domingo, septiembre 05, 2010

Ruta del Río de la Miel (zona sur del parque Natural de Los Alcornocales, sector Algeciras)


Punto de encuentro ( e inicio de ruta): a las 11.00 en la verja donde se inicia la ruta en la barriada del Cobre de Algeciras. Si venimos desde Málaga no hay que entrar en Algeciras en ningún momento, simplemente la rodeamos por su vía de circunvalación dejando la mayor parte del casco urbano a nuestra izquierda, siempre en dirección Tarifa por la N-340, hasta que tomamos un carril de desdoble a la derecha que en uno de los paneles informativos de la autovía, ya nos anuncia enmarcado en color verde “barriada del Cobre” a la que accedemos inmediatamente. Para nuestra sorpresa la ruta ya se ha debido de hacer tan popular en los últimos años que incluso en plena barriada del cobre, ya te encuentras con letreritos indicativos de “ruta del río de la Miel” 
que te llevan hasta la famosa verja donde se inicia la ruta. Por cierto, ya no nos acordábamos de que a tan sólo 50 m de la verja se encuentra el bar AA.VV. El Cobre, que finalmente sirvió como improvisado punto de encuentro y para el cafelito, cervezas y refresco de la tertulia final de ruta, donde
también se puede tapear y almorzar a muy buen precio y disfrutar del exquisito trato y simpatía que derrocha el propietario del establecimiento, que tanto a nuestra llegada como al marcharnos nos recibió con esa cara que decía: “¡con lo tranquilo que yo estaba sin ningún cliente, ya vienen estos cabrones a darme por culo!”…

Hay otra posibilidad que también nos sugirió mi buen amigo Severo de Algeciras como es la de (si vienes desde la zona de Málaga dirección Algeciras), justo antes de empezar la circunvalación tomar la salida del río Palmones y seguir la referencia que te lleva directamente hasta la barriada del cobre por el cortijo Real.
Distancia aprox. 5 km (ida y vuelta), ampliables si tenemos autorización para seguir adelante, justo donde se encuentra colocado el cartel de fin de sendero, que nos recuerda que a partir de aquí hay que conseguir la autorización en la oficina del parque ubicada en Alcalá de los Gazules, telf: 956.418.601 y fax: 956.418.610.
Desnivel aprox. 150 m
Punto de partida: verja de hierra en la barriada del Cobre (55msnm)
Punto mas elevado: algún punto del río arriba, seguramente no subiremos mas allá de los 200 msnm
Tiempo aprox. Teóricamente se podría hacer en menos de 2 horas, pero el tiempo dependerá de lo que le queramos dedicar a la contemplación del paisaje, la flora y la fauna que envuelve al río con su precioso bosque de galería.
Nivel dificultad: bajo
Tipo suelo: primera parte pista terriza, después sendero con suelo pedregoso y arenoso.
Tipo de recorrido: Lineal

Recomendación: Si se va a finales de primavera o verano, bañador, cámara fotográfica, calzado para caminar en algunas ocasiones por el agua, aunque la mayor parte se camina por fuera del agua. Bastarían con cualquier zapatillas de deporte e incluso unas chanclas de trecking porque se trata de un recorrido muy dócil sin a penas desnivel.
Mapa: Algeciras (1.078 I y III)
Fecha de realización: sábado: 4 de septiembre de 2010
Participantes: 22 senderistas entre los que nos encontrábamos varios socios de pasos largos, amigos y familiares, con un total de 6 niños, además de Tana y Chuckie.
Alicientes principales: Quien no conozca esta zona se llevará una gran sorpresa pues a pesar de encontrarse a las afueras de Algeciras, que todo el mundo tiene en mente como un gran núcleo industrializado, el río de la Miel se encuentra envuelto por un bosque de galería, que mas bien parece un bosque encantado, se trata de una auténtica joya conservada en unas condiciones sorprendentes. Estas aguas ejercían la fuerza necesaria para mover las piedras de los molinos que proporcionaban harina a todo el Campo de Gibraltar y aunque parezca mentira este sendero pasa junto a algún molino que en pleno siglo XXI permanece en funcionamiento.
Descripción de la ruta:
Una vez situados en la ya famosa verja de la barriada del Cobre donde se inicia la ruta. Comenzamos a caminar por una pista llana y bastante recta que nos llevará hasta un cruce en “Y” donde la primera baliza del camino ya nos indica que debemos tomar a la izquierda, aunque por la derecha también se llega al río incluso mas rápido, pero actualmente se encuentra cerrado el acceso por esta zona.
Como no podría ser de otra manera los abundantes alcornoques, que le dan nombre a este parque natural comienzan a flanquear ambas márgenes del camino que ya nos acerca a los pies de la Sierra de la Luna por donde discurre nuestra ruta. Completado el primer kilómetro llegaremos al Molino de la Escalona, donde empieza propiamente nuestro paseo junto a la ribera del río. Este molino es uno de los pocos que quedan en funcionamiento aún en Los Alcornocales. El progreso y la incorporación de las nuevas energías a la molienda del trigo han cambiado muchísimo el aspecto de este antiguo molino. Junto al molino nos encontramos con un panel informativo sobre los alisos que son los grandes protagonistas del bosque de galería en el que estamos a punto de introducirnos.
Tras él, como si de un viaje en el tiempo se tratara, nos topamos de frente y de forma inesperada con un angosto puente de piedra de estilo medieval que hace una curiosa curva antes justo antes de su arcada. Antaño, punto de paso para caminantes y caballerías que se dirigían a Medina Sidonia y a la Bahía de Cádiz desde el Campo de Gibraltar. Este sendero se encuentra envuelto en leyendas de bandoleros asaltando a los viajantes y transportistas, escondiendo el botín en la espesura de estos bosques. Los caminos empedrados y ahora olvidados, las antiguas acequias que dirigían el agua a la ciudad y el trayecto sombrío y sinuoso envuelven de magia este bello enclave. Merece la pena bajar al pie del puente para hacernos una primera foto de grupo enmarcada por el puente como gran protagonista, lugar emblemático de esta peculiar ruta, pequeña en tamaño pero grandiosa en cuanto a su belleza.
El puente nos sirve como primera aproximación al río, donde nos espera una aliseda en perfecto estado de conservación. Una vez atravesado el puente, el sendero oficial propiamente dicho siempre discurre por la margen izquierda del río, o margen derecha según el sentido de nuestra marcha, pero en definitiva, lo vamos a llevar a nuestro costado izquierdo. Los alisos destacan sobre el resto de la vegetación por sus hojas color verde intenso. Dejando atrás el puente, continuamos junto al río. Nos introducimos en un bosque de ribera donde la luz llega muy tamizada, dando la sensación de que nos encontráramos bajo techo... por ello a los bosques de ribera también se les llama bosque en galería. La necesidad de luz aquí abajo es tanta que muchos alisos se encuentran completamente invadidos por plantas enredaderas que trepan por ellos intentando alcanzar un poco de sol.
El siguiente hito del camino es la denominada fuente de las Niñas, que lleva nos recibe con su deliciosa agua fresca durante todo el año. Cercanos a ella, ejemplares de rododendro, acebos y ojaranzos haran las delicias del caminante en primavera. Y es que este bosque de ribera es muy especial; se le conoce como canuto, llega un momento que el entorno que nos rodea nos hace sentir como en una selva tropical. La erosión de los ríos ha provocado el encajonamiento de los cauces, encontrando estas plantas las condiciones adecuadas para crecer. Así consiguieron permanecer en estas tierras, mientras que en el resto de Europa desaparecían por el efecto de las glaciaciones.
Las ruinas del Molino de El Águila, acompañadas por su correspondiente panel informativo, llamarán poderosamente nuestra atención, deleitándonos con ese encanto especial que transmiten las ruinas, en este caso del antiguo Molino del aguila, cuyas paredes de piedra han sido colonizadas por lienzos de un musgo verde que aún le aporta mayor misterio al lugar. Este molino del siglo XVIII está formado por un edificio de dos plantas; en la inferior se encontraba el sistema sobre el cual el agua del río ejercía su fuerza, moviendo, incluso simultáneamente, sus dos grandes piedras molineras que trituraban el trigo y que se encontraban en la planta alta. Este molino es la antesala del único tramo abierto por donde puede penetrar el sol en un margen mas o menos amplio, equivalente a una plazoleta, junto a la cual nos encontraremos un curioso alcornoque fácil de subir para hacer la típica foto de los niños encaramados al árbol.
Continuando por el sendero, el repiqueteo del agua con sus pequeños rápidos y cascadas nos acompaña mientras comenzamos a subir y bajar por una pequeña sucesión de toboganes que nos lleva hasta un pequeño murete a la altura de la poza sobre la que cae una pequeña cascada, donde se nos anuncia final del sendero. Hay que advertir que si pretendemos proseguir río arriba, previamente hay que conseguir la autorización en la oficina del parque ubicada en Alcalá de los Gazules, telf: 956.418.601 y fax: 956.418.610.

Si contamos con la autorización oportuna una vez superado este pequeño murete fácilmente, siguiendo por lo que sería la prolongación del sendero, se llega a una segunda poza y justo antes de llegar a la misma aprovechamos para atravesar por primera y única vez al margen contrario del río, es decir que a partir de ahora lo vamos a llevar a nuestro costado derecho en una sucesión de nuevas pozas y rápidos, mientras que por momentos el sendero discurre por zonas muy escalonadas valiéndose de grandes rocas que salvamos sin problemas. Llega un momento en que el bosque de galería comienza a disiparse conforme vamos ganado altura, el sendero comienza a perderse, nos vamos alejando del cauce del río cada vez mas y el sol empieza a pegar de lleno, por lo que cada cual deberá escoger el lugar y el momento adecuado para emprender el retorno por donde hemos venido.
Existe una posibilidad de realizar una gran circular, pero esa ya es otra historia, que aunque obviamente nos ofrece la posibilidad de conocer mas zonas del parque, su larga distancia y elevado nivel de dificultad, no se presta a disfrutar del paisaje y del baño con la misma tranquilidad que si venimos expresamente al río de la Miel.

2 comentarios :

  1. Anónimo1:01 p. m.

    Buena Ruta como todas las que organizas.
    Es la tercera vez que voy al Rio de la Miel y me sigue gustando muchísimo.
    Nos queda pendiente hacer una visita en Otoño o Invierno para verlo en esas estaciones que quizas tenga aún más encanto.

    Fernando.

    ResponderEliminar
  2. Tomo nota pués sin duda alguna en esas fechas aún será mas espectacular y al mismo tiempo invitará a seguir remontando río arriba hasta donde lleguemos sin las calores del verano.
    Un abrazo
    Juani

    ResponderEliminar