domingo, enero 15, 2012

Circular Trevenque-cerro Gordo-pico de La Carne (P. Nat. Sierra Nevada)

Hora y punto de encuentro: 9.50 am mirador de La Espartera, un poco mas arriba de la venta Fuente del Hervidero. (Consultar apartado cómo llegar).
Pueblo de referencia: La Zubia.
Cómo llegar al inicio de ruta y punto de encuentro:
Tal y como vamos circunvalando Granada por la Ronda Sur, siguiendo siempre la dirección Sierra Nevada hasta que tomamos la salida de “La Zubia”, poco antes de llegar al túnel donde comienza la carretera de Sierra Nevada propiamente dicha. Seguiremos por la carretera hasta llegar al pueblo, cruzándolo por su ascendente calle central dejaremos a nuestra derecha la iglesia y el cuartel de la policía y poco antes de llegar al final del pueblo, tomaremos por una calle a la izquierda siguiendo la señal de   “Cumbres Verdes” siguiendo por una pista asfaltada con tramos muy rectilíneos que atraviesan un pinar, al final del cual, finaliza el asfalto continuando la pista ya terriza, siempre ascendiendo, de forma muy tendida hacia la sierra, llegando a una bifurcación, de manera que de frente nos lleva a la explanada donde se encuentra situada la venta de “La Fuente del Hervidero” (1.286 m., aprox.). Pero para ganar tiempo, podemos avanzar unos 500 m por el ramal de la derecha que nos lleva directamente hasta el mirador y aparcamiento de “La Espartera” ahorrándonos un 500 m de insulso carril.
Éste es el clásico punto de inicio y final para ascender al Trevenque o realizar otras rutas de esta zona de la sierra anunciadas en paneles como el: PR.A-20 cerro Huenes o PR. A-21, canal de la Espartera de hecho justamente un año antes pasamos por aquí en aquella gran circular que hicimos por los Alayos de Dílar.
Versión circular: distancia aproximada 18 km.
Desnivel aprox ascenso y descenso: 1.400 m
Tiempo estimado: 7-8 horas (paradas incluidas)
Dificultad: Media-alta, debido a la sucesión de continuas subidas y bajadas con un perfil en diente de sierra por donde la marcha se puede ralentizar bastante en caso de que el terreno se encuentre nevado y dependiendo del tipo de nieve que nos encontremos, para lo cual es necesario llevar el material adecuado.
Puntos de agua: tras descender el Trevenque, en “La Fuente de La Cortijuela”.
Tipo desuelo: pista terriza (20 %), sendero por arenas dolomíticas y tramos de crestería 70%, torrenteras con piedra suelta y zonas rocosas de cumbre (10%).
Fecha de realización y meteorología: sábado 14 de enero 2012
Nubes y claros con vientos del este que no superaron los 10 km/h, con temperaturas que rondaron los 10ºC al mediodía, bajando en picado al atardecer.
Mas de 30 participantes: entre los que no faltaron prometedores fichajes del mercado de invierno, miembras del club de fan de la sección granadina del Comando Perro Burgués encabezada por: Loli Ortega y un buen número de senderistas de Leyenda de los tiempos de gloria del Comando Preston. Desde Algeciras (Cádiz), vino Juanlukita que aquel día coordinaba la ruta junto con el Comandante. Desde Sevilla vinieron: El Indomable Jaime, Magda “La Pimentonera de Águilas”, Ilde “El Vendaval del Moncayo”, Ignacio “El Soltero de oro”, Mati “La Musa del cerro Alcojona”, David, Manuel Palomo, mi sobrino Pablo “La Nutria del Guadalentín” y José Manuel. Desde Puente Genil (Córdoba): Héctor “El Caimán de Puente Genil” que se presentó en el punto de encuentro regalándole a un gran número de participantes unos espectaculares sombreros picudos y achaparrados que fueron lucidos con gran vistosidad a lo largo del recorrido. Mª Luisa “El Duendecillo de Sierra Horconera” y ojo a Juan Luis que podría llegar con la carta de libertad a pasos largos. Desde Ronda: Herminia “A Meiga da rías Baixas” y “Aterriza como puedas” que esta vez si pudo empezar y finalizar la ruta. Desde Alhaurín de la Torre: Antonio “La Locomotora de Alhaurín” y Salva cuya alta clausula de rescisión hace que todavía estemos en negociaciones con su equipo. Desde Granada: ¡manolo Supersónico! y Yoli “como corre” que haciendo honor a su nombre saliendo una hora mas tarde por estar recién llegada la noche anterior de un viaje desde Barcelona, corrió y corrió hasta darnos alcance en la misma cumbre del Trevenque. Desde distintos puntos de la costa del Sol: Celia “La Hechicera du sao Paulo”, Miguel “El Hombre que sabía demasiado”, Patri “la Chica que miraba a las estrellas”, El Doctor Leal, paco Jaime “El sabio de Hortaleza”, Silvia “Silvestre”, Jacobo “El Himalayista” su amiga Luisa, Ilse “La Gacela de la Selva Negra”, Juan Antonio Villalba “El Corsario de Sierra Almijara”, Eduardo “El padre Carras”, Guillermina “El coche escoba” y un servidor: Juan Ignacio Amador. Pido disculpas si me he dejado a alguno/a por el camino pero mi mal trecha memoria me falla cada día mas.

Breve descripción: Desde “El Mirador de La Espartera” las vistas que tenemos hacia la derecha (sur) sobre los Alayos de Dilar donde destaca el pico del Corazón de la Sandia con sus 1.877m a mitad de la crestería y algo mas al este Los Castillejos con sus 1.979 m nos regalan una preciosa imagen de postal con ese perfil de diente de sierra por donde discurrió una de las etapas mas cañeras de la pasada temporada.
Frente a nosotros ya podemos ver la pista que discurre a escasa distancia de la crestería por su vertiente sur, es decir por la derecha de la misma en el sentido de la marcha y al fondo, en dirección este, la piramidal silueta del Trevenque que es el principal referente visual a lo largo de la mayor parte del recorrido.

La ascensión al Trevenque se puede realizar siguiendo la trayectoria de su crestería o siguiendo la pista que se mantiene a escasa distancia de esta hasta llegar a la base de su cara sur atacándola desde el punto mas cercano, siendo esta opción la mas socorrida. En ambos casos, el inicio es el mismo, cogiendo el sendero que parte desde el mismo mirador y que nos lleva a la mencionada pista que pronto nos muestra su acusado perfil ascendente, poco después de recorrer los primeros 500 m de pista, llegamos a la confluencia con una arenosa rambla de arenas blancas que vemos a nuestra izquierda por la que superaremos trabajosamente unos 100 m desnivel hasta alcanzar la loma de la crestería.
A partir de aquí comienza la diversión con una sucesión de subidas y bajadas por todas y cada una de las jorobas de la que se compone la crestería, pudiendo suavizar el recorrido a gusto del consumidor escogiendo un perfil mas suave si se desea bien por la cercana pista que llevamos a la derecha, bien por los senderos que faldean estas lomas por la izquierda. En cualquier caso vamos disfrutando de unas vistas magníficas de manera que a nuestra derecha (sur) tenemos el valle del río Dílar y la crestería de Los Atalayones con el Corazón de la Sandía. A la izquierda (norte) el valle del Huenes flanqueda por una crestería secundaria donde se encuentran los cerros de La carne, del Sol, por donde discurre la segunda parte del recorrido y que ahora nos parecen tan lejanos de de frente (hacia el este), el impresionante el emblemático cerro Trevenque que contemplamos desafiante en nuestra aproximación al mismo desde su perspectiva mas piramidal y alpina.
Tal y como nos vamos acercando a este coloso de acusado perfil alpino, se observa perfectamente cómo se cruza nuestra trayectoria con la mencionada pista, para volverla a abandonar inmediatamente después por el arenoso sendero que queda dibujado perfectamente sobre las lomas por la que seguimos haciendo nuestra aproximación, cada vez mas empinada en los últimos metros, atravesando un pequeño tramo de matorral, donde la senda comienza a bifurcarse intermitentemente para volver a coincidir unos metros mas arriba, en caso de dudas, tomaremos siempre el sendero que discurre mas cerca de la base de los farallones rocosos que tenemos a nuestra izquierda, 
hasta que poco después de pasar por un callejón rocoso y un giro de 90º a la izquierda, de repente, antes de darnos cuenta, ya estamos a la altura de la plataforma este, que da vista directas hacia Prado Llano y el cordal de los tresmiles, mientras que a nuestra izquierda (oeste) tenemos otra especie de mirador, al que accedemos tras una sencilla trepada, que es la cumbre propiamente dicha y que siguiendo una tradición muy granadina, alberga un belén pequeñito, que le aporta un entrañable encanto a un lugat que de por sí ya es mágico. 
Sin duda alguna, una cumbre espectacular, con magníficas sensaciones aéreas, que supera en dificultad técnica y en su elegante perfil alpino, a la mayoría de los tresmiles de Sierra Nevada, que por mas que superen al Trevenque en altura no son tan bonitas como esta montaña tan mágica como seductora.
Como no podía ser de otra manera, aprovechando el momento cumbre, procedimos a la sesión de fotos de grupo, donde no faltó la pancarta de ánimo a Valentín, oportunamente diseñada por Silvia que tuvo una idea genial, apoyada por todas las féminas del grupo que posaron juntas en un gesto  de sincero cariño y admiración hacia nuestro Gran Amigo Valentín “El Rey de la Montaña” en fase de rehabilitación de su actual dolencia, para la que le deseamos la mas pronta recuperación como ya le hemos manifestado en persona o por teléfono en los últimos días.
Para iniciar el descenso, desandamos unos cuantos metros, dejando a nuestra derecha la angostura rocosa por la que accedimos a la cumbre, tomando un arenoso y empinado sendero que nos encontramos de frente, dirección sureste, se trata de un zig-zagueante sendero, no recomendable para personas con vértigo, pero muy divertido y entretenido para personas acostumbradas a lidiar con empinadas pendientes. Al tratarse de una senda compuesta de arenilla suelta, formada por los mármoles dolomíticos y areniscas en descomposición tan características de esta zona de Sierra Nevada, resulta fácil resbalar, pero al mismo tiempo amortigua muy bien cada zancada hacia abajo, para quienes tenemos problemas de rodilla. Tal y como se le va cogiendo el tranquillo podemos llegar a bajar tan rápido como queramos, además el sendero se encuentra en todo momento, perfectamente dibujado sobre el conjunto de lomas y salientes que a modo de mirador nos vamos encontrando, tal y como nos aproximamos hacia el bosque de pinos que vemos allí abajo y cada vez mas cerca, hasta introducirnos en el mismo siguiendo la senda que pronto se convierte en la pista, que en poco mas de kilómetro y medio en dirección noreste y con un perfil casi llano, nos lleva hasta la  Casa foestal de la Cortijuela, (actualmente cerrada). 
No obstante, aprovechamos las mesas y bancos de madera aledaños a la casa y que parecían haber preparado para la ocasión, para disfrutar de un almuerzo montañero de lo mas cómodo, tras haber coronado con éxito, todo el grupo y sin el menor incidente el emblemático cerro Trevenque. Lo que nadie se imaginaba era la montaña rura que vendría a continuación, para hacer la digestión.

Una vez finalizado el almuerzo los/as compañeros/as que lo desearon optaron por tomar el carril, que discurre paralelo al río Huenes y que en suave perfil nos devuelve unos 6 km mas allá hasta el mirador de “La Espartera” punto de inicio y final de este recorrido, siendo, coincidiendo en realidad con la versión estándar de esta ruta.
Pero lo cierto y verdad es que cuando se va con tantos senderistas de leyenda, que ya tienen tantas rutas en su buchaca, cada vez se hace mas perentoria la necesidad de diseñar recorridos muy poco frecuentes, buscando nuevas variantes y rizando el rizo para que nadie vuelva para casa con la sensación de que la ruta le ha sabido a poco y es por ello que tuvimos a bien, añadirle una segunda parte a este recorrido, que de por sí ya es espectacular. Tomando en un principio el mismo carril del valle del Huenes en dirección oeste y que se bifurca unos 400 m mas allá de la Cortijuela, tomando nosotros el ramal de la derecha, por una pista secundaria que nos llevó hasta un collado que nos dejó situado frente a dos cumbrecillas gemelas que parecen dos tetas, formando ambas lo que en los mapas topográficos aparece como cerro del Cocón, claro que estas dos cumbres son un añadido a esta variante que solo se hacen si así lo deseamos. 
De hecho, debemos volver a la pista, para acceder al cordal de cerros que se encuentra a la izquierda de la pista, tal y como hemos llegado, es decir al suroeste de la misma, que es en la dirección por donde ahora discurre la divertida crestería que tenemos delante y que fuimos coronando íntegramente pasando por orden cronológico por los cerros: Gordo, de la carne y del Sol, desde donde iniciamos un vertiginoso descenso por un bonito pinar pasando junto a una curiosa cruz llamada “de Los Adictos: ¡Señor condúcelos por el sendero de la Libertad!”. 
Llegando mas adelante a la bifurcación de sendas que nos señala: “cerro Huenes: 2,5 km, a la derecha” y “pico de la carne, 1 km” (desde donde venimos). Siendo nuestro camino a seguir el sendero que continúa en permanente descenso, hacia la izquierda llegando a la confluencia con la pista que discurre junto al río Huenes, justamente a la altura del puente de Los Siete Ojos,  
quedando a partir de aquí el río Huenes a nuestra derecha, separándose paulatinamente de nosotros, hasta que unos dos kilómetros mas allá en suave ascensión, ya siempre por la pista regresamosal Mirador de La Espartera, habiendo completado así unos 18 km. de los que consta esta divertida y espectacular ruta tras unos 1.400 m. de desnivel acumulados.

8 comentarios :

  1. Anónimo10:51 p. m.

    Estupenda ruta,preciosas imágenes para la memoria y estupendos senderista , gabriel y yo esperamos vernos pronto pues en esta ha tocado trabajar. Besos a todos

    ResponderEliminar
  2. No os preocupéis habrá mas oportunidades y cada ruta tiene sus encantos. Aquí tenéis buenas referencias para llevarla a cabo cuando queráis.

    ResponderEliminar
  3. Eduardo Campos9:53 a. m.

    Menos mal que te falla la memoria Juani. Yo debo estar fatal porque de la lista todavía hay algunos a los que no conozco. Tu sobrino un máquina. Me ha hecho mucha ilusión el Pico de la Carne. Sólo había hacho El Trevenque una vez y no por la crestería, que es estupenda. Ha sido de lo más desengrasante

    ResponderEliminar
  4. UN DIA FANTASTICO11:05 a. m.

    mi querido amigo Juani: te pareces a Bilbo Bolsón, en la fiesta de su centésimo décimo primer cumpleaños, citando a todos sus invitados...incluyendo a Ganapies. A lo que este contesta refunfuñando: Ganapié!!

    Una ruta espectacular, con un desnivel acumulado increible, con cabras monteses, perdices, ardillas...Lo mejor sobre todo, la maestría tuya y de Juan Lukita a la hora de organizar la ruta, y el buen ambiente que se respira siempre "bajo tus órdenes". Así da gusto salir con Pasos Largos.

    Volviendo al principio y aprovechando la comparación con el señor de los anillos, éste que te saluda y admira.

    Antonio: La locomotora, pero de Alhaurín EL GRANDEEEEEEEEEEE!! :)

    ResponderEliminar
  5. Anónimo1:30 p. m.

    Gloriosa jornada. Creo que VAlentín se sentirá orgulloso de nosotros. Un abrazo para todos.
    Héctor.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo8:24 a. m.

    Ha sido un placer haber compartido este dia con todos vosotros.
    Sois gente sana y muy divertida.
    Enhorabuena por el grupo tan bueno que habeis formado.
    Un abrazo a todos.

    Juan luis desde Puente Genil.

    ResponderEliminar
  7. Otro abrazo para tí Juan Luis, dejaste el pabellón tan alto, que ya estamos en negociaciones con tu representante, tras una primera parte un tanto discreta, firmaste una segunda parte fenomenal llegando al remate en todas las ocasiones. Será un placer contar contigo en el equipo en próximas salidas.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo1:22 a. m.

    ESPECTACULAR, LOS FELICITO DESDE CHILE, DONDE HAY MUCHAS MONTAÑAS, SALUDOS A TODOS UN ABRAZO. HERMOSAS FOTOS, SE AGRADECE.
    MARCELO POVEDA
    SANTIAGO DE CHILE

    ResponderEliminar