domingo, febrero 06, 2011

V Travesía Sierras Litorales: Sierra Canucha o de Los Cuchillos

El lema: Entre Monda, Ojén e Istán sobre los cuchillos de Canucha caminarán

Distancia aprox. 22 km. Desnivel aprox. 1.200 m Punto de partida: Ojén (365 m) Punto mas elevado: Picacho Castillejos, (1.232 m) Tiempo aprox. 8 horas Nivel dificultad: media-alta Tipo suelo: pista forestal los primeros kilómetros hasta la Loma de Los Cuchillos y por el Olivar de Juanar, el resto senderos pedregosos y arenosos, canchal por la crestería y campo a través en un par de tramos cortos pero intensos. Tipo de recorrido: Lineal. Mapa: Archivos históricos de los Duques de Juanar

Fecha de realización: sábado 5 de febrero de 2011, magnífica jornada de cielos despejados, con ligera brisa de levante, quedando aún nieve acumulada de la semana anterior en la Sierra de las Nieves y La Maroma.

44 Participantes: desde Ávila vino: Sean Brown “el Canadiense Errante”, desde Huelva Teresa “Arwen de Rivendel”, desde Sevilla Ildefonso Ruiz “El Vendaval del Moncayo” e Ignacio Ruiz “El Soltero de oro”, desde: Juan Luis España “El Messner andaluz”, desde Ronda: Herminia Carballo “A Meiga das rías Baixas”, Salvadora Garcia, Agustin Flores, Juan Luis de la Rosa (nuevo socio) y Paco Domínguez “El Reportero de las cumbres. En Ojén ya nos estaban esperando nuestros anfitriones: Celia “La Hechicera du Sao Paulo”, Darío “El Magnífico”, desde Alhaurín el Grande: Noel “Gran Maestre” y su gregario de lujo Juan “El Punky”, desde Casarabonela: Lourdes del Río López “La Centella de Sierra Prieta” y Rosa Blanco “La Rosa de la Comarca”, desde Campanillas: Juan Carlos Pérez “El Portador del Anillo” y Paqui “La Reina del Chocolate” y desde distintos puntos de la Costa del Sol: Paco Jaime “El Sabio de Hortaleza”, Juan Antonio Mena “El Elfo de la Malagueta”, Victoria Beltrán “La Botánica”, Rosa Romero “El Bicho del Bosque”, Juan Antonio Villalba “El Corsario de Sierra Almijara”, Ilse Bullerdieck “La Gacela de la Selva Negra”, Patricia López “La Chica que miraba a las estrellas”, Miguel Ángel Buitrago “El Hombre que sabía demasiado”, Eduardo Campos “El Padre Carras”, Jacobo Salvado Platero (socio 278), José Guerrero Ramírez “El Geólogo”, Ana García “La Belleza del silencio”, Kostas Hadjisotiriou “El Pirata Chipriota”, Silvia Mérida “Silvestre”, Celia María León Rodríguez (socia Nº 46), José Manuel Alonso Bardón (socio nº 21), José Luis Guzman “Super Tivolino”, Guillermina Montañez, Jon Webster “El Huracán de Sheffield”, Mariola, Auro “El Tulipán del Coto”. Los organizadores: Valentín García Vioque “El Rey de la Montaña”, Paco Leal “Docor Leal”con la inestimable colaboración de: Los Duques de Juanar: Ana Bueno y Fernando Jiménez

Con las ausencias no avisadas de: Mónica Martínez del Valle (socia Nº282)

Francisco Javier Ruiz Montiel (socio Nº281) “El Hombre de Cromañón”,y José Fernández “El Guerrero Americano” (socio Nº246)

1ª parte: Crestería de Sierra Canucha:

Escasos minutos después de la hora prevista ya estábamos todos los allí presentes montados en el autobús que nos llevó desde Ojén al inicio de ruta al final de los Llanos de Puzla mientras “A Meiga das Rías Baixas” que se mostraría muy comabtiva durante toda la jornada en el grupo de cabeza, repartía las tarjetas federativas disponibles de los compañeros que habían venido.

Una vez dada la bienvenida oficial a todos los participantes, repartidos los mapas y dada una breve charla sobre las pautas a seguir, la ruta y el entorno por donde discurriría. Nos pusimos en marcha no sin antes pasar por el maletero del siempre generoso y detallista Doctor Leal que obsequio a cada participantes con dos ricas naranjas de su huerto. En total mas de 80 naranjas que fueron consumidas con mucho agrado por todos los compañeros. Partiendo desde las balizas del GR.- 243 Sierra de Las Nieves iniciamos la caminata, por la pista asfaltada que pasa junto al mítico “puente de hierro de Monda” llevando la compañía del arroyo Seco a nuestra derecha, los primeros metros de ruta bastaron para que José Guerrero Ramírez “El Geólogo” exprofesor de Ciencias Naturales de Manilva nos mostrara sus grandes conocimientos en botánica, llegando a identificar mas de 8 tipos de plantas aromáticas en las paredes que llevábamos a la izquierda.

Al llegar al primer cruce de caminos a unos 800 m. del inicio, abandonamos la pista asfaltada por la que avanzábamos, con varios ramales, tomando la pista de la izquierda, dirección sur. Para iniciar la ascensión de aproximación a nuestro objetivo por una vieja pista forestal que va ganando altura rápidamente, llevando a nuestra izquierda el arroyo Cañada Canucha que nos separa de algunas huertas donde los almendros ya estaban en flor. De una forma prolongada pero sin tregua, fuimos ganando altura entre redondeadas lomas pobladas de matorral mediterráneo, hasta llegar a “La Fuente de la Palma” (620 m.) donde a penas paramos pués tan sólo acabábamos de empezar la ruta y para colmo se encontraba en una umbría bastante fría como para detenerse por lo que decidimos continuar en prolongados zig-zags hasta el final del carril, donde se hizo una parada tipo kit-kat. Recreándonos con las vistas hacia el norte de los primeros lienzos nevados de la sierra de Las Nieves, las inconfundibles siluetas de Sierra Prieta y Cabrilla con Alozaina y Yunquera a sus piés, así como gran parte del Valle del Guadalhorce hasta Teba y su Hacho, el Huma, Capilla, tajo del Cuervo y la cercana localidad de Monda coronada por su castillo.

Dejando atrás la pequeña plazoleta en la que moría el carril del carril, finalizaba la fase de aproximación y comenzaba la ruta montañera de verdad. Adentrándonos ahora por un perdido sendero de cazadores que se abría paso entre abundante aulaga y romero. Al poco de comenzar la zona mas próxima al filo de los cortados que llevamos a nuestra izquierda se presenta ante nosotros como el camino mas despejado para progresar sin dificultad al tiempo que vamos disfrutando de unas vistas espectaculares a nuestra izquierda, este, sobre: Sierra Alpujata y la Sierra de Coín por donde discurrió la anterior edición de la Transmijeña, y Los Llanos de Puzla, un enclave precioso al pié de estas montañas de no ser por la presencia de dos cercanas canteras que afean el paisaje. ¡Ojalá que siempre se respetara la ley de regenerar cada cantera explotada a los 10 años de su apertura, para volverla a integrar en el paisaje con la reforestación de sus laderas y que no se abriera ninguna mas hasta que las mas antiguas estén completamente reforestadas con pinos o cualquier otro tipo de árbol que no perjudique a las especies de cada zona en cuestión, como el caso de los eucaliptos que tan erróneamente se han utilizado durante años en España.

Con la vista puesta en la crestería cada vez mas cercana a nosotros, donde destaca la piramidal silueta del Alto de Canucha ó El Cuchillo, seguíamos caminando a buen ritmo no sin precaución y salvando algunas grietas y agujeros que parecen chimeneas, Valentín “El Rey de la Montaña” que iba de guía de cabeza en aquellos momentos, animado por el impresionante estado de forma de los galgos que llevaba con él como: “El huracán de Sheffield”, “A Meiga da Rías Baixas”, “El Gran Maestre”, “El Punky”, “El Corsario de Sierra Almijara”, “Silvestre” o el mismísimo “Padre Carras” pegaron un hachazo abandonando la disciplina del grupo, justo donde se llega a un roquedo, desde el que girando a la derecha se enlaza con el sendero que en dóciles zig-zags nos sitúa en el collado Canucha. Mientras que ellos siguieron al filo de los cortados hasta alcanzar la divisoria de aguas ya en la crestería de Sierra Canucha propiamente dicha.

Mientras el Gran Paco Leal y el Duque de Juanar guiaban al grupo por el sendero anteriormente mencionado hasta alcanzar poco después la divisoria de aguas en el collado Canucha (1.066 m.), reagrupándonos unos 200 m mas adelante con los escapados para hacernos la foto de grupo con la crestería como telón de fondo.

Tras dar un pequeño toque de atención recordando que nadie caminara por delante del guía, cogiendo el Doctor Leal la cabeza del grupo, se recuperó un ritmo cómodo para todos avanzando de forma compacta por el antiguo de esta sierra muy poco frecuentada con vistas sobre los valles de los arroyos Granadillos, Perdigón y Jarretes tributarios del río Verde, con la majestuosa presencia del Torrecilla siempre a nuestra derecha, cuya cumbre seguía cubierta con un precioso manto blanco. Un desconocido “Padre Carras” volvió a abandonar la disciplina del grupo, caminando literalmente por la mismísima crestería hasta toparse con la impresionante pirámide del Alto Canucha o El Cuchillo(1.206 m), que fuimos dejando a nuestra izquierda, mientras el sendero que lo rodea por la cara oeste de su base, nos mostraba una posible vía de ascensión por su cara sur, que se quedaron con las ganas de hacer un motivadísimo: Juan Luis España “El Mesnner andaluz”, “El Gran Maestre” y “El Vendaval del Moncayo”, que este año han alcanzado puestos de Champios League en el ranking de montañeros, junto con Juan Antonio Villalba “El Corsario de Sierra Almijara”.

Breves paradas de reagrupamiento al trasponer cada una de las lomas que íbamos dejando atrás propiciaron que casi siempre hubiera contacto visual entre la cabeza y la cola del grupo. Mientras el sendero describe una prolongación de toboganes que finaliza a la altura de un pequeño pinsapar plagado de jóvenes ejemplares que han crecido con tanta fuerza que han hecho desaparecer el sendero. Dados los consejos oportunos para tomarse este tramo con tranquilidad y sobre todo que nadie se quedara aislado del compañero de adelante y el de atrás, alcanzamos la mítica encina solitaria donde se disfruto de un magnífico almuerzo montañero, bajo un radiante sol primaveral y una ligera brisa que tras el esfuerzo realizado propiciaron una pausa muy reconfortante y reponedora. Unos antes y otros después de almorzar aprovechamos para hacer cumbre en el cercano pico Castillejo (1.238 m), con espectaculares vistas de la crestería hacia el norte, además de los hitos anteriormente mencionados y al sur toda la zona de transición hacia Sierra Blanca pudiendo distinguir la Cruz de Juanar ó El Lastonar eclipsando a La Concha. Un amplio tramo del Rif en Marruecos y la Sierra Real hacia el oeste, ya al otro lado del valle del río Verde y hacia el este en la distancia Tejeda con la maroma nevada, Almijara, El Maestrazgo y Sierra Nevada.

2ª parte: del pico Castillejos a Ojén por la Cruz de Juanar:

Reanudada la marcha tras el almuerzo, avanzamos por un angosto sendero entre romero, juncias, aulagas y otros matorrales espinosos, en dirección sureste, hasta enlazar, 500 m mas allá, con el famoso sendero circular de José Lima, catalogado como P.R. A-278 Juanar-El Pozuelo, a la altura del “Puerto del Pozuelo”, donde el sendero pasa entre dos grandes pinos. Donde volvimos a reagruparnos para recordar que después de tan prolongada pausa y aprovechando la docilidad del terreno prácticamente llano por donde discurriría la ruta a continuación, teníamos que incrementar una marchita bien para que nos pillara la noche si queríamos completar la ruta rematando con la Cruz de Juanar. Y a buen ritmo de forma muy compacta progresamos dirección suroeste, pasando por el “Rodar de los Pinsapos” desde los que podemos distinguir fácilmente los míticos cerros Abanto y Alcojona al noroeste y, al oeste, La Fulaneja y el Cerro de la Zaina. Una cría de topillo extraviada en medio del camino, hizo que la cabeza se detuviera unos instantes, para ponerla a salvo bajo un matorral cercano.

Unos 500 m después de pasar junto a un enorme pino con grandes ramas a modo de candelabro. Llegamos al primer punto de fuga, donde tres compañeros hicieron uso del comodín de la versión reducida llegando en poco mas de 15 minutos, por el camino zig-zagueante camino que descendía de frente al Refugio de Juanar, donde previsoramente ya habían dejado un coche a primera hora de la mañana. Tomando nosotros el arenoso camino de la derecha, dejamos a nuestra izquierda el espectacular hito geológico conocido como “Las agujas del Púlpito”, una auténtica preciosidad perfectamente complementada por las formaciones imitativas que nos encontramos a sus pies tal y como entrábamos en el que en su día bautizamos como “El valle de los Dinosaurios” otro paraje realmente precioso que inspira una paz infinita, donde enlazamos con el PR. A-167 Ojén-Istán, de manera que comenzamos a ascender hacia nuestra izquierda para alcanzar el puerto de Las Viborillas, desde donde iniciábamos un descenso a tumba abierta por el serpenteante y arenoso sendero que nos lleva hasta el precioso bosque de pino canadiense o monterrey, alcanzando en escasos minutos el famoso cruce de senderos, que te indica tres direcciones: Istán por donde nosotros veníamos desde el oeste, La Concha dirección sur, hacia donde continuaría ascendiendo la mayor parte del grupo para coronar la Cruz de Juanar y Ojén-Refugio de Juanar, hacia el este, opción que escogimos una tercera parte del grupo por distintos motivos que iban desde la prudencia de compañeros/as que no querían forzar mas la máquina tras recientes lesiones o convalecencias, darse por mas que satisfecho con todo lo que ya llevábamos recorrido, comenzando a partir de aquí el descenso hasta Ojén como de hecho se había planificado antes de la propuesta final de alargar la ruta incluyendo la Cruz de Juanar, o motivos laborales por parte de algún compañero que se tenía que incorporar a su puesto de trabajo antes de las 20.30 pm. Despidiéndonos en este cruce los dos grupos el mayoritario que tenía que continuar la ascensión a La Cruz de Juanar a un ritmo alto y el minoritario que tenía la gran ventaja de finalizar la ruta sin prisas disfrutando de todos los hitos paisajísticos del camino todavía con luz de día.

Y así fue como después de dejar atrás el olivar de Juanar, se inició el descenso hacia Ojén entre un tupido bosque de pinos que enmarcaban el picudo cerro Nicolás y el de La Perdiz a a nuestra izquierda. A través de un sendero muy arenoso y escalonado, con algunas tablas a modo de trampolín para la práctica de bicicletas de descenso por donde ya nos imaginábamos a Valentín saltando tras descender de la Cruz de Juanar, una hora mas tarde (calculábamos nosotros). Cuando este sendero que en su último tramo discurre por el mismo cauce del arroyo de Almadán, nos obliga a caminar sobre terreno muy pedregoso, que con la última hora de la tarde ya comenzaba a recibir relente haciéndose muy resbaladizo, temiendo por los compañeros que pasarían por allí mas tarde, quien sabe si ya de noche, la prolongación de la cañada salva la carretera Marbella-Coín, a través de un túnel de 150 m perfectamente limpiado que siempre le da un toque de emoción al tránsito por la oscuridad, viniendo a salir directamente al cortijo del Cerezal, alrededor del cual el ayuntamiento de Ojén ha tenido la brillante iniciativa de acondicionar una especie de jardín botánico, no escatimando en una buena colección de paneles informativos sobre las numerosas especies botánicas de las que una vez mas disfrutamos hasta finalizar la ruta en las mismas calles de Ojén a la que llegó este primer grupo haciéndose la foto de rigor con el telón de fondo de este bonito pueblo de postal como colofón de oro para finalizar esta V Travesía Sierras Litorales, con la incógnita de cómo y cuánto tardarían en llegar el resto del grupo.

Incognita que iba a ir quedando despejada con varias llamadas realizadas una hora después, camino ya del trabajo.

Al día siguiente Juan Antonio Villalba “El Corsario de Sierra Almijara” nos escribía el siguiente correo: Hola juani, te mando éste mail para relatarte la última parte de la ruta que no pudiste disfrutar. Una vez nos separamos, comenzamos la subida por entre los pinos por una pista que ascendía suavemente, pero por la que subíamos como si el mismisimo Balrog de Moria nos persiguiese. Al poco, la pista se transforma en un sendero flanqueado por aulagas, que cada vez se iba empinando más y más. Justo cuando el sendero se bifurca hacia la Cruz de Juanar o sigue hacia La Concha, hicimos un reagrupamiento, mientras, Jon “El Huracán de Sheffield” habia llegado a la Cruz en tiempo record. En pocos minutos, y tras un último gran esfuerzo, llegamos a la cumbre, media hora después de habernos despedido de vosotros en el cruce de senderos.

Alli pudimos disfrutar de estupendas vistas de la costa malagueña y de África. La verdad es que echábamos de menos sudar un poco, y la subida no defraudó. Tras las fotos de rigor, descendimos por la otra ladera, pero tres compañeros se confundieron y bajaron por el mismo lugar que subimos, al llegar al cruce de la concha, tuvieron que volver a subir a la cima, al tiempo que Valentín “El Rey de la Montaña” y Fernando “El Duque de Juanar” acudían a su búsqueda, para reconducir su descenso por la cara noreste hasta la pista forestal en las inmediaciones del olivar de Juanar donde todos le s estábamos esperando. Tras el retraso que eso supuso, reemprendimos la marcha nuevamente, y en escasos minutos llegamos al cruce donde tomamos el sendero a Ojén. Ya a éstas alturas, aunque había luz aún, íbamos preparados con los frontales y linternas, ya que éramos conscientes de que la noche se nos echaba encima. Y así fue, aun por el sendero nos cogió la noche, atravesamos el túnel bajo la carretera, Marbella-Coín y enfilamos hacia Ojén bajo un cielo estrellado, y una luna que aparecía tras los árboles. Finalmente nos plantamos en el bar superadas las 10 horas de caminata, cerca ya de las ocho de la tarde. Una ruta estupenda, una ruta muy completa por lugares desconocidos para mi.

Y Juan Luis de la Rosa uno de los dos compañeros que se quedaron extraviados al inciar el descenso desde la Cruz de Juanar hacia el olivar nos enviaba otro e-mail:

Hola: ME gustaría con este mensaje agradeceros la inolvidable ruta de ayer. Es la primera que hago como socio de Pasos LArgos y superó con creces mis expectativas. La travesía fue preciosa, vuestra organización y labor de guía excelentes y el ambiente que se respiraba entre tanta gente maravillosa muy abierto, cálido y acogedor.

No tengo los mails de los otros guías Valentín y Fernando -a quien agradezco especialmente la vueltecita a la Cruz de Juanar para subsanar nuestro despiste y su generosa amabilidad- pero también les agradezco su excelente labor al frente del grupo.

Gracias y ojalá sean para mí la primera de muchas rutas con vosotros. Disculpad por no despedirme ayer, pero quería llegar pronto a Ronda y no interrumpir a quienes ya os conocíais de más tiempo.

Un abrazo, Juan Luis de la Rosa

4 comentarios :

  1. Creo que nadie quedó defraudado: todo a favor. Me impresiona la rapidez con la que aparece la crónica en el blog y la lista de partcipantes: te aseguro que algunos hay que no conozco todavía

    ResponderEliminar
  2. Juan Luis de la Rosa2:44 p. m.

    DEsde luego, la guinda a este pastel -que fue una ruta maravillosa- la pone esta crónica temprana, completa y detallada, que refleja a la perfección lo que tuvimos la ocasión de disfrutar(nunca olvidaré los kilómetros nocturnos de sendero hacia Ojen,iluminados por las lámparas de los miembros del comando Preston y los más expertos y previsores del grupo). Enhorabuena y sincero agradecimiento a los guías y organizadores y a todos los senderistas. Chapó.

    ResponderEliminar
  3. Estimado amigo Eduardo:
    Gracias por tus palabras. Desde luego que es bueno que vayamos conociendo nuevas caras, como el amigo Juan Luis de la Rosa, a quien soy yo quien tengo que dar las gracias pués de bien nacidos es ser agradecidos.
    Tan sólo recordarle que si bien es cierto que había numerosos miembros del Comando Preston en la ruta, lo importante es que todos somos PASOS LARGOS y cada cual aporta sus conocimientos, sus habilidades, las facetas mas variopintas que entre todos sumamos y sin proponernoslo formamos ese cocktail de buenas sensaciones y emociones compartidas a lo largo de una intensa jornada montañera en perfecta armonía de hermandad sendérica.

    ResponderEliminar
  4. Juani,
    Un poco tarde, lo se, pero mejor tarde que nunca, otra vez una ruta excelente y una buena a todas las personas quien dedican tiempo y sudor para organizar esta ruta y otras, cada vez que miro las fotos, me siento bien, Gracias a todos por el compañerismo y hasta la proxima (obviamente cuando digo proxima, no quiero decir familiar.. Ha Ha)

    JON

    ResponderEliminar