sábado, diciembre 27, 2008

El Calar de Güejar Sierra

Viernes 26 de diciembre de 2008
El Calar de Güejar Sierra (Parque nacional de Sierra Nevada)
Fruto de una llamada al móvil de Carlitos para felicitarme las navidades la noche anterior en pleno frenesí de trabajo en el hotel, improvisamos una salida a la mañana siguiente, viernes, para realizar la salida al Calar que por el mal tiempo previsto para sábado y domingo tuvo que ser suspendida. Mientras que curiosamente para el viernes daban buen tiempo.

Dicho y hecho, con las primeras luces del amanecer dejábamos atrás Fuengirola, mientras Jenny Kravitz le ponía la banda sonora a este nuevo viaje hacia Sierra Nevada, desayunando en el mesón de la plaza del pueblo de Güejar Sierra, donde unos amables abuelos nos indicaron, la calle que teníamos que tomar para llegar directamente a la Fuente de los 16 caños, ubicada en el barrio alto del pueblo. Donde llegamos sin ningún problema, tras calzarnos las botas y conectar el GPS, echamos a andar por al comienzo de la pista asfaltada que es el principio y final de esta preciosa ruta circular en forma de ocho. Aunque era nuestra intención haber comenzado subiendo al Cerro del Toril, realizando todo el esfuerzo de subida de una forma directa y continuando el resto de la ruta en suaves toboganes y finalizando en un prolongado y suave descenso desde el Collado de la Gitana. Lo hicimos al revés, porque poco después del depósito de agua que queda a la izquierda del camino, el cruce en cuestión que viene unos 200 m. después justo a la altura de una barranquera, por donde hay que tomar si se quiere subir primero al Cerro del Toril, está muy mal señalizado, ni siquiera nos coscamos y simplemente nos limitamos a seguir el mismo camino que llevábamos dejando a nuestra derecha y cada vez mas atrás el pueblo de Güejar Sierra, poco después su campo de fútbol y continuando predominantemente en dirección este, vamos faldeando en suave ascenso la ladera sur del Alto del Calar, quedando este en todo momento a nuestra izquierda. Mientras vamos disfrutando de unas vistas cada vez a mayor altura de toda la cuerda que flanquea a La Vereda de la Estrella, que prácticamente vamos siguiendo durante toda la ruta en paralelo, con unas vistas inolvidables del Veleta, Mulhacén, Alcazaba, Vacares, Caballo, etc…
A lo largo de esta suave y dócil ascensión en paralelo a la Cañada Real de Quéntar, vamos encontrándonos con numerosos rebaños de vacas pastando tranquilamente a ambos lados del sendero, encontrándonos aquí y allá con algunas bañeras a modo de improvisados abrevaderos, y con las típicas balsas de agua en forma circular, precisamente justo después de pasar junto a una de ellas que queda a nuestra derecha. Llegamos al hito mas curioso de este tramo del camino, se trata de un angosto paso que se ha formado a raiz del desprendimiento de una gran roca, muy próximo al Cortijo de Las Cuevas de Robles. Desde aquí al Collado de la Gitana, la ascensión es tan suave que a penas te das cuenta que vas subiendo, sin embargo fue precisamente a partir del Collado de la Gitana donde comenzamos a encontrarnos con mantos de nieve cada vez mayores.
Cabe destacar que el Collado de la Gitana es una mediana altiplanicie que se forma al unirse el cordal del Alto del Calar con el del Cerro del Tamboril y en ambas direcciones se identifican fácilmente los senderos a seguir para completar los itinerarios de forma circular. En nuestro caso decidimos dirigirnos al Cerro del Toril rodeando su ladera sur, o lo que es lo mismo siguiendo la zona de debajo de la versión circular que podemos identificar en el mapa y que coincide con la señal de madera que nos indica “Collado del Alguacil” hacia donde dirigimos nuestros pasos. Con tanto ímpetu caminamos siguiendo esta dirección que cuando nos dimos cuenta habíamos pasado de largo el Cerro del Tamboril, cuando nos percatamos del error, subimos rápidamente a la crestería que teníamos a muy poquita distancia a nuestra izquierda y desde allí alcanzamos el Cerro del Tamboril, atravesando algunos tramos de nieve que en ocasiones nos llegaron casi hasta la rodilla.

Una vez en el Alto del Toril, aprovechando el radiante sol de aquella jornada memorable, la ausencia de viento y las espectaculares vistas sobre los grandes colosos de Sierra Nevada, disfrutamos de un almuerzo montañero, donde sólo faltaba música clásica para creerte que ya estabas en el mismísimo cielo. Pero justo cuando íbamos a reemprender el regreso me di cuenta de que se me había caído el polar azul marino, que llevaba mal colgado por l exterior de la mochila. Desandando el mismo camino que habíamos hecho desde el Collado de la Gitana. Un error por mi parte no haber comprobado en el mismo instante que me di cuenta de la perdida, las últimas fotos realizadas con mi cámara, donde me habría percatado fácilmente, que la última foto donde aparecía mi polar enganchado a la mochila fue unos 500 m. antes de llegar al Cerro del Tamboril, tal y como llegamos cresteando hacia el mismo desde el Collado del Alguacil.

De regreso al Collado de la Gitana, ya casi convencido de que el polar había quedado entre el Collado del Alguacil y el Cerro del Toril, por si acaso le pedí a un grupo de 4 excursionistas americanos que iban de regreso a Güejar Sierra por el mismo sendero que habíamos hecho por la mañana Carlitos y yo, que si lo encontraban, lo dejaran justo debajo del renault clio rojo cereza, que estaba aparcado justo en frente de la Fuente de los 16 caños, aunque todo fue para nada. A pesar del coraje que me dio perder una buena prenda de forma tan gilipollas, no dejé de quedarme extasiado ante las preciosas vistas de las que fuimos disfrutando durante todo el camino de vuelta por la redondeada cumbre del Alto del Calar, pasando poco después por los bunquers donde tuvieron lugar sangrientas escaramuzas durante la Guerra Civil, siendo el lugar conocido como Los Parapetos. Desde allí realizamos un cómodo descenso hacia el collado que se encuentra a pocos metros del escarpado Alto del Toril, desde donde disfrutamos de unas vistas espectaculares de la Sierra de Huetor al noroeste y Güejar Sierra, con el Embalse de Canales al sur, con cumbres tan fáciles de reconocer frente a nosotros como el piramidal Trevenque, el Lucero allá por Sierra Almijara o la Maroma, justo tras la cual se iba poniendo el sol desde nuestra posición, mientras realizábamos el empinadísimo descenso en zig-zag que hay desde el Alto del Toril hasta Güejar Sierra donde llegamos con las últimas luces del día. Dando por buena la perdida de mi polar azul marino o el histórico reloj digital de Carlitos, que lo conservaba desde su primera comunión.

A modo de resumen calificaría esta ruta espectacular desde el punto de vista paisajístico, ya que las vistas sobre los nortes de los colosos de Sierra Nevada son inmejorables. Y si bien la Vereda de la Estrella tiene mucha fama, si la haces lineal de forma tradicional, sin subir por la cuesta de los Presidiarios y el Refugio de la Cucaracha, vas demasiado encajonado entre laderas en umbría. Mientras que la ruta del Calar de Güejar haciéndola completa hasta el Cerro del Tamboril, te brinda unas panorámicas capaces de dejar boquiabiertos a los senderistas mas exigentes. Las panorámicas son tan grandiosas que tienes que hacer casi tres fotos con el angular totalmente abierto para abarcar todo el horizonte nevado que tienes delante.
Está breve crónica está dedicada a mis buenos amigos Reinaldo y Manuela que un par de años antes nos dieron a conocer esta preciosa ruta, a través del enlace que podéis ver al final del texto. Y también quisiera dedicársela a nuestro compañero Alejandro de Granada que por las inclemencias meteorológicas de este fin de semana, se ha visto obligado a posponerla para el hueco mas cercano que quedaba en nuestro calendario quedando fijada para:
Sábado 7 de febrero de 2008:
Circular por El Calar de Guejar Sierra, (Sierra Nevada)
Hora y punto de encuentro: 9,30 am frente a la Fuente de los 16 caños, en el pueblo de Guejar Sierra
Cómo llegar al punto de encuentro: Un kilómetro antes de la localidad de Güejar Sierra, justo después de pasar el camping “Las Lomas” tomamos la pista que sale a la izquierda, que nos lleva hasta la Argumosa y al Barrio Alto (de Güejar Sierra). Una vez en el barrio alto, atravesamos su plaza y giramos nuevamente a la izquierda, encontrándonos de frente con la Fuente de los 16 años, donde normalmente hay sitio de sobra para aparcar. Nuestros corresponsale enb Granada nos informan que hace poco la fuente se encontraba en un lamentable estado de abandono, sin poder hacer honor a su nombre, ya que tan sólo sale agua por uno de sus caños. Pero es un excelente lugar para quedar, ya que oficialmente es el comienzo y final de ruta. Además Sierra Nevada lleva todo el mes de diciembre a tope de nieve y las vistas con los colosos nevados, prometen ser fantásticas.
Distancia: 15 km. aprox.
Dificultad: media-baja.
Desnivel: 750 mts,
Duración: 4:00/4:30 horas (sin incluir paradas).
Época del año: prácticamente todo el año, aunque quizas en verano haga demasiado calor. En invierno puede que nieve, pero en los ultimos años lo ha hecho excepcionalmente, y de nevar, la haría más atractiva al no tener que superar grandes dificultades.
Altitud máxima: "El Calar" con 1.850 mts.
Otra información de interés: Hay una magnificas vistas de Sierra Nevada y el Valle del Genil hasta el embalse de Canales. Como curiosidad, decir que se pasa por una zona de trincheras y nidos de ametralladoras. La única pega, en mi opinión, es que los ultimos 3-4 km, son por carril para regresar a Guejar Sierra.
Persona de contacto: Alejandro Luque Cañizares: aluqueca@hotmail.com 630.448.389
Para mas información:
http://picobarro2008.iespana.es/18a%20Calar-Miguelejos.htm

2 comentarios :

  1. Lindísima crónica Juani!! y las fotos son alucinantes, todo eso se ve desde ahí???? ojalá pueda ir en febrero...y admiro de dónde sacás las fuerzas,eh..dos afortunados senderistas y un fiel Chuky han hecho disfrutar de esta crónica...

    ResponderEliminar