martes, septiembre 29, 2015

Ruta azul, verde, amarilla y roja del Torcal

Todavía no eran las 7.40 am de la mañana, cuando fuimos recibidos con cara de pocos amigos, como en las películas del Oeste, del Hostal Casaberbeja, abierto a esa hora tan sólo para el grupo de curtidos cazadores que con copa de aguardiente en mano nos miraron con desprecio y el dueño del establecimiento, que también vestía ropa de caza nos dijo que ya estaban a punto de cerrar (el mundo alrevés). Así que El Doctor, El Ornitólogo y un servidor, nos volvimos a montar en el coche y nos fuimos al “Time Square” de Casabermeja, donde sí nos sirvieron amablemente, incluso con el AS del día (la coas prometía), buena tostá con manteca colorá y la inexcusable visita al W.C. AS y móvil en mano. Con tiempo prudencial, partimos de Casabermeja, dirección Villanueva de La Concepción, pueblo que contemplamos coincidiendo ya con los primeros rayos de Sol de la mañana y el precioso conjunto de tajos y empinadas laderas de la cara sur del Torcal.

Allí frente a nosotros la teníamos: Villanueva de la Concepción, que a raíz del día de los Enamorados de este año, 14 de febrero de 2015, apostó por el lema: “el lugar idóneo para decir te quiero”, iniciativa que dio lugar a crear una ruta por el municipio con diez paradas en diez espacios destacados del pueblo, en los que los turistas encontrarán mensajes de amo, que podemos descubrir paseando por las calles, plazas y rincones del pueblo, donde veremos escritas frases románticas, que sirvan de inspiración para las parejas enamoradas que quieran pasear por el pueblo.
Los ‘diez pasos para el amor’ a descubrir en la ruta son los siguientes: 
1 Suéñame y te soñaré. – Mirador Avda. Blas Infante. 
2 Dejemos huella de nuestro amor – Calle Ribera. 
3 Susúrrame al oído.  – Avda. De la Libertad. 
4 Concédeme tan solo una dulce mirada – Mirador Avda. De la Libertad. 
5 Bésame en este rincón – Calle Real. 
6 Enséñame a olvidarme de pensar – Avda. Blas Infante. 
7 Bebe de mis labios – Parque Antonio Bolívar. 
8 Dame tu mano y oye lo que mi corazón siente – Avda. Blas Infante. 
9 Andábamos para encontrarnos – Carretera de Almogía. 
10 Hagamos juntos el camino – Carril del Agua. 
Una vez en el punto de encuentro, parking situado a los pies del Torcal, en el lugar donde se encontraba la antigua Venta del Rosario, repartimos laa ficha y mapa de ruta, mientras le dábamos la bienvenida a todos los participantes que iban a empezar desde allí, lo que sería la versión extendida de la ruta Azul, enlazando mas tarde con la Verde, Amarilla y Roja. Como muy acertadamente la bautizara nuestro amigo José Manuel Vázquez “La Ruta Parchís”.
He aquí un resumen aproximado de la ficha de ruta:
Distancia total aprox. 11 km (unos 18 km con la ruta azul)
Desnivel total aprox. unos 350 m (unos 650 m si incluimos la ruta azul)
Punto de inicio y final: parking de abajo (versión extendida) o parking centro de Visitantes.
Punto mas elevado: zona de umbría del Camorro de Las Siete Mesas (1300-1.330 msnm). Si bien la mayor parte de la ruta oscila entre los 1.150 y 1.250, alternándose zonas llanas, y escalonadas, con varios toboganes de subidas y bajadas.
Tiempo aprox. 7-8 horas, la versión extendida. O bien 5-6 horas la versión tradicional.
Nivel dificultad: Medio (versión extendida), Bajo (versión tradicional).
Tipo suelo: Terreno muy rocoso la mayor parte del tiempo, y senderos terrizos.
Tipo de recorrido: ambas rutas son circulares, menos la ruta azul (lineal)
Mapa: Paneles del paraje natural Torcal
Crónica: Juan Ignacio Amador
Fotografías: Han colaborado generosamente  Manuel Limón, Rafael Castillo, José Manuel Vázquez y un servidor.
Participantes del grupo 1: Doctor Leal, Salvador “El Ornitólogo”, Ana “La Arqueóloga”, Don manuel L. “Premio Nobel de Senderismo”, Santa Teresa de Mágina, Mariano “El Ingeniero de Telecomunicaciones”, Marita “Mucha marcha”, José manuel Vázquez “El coleccionista de vértices geodésicos”, Fidel “El Senderista Romántico”, Natalia “la Iluminada”, mari Carmen “La Coleccionista de techos continentales”, Mariano “El Ingeniero de Telecomunicaciones”, Paco “El Generoso”, Salvador Fortes “El Marqués de la Viñuela”, “El Padre Carras”, Lena “La amazona bielorrusa”, Rafa Castillo “El Rey de las Panorámicas”, su amigo José Manuel (el único “NO SOCIO” de aquella jornada, que aprobó el examen de ingreso), Maria Jesús, La Duquesa de Baqueira Beret, Romualdo “El Trovador de la Senda” y un servidor J.I.A.(si mi maltrecha memoria no me traiciona). 

APARTADO DE DATOS A TENER EN CUENTA DE LA WEB OFICIAL DEL CENTRO DE VISITANTES:
¿Qué recorridos se pueden realizar en el Torcal con un carrito de bebe o en silla de ruedas?
El Paraje Natural cuenta con 2 senderos accesibles: el sendero del Mirador de las Ventanillas y el del Monumento Natural del Tornillo.
¿En el Torcal se puede llevar perro?
Dentro de los Espacios Naturales Protegidos todos los animales domésticos deberán ir atados.
¿Hace falta algún permiso para realizar los senderos del Torcal de Antequera?
El Paraje Natural cuenta con 5 senderos de uso público para los cuáles no es preciso ningún tipo de permiso: ruta verde, ruta amarilla, sendero del Mirador de las Ventanillas, sendero del aparcamiento inferior-aparcamiento superior, sendero del Tornillo.
Para el resto de rutas o actividades se debe solicitar el permiso en la Delegación de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.
¿Somos un grupo de más de 20 personas y queremos realizar una visita y/o una ruta en el Torcal, qué tenemos que hacer?
Para el buen funcionamiento del Centro de Visitantes, se debe comunicar el nº de visitantes, fecha y hora en la que se tiene previsto realizar la visita por correo electrónico a la dirección siguiente: grupos@torcaldeantequera.com
¿Cuál es el precio para un grupo que quiere contratar el servicio de guía en el Torcal de Antequera?
Los precios dependen del nº de participantes que vayan a realizar la ruta sabiendo que el ratio es de un guía por cada 20 participantes.

¿Somos particulares y queremos hacer una ruta guiada en el Torcal, qué tenemos que hacer?
- En Primavera y Otoño:
Todos los sabádos y domingos de los meses de marzo, abril, mayo, septiembre y octubre se realiza una ruta de senderismo guiada con salida a las 12:00. Reserva previa en el apartado Actividades o por mail: grupos@torcaldeantequera.com
Mínimo: 2 personas
Máximo: 20 personas
- En Verano:
Todos los viernes y sábados en julio y agosto se realiza una ruta de senderismo guiada al atardecer con salida a las 19:00. Reserva previa en el apartado Actividades o por mail: grupos@torcaldeantequera.com
Mínimo: 2 personas
Máximo: 20 personas
¿Cuál es el precio para un particular que quiere realizar una ruta de senderismo en el Torcal de Antequera?
El precio es de 6€ por persona para una ruta de 2 horas.
¿Cuáles son los horarios de apertura del Centro de Visitantes Torcal Alto?
Del 1 de octubre al 30 de marzo: de 10:00 a 17:00
Del 1 de abril al 30 de septiembre: de 10:00 a 19:00
Durante los meses de Julio y Agosto el Restaurante y el Observatorio Astronómico permanecerán abiertos hasta las 00:00
¿Puedo subir con mi coche particular hasta el Centro de Visitantes Torcal Alto??
Sí, se puede subir con cualquier vehículo hasta el aparcamiento superior (junto al Centro de Visitantes). Solo en algunos fines de semana de primavera y otoño, en los que hay una afluencia masiva de visitantes, se corta el acceso al aparcamiento superior una vez este se haya llenado. Volviendose a abrir a las 15:00. Durante el periodo en el que el acceso al aparcamiento superior este restringido, los visitantes pueden acceder al mismo o bien por el sendero balizado que une el aparcamiento inferior con el superior, o bien usando el servicio de lanzadera que estará a disposición desde el momento en el que se cierre la barrera hasta que se vuelve a abrir. El servicio de lanzadera tiene un coste de 1,5€ por persona ida y vuelta. 
Tramo 1, La antigua ruta azul (actual sendero de ascensión al Torcal)
Tras un breve intercambio de saludos, aparcados ya los soches, cerradas las ventanillas, colocados los parasoles, llaves controladas, mochilas, gorras, bastones en ristre, protección solar aplicada y GPS con el procesador de trayecto a cero, iniciamos la caminata, abandonando la explanada del parking inferior, por su extremo occidental, pasando junto al panel informativo que reza: “Sendero de Ascensión al Torcal”, los primeros metros discurren entre retamas y zona de prado, normalmente plagada de lirios en invierno y primavera, remontamos la empinada ladera que tenemos a la derecha, a través de un empinado zig-zag, que antes de darnos cuenta ya nos sitúa en la pista terriza, antaño conocida como vereda de Los Carriles, antiguos caminos utilizados por pastores y canteros pasando bajo las antiguas canteras que felizmente ya están cerradas desde hace muchos años. Como la que podemos ver, justo debajo del Camorro de los Monteses (1.185 msnm), que contemplamos sobre nosotros, asaeteado por numerosas antenas de telefonía.
Aunque este año tenemos establecido un protocolo de estiramiento al inicio y final de cada ruta. El hecho de tener que estar a las 10.30 am en el Centro de Visitantes, donde ya nos espera el resto del grupo, hace que inconscientemente me lo salte y recorramos el primer kilómetro y medio que es de carril bastante tendido, en plan contra reloj, como Miguel Induráis en sus buenos tiempos (he de confesar que por estos terrenos llanos o tendidos, siempre me vengo arriba recordando mis años de maratones y carreras populares por los parques, plazas y avenidas de mi Sevilla natal). Primero dejamos a la izquierda una antigua cortijada que por sus dimensiones debió tener gran importancia en su día. A la altura del cortijo nos encontramos con una baliza con tres tablillas, las tres indican la dirección OESTE hacia la que vamos: El Tornillo (2,6 km), Centro de Visitantes ·,1 km y sendero de Ascensión al Torcal.
Al echar la vista atrás veo la hilera del grupo encabezada por Mari Carmen “La Coleccionista de techos continentales” y José Manuel Vázquez “El coleccionista de vértices geodésicos”, ¡menuda punta de flecha!. A nuestra espalda va quedando en todo momento la Sierra de Las Cabras, que habíamos coronado el sábado anterior, y a nuestra izquierda, al otro lado de la carretera íbamos dejando el cortijo de Cobos, Pronto dejamos a la derecha una destartalada cantera relativamente pequeña y una antigua caseta, donde a buen seguro, se guardaba la maquinaria para la explotación de la misma. Esta zona era conocida antiguamente como el portillo Hondo.
Pronto finaliza la pista y el sendero comienza cuando la pendiente pica hacia arriba, pero todavía de forma suave y paulatina, a través de un cardizal, nos permitimos el lujo de atrochar, los amplios zig-zags perfectamente balizados, respetando siempre el entorno (por aquí sólo hay cardos, zona de pradera y cada vez mas piedras sueltas). Pronto entramos en contacto con el Reino de la Caliza y aquí ya hay que cambiar al “plato mediano”, conforme la pendiente se hace más pronunciadas, los zig-zags se acortan y el sendero se convierte en rudimentaria escalera por terreno rocoso. Pero el grupo es muy potente y antes de darnos cuenta ya estamos en la recién reformada cabaña, antaño conocida como Corrales del Portillo Alto u Hoyo del Bramadero. Por un momento el cónico techo a base de ramas y su planta circular nos recuerda a los castros celtas de Monte Tegra en Galicia, o las brañas de Somiedo o Lagos de Saliencia (trasladadas 1.000 km al sur).
El sendero que pasa justo a la derecha de la cabaña, continúa en serpenteante ascensión hacia la Cañada Tosaires, sin embargo en este punto nos desviamos a la izquierda, tomando un sendero de cabras, dirigiendo nuestros pasos hasta el mirador que se encuentra unos 100 m al sur, desde el cual, reanudamos la marcha hacia el cordal de la Sierra, en perpendicular hacia la izquierda para situarnos a los pies de esa primera gran formación imitativa, que la gente de antaño conocía como “El Fraile” o “El Caballón Grande”, precioso hito geológico que va ganando en espectacularidad conforme te vas acercando a él con Villanueva de la Concepción allí abajo a nuestros pies, remontando el veredón o chimenea que se encuentra a su derecha, desde donde se puede acceder con las debidas precauciones al magnífico mirador natural de su parte superior, una maravilla, dentro de otra maravilla.
Hechas las fotos de rigor, retomamos la marcha, faldeando por unos momentos, sobre grandes lascas, peñascales y escalones de la vertiente sur (solo aptos para personas con experiencia en caminar por terrenos kársticos) y trasponemos el cordal de la sierra, retomando el sendero a la altura de la Cañada Tosaires, al pasar el puerto del Almendro, ya iba tan rápido obsesionado con llegar puntual al parking del Centro de Visitantes donde ya nos esperaba el resto del grupo, que si Mari Carmen, no me llega a avisar paso por delante del “Tornillo” y no me doy ni cuenta. Tan sólo estábamos 10 minutos por encima de la hora prevista y ante tan emblemática formación (nada menos que el logotipo del paraje), tocaba parada de reagrupamiento y foto de grupo.




Finalizada la sesión de fotos, nos adentramos en el remozado sendero del Agrio del Caracol, llegando poco después de las 10.45 al centro de Visitantes donde ya nos esperaba el resto del grupo, donde nos esperaban ilustres senderistas de leyenda y algunas caras nuevas, entre las que se encontraban: Ángel “El Gladiador de Itálica”, María “La Campesina Bolchevique”, Pía “La Baronesa Bruun”, Silvia “Dos orejas para escuchar el doble y una boca para hablar la mitad”, Eduardo Ortuño, Rosa de Casarabonela, los nuevos socios: Margarita, Silvia, José de Málaga, además de Pepe y Adela de Marbella que se unirían al grupo, poco después. Y como invitado especial por parte del guía: el Ilustrísimo Científico Don Pedro Aguayo “El Vietnamita del Valle del Genal”.
Finalizado el intercambio de saludos con los integrantes del grupo 2 y dada la bienvenida oficial a los nuevos socios del club que debutaban con nosotros en aquella soleada jornada (primer sábado de otoño 2015, pero algo caluroso al mediodía). Procedimos a la tradicional charla informativa del Torcal, como en la época que un servidor trabajó de guía en el Torcal, con un gran número de colegios e institutos de toda la provincia de Málaga, Sevilla, Córdoba y Granada. 
Y como si no hubieran pasado ya 8 años de aquella época en la que llegué a conocerme el Torcal como la palma de mi mano, allí estábamos recordando “El Régimen de Protección” desde que en 1929 fuera declarado “Sitio natural de Interés Nacional” hasta nuestros días; las Unidades Geomorfológicas del paraje, el origen geológico del mismo, los fenómenos geológicos más representativos y los curiosos sinónimos locales, una breve introducción de las rutas verde y amarilla, que estábamos a punto de recorrer y un acróstico que un servidor había escrito días antes:
Acróstico
Torcal de Antequera, tarde de Primavera
Orquídeas violetas nos esperan en las Vilaneras,
Rincones de ensueño vamos vislumbrando
Conforme en tu laberinto nos vamos adentrando.
Abrigo de Juan Ramos, tras el puerto de Chispa a ti llegamos.
Laderas escarpadas y tajos brillan, sobre el Nacimiento de la Villa.
De noche o de día, la magia no varía.
En el fondo del mar de Thetys los amonites vivían,
Asomados a las Ventanillas, al sur el Mediterráneo brilla..
Náyades, musas y duendes tallan esculturas por Las Sepulturas
Torcas, dolinas, estratos, castilletes, cuevas o simas
Erizos, cabras, zorros, buitres, halcones o golondrinas
Quejigos, majuelos, zarzamoras, grandes yedras ó endrinas
Uvala del Navazo junto al puerto de La Escaleruela.
En la Cueva del Toro la Prehistoria dejó huella.
Recorreremos las rutas roja, verde y amarilla
A la luz de la luna llena, cuando ella mas brilla

Tramo 2, La Cueva del Toro, como complemento a las rutas Verde y Amarilla
Reunidos ya los dos grupos en uno, tal y como estaba previsto desde la explanada del parking del Centro de Visitantes nos dirigimos al cercano Mirador de Las Ventanillas, desde donde nos estuvimos recreando con los magníficos ejemplares de estratos horizontales y perpendiculares que se encuentran a la izquierda de dicho mirador con el telón de fondo de Sierra Pelada, la Peña Negra y la prolongación de la Sierra de Camarolos, El Jobo, la Maroma. Eso a la izquierda del Mirador, hacia el ESTE y de frente, hacia el Sur, Villanueva de la Concepción a nuestros pies, coincidiendo con la cabecera del río Campanillas y la prolongación de Los Montes de Málaga, hasta la Hoya de Málaga y toda la franja de Costa entre Málaga capital y Torremolinos, hasta donde lo permite la Sierra de Mijas, fácilmente reconocible por las canteras cercanas a Alhaurín de la Torre, que también podemos ver fácilmente desde allí, al igual que otros pueblos de la provincia.
De regreso sobre nuestros pasos, volvimos a travesar el parking del Centro de Visitantes para iniciar la ruta Verde al modo tradicional, de forma tranquila y recreándonos en la localización de sus formaciones imitativas mas características como: El Dragón, El Macetón, La Esfinge, El Gorrión, El Arce de Montpelier, donde hicimos una breve pausa de reagrupamiento, aprovechando para recordar que en el paraje han sido catalogadas 664 especies de plantas, entre ellas 30 tipos de orquídeas. Así como: 12 especies de líquenes, 77 de Briofitos (musgos y hepáticas), 10 de Pteridofitos (helechos). Y en lo referente a la fauna 128 especies de vertebrados: un Anfibio, 11  Reptiles, 93  Aves y 22 de Mamíferos entre los que destacan topillos, zorros, tejones, comadrejas y conejos. 
A la altura de Los Dos Iguales, se encuentra el cruce de las rutas Verde y Amarilla, de tal manera que si seguimos recto nos mantenemos en la ruta Amarilla, pero nosotros giramos a la izquierda, descendiendo hacia el corredor conocido como “El Paso de la Gallumba”, donde ya contemplamos al fondo las paredes conocidas como “Las Catedrales” o “Los Arregladeros”, donde ya volvemos a coincidir con la ruta amarilla en su tramo final, de manera que al llegar a los pies de estas magníficas paredes, siempre en umbría por coincidir con vertiente norte.
Al pié de estas magníficas paredes, nos encontramos con una dolina conocida como “El Hoyo de La Burra”. Volvimos a girar a la izquierda, completando el último tramo de la ruta Verde que siempre explicamos tiene forma de herradura.  Siendo el siguiente hito un curioso pináculo pétreo conocido como “El Robot” y justo antes de llegar al mismo “El Postigo” y “Los Amantes”. Un poco mas adelante, llegamos al collado donde se encuentra “La Tortuga” que queda a la derecha del sendero, mientras que nosotros continuamos por el sendero principal, teniendo ya a la vista el Centro de Visitantes, y a mediación del “Hoyo de La Rubia”, abandonamos el sendero principal para ascender de forma escalonada al “Mirador de los Amonites”, antaño conocido como “Los  Balconcillos”, cuyas vistas coinciden con el Mirador de Las Ventanillas, pero ampliando la panorámica al suroeste.
Desde Los Balconcillos, nos dirigimos hasta La Cueva del Toro, por el antiguo sendero de Los Toriles, respetando en todo momento el entorno, la fauna, la flora y la geología del lugar. Tal y como nos imaginábamos, dos días después de haber recibido la Visita de la Evaluadora Danesa de la Unesco la Cueva no sólo se encontraba cerrada a cal y canto, sino que exhibía un cierre de seguridad, que ya lo quisieran para sí las joyerías más importantes de Madrid o Barcelona, y es que por desgracia, las cinco puertas de hierro colocadas anteriormente, terminaron siendo forzadas o destrozadas por los vándalos que han expoliado en gran medida el patrimonio arqueológico y geológico del lugar, no conformándose con restos de cerámica, y restos humanos, sino incluso con amonites que hasta hace pocos años se podías ver en el techo de la cueva. 
Y es que aunque España tiene uno de los patrimonios, históricos, artísticos, paisajísticos y monumentales más importantes del Mundo, en número de cerdos, cavernícolas e hijos de puta tenemos la mayor densidad de canallas de todo el planeta desde nuestros más altos dirigentes, hasta el del bar de la esquina o el vecino de turno. No obstante, aprovechamos la ocasión para recordar que esa visita de la Evaluadora de la Unesco, se sumaba a la Visita al Torcal, los Dólmenes de Antequera y la peña de Los Enamorados, parea juntos aunar fuerzas en su candidatura a PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD, como conjunto histórico-paisajístico-monumental. Y ya puestos, algunas pinceladas de las distintas civilizaciones que han pasado por el Torcal y los episodios más significativos durante la Guerra de la Independencia y la Guerra Civil vividos en este mismo lugar.
DE regreso a Los Balconcillos, pasamos junto a “La Lancha” y posamos junto a la “Proa del barco” desde donde regresamos a “Los Arregladeros” pasando por la cornisa de “Las Cabras” y La Tortuga. De vuelta en “Los Arregladeros” tocaba, continuar por la ruta Amarilla en sentido inverso al tradicional, pasando primero por el Puerto de la Zalea y mas tarde por “El Adelantado”, “El Camello”, “El Burladero, también conocido como El Potro”, “El Callejón del Tabaco”, “La Plazoleta de las Tres Torres”, donde se encuentran “La jarra”, “La Botella ó El Cohete” y “El Pulgar”. 

Siendo el siguiente hito el frondoso “Callejón Oscuro” acertadamente conocido en otros tiempos como “El Vergel” donde hicimos la pausa para almorzar, aprovechando la umbría del lugar. Donde “El Trovador de la Senda” amenizó el almuerzo demostrando su maestría en el arte de recitar poemas en esta ocasión con el ingenioso Poema: Un loro, un mico y un Señor de Puerto Rico
Tramo 3, La antigua Ruta Roja,
Finalizado el almuerzo retomamos la marcha, siguiendo el trazado de la ruta Amarilla en sentido inverso al tradicional, hasta llegar al lugar que no sería prudencial especificar en ninguna crónica, foro, blog o web, por tratarse de un antiguo sendero, actualmente no señalizado, ni balizado, donde resultaría muy fácil perderse. Y es por ello no recomendable para nadie que no sea o haya sido guía oficial del Torcal.
En medio de un enorme laberinto pétreo de dolinas, corredores, grietas, callejones, paredones, estratos horizontales y curiosas formaciones imitativas y de una salvaje frondosidad, fuimos pasando cerca del “Rey la Dama” , “El Dinosaurio”, “El Cáliz”, “El Cráter”, viniendo a salir al Peñón de Pizarro” y “El Abrigo de Juan Ramos”, completando la versión extendida de la Ruta Roja, atravesando lugares cuya magia y belleza queda perfectamente plasmada en esta poesía del ilustre poeta malagueño Don Salvador Rueda Santos, nacido en la pedanía de Benaque, Macharaviaya (Málaga), que tras su primera visita al Torcal en el año 1922 nos dejó escrito esta preciosa peosía.
El Torcal es heráldico, combina
con sus piedras cuarteles y dragones
 y –dominó gigante- arremolina,
con grandes fichas, rotos torreones.

Plazas extensas, sus enormes riscos
alzan de entre sus bordes colosales
simulando grandiosos obeliscos
y formas de estupendas catedrales.

Bloques equilibristas, meditando,
están en sueño irresoluto y hondo,
si siguen las estrellas escalando,
o si se arrojan al siniestro fondo

Conjunto de ciudades enlazadas
Cubiertas de blancuras sepulturales
Fingen sus anchas calles, habitadas
Por yedras, buitres, grajos y zarzales.

¿Fue el trágico furor del terremoto
el que talló sus cresterías bellas,
o algún río de fuego de lo ignoto
partiéndose en buriles de centella?.

Troyas caben en medio de sus ruinas
Menfis entre sus moles arrogantes
Cartagos en sus plazas diamantinas
Romas entre sus cúpulas triunfantes.

Y aparecen zumbar con sus rastrillos
las mazas que en sus piedras trabajaron
y palaustres, escuadras y martillos
que en concertante inmerso la forjaron.

La Soledad volviose extraños muros,
el Silencio sillares misteriosos,
el Miedo, bloques llenos de conjuros
el Estupor, macizos milagrosos.

Un recto bloque, finge la Paciencia,
otro la Fé y hasta lo azul se lanza,
otro el grave misterio de la Ciencia,
y otro el divino amor de la Esperanza.

Columnas de ilusión son los pilares,
y hasta en los laberintos interiores,
hay órganos y túmulos y altares,
en incensarios de piedra en que arden flores.

Y si aterrada en alma y confundida
dirige al Cielo un penetrante grito,
parece que resuena en la otra vida
y que llega rodando a lo infinito.

A la rancia corona de nobleza,
que decora ¡oh ciudad! tus timbres reales
otra quiso la gran Naturaleza
ajustar a tus sienes inmortales.

Y te dio por diadema una montaña
hecha por el temblor de un cataclismo
¡parece que tu frente es toda España
y el Sol un beso que te da Dios mismo!. 
Prácticamente a punto de completar el trazado circular de la ruta Roja, nos despedimos después de fotografiarnos junto al amonite gigante, cercano al “Agrio del Tinterillo”, donde los compañeros que habían iniciado la jornada en el Centro de Visitantes, continuaron por el corredor de Los Polvillares. Mientras que el resto atravesamos el “Agrio del Tinterillo”, enlazando con la carretera del Centro de Visitantes que cruzamos hasta enlazar con la “Cañada Tosaires” y desde allí regreso sobre nuestros pasos, por la antigua ruta azul, sendero de ascensión al Torcal, hasta llegar al parking inferior donde habíamos estacionado los vehículos al inicio de la jornada.
Otras fotos de aquella jornada: 
A lo largo de todo el recorrido no sólo se tuvo bastante cuidado con la geología, la fauna y la flora del paraje, sino que varios compañeros fuimos recogiendo basura ajena a lo largo de nuestros itinerarios.

7 comentarios :

  1. La preparación de la ruta, su puesta en práctica, los comentarios, los datos históricos, las anécdotas, los poemas..., y para rematar esta crónica.
    Una obra maestra del género.
    Gracias por tu competencia, tu liderazgo y tu generosidad, comandante.

    ResponderEliminar
  2. Jose Angel11:02 p. m.

    Magnifica cronica de la ruta..como las que siempre haceis!!!, es la primera vez que he salido con vosotros (gracias Rafa Castillo por la invitacion), y he de deciros a todos que quede encantado con la ruta (vi y pude apreciar lugares de los que estoy seguro no hubiera imaginado que estan ahi si no es gracias a ustedes), pero no menos encantado con todos los integrantes de este gran grupo de personas con los que pude disfrutar de un gran dia, de preciosas vistas, de bonitas poesias y estupendos relatos....Gracias, COMANDO PRESTON!!!

    ResponderEliminar
  3. Espectacular crónica de la que los amantes del Torcal tomaremos buena cuenta para en próximas visitas no perdemos ni un detalle. Enhorabuena Juani.

    ResponderEliminar
  4. Eduardo Campos5:03 p. m.

    Bueno Juani, esto va a ser como la Travesía del Jurásico. Hemos realizado la I Integral del Torcal

    ResponderEliminar
  5. Muchísimas gracias a todos vosotros, que también me aportáis mucho. Lo mío no tiene tanto mérito, yo jugaba en casa, el Torcal fué mi ificiona entre noviembre de 2007 y mayo de 2008.

    ResponderEliminar
  6. DE parte de nuestro querido amigo Romualdo "El TRovador de la Senda" que nos escribe lo siguiente:
    A TODOS CUANTOS DE DEDICAN SU TIEMPO, SU ARTE Y SUS OBRAS A LOS DEMÁS:

    El otoño maquilla laa arboleda,
    con la luz que el cielo le ha prestado
    Concierto de coloresm, que belleza
    para decir adiós a otro verano.

    Romualdo Estévez "El Trovador de la senda"

    ResponderEliminar
  7. Buenas, me gustaría saber dnd.esta situado el elefante...Muchas gracias y buen trabajo.

    ResponderEliminar