nuestra presencia los retorcidos y enormes pinsapos que proliferan por doquier. La cueva Oscura o del Manijero precede al vertiginoso tajo del Canalizo y su refrescante fuente, donde una nueva parada anima a tomar fuerzas para superar el desnivel más importante de la jornada.

Tras varios zigzagueos alcanzamos el puerto del Canalizo (1.560 m), punto más alto del recorrido, el cual nos abre nuevas perspectivas a la sierra, sobre todo a la cañada de las Ánimas, cubierta por un espeso pinsapar que escala hasta la casi la mismísima cumbre de Cerro Alto (1.804 m). Desde este punto se retoma el sendero que rodea el Cerro Alto de Yunquera o La Peñilla (1.685 m); otro, por el contrario, sube por la Cuesta de la Lastra hasta la base del Peñón de Enamorados (1.780 m). En los siguientes tramos andamos por una trocha algo indefinida, teniendo a vista de pájaro el inconfundible Peñón de Ronda (1.289). La presencia unos pequeños rodales de pinsapos, nos advierte de la cercanía del puerto del Hornillo, el cual alcanzamos sin mayor problema. En este punto nos reagrupamos, mientras observamos a nuestra derecha el Anden de la Cuchara y la suave silueta del cerro del Cuco, por donde discurre el sendero que baja al Puerto del Saucillo. A nuestros pies se alarga la loma de la Chaparrera, que es recorrida por un sendero que se desprende a la izquierda atravesando el conocido pinsapar de Cubero, por la otra ladera desciende la vereda que vamos a tomar y que nos llevará a recorrer la cañada de la Cuesta de los Hornillos, conocida en la cabecera como cañada de Bellina.

Casi sin darnos cuenta nos adentramos en un joven, y es que los abetales yunqueranos, masacrados sistemáticamente durante siglos, comienzan a recuperar unos terrenos que jamás debieron perder.
El siguiente hito es la confluencia con el sendero del Puerto de Bellina, pero antes admiraremos uno de los pinsapos del catálogo de árboles notables de Málaga, el conocido como Moreno. Al fondo ya se atisba el Tajo de Alberca o de los Artilleros, donde hace años anidó el alimoche, sin embargo, sobre altos riscales se yerguen un par de figuras humanas, enfundadas ambas en una elástica naranja que no nos es del todo desconocida; ¡¡ albricias, cierto es!! Nuestros compañeros Juani y Sean nos observan desde tan privilegiada atalaya haciéndonos propensos saludos que recibimos con gran alegría y alborozo. Cuando parece que el grupo está al completo, vemos aparecer entre los cedros y pinsapos a Ramón, amigo montañero de Écija, que se une a la gran comitiva. Tras los abrazos y saludos de rigor emprendemos la marcha cruzando la cañada de la Cuesta de los Hornillos, por la zona denominada: la Roaera de la Manchón.

Tras adentrarnos por momentos en el pinsapar de Cubero, tomamos una bifurcación a la derecha que nos conduce al puerto de las Camaretas, custodiado por su cerro homónimo de (1.285 m). Otro breve descenso nos conduce al lecho de la cañada, siendo visible el tajo de Alberca en toda su salvaje magnificencia. Metros después sorteamos una de las paredes del tajo a través la Colaílla o la Pasadilla, para introducirnos en el pinsapar de la Chaparrera. Casi sin darnos cuenta y con el hambre haciendo mella en los estómagos, dejamos en un margen del camino la fuente de la Chaparrera y el sendero que se desprende hacia el puerto del Pilón de las Tres Puertas y Puerto del Saucillo. La cueva del Agua nos recibe con su fuente de agua algo paupérrima, dado el triste hilillo que fluye, y la sombra que proporciona esta enorme oquedad, que fue hasta fechas recientes el habitáculo perfecto para un vivero forestal. Ni dicho, ni hecho, todos callados y a comer, que es hora.

Hemos cubierto la mitad el recorrido, los cuerpos serranos están algo cansados y el calor, más de la deseable, se hace notar. Nos cubrimos de ánimo y valor y retornamos al camino. Descendemos por la pista forestal durante unos metros, atrás dejamos las instalaciones del vivero y poco tiempo después tomamos un sendero a nuestra izquierda que nos lleva rápidamente al puerto de la Paloma. Cambiamos de vertiente y una vez más nos encaminamos a la cañada de la Cuesta de los Hornillo, conocida en este tramo como Barranco del Monje. El descenso entre la sombra de los pinares es trepidante y desembocamos en un sendero, que forma parte del GR-243 Sierra de las Nieves, un recorrido al que le quedan algunos cabos por atar, pero señalizado en su totalidad, cuyo diseño y ejecución llevó a cabo nuestra asociación durante estos últimos años; esperemos verlo muy pronto homologado. Cruzamos otra vez la cañada y emprendemos una corta pero pina subida hasta el puerto de Huarte, donde se impone una parada para retomar fuerzas y reagruparnos. Estamos dando vistas a la cañada de la Encina, desde aquí oteamos el cerro de las Camaretas, con un perfil mucho más agreste del que vimos antes, y en el otro margen de la cañada nos sorprenden unos altivos picachos llamados en su conjunto como el Filar de los Ermitaños, bajo éstos y a modo de jardín queda una parcela de frutales, sobre todo de cerezos, que rodean un rancho incrustado en la roca, aunque no es visible desde nuestra posición, conocido como Casa de Huarte.

Soportando como podemos las altas temperaturas, reanudamos la marcha, sorteando algunas bocas de minas debidamente cerradas por mallas metálicas, ya que son bastantes profundas. Según las fuentes consultadas, fueron de galena antimonial, aunque tampoco fue desdeñable la producción de estaño, que se hacia llevar en caballerías hasta la fábrica de hojalata de Júzcar, todo esto en tiempos de Felipe V, hace años ya. Dado que no íbamos muy bien de tiempo, desistimos de visitar sus interesantes altos hornos, para otra ocasión será. Tras caminar un buen rato por el mismo lecho de la cañada, subimos la pequeña pero dura rampa que da acceso al área recreativa de los Sauces, lugar elegido para tomar un bocado y llenar nuestras cantimploras. Por suerte, nuestro compañero Rafa Ríos, reciente operado de su maltrecha rodilla, se desplazó en su furgoneta hasta el lugar, para asistirnos con unas garrafas de agua y llevar a quien se sintiera indispuesto. Con toda la tristeza y pena del mundo, el indomable y carismático Juani, todo pundonor y corazón, decidió regresar con Rafa, los fuertes dolores en su talón le privaron de continuar con el grupo, pero persona tan grande y buena como el no podía irse así sin más, así que con el buen humor que le caracteriza, amenizó los tramos que andamos por el carril hasta el puerto de la Mujer, radiando a modo de Vuelta Ciclista a España y con un estilo que ya quisieran los Prats, las incidencias del trayecto. La Dulce Celia y Darío el Magnífico acompañaron a nuestro Comandante en el viaje motorizado. El grupo retomó el camino hasta el mencionado puerto de la Mujer, antes pudimos refrescarnos en las limpias aguas del arroyo de la Fuensanta. Después obviamos el carril que se dirige al área recreativa de la Fuensanta y comenzamos a subir por la pista que nos conduciría al antes mencionado puerto de la Mujer.
Aquí se produce otro de los momentos emotivos de la jornada, ya que las 14 mujeres de la expedición se fotografían junto al mosaico que señala este hito del camino. Abandonamos el carril y de nuevo vamos a un sendero de uso público, esta vez el que viene de El Burgo discurriendo por las lomas que separan al río de El Burgo o Turón del arroyo de la Fuensanta, afluente de este último.
El Burgo ya aparece en lontananza, lo que nos ánima a aumentar el ritmo de la marcha, de todos modos y dado que vamos bien de tiempo, podemos hacer pequeñas paradas para admirar el paisaje y contemplar un importante porcentaje del terreno recorrido, siendo visibles las inconfundibles siluetas del Cerro Alto de Yunquera y Peñón de Enamorados, además del Tajo de Alberca y los pinsapares yunqueranos. El puerto de los Lobos marca la confluencia con el camino al área recreativa de la Fuensanta, desde aquí tomamos un carril que nos llevara a nuestra ansiada meta, El Burgo, la cual alcanzamos a las 20,40 h, después de haber recorrido 30 Km. Al son de unas merecidas cervezas, brindamos por la inolvidable jornada vivida y nos conjuramos para repetir otras experiencias; siempre en las montañas, en nuestras querida montañas.


Crónica: Rafa Flores